A Ver Si Alguien Me Entiende

No tengo nada contra vos.

Cuando recién vinimos a vivir a Londres, encontré que tenía tiempo libre después de trabajar y que si querés tener un hobby, hay para todos los gustos y hay materiales de sobra.

En ese tiempo no tenía blog y traté de reincidir con el tejido. A mí siempre me encantó tejer y en mi adolescencia, sweater que usaba, sweater que había sido tejido por mí.

Traté de comenzar a tejer pero no me sentía cómoda. Yo quería tejer sentada en el sillón mirando la tele o escuchando música pero las agujas pegaban constantemente contra el respaldo. Y no me hacía bien la columna.

Un día descubrí que se vendían unos kits completos para bordar: el pedacito de tela que necesitaras, hilos, agujas, dedal y el diseño.

Aaaaaah!! Qué placer! Me copé con el bordado! Era cosa de volver del trabajo a sentarme y bordar y bordar. Para mí era una terapia, una labor-terapia como escuché decir en ese momento.

El caso es que yo estaba muy contenta y a medida que avanzaba notaba que iba a necesitar ciertos accesorios: Me compré una lupa especial con luz, me compré un aro de madera para estirar mejor la tela cuando bordaba…

Pero lo que yo realmente quería era una estructura de madera parecida a una mesa (como esa que se usa para los telares) para estirar mejor la tela, bordar sentada sin tener que mirar tanto para abajo y sin tener que sostener el bordado con una mano y que al cabo de un tiempo se empiece a dormir.

Añoraba ese catre como yo lo llamaba y le comentaba a Ale que iba a ahorrar, que me quería comprar uno… Hasta un día se lo mostré cuando pasamos por un negocio a comprar hilos.

Llegó diciembre, el mes de las fiestas y de mi cumpleaños. Ale me comentó un día que ya tenía mi regalo, que lo había comprado y que llegaría en unos días y que lo recibiera PERO QUE NO LO ABRIERA hasta el día de mi cumple.

Fue una tortura china ver semejante cajota de cartón sin ningún tipo de inscripción, quieta ahí en el living. Yo la miraba y trataba de adivinar hasta que me dije: «El catre! Es el catre

Me imaginaba todas las tardes del invierno, relajada escuchando música y bordando y bordando y bordando.

El día de mi cumpleaños llegó y me lancé a despedazar esa cajota para descubrir contra mi espanto que lo que había ahí adentro era otra caja y otra y adentro… una Mac!

Una Mac, entendés?

No, no entendés. UNA MAC!

«Ya tengo una laptop!»

«Pero estas son las nuevas, las que acaban de salir,» me dijo Ale.

«Y yo para qué la quiero!?!»

«Cómo para qué!?»

«Ya tengo una laptop! No quiero esta! No la quiero!»

O sea, me entendés? A mí no me importaba ese aparatejo y lo que dejó en evidencia es esa queja que a veces tenemos las mujeres con respecto a nuestra pareja, el pero no te das cuenta?

Cuánto tiempo estuve yo soñando en voz alta con el otro aparato?! Todas las noches me ponía a bordar, con la espalda doblada (pero relajada) y era tan evidente lo que yo necesitaba!

«Bueno, entonces no la querés?»

«NO!»

Y bueno, la devolví.

Y yo sigo sin el famoso catre porque nunca más bordé.

Comentario (23)

  • | Perla || 12 octubre, 2011

    Y…no entendió!

  • fabibarria| 12 octubre, 2011

    a mi también me hace RE-bien la labor terapia. Sobre todo después de una día en que todos los dioses chinos se vuelven contra mi:(

  • Betty| 12 octubre, 2011

    Yo también hacía esos tapices!!! son una terapia magnífica, pero si mi marido me regala una Mac me haría muuuuy feliz!!

    Besos

  • Marcela| 12 octubre, 2011

    Yo te entiendo!!! Eso es un regalo «bola de boliche»de Homero Simpson jajaja

  • Prima Humberta| 12 octubre, 2011

    Ale, guiño! Vamos que la próxima es tu oportunidad!
    Me hace acordar a mí marido que cuándo dijimos que nos casabamos yo le decía que quería un anillo de compromiso para que me quede de recuerdo. Que no tenía que ser una joya, ya que yo no uso oro x que no me gusta mucho (nuestro anillos son de oro blanco) que podían ser de plata… pasaban las fechas y yo me decía lo guarda para mi cumple, lo guarda para navidad… NUNCA ME LO REGALÓ! y eso que se lo repetí 1000 veces!

    Saludos Alice!

    J

  • Ale Sarco| 12 octubre, 2011

    Sí entendí. Porque a esta historia le falta una parte:
    Unas semanas antes del cumpleaños, habiamos pasado por el MacStore de Regent Street, y ella vió y probó la MacBook y dijo, textualmente: «Qué linda!» «Y qué barata».
    2+2=4

  • Ana O'Reilly| 12 octubre, 2011

    Y, a veces hay cortocircuitos en la comunicacion. Yo le dije VARIAS VECES a mi marido que me gustaba el chocolate con leche mas que el amargo. Y que me compraba? Amargo! Y a la madre siempre el choc. con leche
    Una vez le comente al pasar que preferia el choc. con leche y sabes que dijo? «En serio? Yo pero yo creia que te a vos te gustaba el amargo y a mama con leche» Grrrr!

  • Fede M| 12 octubre, 2011

    Mi mujer es peor.

    Cuando me estoy comprando el iPad le digo te compro uno así no me jodes con este mío.
    Y agarra que para que? El iPad es al pedo, tirar la guita bla bla que mejor le compre la macbook pro (es diseñadora).

    Se la compro pero ahora me jode con que el iPad es genial para la cama que el otro es incomodo.

    Terrible pelea.

  • Gonzalo| 12 octubre, 2011

    Naaaaa, me muerooo! esa no la conocia!

    Mas alla que me muero si me regalan una Mac, es muy gracioso esos «telefonos descompuestos» que se arman y lo «obvio» a veces no lo es tanto.

    Besos Alice y abrazo a Ale!

  • TAMIA COU| 12 octubre, 2011

    Yo Te Entiendo! Me consuela saber de que en el fondo todos los hombres son iguales. Mi Ale me hace exactamente lo mismo. Si al final, yo no se para que hablamos si después de todo van a hacer, comprar, regalarte lo que les de la gana. 🙂

    xoxo

  • (La vaca)| 12 octubre, 2011

    ok, los hombres a veces son medio bobos, al mío le tengo totalmente prohibido que me compre regalos, pero en este caso….como no vas a querer una Mac????

  • Montse| 12 octubre, 2011

    Bueno, Ale ha dado una explicación coherente.
    De todas las formas, hace años que no me hacen ilusión los regalos, incluso prefiero que no me los hagan, pues noto que me los hacen sin pensar en mi y lo que me gusta.

  • ceci| 12 octubre, 2011

    Jajjaja me hizo acordar al LCD que Big le regala a Carrie en SATC 2 . Los hombres son así. hay que aceptarlo. Así que bonita! Comprate el catre vos!!! Y así te autocumplís ese sueño y el bordado no pasa a ser una frustración 🙂

  • Luci| 12 octubre, 2011

    Me parece que para que los hombres entiendan hay que pegarse un post-it en el escote o en la frente. Asi cada vez que te miran saben que es lo que queres… Habria que probar si funciona…jaja
    besos!!

  • Cheli| 12 octubre, 2011

    Me parece que hubo un fallo de interpretacion, pero como dicen, lo que vale es la intencion, no?
    Un beso.

  • Gera| 12 octubre, 2011

    Excelente historia! Si me habre mandado macanas de ese tipo. El catre jajaja besos

  • MPG| 13 octubre, 2011

    Es cierto que a veces no acierta en su regalo, por más que lo grite… pero no me quejo…. yo casi nunca lo acierto tampoco.

  • La Negra| 13 octubre, 2011

    de veras que los hombres y las mujeres pensamos diferente!!!! que horror!! jajajaja con el dinero de la lap hubieras comprado el catre…

  • Mai| 13 octubre, 2011

    Si Ale, todo bien… linda y barata… pero no era lo que realmente queria!

    Te super entiendo Ali! Porque mi marido me regalò un teléfono celular, porque viò que el mio era viejito… y no entendiò que lo que yo querìa eran unos aritos de coral!
    Es como que eligen los regalos sin pensar en una!!!

    Igualmente, yo no los devuelvo nunca los regalos… asi que me hubiese quedado con la mac!

    Besos a ambos

  • Pity| 14 octubre, 2011

    te doy la razon y se la doy a Ale, yo en estos casos le digo lo que quiero o me da dinero y me lo compro yo, no mas disgustos. Sobre el catre, yo tambien bordaba y me lo traje de BCN cuando me mude, aunque no usaba las patas, me era mas comodo sin ellas, aun lo tengo…besitos

  • Alicia Seminara| 15 octubre, 2011

    Perla,

    no y todavía le cuesta!

    Fabibarria,

    es fantástico tener un hobby que te distraiga, no es cierto?

    Betty,

    es cierto, vos sos muy techie, así que estarías feliz de todas formas!

    Marcela,

    gracias!!!

    Prima Humberta, Ana O’Reilly, Tamia Cou,

    vieron? Podés gritarlo a los cuatro vientos que hay ciertos temas que no los registran!

    Ale,

    qué tiene que ver que comente que es linda y barata? Vos de veras me veías contenta con una Mac? Grrrr! 😉

    Fede M,

    ahhhh, acá tenemos la otra campana, chicas! 😀

    Gonzalo,

    me morí de risa con tu comentario!! Besos!

    La Vaca,

    no, odiame, pero no me gusta la Mac… 😉 Te juro, mirá que sé cómo es, cómo está diseñada y… no, no me llega.

    Montse,

    eso sí es feo! Que te den regalos y que se note que no se han tomado su tiempo para elegirlo.

    Ceci,

    sabés que no me acuerdo de esa parte? Pero la idea es la misma. Ya veré si me cumplo mi sueño. Me diste una idea.

    Luci,

    muy buena sugerencia!

    Cheli,

    vos sos demasiado buena!

    Gera,

    ah si??!! Vos sos uno de «esos»? 😉

    MPG,

    en mi caso es muy difícil acertar porque lo que realmente le interesa a Ale es la tecnología y yo no estoy al día y él sí. Por lo tanto, cuando se le antoja algo, va y se lo compra.

    La Negra,

    hubiera comprado 50 catres!

    Mai,

    yo decidí devolver la Mac porque era un montón de guita y con muy poquito me podría haber hecho muy feliz. Y la devolví por bronca de haber recibido algo que no me gustaba ni quería!

    Pity,

    en mi caso, creo que sería cómodo con las patas, pero se ve que es cómodo de todas formas!

  • Ann| 16 octubre, 2011

    Yo estoy aprendiendo a morderme la lengua antes de criticar los regalos de J. Para eso implementé la wishlist para mi cumple, pero en ocasiones como hoy -día de la madre- el tema se me escapa y tengo que hacer autocontrol y recordar «fue con amor, lo que vale es la intención» jaja!

  • Quien soy?| 13 marzo, 2012

    Muy buen post!!! los hombres son asi, viven oblivious a lo que nosotras decimos sin decir, hay que decirles de frente lo que uno quiere, mandarles el link de la pagina de inernet, y repetirles 1000 que uno lo QUIERE!
    A mi me paso algo muy parecido, yo queria y necesitaba un dia en el spa, la espalda no me daba mas y queria un buen masaje, todos los dias yo estaba «uy, que dolor de espalda» «que lindo seria un buen masaje» y asi y todo para el aniversario no lo consegui!!

  • error

    Te gustó mi blog? Podés compartirlo clickeando: