Confianza Ciega

A veces un recuerdo lleva a otro y te empezás a acordar de cosas que te ocurrieron en el pasado y vistas con los ojos del presente, te pueden llegar a parecer graciosas cuando no lo fueron o… todo lo contrario!

Ayer Ale se acordaba de una vez que, cuando era chico, se alojó con su familia en un hotel de Mar del Plata. Una noche, sus padres salieron y los dejaron solos a él y a su hermano seis años menor, en la habitación, en la cama, listos para dormir.

Se durmieron. Pero en algún momento de la noche, Ale se despertó porque escuchó que su hermano estaba llorando y cuando se dio vuelta, vio al que sería el manager del hotel consolándolo, tratando de calmarlo!

Nos moríamos de risa pero a la vez decíamos: «Hoy en día, si pasa eso, ese tipo va en cana!». Después pensamos que, bueno, a lo mejor porque todo ahora lo vemos acostumbrados a cómo se vive aquí, capaz que en Argentina por ahí, todavía, eso no se vería tan mal…

Acá de por sí, tenés que tener cuidado porque no se ve con buenos ojos que uno ande alzando o haciendo un cariño a un niño que no conoce. Todo depende del contexto, claro, pero si es el hijo de una persona que recién conocemos, a lo mejor a esta persona no le puede llegar a caer bien y entonces, por las dudas, conservás tu distancia. Son costumbres.

En Argentina estamos acostumbrados a demostrar cariño y más si es un bebé o niño simpático pero igual, hay algunas mamás a las que no les gusta que le anden besuqueando el hijo.

Por eso, todo depende. Y yo también me acordé que cuando tenía unos 4 años, fuimos (también) a Mar del Plata a veranear y nos alojamos en el hotel del Sindicato de Luz Y Fuerza. Creo que era en la cena o el almuerzo en que los chicos comíamos primero y nos llevaban a una guardería a jugar y los grandes comían después, sin niños a la vista..

Había una moza que se había encariñado conmigo y le pidió a mamá si me podía llevar a pasear esa tarde y traerme de vuelta a la noche. «Sí, claro!» Y yo que a esa edad no le tenía miedo a nada ni a nadie, me fui con ella lo más feliz y me acuerdo que me llevó a la calesita.

Qué confianzudos eran nuestros padres! O era otra época?

Comentario (17)

  • Mai| 19 agosto, 2011

    Las dos cosas, era otra época y se confiaba en la gente.

    No se conocían tantas historias de pedófilos y de secuestros de niños… otra mentalidad más sana o más ingenua!

    Besos

  • Gera| 19 agosto, 2011

    Hola Ali,

    I’m back. Yo creo que son ambas cosas, yo siempre tengo cuidado con los nenes de los demas. En ese sentido debo admitir que me gusta mucho el modo de pensar ingles, mantener la distancia a menos que la persona sea de confianza.
    Y cuando los nenes son bebes ni me acerco, sobre todo por los germenes. Mi hermana se reia de mi, cada vez que llegaba a su casa lo primero que hacia era ir al baño a lavarme las manos y la cara con jabón. Uno viene de la calle y no podes andar dandole besos a un bebe asi nomas.
    Y es todo un poco, la confianza todo. Hace poco tuve una charla en Londres con un argentino y una francesa (casada con un griego) y hablabamos de la impresion de los hombres de cada país. Da para otro post.
    Besos

  • Gonzalo| 19 agosto, 2011

    Si, a full Alice! Otros tiempos y otra cabeza de los padres.

    Ahora hay mas miedo, inseguridad, no se… como que se lo pone en otro lugar al nene: decide, hace lo que quiere y en muchos casos los crian super caprichosos y mañeros!

    Me imagino que hoy si van a un hotel donde los niños comen aparte, tenes a miles de madres rompiendo las b*las! No se, no me gusta esta idea de principes y princesas!

    saludos linda!

  • Lucila| 19 agosto, 2011

    Que dificil pensar en estos ejemplos hoy. Yo vivo ahora en el mismo lugar donde me crie cuando era chica, en Vicente Lopez, y si bien el barrio es seguro y el mismo que en mi infancia, las cosas no son las mismas. Yo vivia en la calle, jugando con mis amigos, y cuando empezaba a oscurecer volvia a casa. Mi hijo tiene la misma edad que yo tenia en ese momento y no me puedo imaginar dejarlos solo toda la tarde en la calle…

  • Anonymous| 19 agosto, 2011

    Yo sé que el comentario está un poco fuera de contexto, pero me fue imposible dejar de notar, comparando las fotos, que a pesar de los años transcurridos tu sonrisa sigue siendo la misma.
    Saludos
    Daniel

  • TAMIA COU| 19 agosto, 2011

    DEFINITIVAMENTE eran otras épocas, yo estoy totalmente de acuerdo con el tema de mantener las distancias, (yo madre Argentina y en Argentina) nunca me gustó que la gente se acercara a mi hija (conocidos o no) al BB hay que dejarlo en paz, nada de andar toquetando ni bezuqueando, eso solo yo, por eso me encanta esta cultura, donde se respeta el espacio personal de cada uno. La gente se olvida o cree que por que son niños no tienen derecho al espacio personal. Quiero ver yo a los adultos cuándo hay alquien que los soba continuamente y les está encima a ver cuánto aguantan.
    Yo recuerdo de chica que jugabamos en la calle hasta que oscurecía, ahora ni de día! Cuándo se degeneró tanto la raza humana?
    Para algunas cosas me gustaría poder volver el tiempo atrás. 🙂

  • Migue| 19 agosto, 2011

    Hola Alicia, estuve en el mismo hotel de Luz y Fuerza en Mar del Plata.Imaginé que la foto era tuya, si, aquí en Argentina,somos cariñosos y cuidas con los niños propios y ajenos.Cuando el mío tenía tres años, eramos tantos de familia regresando de la playa, que se nos perdió, porqué cada uno pensaba que lo miraba el otro.Corrí retrocediendo,lo tenía en sus brazos,el dueño de un restaurante.¡Que susto! nunca más dejamos que suceda.
    Los tiempos cambiaron,a los niños no hay que descuidarlos en ningún lugar.Hablarles desde que comprenden, dando recomendaciones en seguridad.Y,a los hijos de los demás,tener en cuenta que los padres o cuidadores estén cerca.
    Saludos con afecto.

  • Anonymous| 19 agosto, 2011

    EScribo para comentar la foto: es increíble tu sonrisa, es la misma de ahora, divina la foto! y sí, el mundo cambió, las ciudades son cada vez mas grandes, están más pobladas, y eso hace que la gente viva de otra forma, no sé si mejor o peor, pero definitivamente distinta. Creo que en los lugares mas chicos se conserva todavía un poco de eso que contás. Un beso.

    Vicky

  • Cheli| 19 agosto, 2011

    Yo creo que eran otras epocas, sin ir mas lejos, cuando yo era chica, la puerta de mi casa no se cerraba con llave mas que cuando te ibas a dormir, y aun asi, muchas veces te olvidabas de pasar la llave, y todo bien.
    Lo mismo jugabamos todo el dia o bien en la vereda o en algun parque cerca, y no pasaba nada, a la hora de tomar la leche las madres salian y gritaban » a tomar la lecheeeeeee» y alla ibamos todos corriendo, otras epocas, definitivamente!!
    Besos.

  • Lola| 19 agosto, 2011

    Te leí esta mañana y me hiciste acordar de una vez que también estando de vacaciones de invierno en un hotel en las sierras de Córdoba un matrimonio con unas nenas un poco mayores que mi hermana y yo nos llevaron toda la tarde y noche a pasear, cuando volvimos mis padres ya estaban acostados. Entonces esta tarde le preguté a mi mamá si de repente era un matrimonio amigo, o algo por el estilo y no!
    También nos llevaban a aprender a montar, con un hombre… que nos llevaba vaya uno a saber por dónde!
    Yo creo que las cosas que no deben pasar pasaban también, no sé si tanto como ahora o lo mismo pero antes tenía menos difusión y a los chicos no se les creía si contaban algo así.
    Respecto de la anécdota de tu marido, no sé si hoy pasaría, tal vez en un hotel chico sí. En general los extranjeros dicen que los argentinos somos muy buenos y tolerantes con los niños. No conozco por ejemplo maestras jardineras de otros países pero aquí todavía se les permite abrazar y demostrarle cariño a sus alumnitos, aunque siempre sale algún caso de abuso para entorpecer las cosas. Sé que hay colegios donde no cambian a los chicos si tienen un accidente para evitar esos problemas. A lo que hemos llegado no? Digo, el pobre nene tiene que esperar sucio a que alguien de su casa vaya a cambiarlo…
    Besos!

    PD: vi tu respuesta al post anterior. Acá estudiábamos como revolución inglesa al período de las guerras civiles del siglo XVII… y sí, fue más ordenado que la rev. francesa! Qué curioso que allá no la llamen así. Besos de nuevo

  • Bandida| 20 agosto, 2011

    Me causa sorpresa los comentarios porque la mayoria de los casos de abuso infantil se da…en la propia familia! la imagen de un extraño molestando un chico que no conoce es tan pero tan improbable como una posibilidad en 100.000. Me acuerdo que mi mama, que trabajaba con casos de abusos y hasta con presos (ella era sociologa y hacia investigacion) siempre nos decia: ‘La gente se horroriza por el miedo al extraño cuando el moustro esta en la propia casa’

  • Betty| 20 agosto, 2011

    Acá demostramos el afecto continuamente, ni nos preguntamos si le molesta al otro…

    Besos!

  • tia elsa| 20 agosto, 2011

    Ali te veo en esa toto y pienso que no cambiaste nada de carita! Mirá acá hay que tener mucho cuidado si te dejan chicos a cargo como es el caso de los docentes, tratan de no tocar a los chicos por el tema de acusaciones de abuso sexual. En lo que respecta a mirar a bebés o chiquitos más grandes y bueno, yo los miró y les sonrió o les habló porque a veces ellos te buscan, si vei que la madre pone cara de culo, dejo de hacerlo, pero a otros padres los llema de orgullo que miren y disfruten de sus hijos. Besos tía Elsa.

  • Ann| 21 agosto, 2011

    Yo soy bastante relajada con mi hijo, por eso me tengo que recordar a mí misma que no a todo el mundo le parece normal que alguien más le ande besuqueando a los chicos!
    A veces pregunto, después del beso Nº157, si les molesta que besen al bebé. Todavía nadie me mandó adonde merezco ser mandada…

  • Pity| 21 agosto, 2011

    si que eran otras epocas, pero creo que pedofilos ha habido y habran siempre….lo que se ha perdido es la inocencia y se ha ganado mala leche…besitos!

  • Anonymous| 22 agosto, 2011

    Qué buena acotación la de Bandida, es muy cierto lo de familiares abusadores, están tan cerca y uno siempre pone en guardia a los chicos sobre los desconocidos.

    Vicky

  • Alicia Seminara| 22 agosto, 2011

    Mai,

    sí, aunque creo que tampoco se veían tantas noticias sobre pedófilos. Antes no se hablaban de ciertas cosas.

    Gerar,

    qué tío más responsable! Yo ya perdí la costumbre de besar bebés muy chiquitos. Para no incomodar a los padres más que nada. Me pongo en el lugar de ellos y no sé si a mí me gustaría que me anden besuqueando un bebé recién nacido.

    Gonz,

    coincido con que ahora hay mucho miedo… También veo lo que vos describís. Hay muchos! 😀 Y eso que a mí los chicos me encantan!

    Lucila, Cheli,

    tal cual, el barrio donde yo nací también está muy distinto a como cuando yo era chica.

    Daniel,

    muchas gracias! Qué gentil!

    Tamia,

    muy interesante tu punto de vista desde un niño. Es cierto, los chicos necesitan que se les respete su espacio.

    Migue,

    qué interesante tu anécdota! Y trato de imaginarme a ese familión yéndose de la playa!

    Vicky,

    gracias, qué amorosa!

    Lola,

    wow, qué anécdotas parecidas!

    Bandida,

    sí, he leído o visto documentales que hay un muy alto porcentaje de abusos que se producen de un miembro de la familia hacia otro. Un horror.

    Betty,

    es verdad! Qué besuqueiros somos los argentinos!

    Tía Elsa,

    gracias! Con respecto a tu comentario, no puedo creerlo, en Argentina ahora también tienen que cuidarse por miedo a ser denunciados? Pensé que sólo pasaba aquí!

    Ann,

    sos una de las pocas! Un caso de excepción! 😀

    Pity,

    sí, yo creo que siempre hubo.

    Vicky,

    sí, pareciera que lamentablemente es cierto.

  • error

    Te gustó mi blog? Podés compartirlo clickeando: