Escribir Con Lapicera

Tarjetas y más tarjetas!

Hace poco vi escrito el nombre de un niño de 10 años. Lo había escrito él mismo, su nombre y apellido con una caligrafía grandota, temblorosa y no había utilizado las letras mayúsculas. Como no tengo chicos puedo pecar de generalizadora pero pensé: «Ah… Ahora se ven las consecuencias de tanta compu…»

Es que, quién escribe con lapicera hoy en día? Salvo que completes un formulario o sea algo al pasar, no? Yo misma me sorprendí hace muchos años cuando para un trabajo exigían mandar una carta de presentación manuscrita y me costó ho-rro-res hacerla! Porque por cada pequeño error, hacía la hoja un bollito y volvía a empezar. Me daba cuenta que me costaba dibujar las letras parejas. Y hace poco conversando con mi amiga Ara, ella también me contaba que su letra había desmejorado.

Durante mi infancia, mi entretenimiento favorito era escribir. Leía, sí, pero también escribía. Inventaba cuentos o poemas y a partir de los 11 empecé a escribir mi diario. Y no paré. Todavía escribo mi diario pero ya es más esporádico (tengo un blog…)

Pero para mí, la palabra escrita a mano sigue siendo de mucha importancia y considero que es otra forma de demostrar cariño a los demás. Cuando fui más grande, todavía viviendo en Argentina, cuando se acercaban las fiestas hacía una lista de 10 personas a quienes ese año les mandaría una postal navideña. Me encantaba! Yo no recibía nunca ninguna pero eso no me detenía a que yo las mandase!

Ahora vivo en el país soñado: Este es el país de las tarjetas! Aquí los negocios que venden tarjetas son muchos y son gigantes! La gente se manda tarjetas religiosamente! Por supuesto que están las de cumpleaños y guay de que te olvides de mandarlas! Aunque muchos zafan con el email, se considera good manners enviar una tarjeta. Obviamente que también hay para el Día de la Madre, del Padre, etc. Pero las que son de cumpleaños vienen por temas: cumpleaños de la madre, del padre, del sobrino/a, del amigo, del abuelo, etc.

Sección femenina: para la hija, la esposa, la tía, la madre, etc.

Hay tarjetas de condolencias que se mandan al enterarte del fallecimiento de alguien (o de la mascota) y en el funeral, generalmente se ponen todas las recibidas en un lugar importante, donde se puedan ver bien.

Hay tarjetas THANK YOU. Son tarjetas que enviás para agradecer a alguien por algo, ya sea por un regalo que te hayan hecho, por haberte invitado a la casa (esto ya ronda lo muy formal y algo antiguo) o por lo que sea que le quieras agradecer a alguien.

Otras tarjetas son para avisarte que reserves un día en especial. Por ejemplo, si es que te estás por casar, les mandás una tarjeta a un futuro invitado para avisarle que ese día no se comprometa a otra cosa y así te asegurás de que venga. Después, más adelante, se le enviará la tarjeta de invitación propiamente dicha.

Como hay TANTOS temas y hay tantos negocios, hay mucha competencia. Un negocio lindo que visito seguido para comprar tarjetas es Clinton Cards. Otro, un poco más caro, es Cards Galore.

Pero Tita Baratita sabe que igual hay tarjetas bellas que vienen en packs de 10 o 20, muchas veces a £1 o £2 y además, de excelente calidad! Tita se dirige a Cards Factory y hace revuelo!

Tengo una caja grande llena de tarjetas que compro todos los años para ir renovando el stock. El estar lejos no significa que me olvide de los cumpleaños, sobre todo de mis niños a quien les envío tarjetas por sus cumpleaños todos los años. Me encanta! Cada vez que llevo una tarjeta al correo, la miro con detenimiento antes de deslizarla por la ranura del buzón, deseando que llegue bien. (Porque con los de Correo Argentino nunca se sabe! Lo digo por experiencia!)

Para niños.

Es así que, a pesar de que ciertas costumbres ya no estén de moda o se van perdiendo, a mí me gusta mantenerlas por el sólo hecho de que me hace bien y me hace sentir más cerca de la gente querida. Hace poco recibí una carta de Tía Elsa que me llenó de alegría y experimenté eso que me cuentan a veces que dicen en Argentina cuando llega alguna postal o tarjeta «Ay, por fin algo en el buzón que no es una factura para pagar!»

Comentario (20)

  • Ale Sarco| 15 noviembre, 2010

    Ni hablemos de comprar tarjetas de navidad el 27 de Diciembre a un décimo de su valor!!!

  • tia elsa| 15 noviembre, 2010

    Es verdad lo que contás, que pena que aqui se perdió la costumbre. a mi me costó mucho esribir esa carta que mencionás porque también note que la letra era un desastre jaja! Me alegro que te haya gustado recibirla y gracias por mencionarlo en el psst, prometo escribir más y mejorar la letra. Besotes tía Elsa.

  • Mauricio Milano| 16 noviembre, 2010

    Tenés toda la razón! Yo, por ser escritor, nunca dejé de escribir a mano. Siempre algo estoy garabateando. Además, soy de las personas que «intervienen» los textos impresos, haciendo acotaciones o simplemente escribiendo cosas que se me ocurren. Sin embargo, es cierto que aún así se ha perdido la costumbre de escribir a mano. El año pasado, llegado el momento de la navidad, decidí suspender los mails y preferí enviarle una tarjeta personal escrita a mano a mis afectos más cercanos. Este año, lo mismo: entre las 24 páginas adicionales de la Edición Especial de mi novela, escribí los agradecimientos a mano y lo escaneé para el libro. Es MUCHO más personal verlo así.

    Un beso grande desde Montevideo!

  • Betty| 16 noviembre, 2010

    Indudablemente perdimos la costumbre de escribir a mano… en mi caso lo único que hago son los cheques jaja

    Por eso me emociona tanto recibir tus tarjetas… aparte del hecho que reflejan, el verlas manuscritas es todo un placer, ya que no es algo cotidiano.

    Besos!

  • Anita| 16 noviembre, 2010

    Qué lindo recibir cartas, postales, tarjetas!!

    Cuanta variedad!!!! Acá hay algunas, pero son bastante feas. Con quien inevitablemente sigo conectada por vía postal es con Mai. Es tal como decís, leer nuestras letras es estar cerca.
    Ahora que se que te gusta recibirlas, te voy a incluir en la lista!!

    beso!

  • Cheli| 16 noviembre, 2010

    Es verdad, es una costumbre muy linda, y para quien la recibe, una alegria.
    Que pena que se vayan dejando.

    Besos.

  • Laucha| 16 noviembre, 2010

    yo escribo muchas cosas a mano. Me gusta hacerlo.

    Al respecto hay algo en mi otro blog (que no se si conoces)

    http://eltarta.blogspot.com

    saludos desde la soleada y fria Alemania

  • Maru| 16 noviembre, 2010

    Coincido 100%, solía estar orgullosa de mi letra manuscrita y cursiva, hoy cada vez que veo alguna hoja que escribí me horrorizo: la falta de práctica me hace escribir en una letra espantosa, mezcla de mayúsculas y minúsculas, grande, torcida, un horror!

  • Lola| 16 noviembre, 2010

    Qué lindo que se conserve esa costumbre. Ahora me hicise pensar que hasta se está perdiendo la costumbre de recibir postales por mail.
    Yo creo que sigo escribiendo cosas a mano, pero en general para leerlas yo misma así que no ejercito demasiado la caligrafía.
    Creo que podría pasar horas mirando tarjetas en lugares como los que ponés en la foto. Reconozco que me haría lío y seguramente terminaría quedando mal con alguien por no mandarle una tarjeta agradeciendo venir a un cumpleaños o deseandole pronta recuperación a un enfermo.
    Casualmente ahora me acordaba que hace unos cuatro meses fue el cumpelaños de mi jefa Nº2 y le compré un libro, quise acompañarlo con una tarjeta, en la librería había un surtido, pero era tan peuperrimo (y estamos hablando de una librería Yenny, no la del barrio) que no encontré nada adecuado (además de carísimas) está bien que no la conocía tanto como para ponerle una tarjeta algo gracioasa pero igual, terminé haciendole la dedicatoria en un papel común y corriente.

    Besos!

  • TAMIA COU| 16 noviembre, 2010

    Alice, no sabes cómo te entiendo!!! A mi también me encanta mandar tarjetas y escribir cartas. Todos los años para navidad mando las correspondientes tarjetas a los correspondientes familiares =), cómo vos decís, yo no recibo ninguna, pero no me impota, la alegría que me genera mandarlas no me la quita nadie!!
    En cuánto a lo de la letra de los niños me he dado cuenta que con el pasar de los años la caligrafía y el modo de enseñarla va cambiando. A mi hija le enseñan a escribir muy raro, para mi, mezclan la cursiva con la imprenta, cuándo hace la tarea conmigo yo le enseño a escribir cómo me enseñaron a mí y que más adelante decida cómo más le gusta!
    Cheers!

  • Mai| 16 noviembre, 2010

    Es tan lindo recibir carta (manuscrita!), la letra te deja leer ademàs del contenido el momento en el que la escribiò y el estado de ànimo.
    Con Anita, a pesar de actualizarnos con mails y con chats, nos escribimos cartas… y es un momento gratificante (tanto escribirle y recibir sus noticias).
    Pero noto que mi caligrafia se va endureciendo (o serà la mano) de usarla tan poco.
    Yo me comprarìa todo el negocio! Qué lindas tarjetas! Acà son tan precarios, que me las hago yo misma.

    Besos (y si me das tu direccion, te mando mis saludos rigurosamente escritos a mano para navidad!)

  • | Perla || 16 noviembre, 2010

    Yo he perdido la costumbre, lo reconozco. Me encantaba poner todas las tarjetas que recibía alrededor del arbolito…
    Además, con esto de la pc, he notado que mi caligrafía es pésima. Si alguna vez fui prolija ya no lo soy…

  • Mariela Torres| 16 noviembre, 2010

    Yo pensaba que nunca iba a dejar de escribir, lo que es verdad, ahora mismo estoy escribiendo, fácil y rápido, pero me cuesta más cuando es a mano, mucho más, pongo letras de menos porque no me acuerdo cómo se dibujan. Y nunca creí que me iba a pasar.

    Saludos.

  • Acacia| 16 noviembre, 2010

    Acá (holanda) también existe esa misma constumbre, tarjetas para lo que se te ocurra.
    Y me encanta recibirlas y enviarlas.
    Con respecto a la caligrafía, coincido, me doy cuenta de que mi letra (que nunca fue hermosa) está cada vez más ilegible!!!

  • Anavril| 17 noviembre, 2010

    Lo poco que se del protocolo social de allá, lo se por la querida Agatha Christie. Y Mrs Marple siempre tenia alguna tarjeta que contestar o enviar y esperaba ansiosa al cartero que pasaba dos o tres veces por dia.
    Siempre pense que una vez difundido el telefono esa costumbre iba a decaer. Pero ellos tan fieles a las tradiciones supieron mantenerlas a pesar del atropello de la tecnologia y la inmediatez.

    Que lo disfrutes!!!! es una muy bella y personal costumbre.

  • Catanya| 17 noviembre, 2010

    ¡Qué preciosidad de entrada!
    Me encanta la escritua y todo lo qye tenga que ver con ella!
    Un abrazo fuerte,
    Catanya

  • majoono| 17 noviembre, 2010

    Hermoso lo que contas, yo tengo una amiga en Barcelo que es la unica que siempre me envía postales para mi cumple y para las fiestas, son de un diseño hermoso como las que mostras vos en la foto, se ve que es una costumbre bien europea, por aqui no abundan, son lindas las de UNICEF de navidad!

  • Alicia Seminara| 18 noviembre, 2010

    Ale,

    tenés razón, la liquidación de tarjetas después de Navidad es de no creer!

    Tía Elsa,

    claro que me gustó recibir tu tarjeta!

    Mauricio,

    yo también escribía cositas al costado mientras leía. Sobre todo cuando eran textos para el profesorado. Un beso para vos también y mucha suerte con la presentación de tu novela!!!

    Betty,

    a mí me ilusiona mandarlas!

    Anita,

    me acuerdo que te acordás, hace muchos años hicimos intercambio de postales?! Yo también te incluyo!!!

    Cheli,

    me da pena que se deje esta costumbre pero yo trato de seguirla siempre.

    Laucha,

    ni idea de tu nuevo blog! Ya entro!

    Mauru, Mariela,

    vieron? Mi letra también ahora es bastante irregular!

    Lola,

    sí, he notado que en Argentina las tarjetas son escasas y si hay, los diseños no son muchos tampoco…

    Tamia,

    es que acá las letras se dibujan de otra manera. Si te gusta mandar tarjetas, entonces ya habrás notado del gran surtido que tenemos alrededor, no?

    Mai,

    claro! Te la paso por mail, gracias!

    Perla,

    ah… Lo que me falta ahora es el arbolito!!!!

    Acacia,

    mirá vos, no sabía que en Holanda también son de mandar tarjetas…

    Anavril,

    ah no no, m’hija… Si usted sabe poco de la cultura de este país, significa que es hora de uqe me pegue una visita… 😀

    Catanya,

    muchas gracias por tu comentario y bienvenida!

    Majoono,

    gracias! Las de UNICEF son un clásico!

  • beluu .| 22 noviembre, 2010

    Alice!!
    Después de mucho tiempo me reconecto por estos lados!! =P
    Leyendo este post, me acordé de mi suscripción a un site de intercambio de postales (sí, no mucho que ver con las tarjetas, pero viste cómo es la mente que relaciona todo como quiere)…
    Así que leí esto hace como dos horas y volví a entrar al site, busqué dos addresses (3 en realidad, xq también voy a mandar la 1ra q pedí y nunca envié), escribí una postcard, maté una super araña en mi cuarto (todavía me dura el susto), escribí las otras dos postcars y vine a dejar mi (extenso) comment…
    Y ahora? A ver si puedo bloggear algooo…. De verdad que lo extraño, y es muy loco no poder sentarme y dedicarle el tiempo que merece… Ahora sí, si subo algo y vuelvo a estancarme, te doy permiso a q me sopapees (vía mail, gmail chat, comment en blog o however you consider appropriate)

    Volviendo a las tarjetas, me encaaanta la idea! Siempre viendo pelis en as que mandan por Navidad pensaba «qué lindo una costumbre así»…

    Besoooos!
    Bel.

  • Ara| 29 noviembre, 2010

    Amo las tarjetas !!!! y sos la unica que me mima escribiendo, es una sensacion divina llegar a casa y ver en el piso, despues de patear el felpudo, algo diferente a impuestos y revistas de propagandas! Y lo de letra es tal cual, fue barranca abajo con el tiempo y tengo pruebas de que mi caligrafia era re bonita, ja! (por las dudas). Besitos

  • error

    Te gustó mi blog? Podés compartirlo clickeando: