Santo De Tu Devoción


Yo fui a colegio católico, me bautizó el padre Luis Farinello cuando era bebé, tomé la comunión a los 9 años pero mi «fe» se cortó abruptamente a los 16 años. Ya venía amagando a los 15 cuando todas las chicas iban al curso de Confirmación pero yo había escuchado a una hermana del colegio decir «si no lo sienten, no lo hagan», y como no lo sentí, no lo hice.

Lejos de sentirme mal, cortar con las creencias religiosas en mí tuvo un efecto liberador y tranquilizador. Me siento bien desde entonces.

Pero sí noto que en épocas de desesperación, como cuando mi hermana estuvo muy enferma y mi viejo también, yo atino sólo a pedir a las personas que tienen fe, que recen o lo que sea, porque yo no puedo hacerlo, no me sale algo que no creo.

Sí creo en quienes creen y me he sentido muy reconfortada cuando aquellas personas prometieron rezar por mi hermana y mi viejo. Cuando fallecieron yo no sentí acercarme a una iglesia o a los sacramentos. Simplemente, acepté lo que sucedió y algunas veces estaré triste, otras los extrañaré, pero no tengo la necesidad de rezar.

Toda esta introducción, que no quisiera que entristezca el tema de este post, es porque hoy recordaba a una amiga que cada vez que se le perdía algo, ella invocaba o le rezaba (no sé cómo, pero lo hacía) a San Lino. Te puedo asegurar que las cosas aparecían enseguida!

Recuerdo que en el colegio, antes de una prueba, hacíamos un nudo en la corbata y decíamos «San Poncio Pilatos, la cola te ato. Si no me va bien en la prueba, no te desato».

Y mi compañera de banco, Mónica, reforzaba sus buenas chances desplegando sobre el pupitre pequeñísimas imágenes de la Virgen del Valle, la patrona de Catamarca, de donde es oriunda su mamá.

De todas formas, era una maestra en copiarse y hacerse machetes así que le iba bien siempre, pero ver las imágenes de la Virgen a ella le calmaba un poco los nervios.

Un día mi hermana vino sorprendida contándome que estando en lo de nuestro vecino, uno de sus hijitos se había atragantado con algo y Loli, su papá, le golpeteaba la espalda diciendo: «San Blas, San Blas, si no te morís, te ahogás», lo cual me dio mucha impresión…

De más grande te enterás que está San Antonio para pedirle un novio; San Ramón Nonato para pedirle un hijo y así debe de haber otros muchos a quien manifestarles la fe por algo en particular.

En tu caso, vos tenés un santo de tu devoción?

Comentario (16)

  • Vero GL| 1 noviembre, 2011

    Hola Alicia! Comenté una sola vez, pero tu blog me gusta cada día más!!

    No tengo santos, no soy creyente, ni siquiera estoy bautizada.

    Aunque me vaya un poco de tema, lo único en lo que me atrevo a creer, y sólo a veces, es en el «destino». No sé por qué, pero a veces siento que existe algo así…

    Beso!!

  • Marisa| 1 noviembre, 2011

    A la misma edad que vos tuviste el no quiero catolico yo tuve mi pico mistico , iba a una escuela religiosa y odiaba ver como la hora de catequesis era tomado como hora libre y fui personalmente a decirselo a la monja q me miro casi con penita !
    Ahora soy mas libre con la liturgia pero si quiero sentir a Dios en mis cosas y tratar de vivir acorde a sus enseñanzas tratando de ser solidaria y lo mejor persona posible !

  • Miss Celanius| 1 noviembre, 2011

    Me pasó lo mismo que a vos, sólo que en mi caso tomé la confirmación y perdí mi fe una vez que fuimos a un retiro espiritual y tuve una charla reveladora con uno de esos curas copados.

    Ahora creo en otras cosas pero no me sale rezar, qué va a ser!

  • ceci| 1 noviembre, 2011

    Qué buen post Ali! Yo tenía una imagen de san a ntonio en la puerta d emi casa de la adolescencia y el muy guacho nno me mando un novio hasta los 20 años cuando ya llevaba dos viviendo en otra ciudad!!! Meido falluteli, jajajJ!
    Pero mi tía dice que no falla jamás. Es su santito y le cumple todo.. será cuestión de hacerse amiga de Toni no? Un beso enorme!

  • Almadevalija| 1 noviembre, 2011

    Hola Alicia, la verdad que no tengo una fe muy «desarrollada», por decir de algún modo, pero a veces,si me veo en aprietos le pido a mi ángel de la guarda, que aveces me lo imagino como un querubín rechonchito, rozagante, pero la mayoría de las veces ese ángel es mi amiga Lili que murió hace casi 10 años, y me hace bien pensar que me sigue cuidando desde donde sea que esté. Sin embargo, como fui a un colegio religioso y nos daban la moncerga con eso de los santos y demás posibles figuras en quienes depositar la fe, a mí cuando chica, siempre me atemorizó Santa Rita. En la escuela no se cansaban de decirnos: «No le pidas a Santa Rita, porque primero te da, pero después te quita» y esa sentencia era como una espada de Damocles…el que posiblemente me quitara algo o a alguien querido para mí, me aterraba.
    Saludos y te espero por mi blog!

  • Fer| 1 noviembre, 2011

    Jaja! Qué lindo post! Nosotros para encontara algo, invcamos a San Antonio, no conocía a San Lino!
    Mi abuela, daba vuelta un santo y lo ponía pata para arriba hasta que encontrara lo perdido.

    Besos!

  • Ana O'Reilly| 2 noviembre, 2011

    Yo le pido ayuda a mi abuela, que se que nos cuida desde arriba.

  • Mauricio Milano| 2 noviembre, 2011

    No, para nada. Yo soy como vos.

  • Lola| 2 noviembre, 2011

    Soy creyente, pero los santos no funcionan demasiado conmigo: empezando por la de mi mismo nombre, Santa Lucía es la patrona de la vista, y soy bastante miope.
    Una vez fui con una tía a San Antonio (porque según ella siempre que le había pedido para alguien había funcionado y yo estaba en una situación sentimental lamentable) y no funcionó, aunque conseguí trabajo poco después. Años después, ya casada, fui a San Antonio (a su iglesia, en parque patricios) el día de fu festividad y como estaba en una situación particular con el trabajo, volví a pedirle por eso, y me fue para la miércoles. Eso sí, habíamos caído ahí porque estaba cerca del hospital británico donde estaba internado mi padrino, y eso sí fue bien. También dicen que San Antonio, supongo que como premio consuelo a no traerte novio, te ayuda a encontrar las llaves. Puedo decir que con eso voy bastante bien.
    Uno de mis santos favoritos es San Nicolás de Bari, en cuya vida se armó la historia de Papá Noel.
    Nunca fui a San Cayetano, pero no creo que vaya, al menos en su día.
    Fui dos veces a la Virgen desatanudos… creo que mi impresión es que resuelve el problema, pero de la forma más inesperada imaginada. Me falta probar San Expedito, por ahora no lo necesité.
    Fuera de broma, tampoco estoy en un periodo demasiado religioso de mi vida. Creo que no está mal hacer lo que uno siente. Y eso incluye confirmarse cuando uno así lo cree y no por costumbre. Yo me confirmé a los 16, podría haberlo hecho antes pero lo hice a conciencia, creo que fue una muy buena edad. Ahora en muchos colegios católicos los «obligan» a confirmarse como a los 12 o 13, es casi como si volvieran a tomar la primera comunión!
    Una parte de la familia de mi papá son calvinistas, ellos no tienen tantos sacramentos, ni el santoral ni nada de eso, en el fondo es lo mismo pero pareciera como si se llegara por diferentes vías.

    Al margen, mi mamá sigue indignada porque el 1º de noviembre no es feriado como cuando ella era chica (y no porque le interese el feriado porque no trabaja, por respeto lo dice).
    Besos

  • (La vaca)| 2 noviembre, 2011

    Yo no soy ni siquiera bautizada pero de chica siempre que perdía algo hacía un nudo en un pañuelo y lo escondía pidiendole a Pilato. Y una de mis abuelas me llevaba a la iglesia cuando iba de visita a Italia y ahora mi tía me hace entrar a cuanta iglesia pasamos y donar algunos euros. Que dono sin problemas, en los pueblitos la iglesia tiene también una función social muy importante. Pero la verdad es que cuando me vine a Europa después del liceo no sabía ni que era Pascua pero seguía medio pidiendo no sé muy bien a qué por las dudas.

  • Juliet| 2 noviembre, 2011

    hOLA GUAPISIMA!
    cuanto tiempo! estoy algo desaparecida!jejej que tal estas??
    pues yo soy creiente, pero no pido cosas a los Santos, soy más de Dios… rezo poco, más bien cuando toca pedir cosas o dar gracias. Pero soy creiente porque creo que tiene que haber algo más después, porque no me puedo creer que acabemos muertos y ya esta. Necesito creer que seguiré «viviendo» pero diferente, ni mejor ni peor, que algo tiene que haber detras… porque sino el mundo sigue girando por toda la eternidad y ya esta? y todos esos años que sigue girando tu estas bajo tierra y ya esta?¿
    no, me niego! se que no es racional, ni logico, pero necesito pensar que hay algo más. Creo en la fe de las personas, en lo buenas que son las personas a veces y creo que la religión católica (sin fanatismos!!!) es buena porque lo unico que potencia es que hagas el bien, que mires por los demás.
    Que no crees en nada pero eres buena persona? me parece genial! :)creo que cada uno es libre de creer o no creer, y lo unico que importa es que tu libertad no sobrepase la libertad de otra persona.
    buff vaya rollo te he pegado!!!jejejee
    UN BESOOOOOO!

  • Miss Migas| 3 noviembre, 2011

    Yo también rompí con mi fe alrededor de tu misma época, ahora estoy tranquila, con mis propias creencias y no de la mano de nadie.
    Aún así me quedo con la tienda de tu fotografía, que me enamora cada vez que la piso.
    Besos

  • Anonymous| 4 noviembre, 2011

    Ali !! tengo varios más (acordate que soy hijo de Españoles legitimos y casi todo lo expresan con refranes) cuando vas por la vereda y algun perro te mira feo decis…» San Roque, San Roque que este perro no metoque !!»
    Un beso grandeote a vos y a Ale !!!!!

    Loli

  • Jo| 4 noviembre, 2011

    A mi me paso algo parecido, una vez que hice la comunion no volvi pero personalmente creo que fue porque tampoco vengo de una familia de practicantes. Es ahora de adulta y creo que porque tengo niños que he vuelto a la iglesia y esta pasada semana santa me confirme. Fue realmente bonito. Y a mis hijos no les bautice hasta el 2008, cuando vi que los dos mayores estaban interesados. Eso si, los domingos a misa… para mi es una de las mejores cosas que he hecho en mi vida…

    Besitos

    Ah! y no tengo un santo en especial 🙂

  • Ann| 6 noviembre, 2011

    Yo me confirmé 5 minutos antes de ser madrina de confirmación de una amiga, una ridiculez total!

    La verdad, a mí la religión me causa lo mismo que la política: absolutamente nada. Y en los dos casos, respeto y hasta admiro a la gente con convicciones, pero me embola cuando se vuelve extremo.

    Y sobre los santos, prefiero la banda femenina interracial de hace unos cuantos años que lleva el nombre del título de este post! Jajaja

    Besos Ali!

  • Alicia Seminara| 11 noviembre, 2011

    Vero GL,

    gracias por pasar!

    Marisa, Miss Celanius, La Vaca,

    lo importante es sentirse cómodo, creas o no.

    Ceci, Almadevalija, Fer,

    vieron, muchos tienen su santo favorito y mientras te den fortaleza, me parece bien.

    Ana O’Reilly,

    es verdad, pensar en un ser querido que no está también ayuda mucho.

    Mauricio,

    feliz coincidencia! 😀

    Lola,

    yo también me acuerdo que cuando era chica el 2 era feriado! Me había olvidado de San Cayetano!

    Juliet,

    hola! Quienes lo practican, dan fe del poder de la oración. Besos y gracias por tu comentario!

    Miss Migas,

    ah, sabés que nunca me compré ropa ahí? Pero las vidrieras de todos los locales están decoradas con máquinas antiguas Singer. No sé dónde consiguieron tantas ni qué harán con ellas luego!

    Loli,

    me olvidé de San Roque!!! 😀 Gracias Loli!

    Jo,

    me parece muy genuino que siendo adulta te hayas volcado a la religión. Me parece más sincero que cuando uno sigue la liturgia porque se lo imponen. Bien por vos.

    Ann,

    cierto que también hay un grupo de música llamado así! Siguen juntas todavía?

  • error

    Te gustó mi blog? Podés compartirlo clickeando: