USA

Contrastes En Florida

Como lo había contado en su momento, Miami me había gustado tanto que le pregunté a Ale si podíamos volver ya que íbamos para EEUU otra vez.

Me había quedado muy contenta con mi paseo anterior pero también con la sensación de que podría haber aprovechado mejor la oportunidad de ir a un buen outlet como el Sawgrass Mills y de pasear un poco más por los alrededores.
Entonces con mucha ilusión me hice una lista de lo que me iba a comprar en el outlet así no perdía tiempo decidiendo y no marearme con la gran variedad de ofertas que hay.
Cuando faltaban pocos días para partir, Ale me comenta que se contactó con un amigo que no veía de hacía años y casualidad, este chico ahora estaba viviendo en Miami con su familia y cuando se enteró de que íbamos para allí, muy amablemente nos ofreció quedarnos con ellos.
Aceptamos de buen grado y así nos alojamos en lo de Nuri con su esposa Virginia y su hijita Wanda de 7 años, con quien nos hicimos amigas inmediatamente.
Claro, visitar y alojarte en casa de amigos supone pasar tiempo con ellos por lo que las visitas y paseos entonces se acortaron y se limitaron y sin proponérmelo, fui a Sawgrass Mills una sola vez y por pocas horas. De todas formas, pude comprarme algo de la lista y estoy contentísima de haber conocido a esta linda familia!

Paseando con Wanda. Acá estamos almorzando en el Cheesecake Factory de Sawgrass Mills.
Otro día fuimos a Bal Harbour.

Que no me pareció gran cosa. Es pequeño pero todas las marcas son premium.

El estacionamiento del shopping!

Lo que yo no sabía era que Tita Baratita iba a encontrar a su equivalente masculino, Tito Baratito: Nuri se conoce no sólo los outlets sino los negocios gigantes donde se vende ropa más barata que en los outlets, esas especies de supermercados de ropa que vos los ves desde afuera y lo pensás pero una vez que estás adentro, te desatás!
Este es uno de ellos.
En ese negocio me compré dos vestidos Calvin Klein tipo sastre a $39.90 cada uno que me quedan como si hubieran sido hechos especialmente para mí. También me compré una camisa y un pantalón y una bikini (que ni usé!) y no me compré más porque fuimos tarde y el lugar estaba cerrando.

Los otros a los que podés concurrir son Ross, Marshalls y, por supuesto, T.J. Maxx, que en Londres se lo conoce como T. K. Maxx.

Gracias a Nuri también conocimos otro Miami, el Miami pueblo, un Miami donde hay mucha latinidad y donde se respira mucha alegría, baile y diversión.
Fuimos a conocer el restaurant donde trabaja Virginia, la esposa de Nuri.
Allí te sirven este pescado gigante que se lo conoce como pargo o red snapper al que fríen por 45 minutos y tiene tanta carne como un pollo, por eso sirven uno por mesa y la gente lo va cortando en pedacitos y se los sirven en sus platos.
Lo pruebo en mi próxima visita!
Había gente bailando en la vereda del restaurant que daba a la playa.
Wanda y yo también nos enganchamos a pasarla bien!
También descubrí nuevos sabores. En nuestra primer mañana fuimos a desayunar a un pequeño restaurant cubano donde probé el café con leche más delicioso de mi vida, lo juro, y no estoy exagerando!
Y esto también es café cubano, se llama “colada” y se toma en vasitos minúsculos. Chin chin!
Como se acercaba el día de nuestro aniversario de casados decidimos pasar un par de días en un bonito lugar llamado Naples. Nos alojamos en un resort y descansamos y paseamos un poco.

El resort era típico americano como podrás ver, ese estilo prolijo, recortado, ordenado, demasiado para mi gusto, o sea, nada clásico. Pero estuvimos muy cómodos y la pasamos bien.

Lindo igual.

La estadía fue en un departamento con todas las comodidades y donde teníamos un balcón espacioso.

Desde el cual teníamos esta vista.

Y ya que estábamos por allí, visitamos Marco Island, pero hacía tanto calor! El sol estaba fortísimo así que paseamos en el auto mirando alrededor.

Luego decidimos ir a almorzar y tuvimos una linda experiencia: desde la ventana que daba a un muelle vimos nadar ahí nomás a dos delfines. Fue hermoso!

Vista desde el muelle.

Volvimos renovados y descansados a armar los bolsos. Y nos fuimos al aeropuerto. Y Ale y yo nos despedimos, cada uno emprendiendo su camino por separado. Por ahora. Ampliaremos…

Philadelphia Día 3

Al haber estado dando tantas vueltas y paseando y metiéndonos por infinidades de callecitas, nos llamó la atención la gran cantidad de murales que encontrábamos. Investigamos un poco más y descubrimos que es una característica de esta ciudad. 
Pero a la vez me pregunto, de qué ciudad NO es característico encontrar murales? Parece ser una moda y a mi ojo es agradable!
Se podía tomar un tour guíado que te salía $30 lo cual me parecía una barbaridad para cada uno para ver algo público. Así que empecé a googlear…
Descubrimos un website buenísimo desde donde no sólo te podés bajar el mapa para seguir la ruta de los murales sino que también te podés bajar los mp3 con la explicación de cada uno! 
Clickeando acá encontrás el mapa que imprimimos y seguimos y de acá te bajás los podcasts.
Y acá encontré otra guía pero no tiene audio, sólo los nombres de los murales sin explicaciones, si te interesa, clickeá acá.
Estuvo genial porque nos lo bajamos a nuestros sendos celulares y con mapa impreso en mano, recorrimos nuestro último día en Philadelphia!

Les muestro algunos murales.
Tree of Knowledge

Finding Home. Gigante!

Es graffiti con textura.

Philadelphia Muses.

Por este lugar encontramos el barrio gay.

Women of Progress.

 Theatre of Life. Con relieve.

Pero como pasó anteriormente, a veces te cruzás con cosas increíbles que no están previstas en tu itinerario.
Me llamó la atención esto:

 Unos espejitos y pedacitos de azulejos y piedras pegados sobre la pared de una casa. 

Y pensé qué curioso y que era éso nomás!

Pero no! Decidí seguir caminando y doblando por Alder Street me quedé sin aliento!
 
No podía creer lo que veía!

Todas las casas y edificios de esa calle, decorados de esa manera! Muy original, por cierto.
Y a la vuelta encontré el Philadelphia Magic Garden.

Philadelphia Magic Garden.

Es una casa que se puede visitar previo pago de una entrada y tiene la decoración más loca que te puedas imaginar, si hacés click en la foto de arriba te vas a dar cuenta!

Pero TAMBIÉN POR CASUALIDAD, habíamos visto que muy cerca de ahí había otro mural que no estaba en el itinerario.
Este mural marca el lugar donde nació Larry Fine.
Se encuentra en esta zona, sobre South Street, pareciera ser un barrio medio pesado, medio desprolijo, medio hipster.

 Pero a Ale lo dejó encantado!

Fue el sector de Philadelphia que más le gustó.
A mí me gustaron más las callecitas y casas clásicas que seguíamos encontrando.

Oh!

Ah, menos mal! 😀

Ya se estaba haciendo hora de volver a buscar los bolsos para irnos a nuestro próximo destino así que tan rápido como  pudimos nos fuimos al mercado a comer algo que, le dijeron a Ale, no se podía perder.

Fuimos al Reading Terminal Market.

Fuimos al puesto donde le recomendaron, Dinic’s.

Ale pidió un sandwich de lechón y yo también pero con verduras y el corte que yo pedí era más jugoso y sabroso que el de Ale.

Roast Pork para Ale e Italian Style Pulled Pork para mí.
Y nos volvimos al hotel y salimos para el aeropuerto para nuestro próximo y último destino!
Chau Philly! Me encantó volver a verte!
Alguien quedó con hambre? Quieren postre?

 

Philadelphia Día 2

Esculturas por todos lados!

Nos encanta Philadelphia y nuestro segundo día empezó tranquilo con reunión familiar (una prima de Ale vive aquí y nos invitó a almorzar) y después de pasear un poco en auto (menos mal! Se largó a llover con todo!) nos despedimos y como justo salió el sol, decidimos seguir paseando pero esta vez a pata.
Cerca del hotel donde nos alojábamos estaba esta escultura que me parecía haber visto en algún otro lado y buscando en Wikipedia, me entero que hay 4 iguales y una de ellas está en Chicago. Ahhh, con razón!!
 “Allow Me”, por Jon Seward Johnson II.

Nos dirigimos luego al hermoso edificio de la municipalidad, el City Hall.

 Con la estatua de William Penn arriba de todo.

Ahí nomás está esta escultura al broche, muy graciosa, no?

Clothespin por Claes Oldenburg.

 Esto es un hermoso templo masónico.

Cruzamos a la Thomas Paine Plaza donde hay muchas esculturas gigantes.

 Monumento a Benjamin Franklin.

 Juegos de mesa. O de piso, je.

 Estatua de Frank Rizzo un intendente de Philadelphia.

 No me esclavizarás!

 Una igual pero más grande hay en Londres!

Y así llegamos a la Benjamin Franklin Parkway, una avenida transversal, un boulevard que fue diseñado de tal forma para emular a Champs-Élysées.

 Aquí comienza y al final se ve el Philadelphia Museum of Art.

Todo alrededor ves esculturas, museos, parques y galerías. No sabés cuándo parar de sacar fotos porque no podés, sinceramente. Todo es precioso y el atardecer ayudó a disfrutar de la caminata aún más.
Arriba de un poste muy alto hay unas mini esculturas alegóricas a todos los “firsts” (primeros) que Philadelphia demuestra con orgullo:
 Philadelphia Firsts por George Greenamyer.

Esto es lo que está representado:

– Primer zoo de EEUU.

– Primer museo y Escuela de Arte.

– Primer compañía voluntaria de bomberos.

– Primer Jardín Botánico.

– Primer barco a vapor.

– Primera afroamericana que se recibió de médica.

– Primera bandera americana.

Hay muchas banderas de muchos países colgadas a lo largo de este boulevard.

 Siempre es lindo encontrarla cuando estás en otro país!

 Cathedral Basilica of St Peter & St Paul.

Cuánto calor!

 Estaba súper tentada por prenderme con los niños!!!

 Sister Cities Park.

 Hermosa y gigante fuente en Logan Square.

 Monumento a Shakespare frente a la Biblioteca Pública.

 The Franklin Institute.

Y así estaríamos hasta mañana mirando monumentos y museos y no subí unos cuantos pero creí importante mostrarte este parque con la estatua de Washington.

 Eakins Oval.

Atrás se encuentra el Philadelphia Museum of Art.

 Más conocido como “Rocky Steps”.

Sí! Estas escaleras son las famosas escaleras que sube Rocky, bah, Sylvester Stallone en no sé cuál película de Rocky que no vi nunca!

 Pero antes de subir, a un costado, tenés la estatua.

 Arriba de todo en las escaleras, tenés el lugar exacto donde Rocky festejaba.

Y desde donde uno también puede festejar teniendo una hermosa vista de Philadelphia!

 Mucha gente hace gym allí y ves mucha gente subiendo y bajando las escaleras corriendo.

Beautiful Philly!

Philadelphia Día 1

Las paradas de colectivo. Todas distintas, todas con vitraux.

Además de ser un rico queso untable, Philadelphia es una bonita ciudad con mucha historia, con muchos “primeros”: Aquí se declaró la independencia americana, aquí estuvo la primera Casa de Gobierno, aquí estuvo la primera Corte Surprema, aquí también estuvo el primer Congreso… 

Philadelphia tiene mucho para contar y por suerte está todo a la vista, para que vos la puedas recorrer a tu ritmo, con un mapa y escuchando podcasts que te podés bajar de la web a tu teléfono o siguiendo a un guía o simplemente parándote en cualquier cuadra para leer los muchos carteles y señalizaciones que te cuentan qué pasó hace muchos años en ese lugar.
Pero lo más bonito, a mi entender si venís con niños o tenés alma de niño, es que en la parte más antigua e histórica hay unos paneles (10 en total en toda la ciudad) que dicen Once Upon A Time (Había Una Vez) y ahí siempre hay una persona sentada que te saluda amablemente, te invita a sentarte a su lado y te cuenta historias de ese lugar y te explica por qué es importante.
No es, acaso, encantador?
Recorrimos nuestra primer parte del primer día con un a guía con la cual visitamos varios sitios históricos por afuera. Si uno quisiera verlos por adentro, tiene que hacerlo luego. Como esta no es mi primera vez en esta ciudad, no lo hice pero recomiendo hacerlo.
Nos encontramos en la esquina de Chestnut y S 6th Street y ahí mismo había una especie de Hall of Fame pero de próceres que idearon y dieron forma a la decisión de independizarse, a organizarse y a redactar la Constitución Americana.

Si mal no recuerdo, son 52 próceres.

La guía fue muy amena como la que tuvimos en Washington, sabía mucho de historia y contaba todo de una forma para nada aburrida.
Con ella recorrimos lo que vendría a ser el casco histórico y, como todo en América, nada es lo que parece, nada de lo que ves es lo que fue. Ya me entenderás!
Pasamos por la casa donde Thomas Jefferson escribió la Declaración de la Independencia.
No era su casa sino que en ese momento era una especie de pensión y el estilo de construcción es holandés, fácilmente reconocible por esos ladrillitos negros. La guía nos dijo que toda casa que veamos con esos ladrillitos son las casas de las más antiguas.
Bonita casa. Esta es original, sigue en pie desde tiempos coloniales.
Ahora sí vas a pasar a  ver lo que yo tan enigmática te decía más arriba.
Ves? Bueno acá antes hubo una casa.
Se trata de President’s House, lo que vendría a ser la Casa Blanca de hoy, pero en Philadelphia porque esta ciudad fue la capital de EEUU desde 1790 a 1800. Se descubrieron los cimientos hace poco, yo no la había visto la otra vez que vine así que fue toda una novedad. Hoy en día hay una exhibición permanente sobre esclavitud.
En ese predio que ves atrás, verás seguramente en cualquier época del año y del día cooooooola de gente esperando ver la famosa Liberty Bell.

(Realmente no sé si cuando yo vine allá por enero de 1997 esta no era una ciudad muy visitada o qué, pero no estaba ni el loro cuando yo fui. Entré sin hacer cola, la vi y me fui pero hoy en día no podía creer que hubiera TANTA gente!)

Te podés ir a un costado y sacarle una foto a través de un vidrio. Y ya.

Para evitar esto.

Lo que sucede es que es una campana que está rajada, solamente sonó dos veces y se toma como un símbolo de libertad. 

Enfrente está el hermoso y gigante Visitor Center, al cual te recomiendo ir para diferentes exhibiciones, para los baños y es ideal para los niños también porque suelen haber personas disfrazadas como antaño y enseñan muchas cosas desde manualidades hasta historias.

Visitor Center.

En la misma plaza donde está la campana podés ver una callecita donde hay unos edificios muy bonitos con mucha historia. No entramos pero sé que podés hacerlo y adentrarte más a lo que es la Historia Americana, si eso te interesa.

Independence Hall. Donde se declaró la Independencia.

Al ladito, Congress Hall, donde se estableció el primer Congreso.
Luego dimos la vuelta y fuimos a Independence Square, una linda plaza que cruzamos y desde donde vimos la hermosa biblioteca fundada por Benjamin Franklin.

Con su estatua sosteniendo el cetro (símbolo de la monarquía) dado vuelta.

Pasamos por el segundo Banco de EEUU, fundando en 1816.

Visitamos y pudimos entrar un ratito a la zona donde estaba Quaker’s Meeting House, donde por primera vez en 1790 cinco quáckeros se reunieron a orar. Es que Pennsylvania garantizó desde siempre libertad de cultos y los quáckeros que eran muy perseguidos en Inglaterra, se establecieron aquí y para finales de 1790 ya había 33 centros.
Y llegamos a Carpenter’s Hall donde se reunió el primer congreso continental, en 1774.
Por afuera.
Saliendo ya de este parque donde hay muchos edificios históricos, seguimos caminando por las calles de Philadelphia, que según Ale, tienen más vida que Washington. Puedo llegar a coincidir porque Washington es muy amplia, muy grande, muy limpia y pareciera que hubiera poca gente.
En Philadelphia por momentos sentís que estás en New York bien adentro, en los barrios. 
También hay edificios altos pero más bonitos.
Pero de todas formas, me sigue gustando más Washington!

Acá viene otro ejemplo de nada es lo que ves. Esta vez no pudimos entrar por estar en refacciones pero si estuviera abierto, podrías ver lo que vendría a ser la casa de Benjamin Franklin. Que es, no sé si se puede ver bien, el contorno de la casa.

La camioneta no es un contorno pero tampoco es la camioneta de Benjamin Franklin!!!

Benjamin Franklin es un héroe para esta zona, un hombre tan inteligente y tan agudo que a los 42 años se jubiló tras haber hecho fortuna habiendo provenido de una familia muy pobre y que nunca lo apoyó ni siquiera académicamente. Todo lo que él sabía era por propio mérito.
La casa de Benjamin se encuentra detrás de una fila de negocios que le pertenecieron y hoy en día algunos siguen funcionando, como el correo y la imprenta.
Todos los negocios de Franklin sobre Market Street.
En la imprenta más que nada imprimen versiones gigantes del Preámbulo (sobre el cual se basó el argentino: comparen los textos) y los podés comprar si querés, después de escuchar la exposición didáctica y muy Simpson-style que nos dio el ranger que estaba en esos momentos.
El ranger explicando y demostrando.
Luego vimos por afuera la iglesia Christ Church fue fundada en 1695 por la iglesia de Inglaterra, o sea, que en un principio fue anglicana pero luego de la revolución, los mismos americanos decidieron adaptar el libro de plegarias anglicano a la forma americana por lo que esta iglesia fue la primera iglesia episcopal americana, muy parecida a la anglicana sólo que no reconoce al monarca como cabeza de la iglesia.
Christ Church. Entren porque es preciosa, asientos blancos y almohadones rojos.

Hermoso Elfreth’s Alley! 

Es la calle residencial más antigua y donde todavía vive gente!

Ejemplo de linda casita.

Arriba las ventanas tienen un espejo para ver quién llama. Todavía se usa!

Allí nomás está la casa de Betsy Ross, la señora que bordó y cosió la primera bandera americana, hoy en día muchos la consideran una leyenda, otros no, ni siquiera se está seguro si esta fue su casa.

Será o no será?

El patio. Entren a gastar!

El cementerio está ahí nomás. Estas son las tumbas de Benjamin Franklin y su esposa.

Y aquí terminamos el tour. Qué nos queda hacer? Pues almorzar!

 
Fuimos para Campo’s, según dicen, donde se prepara el mejor Philly steak o cheeseteak.

El Philly steak es un sandwich de carne cortada y salteada a la que se le agrega queso.

Ale lo pidió y venía con hongos y cebolla.
Yo pedí otro sandwich típico: el hoagie. Con diferentes fiambres y vegetales.

Te gustó mi blog? Podés compartirlo clickeando: