Pólvora Y Chimangos

Me pregunto si los años te hacen menos gruñona, menos dramática o más estúpida porque a veces no sé si es que tengo mucha paciencia o comprensión o es que no me doy cuenta de lo que realmente significa lo que me dicen.

Pasa que cuando estás en un ambiente de muchos adultos (ya sea en la facu, el laburo, una reunión o… no sé!), tienen que haber ciertas normas de convivencia que hagan que todos se traten más o menos civilizadamente.

Siempre habrá alguno que desbarranque y diga esa frasecita, esa palabrita que te llega al hueso y te astilla y te parte en dos y vos tenés que seguir con cara de póker.

Tenés que seguir con cara de póker?

Muchos años fui muy sensiblera: cualquier cosa que me dijeran que podría sonar a reproche, burla o chanza para mí era un dolor terrible y no paraba de llorar, de sentirme mal, inútil, avergonzada y todos esos sentimientos feos que una tiene cuando no sabe defenderse o no está acostumbrada a ser maltratada.

Porque yo te lo tomaba como un maltrato.

Hoy en día, hay ciertos comentarios ácidos o frasecitas o palabritas que al principio me pueden calentar pero que al segundo, me resbalan! Y no lo puedo creer! No puedo creer que yo, tan llorona, virtualmente me encoja de hombros y encima piense: «Bueh, parece que hoy tiene un mal día…» o el maligno y digno «Lo tomo como de quien viene…»

Leyendo esto hace unos años hubiera pensado que era otra persona. Será que soy más tolerante? Será que los años hacen que no te calientes por nimiedades? (Es que encima eso, las considero «nimiedades»!)

Será la experiencia de haber conocido mucha gente y haber aprendido a tratarlos según su carácter? Será que una es más moldeable o maleable?

O será que una ya no tiene más ganas de perder el tiempo?

Comentario (14)

  • | Perla || 19 octubre, 2011

    Para mi si que tienen que ver los años! Aprendes a distinguir que cosas merecen que te involucres y que cosas no…
    Por ejemplo, el otro dia en un consultorio estaba esperando el turno con las dos nenas. Aclaro que vivo en pueblo chico infierno grande. En un momento empezo a hablar de la ex-empresa de mi papa, y de los ex-dueños, que eran unos piratas, obviamente no sabia quien era yo, pero no pude permitir que siguiera hablando y le dije que no dijera eso porque Fulano era mi papa.
    Por otro lado, trabajar 9 hs por dia con una persona que habla y habla de cosas que no te interesan en absoluto tambien ayuda, aprendes a contestar neutro, sin tener la menor idea de lo que te estan diciendo!!

  • TERE G.| 19 octubre, 2011

    Tengo más o menos la misma edad que tú, y me pasa lo mismo, antes cualquier cosa que me decian de mal rollo me dejaba mal, digamos que conseguian lo que pretendía meterte el dedo en el ojo, pero hoy en día sólo me hacen daño con los comentarios los que yo deje y según de quien vengan, como que he superado esa etapa y ahora mando yo en mis sentimientos. Que bien que yo sola no me he sentido así, las personas somos más parecidas de lo que creemos…

  • Cheli| 19 octubre, 2011

    Yo creo que es un poquito de cada cosa.
    En la juventud nos tomamos todo mas a la tremenda, luego, le vamos quitando importancia a lo que realmente no lo merece.
    Yo me sorprendo muchas veces, notando que cada vez estoy mas fria.
    Besos.

  • Dana| 19 octubre, 2011

    O será todo eso junto! Yo antes saltaba por cualquier comentario que me hiciese mal o me molestase..ahora miro con cara de póquer y digo sí como sea!! En algún momento me di cuenta que lo importante para mi pasaba por otro lado.
    Saludos!

  • Montse| 19 octubre, 2011

    Mi teoría es que la 1ª vez que te dicen algo que no esperas o no mereces, pues te hace daño, pues te quedas del revés, incluso sin saber que contestar.
    Eso vuelve a pasar y te vuelve a afectar y asi veces y veces, pero llega un día en el que pasas de todo.
    Yo lo llamo «echar concha». Lo siento, pero no puedo utilizar otra palabra, aunque sé que para vosotros tiene un significado muy diferente.
    Me refiero a la concha que tienen las tortugas, que es lo que las protege. Por eso yo muchas veces digo: tengo más concha que las tortugas Carey.

  • Marisa| 19 octubre, 2011

    Sabes que es Alicia? que aprendiste a filtrar, y todo lo que no suma resta y por defecto lo desechas o lo dejas pasar. En cambio, si fuera que algun comentario maligno o algo malo viniera por medio de algun ser querido, te doleria mucho y te afectaria profundamente.
    Filtrar es crecer, es madurar(a la fuerza) pero lo es.

  • Betty| 19 octubre, 2011

    Tengo más años que vos y aún no logré que las cosas me «resbalen»…

    Por eso me aíslo… prefiero estar sola que mal acompañada. Obvio que no hay contactos que no puedo eludir y ahí me las banco.

    Besos

  • (La vaca)| 19 octubre, 2011

    Creo que es un poco cuestión de sentirte segura de ti misma. Yo creo que personalmente siempre conocí mis defectos y límites, y cuando me caen que tiene que ver con mis defectos como los tengo asumidos ni bola (a menos obvio que sea algo que afecte a otras personas). Y si me caen injustamente chillo. No me quedo cayada. Siempre fui así.

    Por otro lado, siempre he estado entre gente bastante bien. Por trabajo me he cruzado con algún mongo que otro pero son los menos. Gente insegura que más bien da lástima. Si está contento con tu vida no te dedicás a tratar de hacer sentir mal a otros.

    Y me intriga que comentarios ácidos te pueden hacer a vos, que parecés tan tranquila y simpática…

  • ceci a.| 19 octubre, 2011

    Ayyyy estoy en ese bordecito! Entre que me afecta mucho y que registro que es tema del otro y me resbala. Ojalá ya estubvoiera 100 por ciento ahí! Cómo te entiendooO! Cómo hiciste? Un besote!

  • Ann| 20 octubre, 2011

    No llegué todavía a tu estado iluminado de sabiduría. Me sigue doliendo, jodiendo, lo sigo tomando personal. Pero ya voy a llegar, eh? Téngame fe. 🙂

  • Lola| 20 octubre, 2011

    Me pasa muy parecido. También era de ser así, de sentirme maltratada por cualquier cosa y ya no, o no tanto.
    Yo pensaba que uno va creciendo (nada de envejeciendo) y viendo que «los grandes» muchas veces son cartón pintado, entonces no te tomás en serio lo que te dicen los demás, como una forma de hacerse valer más uno mismo no?
    A mí me pasaba cuand recién me recibí que cualquier jefe (en realidad casi siempre fueron mujeres), de mi misma profesión me hacía una observación y yo sentía que no sabía nada, que nunca iba a ser buena profesional, que todos los demás sabían más que yo, que debo haber comprado el título sin darme cuenta. Hoy con un poco más de experiencia encima me permito disentir e incluso opinar que por muy jefa que sea se nota que hay temas de los cuales no sabe nada de nada.
    Pero tus teorías también me parecen muy interesantes, y también concuerdo que hace falta ir formándose el «callito» porque no se puede estar en carne viva cada dos por tres.
    Besos

  • Anonymous| 20 octubre, 2011

    Ali!! a mi me pasa un poco al reves 🙁 que cada vez tengo menos paciencia …. con todo!!!. Quizá tenga que ver con lo de no perder tiempo, entcs no me enrrosco y no dilato las cosas. Por ahi tb tiene que ver con que uno ya tiene mas en claro lo que quiere, lo que tolera, cual el limite, y demás.
    Y tb debe haber algo genético, hereditario, porque en toda la familia paterna somos iguales!! jajajaja
    besines Alice

  • Mai| 20 octubre, 2011

    Puede ser que la edad nos vuelva mas tolerantes… me pasa, pero también depende de la persona que te lo dice. Muchas veces, las personas de malas lenguas, me causan solamente risa! Ya no me enojo o me voy a llorar al baño… dejo pasar…

    Besos

  • Alicia Seminara| 22 octubre, 2011

    Perla,

    qué valiente sos! Pero está bien, defendías a tu familia!

    Tere G.,

    es muy cierta tu reflexión final.

    Cheli,

    sí, la inexperiencia te hace vivir muchas cosas de forma dramática.

    Dana,

    puede ser que sea todo junto!

    Montse,

    muy gráfica tu frase pero sin embargo en mi mente aparecen otras imágenes… ;D

    Marisa,

    seguramente, cuando es pura agresión me afecta.

    Betty,

    es que más que me resbalan, trato de que no me afecten y poner la mala onda del otro lado.

    La Vaca,

    los años te dan seguridad, eso es cierto. Y hasta a veces, menos miedo.

    Ceci a.,

    son los años!

    Ann,

    bueh, no sé si de sabiduría pero lo que quiere decir es que todavía no tenés tantos años como yo!!! 😀 Claro que vas a llegar!

    Lola,

    sabés que sí, eso de que los grandes son cartón pintado, es cierto! Y lo ves todo tan claramente cuando aprendés a defenderte!

    Anónimo,

    estoy de acuerdo con eso de no tener tiempo. Ni de querer malgastarlo en enroscarse.

    Mai,

    las personas con mala onda muchas veces dan risa cuando te das cuenta de que lo son!

  • error

    Te gustó mi blog? Podés compartirlo clickeando: