Moda Que Me Incomoda

Cuando éramos chicos, con mis primos Paula y Sergio solíamos visitarnos. Paula y yo tenemos la misma edad y Sergio y mi hermana tenían ambos un año menos que nosotras.

Nos divertíamos barato a comparación de la sofisticación de ahora (la «compu», la «plei», la «güi», los «jueguitos» y todas esas cosas no existían) y éramos felices jugando y/o peleando y/o discutiendo entre nosotros. Jugábamos al picnic, a los cantantes, a Los Ángeles de Charlie y a lo que viéramos en la tele.

Pero una cosa con la que nos divertíamos de verdad era mirando fotos viejas. Mirábamos los peinados de antaño, los vestidos, el maquillaje, las caras de nuestros parientes de jóvenes y era más divertido que mirar a Carlitos Balá.

No podíamos creer que se pusieran éso y nos parecía que lo que nosotros teníamos puesto era cómo había que vestirse, sobre todo Paula y Sergio que siempre fueron muy fashion.

Pues bien, las modas y los años también pasaron para nosotros y ya, a mis casi 40 años, veo fotos mías de hace más de 20 y empiezo a horrorizarme… y no me río nada!

Ahora ríanse ustedes.

Ara y yo en los 80. Adivinen cuál soy.

Ara y yo en los 90. Le depilaría las cejas a la foto! Es tu culpa, Raquel Mancini!

A Pedido del Público

Me pidieron fotos de la casa nueva…


El living.

SOCORROOOOOOOOOOOOOOOOOOOOOOOOO

Y disculpen que por ahora no pueda contestar los comentarios (aunque pueden dejarlos); estamos con conexión limitada.

Gracias por pasar!

Lectura Interesante

Aprendan! Hay que leer dónde sea y cómo sea!

Qué libros están leyendo en estos momentos? O cuál dejaron por ahí sin terminar y quisieran retomarlo? Me cuentan?

Con esta foto me despido de la vista a un gran parque que tengo del depto que dejo. Me mudo a otro con vista al río también y a un patio interior monono.

Nostalgia

Nos mudamos el viernes. La casa que estamos dejando está hecha un lío de cajas, cosas desparramadas, algunos muebles vacíos y la sensación de que por más que guarde y guarde cosas, sigo encontrando más para empaquetar.

Estoy contenta con la nueva casa. Me gusta más que ésta que es demasiado modernosa para mi gusto. Tiene unos sofás muy grandes e incómodos, me los choqué durante los dos años que viví aquí. Bye bye, chot sofas!

Y al encender mi laptop hoy, ví que es 4 de marzo. Casi no me perdono el haberme olvidado de que hoy mi hermana hubiese cumplido 38 años.

Me acuerdo que su último cumpleaños, no quiso celebrarlo y decidimos con Ross regalarle la entrada para ir a ver a INXS. Fuimos los tres, un día como hoy, hacen ya 15 años.

Y la extraño. Todavía.

Spoiled Brats

Spoiled Brat: Mocoso/sa malcríado/a.

Pueden ser de clase alta o no, hijos de alguna celebridad o no, pero hay un set de brats a los cuales los paparazzi no dejan de seguir. Por diferentes motivos aparecen en cualquier publicación por semanas enteras hasta que aparece otro y así. Pero el set es más o menos el mismo.

Peaches (nacida en 1989, la de la izquierda) y Pixie Geldof (nacida en 1990). Son hermanas. Sus padres son Bob Geldof y Paula Yates, quien murió por sobredosis en el 2000.

Desde adolescente a la Pichis la han escrachado mil veces pero porque se debe creer impune la muchacha: más de una vez la detuvieron por haberse «olvidado» de pagar por sus prendas en algún negocio. Una cámara oculta la mostró comprando drogas. No hace mucho parece que tuvo una sobredosis, quedó inconsciente, vinieron los paramédicos y cuando volvió en sí, les rogó que no le dijeran nada al padre.

En agosto del 2008 se casó en Las Vegas y se acaba de divorciar. Peaches en inglés significa duraznos y su nombre completo es Peaches Honeyblossom Michelle Charlotte Angel Vanessa Geldof.

La hermana, la Picsi, por ahora viene zafando. O sea, se porta más o menos normal para los estándares de aquí: esto es, como a todo quien se precie de ser británico y tener esa edad o más, es común fotografiarla a la salida de alguna disco absoluta y totalmente borracha y/ o dada vuelta mientras es ayudada a meterse en un taxi.

Eso fue algo que me llamó y me sigue llamando la atención acá, cómo los retratan completamente borrachos a la salida de una disco -aunque acá nadie se espanta por éso.

Peaches y Pixie tienen una hermana mayor que se llama Fifi Trixibelle Geldof (nacida en 1983) y una medio hermana, Heavenly Hiranni Tiger Lily Hutchence Geldof (nacida en 1996) hija de Paula Yates y Michael Hutchence, el cantante de INXS. Cuando murió Paula, Bob decidió adoptarla.

Al principio mucho no me la bancaba a Lily Allen (nacida en 1985 como Lily Rose Beatrice). Borrachona, defensora de las drogas, siempre está dando que hablar. Acaba de sacar su segundo disco y ha tenido buenas críticas.

Se viste horrible aunque por un tiempo la vistió Chanel. Tuvo el pelo platinado, rosa furioso, hace lo que quiere pero parece ser talentosa. A mí ahora no me cae tan mal.

Es hija del actor Keith Allen y la productora Alison Owen.

Acá todos le perdonan todo, la ven una chica típica de aquí.

Kelly Osbourne (nacida en 1984 como Kelly Michelle Lee), la hija de Ozzy Osbourne y Sharon Osbourne. Ahora no está saliendo mucho en la prensa porque está guardada: está en rehab, o sea, rehabilitándose de su adicción a las drogas, aunque no es la primera vez que ingresa.

Aquí se la ve bastante flaca pero ha estado muy gordita y yo no la veo fea pero Ale dice que es HORRIBLE (y cuando lo dice, parecería que lo dijera con mayúsculas, no la puede ni ver!).

Cuando anda suelta, la siguen mucho, también le perdonan todo, parecería que tuvieran una actitud condescendiente con todos aquellos que sólo se emborrachan o drogan para divertirse. No sé, me da esa sensación.

Llegamos al sector regal, chicas regias si las hay, Princess Beatrice of York, a la izquierda (nacida en 1988 como Beatrice Elizabeth Mary) y Princess Eugenie of York (nacida en 1990 como Eugenie Victoria Helena) hijas de Prince Andrew y Sarah Ferguson.

No se les ha conocido ningún escándalo por ahora, la madre no vive con ellas, vive en Estados Unidos, pero viene muy seguido y se ve que tienen una relación muy estrecha.

A Beatrice le sacaron fotos en bikini el verano pasado y los tabloides escribieron mucho sobre su figura. Es que tiene un cuerpo que aquí escuché que lo describían como un healthy size 12 (una saludable talla 12- el equivalente a un talle 42 europeo -para el estándard argentino, gorda) pero aquí es muy común esa talla.

De todas formas, no la veo fea pero heredó esos dientes y ojos de lechuza del padre y a veces no sale muy bien en las fotos.

Eugenie hace poco cumplió los 18 y salió a cenar con su madre y amigas portando unas enoooormes y largas pestañas postizas… fucsias!

Llegamos a lo top más top, my dears, aquí tenemos a Prince Harry (nacido en 1984 como Henry Charles Albert David) a la izquierda y Prince William (nacido en 1982 como William Arthur Philip Louis), hijos (quién no lo sabe!) de Princess Diana y Prince Charles, el futuro rey de Inglaterra.

William siempre ha tenido muchas admiradoras pero ahora que está más grande se le están volando, al igual que sus chapas. Tiene novia, Kate Middleton, desde hace muchos años. Ha tenido algún que otro roce con la prensa pero es bastante discreto.

En cambio el Jarry es la mezcla perfecta de su tía abuela la princesa Margarita (alcohólica y parrandera) y su abuelo Philip (dice lo que piensa y no le importa nada, aunque roce lo racista). Sí se lo ha fotografiado borracho a la salida de los boliches, ha fajado a algún fotógrafo; se acordarán ustedes de cuando fue a una fiesta disfrazado de nazi… Hace poco se difundieron unos videos donde hacía comentarios racistas… En fin, a veces me parece que habla con esa inocencia que suelen tener aquéllos que han sido críados en ambientes donde lo más normal es hablar peyorativamente de los demás, por eso no se dan cuenta de lo que dicen cuando hacen algún comentario.

Hay otros que salen mucho en la prensa pero ya están un poquito grandes para ser considerados mocosos… aunque no les queda mal el atributo de malcríados!

La Contestadora (Historia De Mi Niñez)

Words as weapons, sharper than knives.
(Devil Inside – INXS)

Había un sketch de El Chavo donde se lo retaba por haberle contestado mal al Profesor Jirafales, creo, y le decían «Los niños no deben contestarles a los mayores». Acto seguido, le preguntaban algo y él ni abría la boca.

Así razonaba yo a los 8 años. Más o menos a esa edad empecé a escuchar de parte de varios adultos (tíos, el dentista, el carnicero, qué se yo) ese reto hacia mí. Y me quedaba pensando qué querrían decir porque cómo se suponía que debíamos entablar una conversación si yo no podía hablar.

Y ahora de grande, cada vez que visito a mis padres, me horrorizo por los diálogos sinceros y sin eufemismos que mantienen y les digo «Pero claro! Con razón todo el mundo me retaba! Mirá qué ejemplos tengo!»

Me hizo ver y rememorar mi infancia y adolescencia: He tenido siempre olímpicas batallas verbales con mis progenitores, sobre todo con mi padre, que, por lo visto, me ha sabido entrenar.

Recuerdo que discutía más con mi papá y mi mamá, mirándonos siempre incómoda y mi hermana, con cara de aburrida.

Pero, debo reconocer, me ha servido en la vida.

Me ha servido para aprender a ver las cosas como son, para ser realista (aunque con cierto dejo de escepticismo) y para defenderme y para no tener vergüenza ni sentir incomodidad al momento de entablar algún tipo de conversación o comunicación con desconocidos. Me sirvió mucho para cuando tuve que hacer mi futuro y, solita mi alma, averiguaba desde dónde comprar materiales para mi trabajo hasta para los viajes que hice por mi cuenta.

En una palabra, me sirvió para ser independiente y no sentirme culpable de ello.

Pero de niña tuve que bancarme los retos de todo el mundo! Creo que si yo fuera una niña hoy, todos dirían sonrientes «Ay, mirá lo que dijo!» y mi mamá lo publicaría en un blog o mis tíos mandarían esas ocurrencias a la Revista Viva de Clarín.

Sinceramente no recuerdo qué contestaba pero seguro decía lo que pensaba sin filtro alguno y éso sería lo que más chocaba. Estaba acostumbrada al «ida y vuelta» con mi papá, ergo, para mí un adulto no era ningún tótem, era un igual.

En mi casa siempre se habló todo y de todo; cuando era adolescente traía dudas de educación sexual (yo también! soy una kamikaze!) y mamá golpeaba suavecito la mesa con la palma de su mano y decía «Por favor, no se hable de esos temas en la mesa!» a lo que papá retrucaba «No, no! Se tiene que hablar de todo, de ésto también!»

Ay, no sé si alguna vez tuviera hijos, sería como mi padre, que puede hablar de todo tan objetivamente y no ponerse ni incómodo ni colorado…

Te quiero, papi, sos un genio. Feliz cumple.

Te gustó mi blog? Podés compartirlo clickeando: