NoLuda

Una de las frustraciones que trato de aceptar (qué gracia, cerca de los 40!) es que siempre fui muy poco lúdica. De chica me entretenía jugando mayormente a tres cosas: a la mamá, a la maestra (siempre!) y a la secretaria. Menos lo primero, de adulta cumplí con esos delirios de infancia.

Pero admito que siempre me aburría jugar a los juegos de mesa. El único que me entretenía era el ludo y un poco el dominó. Jugaba a las cartas (al culo sucio, a la casita robada, al chinchón) pero hasta ahí.

Desde la adolescencia hasta acá, jamás jugué a ningún juego de mesa, a excepción de un par de veces al Pictionary. Nunca le encontré sentido a la reunión de gente grande para ponerse a jugar.

«A jugar! Por qué mejor la gente no se junta a hablar, a contarse cosas, a filosofar… Cómo se entiende que uno pase el tiempo entretenido en algo que no lleva a nada?!?!» me quejaba yo con mi bocota charlando con mi suegra que es miembro de la Asociación Argentina de Scrabble

(Casi me muero de la vergüenza cuando me dí cuenta! Pero como es una divina, nos terminamos riendo juntas!)

Tampoco nunca me subí a un árbol ni volé un barrilete. Esas cosas las hacía mi hermana quien siempre se llevó bien con los varones. En realidad yo no me llevaba bien con nadie; es que no concebía jugar sin reglas claras o sin respetarlas.

A la tierna edad de 3 años recuerdo estar en la guardería de un hotel en Córdoba jugando al Lobo Está. Y había un niño que hacía cualquier cosa, iba para cualquier lado y me fui acercando de a poco hasta estar muy cerca de él (se ve que iba a poner un poco de orden) hasta que una de las que nos cuidaba me tomó del brazo delicadamente y me dijo «Dale, corramos que viene El Lobo» y me alejó de allí.

A los 4 años mis padres recibieron el reporte trimestral de mi jardín de infantes (el cual todavía conservo) donde cláramente se lee «Últimamente Alicia se ha mostrado bastante autoritaria con sus compañeritos».

Sorpresivamente de adulta empecé a tener con el niño que se me cruzara y en el idioma que fuera, afinidad, la que me faltó cuando era chica. No dudé nunca en engancharme a jugar con los niños como si fuera una más y reconozco que donde voy, si hay niños, quién sabe por qué, les llamo la atención.

Pero no podría juzgar mi niñez desde la adulta que soy: Siempre fui mandona y si estaba sola, jugaba igual. La soledad no era motivo para no dejar de hablarle a alumnos imaginarios mientras jugaba a la maestra ni tampoco me importaba que la única compañía para jugar a la mamá fuera mi muñeco. Como fuera, la pasaba bien.

Comentario (19)

  • Flor| 12 septiembre, 2009

    Yo vendría a ser como tu hermana. Vivía arriba de los árboles y jugando con los varones. Tanto que me sumaba al equipete de fútbol y me elegían en su equipo porque le pegaba fuerte a la pelota.
    De jugar a la mamá ni hablar. Lo de secretaria y maestra sí…
    Digamos que muy femenina no era de pequeñita…
    Qué papelón con lo del scrabel!! jaja
    Besito

  • Mauricio P. Milano| 12 septiembre, 2009

    Lindo post Alice. Cuando era chico me encantaban el Monopoly y el Ajedrez. Ahora de grande amo el poker. Pero tampoco soy adicto a los juegos de mesa y, como decís vos, la soledad no es pretexto para no jugar. Besos!

  • tia elsa| 12 septiembre, 2009

    Yo tambien fui una niña solitaria y no me aburria para nada, jugaba con mi imaginación con montonees de seres inexistentes y la pasaba bomba. Cuando jugaba con chicos no me gustaba porque no podía hacer lo que yo quería, al final terminaba peleada. Besos tía Elsa.

  • Morkelik| 12 septiembre, 2009

    me siento idetificada con vos, yo tambien me entretenia sola y mandoneaba a t0odos jajaja, y si jugabamos a la maestra entre varios yo dejaba el aula y pasaba a ser la directora! es cierto que juego poco, nunca lo habia notado pero con este post me puse a pensar que si, muchos adultos juegan mas que yo y la pasan re bien! me dejaste pensando, por que sera en mi caso?

  • Morkelik| 12 septiembre, 2009

    ah y me olvidaba de decirte, me dio mucha ternura la onda que tenes con los chicos!

  • Ronnie| 13 septiembre, 2009

    Mi juego favorito de chica: la maestra a full!!! Con mi hermana poníamos a los muñecos en fila, les dabamos lápices, cuadernitos hechos con hojas, los sentabamos en escritorios y caminabamos por el medio haciendo «dictados»… mortal!!!

    El Scrabbel es un vicio que me acompaña desde pequeña hasta hoy!!!

    Cualquier otro que salía también me enganchaba. Eso sí, con los juegos de cartas, cero.

    Y qué loco lo que contás de tu conexión con los niños hoy como adulta, es como revivir esa parte de la infancia donde disfrutabas desde otro lugar, no?

    Besos.

  • Betty| 13 septiembre, 2009

    jugué mucho con los varones, por eso nunca fui (ni soy) muy femenina y me divertía mucho más que con las nenas.

    ni sé si será por ser hija única, pero no tuve problemas en jugar sola y lo pasaba muy bien.

    con mis hijos, jugué a muchos juegos de mesa y puzzles, lo pasé regenial con ellos!! recuerdo cuando armabamos los de 1000 piezas… en fin lindas épocas.

    besos

  • danny| 13 septiembre, 2009

    Soy igual que vos Alicia, jugaba exactamente a los mismos juegos pero además me subía a los árboles y a todo lo que podía, así me quedaron las piernas, jaja, tampoco me gustan los juegos de mesa, antes y ahora cuando juego tengo que hacer otra cosa al mismo tiempo, mirar tele, radio, cocinar, cualquier cosa antes de jugar solamente, saludos

  • Flor| 13 septiembre, 2009

    Yo amo los juegos de mesa: pictionary, trivial, poker, black jack, burakooooo, y todos los demás de cartas que se te ocurran.
    Eso sí, ODIO que hagan trampa. Me enfado y dejo de jugar.

    De pequeña no recuerdo haber jugado sola. Éramos 4 hermanos y siempre venían amigas o yo iba a sus casas.

  • Felipa!| 13 septiembre, 2009

    Alice!

    yo me pasé la infancia jugando, mis juegos preferidos eran: vestirme con los abrigos de mi madre y maquillarme para se como Susana Gimenez!! jajaa siii mi juego preferido era hacer de Susana, llamaba a la gente, tiraba las cartas, era una mini Susi!
    También me gustaba mucho ser la maestra, jugar a las peluqueras, a la cocinera, secretaria fumadora!!! jaja de ese no me olvido, me fumaba una lapicera como si fuera un cigarro jaja (y eso que no fumo, no sé porque pensaba que el ser grande = a ser fumador), también me gustaba vestir a mis perros y fingir que eran bebés o subirlos a un cochecito y pasearlos!! pobres!!
    También me gustaba mucho jugar al aire libre, a la mancha, a la escondida.
    Los juegos de mesa me encantaban!! o sea en realidad me gustaba jugar a todo!!!
    Menos al banquero porque siempre quedaba en bancarrota, uh! me suena conocido eso jaja

    Besote Alice!

  • Anonymous| 14 septiembre, 2009

    Alicia le hago una pregunta sin ánimos de ofender, sólo por curiosidad: por qué no eres madre todavía? una lectora curiosa

  • Lola| 14 septiembre, 2009

    Como mamá de hija única, y con alguna probabilidad de que quede única, me alegró leer esa capacidad de jugar solo.
    Yo no la adquirí hasta bastante grande, después de soportar los desaires de mi hermana que me manejaba como quería bajo la amenaza de «sino no juego con vos».
    Yo creo que todos los chicos juegan, pasa que por ahí no a los juegos tradicionales, y por ahí parece que no jugaran.
    Sobre los juegos de mesa y de cartas, me declaro absolutamente culpable. En realidad ahora hace mil que no los juego, pero entre mis 6 y mis 20 si habré jugado!!! Pero bueno, en la familia en general somos timberos. Eso y que estar dos meses en Pinamar con el lamentable canal único de television que se veía a rayas en la época que no había cable, casi que te obligaba a esas actividades.

    Besos

  • Rod| 14 septiembre, 2009

    Ai querida, yo extraño el BURAKO!!
    Me encanta el poker también, y otros juegos de cartas.
    Luego de pre-adolescente ya existía la computadora, así que empecé a jugar con ella.

    Los juegos de mesa me encantaban, perdón me encantan. El Clue, el Juego de la Vida, el Identikards,el Quién es quién?!! Oh dioss..

    Voy a comprar uno y te voy a obligar a jugar.

  • Gera| 14 septiembre, 2009

    Sucede. Yo de chico jugaba al ajedrez con mi papá y me pasaba horas jugando al Juego de la Vida o Life con mis hermanos. De mas grande me reunia con mis compañeros de la facultad a jugar al Teg o pasar noches enteras haciendo Roll Games (Lord of the Rings y Myths of Toolo).
    Si, era un maldito nerd jejeje

  • Bea| 14 septiembre, 2009

    Muy lindo post. Ahora que lo mencionas me doy cuenta que no soy muy ludica. De chica no fui mucho de muniecas, jugaba mucho con mi primo al juego de la vida, la canasta, la generala y a los soldaditos. Con mis primas juagabamos al «banco» y nos pasabamos la tarde haciendo billetes de papel de diario y despues ibamos al banco a pagar cuentas! Pero ya mas de adolescente se acabo mi ludismo y hoy te diria que ni se me ocurre jugar al pictionary o scrabble o digalo con mimica. Pero eso si, tirame un TEG y me quedo hasta la madrugada. Bs

  • Sol| 14 septiembre, 2009

    Nunca jugué sola ya que como tenía una hermana gemela estábamos siempre juntas.
    Nos encantaba jugar a la maestra y a la mama y papa con una familia numerosa.
    Recuerdo que poníamos las escobas en el piso para diagramar lo que era la casa y podíamos pasar horas jugando en el fondo de casa.
    Nos parecemos mucho, solo jugaba al ludomatic, culo sucio y al chinchon.
    Cuantos lindos recuerdos !!!
    Besos y Buena semana

  • quehagoaqui| 15 septiembre, 2009

    Yo ame todas las munecas!! jugue a la maestra, secretaria y a la vida jaja, este juego era salir , tener amigas, el trabajo en una oficina y vivir sola en un depar,lo que si nunca hice. Nos encantaba jugar a eso con mis primas. Pero como te dije muy de munecas, tenia todas las que mas podia, y me divertia sola con ellas o con mi prima.

    besos

  • Maria Marta, L'insegnante| 15 septiembre, 2009

    Porrrr dios, nada mas aburrido y pointless que un juego de mesa. Prefiero leer un libro. O charlar, o sentarme en una silla dura y mirar el techo. No exagero. Aunque cuando era chica me encantaba el TEG porque siempre ganaba, hasta cuando jugaba en contra de adultos. Tambien jugaba al chin chon, pero en la adolescencia me canse y nunca mas. Mi juego preferido de chica era jugar a la maestra y mandonear a todas mis munyecas. Ahora mandoneo a mis alumnos, mi suenyo hecho realidad!

  • pablo| 11 enero, 2010

    Hola Alicia, soy Pablo, Pablo Calderón, ex alumno tuyo. Estaba aburrido en la compu y me acordé que tenías un blog pero que en su momento no le había prestado tanta atención. Cuando lo volví a ver me re gustó, voy a empezar a seguirlo.
    Te cuento algo de mí..estoy estudiando la Lic en Matemática en La Plata. Durante la semana vivo allá, evitando viajar en tren. Si todo va bien, este año estaría en 3ro.
    Mi hermano, Juan Pablo, ya se recibe de Licenciaco en Astronomía, le quedan 2 finales nomás.
    Respecto al post, doy fé q tenés onda con los chicos. Aún recuerdo cuando iba a tus clases de niño, que tenía q andar escondiendo la cara pq mis cachetes eran víctima de tus pellizcones,jaja.
    Bueno me voy a dormir, después sigo comentando, saludos!

  • error

    Te gustó mi blog? Podés compartirlo clickeando: