Memoria

Hay cosas que cuando te pasan, por alguna razón, no te las olvidás más.

Si esto que cuento, me pasó al año y medio de vida, me pregunto cómo puede ser que lo recuerde tan vívidamente.

Siendo tan chiquita, no?

Me acuerdo perfectamente y por años lo llevé en mi memoria hasta que un día encontré unas fotos que fueron una revelación: Eran cuatro fotos de aquél día, donde se me ve, en dos, con los ojos vidriosos y en las siguientes con los hechos que te paso a contar:

Recuerdo estar en la casa de mis primos Pablo y Gustavo. Pablo es un año mayor que yo y Gustavo unos meses menor. Mi hermana más chica tenía unos meses y no caminaba, en una de las fotos se la ve aúpa de mamá.

Recuerdo que estaba con mis primos y mi primo Gustavo, que no hablaba, me empujaba con su mano, me sacaba a un lado. Yo quería acercarme a algo y él seguía haciéndome a un lado (no de malo sino que yo era una nena o una extraña).

Nos sacaron una foto a todos los primitos juntos y yo recuerdo no querer estar al lado de Gustavo. Y seguía compungida.

Enseguida me fui con mi papá. Me quedé ahí hasta que, no sé, aquí ya no recuerdo tanto, papá me habrá hablado, me habrá dado un poco de confianza y mi prima Noemí me llamó y me hizo seguir jugando con mis primos.

La controversia? Había tres latas con las que los chicos estaban jugando en su casa. En una se había sentado mi primo Pablo, en otra Gustavo y había otra donde yo me quería sentar pero Gustavo no me dejaba.

Recorté tres de las cuatro fotos:


Y me quedé mirando este collage que me hizo llorar de a ratos todo el día. Porque esa secuencia muestra perfectamente la relación que yo tuve siempre con mi viejo: Si tenía una duda, una tristeza, algo lindo para contar, él era el primero en saberlo. Porque sabía que sus palabras (aunque a veces fueran crudas) me ayudaban a hacer mi camino.

Fijate cómo mi papá me consuela, yo le tomo la mano y despacio me voy sintiendo mejor, me voy soltando la mano de a poco y, ya contenta, me siento sobre la lata.

Sin querer, tengo una especie de representación de lo que fue mi vida: Nena de papá, me fue largando de a poquito y ya totalmente independiente (a pesar de estas lágrimas) me siento bien.

Comentario (27)

  • Danila| 19 junio, 2010

    Ay Ali! la memoria a veces nos recuerda quienes somos, verdad??
    un abrazo desde aca!

  • Lola| 19 junio, 2010

    Después de leerte te cuento que no fuiste la única que le agarraron ganas de llorar hoy.
    Es increíble que a fotos que vimos millones de veces uno siga encontrándoles otro significado. Increíble, y lindo además.
    Besos!

  • Felipa!| 19 junio, 2010

    que hermoso vínculo tenian los dos 🙂
    besotes hermosa 🙂

  • Bek| 19 junio, 2010

    Que hermoso lo que te dejò. Yo aùn no siento que esa herida haya cerrado, tal vez algùn dìa.
    Un abrazo.

  • danny| 19 junio, 2010

    esas fotos y esos recuerdos son un lugar calentito donde nos gusta ir cuando tenemos frío. son los que nos ayudan a seguir. saludos

  • Betty| 20 junio, 2010

    que relato tan emotivo… que hermoso recuerdo el de tu padre consolándote!!

    besos

  • Yolanda Fernández| 20 junio, 2010

    El próximo 26 papá va a cumplir seis meses de ausencia… y me parece verlo por la casa con su andar pausado de los últimos tiempos… y los días duros de la hospitalización.
    Alicia, cuesta desprenderse de los recuerdos.
    Yo no tengo fotos de pequeñita con mi papá, éramos muy pobres y no teniamos cámara, pero sí recuerdo una vez que fue a la escuela y se asomó a mi aula a verme…
    Un abrazo solidario para ti.

  • Jessica| 20 junio, 2010

    Alicia que afortunada fuiste al tener a tu padre así como lo describes, un abrazo y atesora esos recuerdos en el corazón

  • Verónica Marsá| 20 junio, 2010

    A mí me duele mirar fotografías donde estoy con él, después de 14 años que se fue, le echo tanto de menos…

    Besos.

  • Gera| 20 junio, 2010

    Bueno, te ayudo a desahogarte, eso es bueno Ali.
    Besos

  • Gonzalo| 20 junio, 2010

    Hermosa, que lindo que recuerdes y compartas esto con nosotros.

    Un guiño que que muestra como fuiste formando tu personalidad y como él estuvo al lado guiandote.

    Siempre recordalo asi, con ternura, amor y permitite algunas lagrimas.

    Beso!

  • Nadia| 20 junio, 2010

    Linda memoria!!!

  • Mauricio P. Milano| 20 junio, 2010

    Qué post Alice! Me pusiste la piel de gallina…

    Estoy seguro que siguen conectados de alguna forma.

    Besos
    Mauri

  • Ara| 20 junio, 2010

    Alis, te mando millones de abrazos!

  • Mai| 20 junio, 2010

    De verdad que es una secuencia que deja en evidencia el vìnculo padre-hija tal cual como lo explicàs. Lindo recuerdo.
    beso

  • Ivy| 21 junio, 2010

    me hiciste lagrimear, qué bueno que puedas recordar de esa manera a tu viejo

    un abrazo

  • Elena| 21 junio, 2010

    Qué hermoso recuerdo Alicia, me hacés emocionar!!!
    Un abrazo,
    Elena

  • tia elsa| 21 junio, 2010

    Que hermoso recuerdo Ali, tenés razón las fotos son la evidencia de la clase de papá que tenés, no dudó en exclarmar «grande pa». Esos recuerdos linda irán haciendo que el dolor se transforme en nostalgia y ternura. Besos tía Elsa.

  • Mariela Torres| 21 junio, 2010

    ¡Qué lindo recuerdo! Es maravilloso poder acordarse de eso, de que tu papá es maravilloso.

    Saludos.

  • herconfessions| 22 junio, 2010

    muy buen blog!! yo tamb soy la nena de papá (la única hija y encima la mayor). la memoria es lo único que nos mantiene en este mundo «cruel» y difícil en el cual para sobrevivir tenemos que recordar esos momentos en los que fuimos felices. hay una canción que me recuerda a que no siempre hay que recordar solo lo bueno, sino tamb lo malo para aprender. no sé si sos argentina, si lo sos seguramente la conoces. se llama «la memoria» de león gieco. gracias por pasarte por mi blog. yo desp veo el posteo que me dejaste 😉 besote

  • Anita| 22 junio, 2010

    Ali! qué fotos!!
    así, baby steps… besos

  • Morkelik| 22 junio, 2010

    me emciono mucho el post… y tambien me impacto: Pedro tiene ahora 1 año y medio, y de solo pensar en lo importante que somos en su vida y en que probablemente ya grave escenas en sus recuerdos me emociono de nuevo…

  • | Perla || 22 junio, 2010

    Me encanta tu ropita y esa foto que estás apoyada en la rodilla de tu papá es divina.
    Las fotos de quienes ya no están tienen mucho valor, viste que a veces no nos acordamos exactamente de las fisonomías de la gente…Verlos en las fotos nos hace pensar que están más cerca.

  • Alicia Seminara| 22 junio, 2010

    Danila, Felipa, Gonzalo, Nadia, Ara, Elena, Anita,

    gracias!

    Lola, Betty, Gera, Mauris, Ivy, Tía Elsa,

    sí, ahora estas fotos tienen otro y mucho significado para mí.

    Bek, Danny, Jessica, Verónica,

    es cierto. A veces creo que el tiempo cura muchas heridas pero esta clase de penas creo que nos acompañarán siempre. Supongo que lo importante es llevarlo en el corazón y seguir para adelante.

    Yolanda,

    gracias! Siempre con palabras cariñosas!

    Mariela,

    eso a veces duele, darte cuenta que de a poco, alguien que estuvo siempre presente físicamente en tu vida, pasa a ser un recuerdo. Cuesta asumirlo.

    Herconfessions,

    no, la verdad no la conozco a la la letra. Gracias por el dato y bienvenida.

    Morkelik,

    mirá qué coincidencia. Viste que uno no recuerda cosas de tan pequeño pero en este caso me acuerdo de ciertas cosas perfectamente.

    Perla,

    sí, creo que voy a tener que ver más fotos y tratar de asumir su ausencia. Gracias.

  • Richard| 23 junio, 2010

    Como me emocionó leer esto que acabás de explicar tan claramente. Será que a mi me toca muy de cerca y vos sabés por qué.
    La foto en que estás abrazando a tu papá es de una ternura increible.
    Besos preciosa.

  • Cheli| 24 junio, 2010

    Huy Alicia, que lindo recuerdo!!

    Eso es lo lindo de la vida, que te guardas esas cosas dentro tuyo, eso no te lo quita nadie…

    No sabes como te entiendo y te acompaño, este año, ya van a hacer 21 años que se fue mi papa, y siempre lo recuerdo, y en los momentos mas insignificantes, o por algo que le gustaba, o por algo que solia decir, etc.
    reconozco que la impotencia del primer momento, a veces me vuelve, me conformo pensando que tuve mucha suerte de tener un papa como el, con las cosas que se ven hoy por hoy, ya es mucho; lo mas importante de todo, es lo que nos dejan todos esos recuerdos tan valiosos y que nos ayudan a seguir.
    Un beso grande.

  • Blocdemoda - Lorena| 27 junio, 2010

    te entiendo y me representa muchísimo lo que contas. La nena de papá que se fue independizando.
    Como puede una imagen inmortalizar tanto, no?
    te mando un abrazo grande
    Lore

  • error

    Te gustó mi blog? Podés compartirlo clickeando: