Trabajo

Estable Inestabilidad

 “Never burn bridges. Today’s junior prick, tomorrow’s senior partner!”
Como siempre termino concluyendo, mi vida laboral siempre fue predecible y cuando vivís de esa forma, en tu imaginación no entra otra forma de trabajar y eso trae aparejado de que tu vida misma gire en torno a lo que hacés (aunque mucho no nos guste) y también que se te haga predecible. 
En mi caso nunca fue motivo de aburrimiento ni de complejo ni de queja: me gustaba tanto mi trabajo y como trabajaba de forma independiente, todo era placer, hasta las responsabilidades y obligaciones porque todo tenía que ver con la enseñanza.
Así que dejar todo y venir aquí y buscar mi lugar laboral ha sido todo un desafío. No porque no encontrara trabajo porque trabajo hay. Si no, y ahora me doy cuenta, que el estar cambiando de trabajo y probando cosas nuevas era un síntoma de… quién sabe qué. 
De búsqueda de identidad? De erradicada? De expatriada? De qué?
A Londres vinimos por una oferta laboral que tuvo Ale, no porque somos dos aventureros locos que se nos pintó venir a probar suerte. En Buenos Aires ambos teníamos trabajo y estábamos bien organizados.
Pero él llegó con trabajo. Yo no. Y acá me dí el gusto de probar, de entretenerme con otras cosas, con otro tipo de tareas, de cursos y de trabajos.
Y creo que ahora llegó el momento, me parece a mí, de buscar cierta estabilidad laboral. Trabajé toda mi vida y haberme tomado bastante tiempo para no hacer nada terminó carcomiéndome el ocio. Se disfruta, sí, pero cuando no tiene un propósito, te termina quemando el ánimo.
Como este año tenemos unos cuantos viajes planeados, no daba que me pusiera a buscar trabajo permanente y Ale me sugirió que buscara trabajos de corto plazo. Yo lo miraba raro, qué es eso de trabajar unas semanas acá, otro par allá…
Pero bueno, qué iba a perder, así que vi un anuncio en una agencia, mandé mi CV, me llamaron al otro día y al siguiente comencé! Me encanta!
Estoy haciendo trabajo de lo que me digan, sobre todo si es administrativo o de telemarketer en unas oficinas muy monas y por ahora la estabilidad dura semanas pero es totalmente flexible porque como trabajo de forma temporaria, respetan los días que tenga off o que me tenga que ausentar por el motivo que fuera. (Yo avisé que tenía hasta noviembre unos viajecitos programados y acá todo bien, no te miran mal por eso!) 
Entonces los de la agencia, sabiendo de los días o semanas que estaré ausente, programan los trabajos para darme y así puede pasar que puedan llamarme a las 7am para ir a reemplazar a alguien que se enfermó o que vaya 3 semanas a trabajar sobre un proyecto determinado que acaba de empezar (que es lo que estoy haciendo en estos momentos).
Sinceramente, la estoy pasando bien! Además de ir adquiriendo experiencia en muchos aspectos, conozco gente nueva, voy al centro, hablo, trabajo… En fin, la vida misma!
Y hoy que es viernes, desde la mañana que estoy empatizando con todos aquellos que leo en Twitter o en redes sociales cuando festejan la llegada de este día!
Ahora sí los entiendo!
Feliz viernes para todos!

LinkedIn: De Acá No Salís

Yo sé inglés, soy profesora nacional, vivo en Londres pero no puedo evitar pronunciar LinkedIn como linquedín. Y lo odio, lo odio, lo odio.
Lo odio porque no lo entiendo, porque lleva tiempo, porque me molesta y porque no quiero poner datos (aunque sean laborales) on line!!!
Hace mil años me abrí un perfil no sé para qué ni por qué ni por quién. Estoy segura que alguien me lo sugirió porque a mí jamás se me hubiese ocurrido hacerlo.
En ese momento subí un par de datos y pensé que todo estaba privado. Y después me olvidé. AÑOS que me olvidé que tenía perfil en LinkedIn.
Lo que me molestaba mucho era que me siguieran llegando mails de gente que hacía algo u otra gente que puso una foto nueva o este otro que terminó un curso o dejó de trabajar no sé dónde y a mí qué me interesa!
Sin embargo, hace unos meses, empecé a ver que mucha gente que conozco lo está usando más, que es muy popular y entonces decidí borrar el que tenía antes y subir uno nuevo, desde cero a ver qué onda.
Qué onda? No sé cómo el perfil nuevo tenía como contactos los anteriores y decidí cambiar los settings, no sé qué habré hecho pero todos esos contactos estaban ahí y había una opción de NO MANDAR mails a ninguno de ellos acerca de mi actividad, así sea que puse información nueva, subí otra foto, etc.
Seguí cambiando esto y aquello hasta que me aburrí, me fui a otra página y ya.
A los pocos minutos me empezaron a llegar mails de esos contactos como dándome la bienvenida o mandándome mensajes o haciéndome “endorsements” o contentos de que estaba en esta red y yo no entendía nada!!!
Al otro día coincidió que fui a un evento y muchas personas que me cruzaba me decían “Me llegó tu invitación de LinkedIn” “Pero yo no mandé nada!” me disculpaba yo. 
Te juro, volví a entrar y quise cambiar los settings otra vez y es todo tan engorroso y lo encuentro tan inútil, que dejé todo como estaba, no sea cosa que si tocaba algo OTRA VEZ  se volvían a mandar mails sin mi control.
Cada tanto me llega un endorsement (gracias!) pero yo… no sé, los dejo (aunque una vez borré uno pensando que no sé, qué se yo –  a pesar de que sé lo que significa endorsement!!!)
A veces entro cuando me llega un mail de alguien que firma con su perfil de ahí y entro y lo cierro enseguida, me parece un espanto poner tu carrera e historia profesional tan al aire! 
Y te lo dice alguien que tiene un blog con nombre y apellido y se lo pasa contando cosas de su vida!
Lo que sucede es que está todo muy a la vista, no sé, no me causa gracia, no sé cómo explicarlo, me incomoda mostrar esos datos, increíble pero cierto.
De todas formas, sé que si supiera usarlo bien, por ahí me relajaría más. Por lo pronto ni tengo ganas de aprenderlo porque me parece estar perdiendo el tiempo. Lo raro es que mi perfil ha sido visto por personas que no conozco y quisiera decirles “no se guíen por eso, puse poquito para probar!” pero creo que cuando me ponga a buscar trabajo en serio, es muy posible que antes pierda mucho tiempo con el linquedín.
Porque para mí es perder el tiempo.
No sé vos. Qué tal lo llevás?