Nosotras Y Los Mitos

Donde entra el mito, hay ignorancia.

Quién sabe si será por cierta tradición machista en la sociedad que hay muchos mitos con lo femenino. Creo yo, debe ser, porque a lo mejor, a lo largo de la historia, indagar en el ser femenino era considerado malgastar el tiempo: Para qué investigar, no?

Me parece que, en general, las mujeres somos educadas desde lo represivo («No hagas eso», «No toques ahí», «No mires eso», etc.) que desde lo permitido a experimentar.

A lo mejor dos o tres generaciones atrás, era muy común que, desde niñas, las mujeres tuvieran una educación muy represiva. Pero por experiencia propia, sé que un buen libro es el mejor antídoto a tanto mito.

Jamás me enteré por mi mamá cómo nacían los bebés y qué era menstruar (Lo aprendí como «periodo», con acento en la primera «o», qué palabra más horrenda). A mí me lo contó Miriam y creo que habrá sido para la época en que ella se enteró y a alguien se lo tenía que contar!

Ella tenía 11, yo 8 y viajábamos juntas a inglés. Ergo, había tiempo para hablar. Por supuesto que la versión que me contaba Miriam distaba bastante de lo que es la realidad y sin embargo, a mí no se me ocurrió preguntarle a mamá si todo eso era cierto. Bueno, creo que en lo que Miriam contaba estaba implícito que todo era un secreto y que no se debía divulgar que yo ya sabía todo.

Mamá habrá intuido algo ya que un día, como quien no quiere la cosa, me dio un librito sobre la menstruación y sobre el uso de toallitas higiénicas (auspiciado por toallitas Modess). Lo leí mil veces y aprendí:

– que una se podía lavar la cabeza y que no se cortaba.

– que se podía hacer deportes en esos días sin por eso correr riesgos de nada.

Y así como nos reíamos cuando mamá nos contaba que a ella de chica su mamá le decía que si dejaba el cepillo con sus cabellos por ahí y un sapo se enredaba en ellos, ella se volvería loca, yo desafiaba a mamá bañándome o lavándome la cabeza cuando me venía. Ahí mamá no se reía nada. Pero el tiempo le demostró que todo era un mito.

Sé que hay muchísimos más y, francamente, creo que estoy acertada al decir que todavía algunos gozan de muy buena salud.

Me gustaría saber: Con qué mitos creciste vos?

Comentario (15)

  • Cheli| 27 noviembre, 2010

    Sabes que mi caso fue exactamente igual!!!!!
    Un buen dia, no se que edad tenia, mi madre me dio un librito!!!! como no fuera el mismo!! no recuerdo que estuviera asupiciado por ninguna marca, y contaba mas o menos lo mismo que el tuyo….

    Lo de los mitos, tal cual lo decis, tenia una compañera de estudios que no se lavaba el pelo en esos dias, yo no me lo podia creer!!!
    Nunca le hice caso, es mas, mas me lavaba!

    Besos.

  • Lola| 27 noviembre, 2010

    Sí, totalmente de acuerdo!
    Mi madre nos avisó que podía llegar a pasar y que no nos teníamos que asustar (obvio, lo de la menstruación, no cómo se hacen los bebés!) después todo quedó en manos de un librito de Evanol en el primer caso (que estaba explicado más bien para señoras de 40 años) y no entendí ni medio. Después vinieron los de J&J con su famoso videito, después a las «nenas» les regalaban «Siempre Libre» (O.B. ni ahí!!!!!!! y un librito un tanto mejor explicado.
    Con los bebés fue parecido, a través de libritos también… por ahí hubiera estado bueno tener más diálogo, pero ahora que soy madre reconozco que no es nada fácil (y eso que mi hija recién tiene 4).
    Los mitos que no te podías lavar el pelo o hacer deporte no me llegaron por suerte… aunque meterse al mar o a la pileta era toda una complicación, al menos hasta que se hicieron más populares los o.b. y similares…
    La verdad es que para una chica (y mujer, por qué no) ya es bastante molesto lo que pasa una vez por mes como para agregarle más complicaciones no?

    Besos!

  • Virginia Prieto| 28 noviembre, 2010

    en casa de esos temas no se hablaban y me enteré por mis amigas…
    crecemos con tantos mitos que poco a poco los asimilamos y terminamos incorporándolos ( me pasé años cortándome el pelo en cuarto creciente porque mi abuela me había dicho que el pelo crecía más fuerte y más rápido…)
    beso

  • Charlotte Strelitz| 28 noviembre, 2010

    mm no sé si crecí con mitos o todavía soy demasiado chica para descubrirlos.. tengo 17 años y creo que mis padres siempre fueron abiertos y honestos, no recuerdo que me hayan «inculcado» algun mito..

  • ☀Pau☀| 28 noviembre, 2010

    hoooooola!!!!!
    me dio un poco de nostalgia de mis tiempos blogger y salí a dar una vueltita a saludar viejos amigos.
    te mando un besito!!!!!!
    pau

  • TAMIA COU| 28 noviembre, 2010

    Yo la verdad es que no crecí con ningún mito, con mi vieja siempre puede hablar de todo y nunca hubo problemas de tabues ni tapujos (es lo que tiene tener viejos hippyes) pero si recuerdo una compañera mía del secundario que vivía con su abuela y ella sí creía en esas cosas, del tipo no solo que no se podía ni bañar ni lavar la cabeza, si no cosas cómo que tampoco podías comer limón en esos días o hacer mayonesa por que se cortaba!!!! La verdad es que cuándo me lo contó me le cg.. de riza en la cara, pobre 🙂 con 18 añazos y creyendo en esas cosas!

  • tia elsa| 28 noviembre, 2010

    No sé si con mitos, sin con prejuicios, de eso no se habla, no es cosa de señoritas, el famoso «que dirán» y eso me rompia los ovarios! Lo que vos comentas de no lavarse la cabeza desde ya, tampoco ejercicio físico, es más esos días te librabas de ir a gimnasia. Mi mamá lo llamaba andrés que el viene cada mes y cuando me vino mi primer período como era muyc chica su exclamacón fue !zas te vino! como si fuera una trgedia jaja!. Te dejo un beso tía Elsa.

  • pity| 29 noviembre, 2010

    a mi y a mi hermana nos lo conto mi madre caminando por las ramblas de BCN y cuando volviamos del colegio, y no lo podia creer del asco! Recuerdo que se decia que no podiamos tocar las plantas cuando teniamos la regla porque se morian…a mi se me mueren igual!

  • | Perla || 29 noviembre, 2010

    Creo que no crecí con mitos sino me acordaría! Sí me contaban los que existían antes, como a vos, pero no creo que me afectaran mucho JAJAJ. Algunos son muy graciosos, aunque a esto lo digo ahora, tal vez en su momento eran traumatizantes…

  • Amiga D| 29 noviembre, 2010

    Mi mamá me tuvo a mí a los 40 años, cabe aclarar que el jueves cumplo 44, para esa época era todo un tema tener un hijo a esa edad.
    Cuando fue el momento de decirme, me llevó a una doctora (no pediatria) que era su jefa en la clinica ( mi mamá era enfermera) quien me explicó todo tan claro, que pasaba con la mestruación, con las relaciones sexuales, porque quedamos embarazadas, como usar las toallitas, que me bañara, que hiciera deportes e hiciera todo lo que hacía siempre.
    Esto no sé si fue por vergüenza o por comodidad o quien sabe porque pero fue tan claro que después fui la que se lo dijo a mis amigas.
    Uuuyy me remontaste a ese día, que bueno!! GRACIAS

  • Mariana| 29 noviembre, 2010

    Yo por suerte creci en una casa con una madre, que me doy cuenta ahora de grande, era y es muy progre. A mi, mi vieja no solo me dio un libro muy pedagogico sobre como se hacian los bebes, sino tambien otro de que pasa en la adolescencia y mostraba lo que pasa a ambos sexos… como pa que una sepa. Y despues del libro, vino la charla.
    Mi abuela (madre de mi madre) es asi de progre tambien y se cagaba de risa cuando alguien repetia los mitos estos que nombras.
    De todas maneras se, porque siempre se hablaba de estas cosas, que no era la regla sino la excepcion. Los mitos se reproducian y se siguen reproduciendo al igual que con el sexo (eso de que «la primera vez no quedas embarazada!). Todo esto es falta de educacion que probablemente -sin hacer analisis sociologicos sanitarios para los que no estoy preparada- haya mucho de eso de la represion, de que las mujeres son puras y castas como la Virgen.
    Hace un tiempo lei unas notas de una mina, antropologa argentina (cuyo nombre no puedo recordar ahora) que hablaba de la Iglesia catolica y su influencia en el establecimiento y perpetuacion de los cuadros machistas culturales que por ejemplo, han dado este tipo de mitos que vos mencionas.
    Lo mejor, creo yo, es gritar a viva voz que son mitos como estas haciendo… para que las mas chicas sepan que hoy en dia la menstruacion (con tanta oferta de tampon, toallita, pastilla, etc) no es ya un problema… no «indispone» a nadie para ninguna tarea.

  • Mariela Torres| 30 noviembre, 2010

    Jajaja, me causó mucha gracia. Mi abuela creía en eso mitos, y mi mamá un poco también. Y yo ahora, con la menstruación, me voy a patinar, bailo y salto, vuelvo y me baño y me lavo la cabeza como todos los días. Y no me impide nada.

    Saludos.

    ¿Cuándo es tu cumpleaños? El mío es el 26 de diciembre y un año puse un contador igual al tuyo, ya que mi cumple tiene que competir mucho con las fiestas de al lado.

  • Ara| 30 noviembre, 2010

    Por suerte mi mamá que es una genia (supongo que haberla remontado sola tiene muuucho que ver) entre 6 y 7 años me contó todo mas que nada porque yo tambien preguntaba mucho. Pero es cierto que las mujeres cargamos con una suerte de karma que nos envuelve en prejuicios, discriminación y algunas cosas aun dia terrorificas. Cada vez que leo algo de los musulmanes me da escalofrios. Hace muy poco lei en The Economist (no en Cronica) un articulo llamado Gendercide, que contaba, entre otras atrocidades, que en algunos paises asiaticos a las bebes recien nacidas directamente las tiraban a la basura …. Sin palabras

  • Alicia Seminara| 30 noviembre, 2010

    Cheli,

    es que esa de no lavarse la cabeza es un clásico!!!

    Lola,

    ay, los de Evanol creo que alguna vez los leí!! Pero seguro los de Siempre Libre, que daban en el colegio, junto con la película y las bolsitas de regalo!! Y coincido que explicarles estas cosas a los chicos no es nada fácil. Hay que saber elegir las palabras.

    Virginia,

    sabés que el de la luna lo había escuchado pero creo que me habían dicho de cortarse en luna llena!!

    Charlotte,

    qué bueno que así sea, la generación de tus padres (que creo que debe ser la mía) ha crecido sabiendo que esas mitos son sólo creencias.

    Pau!

    me desmayo de la emoción! Gracias por pasar! Y VOLVEEEEEEEEEEEEEEEEEEEEEEEEEEEE!

    Tamia,

    me muero, lo de la mayonesa! Me había olvidado de esa!!!

    Tía Elsa,

    sí, mi mamá tuvo una reacción parecida… En fin, pero lo importante es que no se nos pegó a nosotras eso de sostener esos mitos como verdades.

    Pity,

    ah, qué bien tu mamá!! La mía nunca nos contó ella misma cómo era todo! Ay, Pity, a mí con las plantas me pasa lo mismo! Tenemos que llamar a Prince Charles y preguntarle qué es lo que les dice a sus plantas! 😀

    Perla,

    sí, creo que dependiendo de cómo te lo cuentan y si el motivo es para darte miedo, la verdad es que pueden llegar a traumatizar.

    Amiga D,

    una genia tu mamá, pero me extraña que ella no lo haya hecho, siendo enfermera. Pero lo importante es que vos de ese momento tenés un muy buen recuerdo!

    Mariana,

    bueno, es que la falta de educación era y es la mejor arma para alienar y esclavizar a quien sea y por supuesto, las mujeres, primeras en la lista! Gracias por tu comentario!

    Mariela,

    claro, no hay que hacer caso a esos mitos! Cumplo el 27 de diciembre, un día después que vos!

    Ara,

    me acuerdo perfectamente de que vos me contaste eso! La verdad es que tu mamá es una genia en serio!

  • Ann| 1 diciembre, 2010

    Yo no recuerdo ningún mito propio, pero me sorprendió cuando hace unos años (pocos!), mi mamá, que ahora tiene 47, me vino a contar una historia reciente de una amiga suya. Empezó diciendo «viste que siempre se dijo que cuando tomás una aspirina se te corta…» y yo la paré en seco y le dije «Nooo ¿de qué me hablás? La aspirina tiene un efecto anticoagulante (o algo así), haría todo mucho peor!»
    Bueno, la cuestión es que por creer en estos mitos, ella y sus amigas nunca habían tomado aspirinas en esos días, hasta que una de ellas necesitó que se le ‘cortara’ para viajar desde Bahía Blanca a Bs As… imaginate lo bien que la pasó en el viaje!
    Esto es prueba de que los mitos pueden ser muy peligrosos, sobre todo si nadie se encarga de desenmascararlos con el tiempo!!