Sergio

He

Yo lo presento a algún amigo o amiga o conocido y digo:

– Este es Sergio, mi primo

Y a lo largo de tantos años, todos han tenido la misma reacción:

– Ah, Sergio! Al fin te conozco!

– Sergio! Tu famoso primo Sergio!

– Uh, me han hablado mucho de vos, Sergio!

Se ve que de mi primo hablo todo el tiempo!

Con él y su hermana Paula, mi hermana menor y yo crecimos juntos aunque yo jugaba siempre con Paula (por tener la misma edad) y Sergio con mi hermana (por ser ambos también de la misma edad y que a mi hermana le gustara trepar árboles y andar en bici).

Pero el hecho de que mi hermana falleciera y que Paula se casara, hizo que Sergio y yo nos reencontráramos compinches y compañeros de grandes y podría afirmar que entre los dos casi que no hay secretos. Y si los hubiera, en dos horas de charla franca desaparecen!

Sergio es estética pura y lo sabe y lo aplica a su ser: Tiene una tendencia natural a estar siempre bien vestido, prolijo y elegante (toooodo al mismo tiempo) desde que nació. Desde chico supo cómo elegir su vestuario, cómo combinar su ropa y te puedo asegurar, si vieras sus piyamas, batas y pantuflas, te darías cuenta de que hasta para dormir es un dandy!

Sabe decorar o re-arreglar muebles para crear espacio: Siempre decoró su cuarto y luego su casa con lo que comprara, tuviera o encontrara y uno siempre reacciona igual: “Guauuuuuuu”.

Es bueno, es chinche, es indomable, es volátil, es leal, es impaciente, es sarcástico, es directo, no tiene pelos en la lengua y cuanto más te quiere más crudo es con sus consejos o comentarios.

Es cariñoso a su manera y no le gusta que le anden detrás con besos y abrazos. Tiene muy buen paladar y cada vez que cocino espero su veredicto.

El es como es y yo soy como soy, agua y aceite en muchos aspectos pero los dos sentimos y sabemos que nos une algo que va más allá de nuestra comprensión y de nuestros caracteres, que hace que nos respetemos mutuamente y que nos tengamos un cariño incondicional: es ese muy fuerte saber que somos familia.

Feliz cumpleaños, Sergio.

Ale Alicia Barcelona

Barcelona! Suenan las campanas.
Barcelona! Abre tus puertas al mundo.
If God is willing – Friends until the end…
Viva Barcelona!
(Barcelona – Freddie Mercury & Montserrat Caballé)

Adoro Barcelona! Me encanta, me sentí muy a gusto a pesar de haber fumado pasivamente a tal punto de que todavía tengo la garganta irritada y toso por las noches! No hay bares ni restaurantes donde no se fume y si los hay, están casi desérticos y son generalmente lugares de comida rápida.

De todas formas, no sé describirlo, pero caminar por sus calles me pone de muy buen humor, me siento parte, me gusta!

Yo siento que la gente tiene otra actitud, más relajada que en otros lugares de España, más abiertos, más cosmopolita… Vengan a Barcelona!

Esta vez pudimos pasearla bastante a pesar de la lluvia. Me quedaron sitios por visitar pero será la próxima vez porque pienso retornar!

Pasamos el 25 de diciembre en la casa de Aitor, amigo de mi primo, y su familia tan cálida.

Con Sergio y Aitor.

Conocí a los sobrinos de Aitor, unos divinos, Albert y Marc. A Albert, el mayor, le causaba gracia mi pronunciación y largó una animada carcajada cuando me escuchó decir “No sé jugar al yo-yo” (pronunciado sho sho).

Con Albert y Marc.

Y también conocí a la mamá de Aitor, a la hermana de él, Elisa, que es la mamá de los chicos y su marido.

La familia de Aitor: la hermana, la mamá y el cuñado.

Comimos un tradicional almuerzo de Navidad, una entrada o picada de frutos de mar, tortilla y fiambres. Y de primer plato sopa. Y de segundo plato canelones (sí, canelones!), algo que se acostumbra a servir desde siempre, ya que generalmente se rellenan con la mezcla de las diferentes carnes que sobran de la cena anterior.

Ya que estamos en el tema comida, les cuento que comí tapas hasta que me salieron por las orejas! Todo el tiempo que pude y a todo lugar que iba, pues que vengan las tapas! Hasta el día de mi cumpleaños: fuimos a cenar a un restaurant monono y Ale pidió cena pero yo, tapas! Me levantaba a cada rato para buscarlas. Sergio y Aitor también se prendieron a comer lo mismo pero porque no tenían mucho hambre. Y qué bien la pasamos, joder!

Yum! Yum!

Caminamos por el Paseo de Gloria, una avenida donde se encuentran muchos edificios de estilo modernista. El que sepa arquitectura lo disfrutará más que yo. A mí me encantaron!

No sé si todos los que muestro a continuación son de ese estilo, pero a mí me parecieron hermosos!

Detalle.


Sucursal de El Corte Inglés iluminada.

Una mención aparte merece el Palacio de la Música Catalana, no se imaginan lo divino que es por fuera pero mucho más lo es por dentro. Lamentablemente no conseguimos entradas para el día que fuimos y no nos animamos a comprar para el día siguiente porque no sabíamos de nuestros planes. Para la próxima.

El Palau. Esta foto no hace honor a la belleza del edificio.

Y los de Gaudí:

Casa Milà o La Pedrera. Es un edificio donde vive gente.

Casa Batlló.

Lamentablemente no pudimos sacarle fotos a la casa de al lado, la Casa Amatller, porque estaba en refacciones. Me perdí de ver a los animalitos de la decoración haciendo chocolates.

Paseamos por el Barrio Gótico de noche, algunos rincones un poquito que dan miedo…

La Catedral Santa María del Mar.

Lindo edificio!

Y anduvimos en subte y tram. Miren qué lindo y qué moderno:

Acá con Sergio. Atrás se ve el conductor.

Ale mostrando cómo se valida el ticket. Se mete por esa ranura y sale despedido con la fecha puesta del día que lo validás.

Y si no quieres viajar así, tienes el bicing, el medio por el cual se pueden alquilar bicis por media hora. Tenés que tener una tarjeta que se carga con dinero, eso te posibilita sacar una bici y dirigirte donde quieras dentro de los treinta minutos y después la dejás en otro lugar donde hayan más de estas bicis.

Las bicis del bicing.

Lloret y Tossa de Mar

Lloret de Mar

Al otro día, Ale roncaba con mucho placer y ya era el mediodía. Sentí muchísimo despertarlo (había llegado tipo 5 de la mañana) pero no podíamos perdernos el último día. Mucho, igual, no prometía porque estaba medio nublado, pero igual lo hice.

El día fue muy tranquilo y estábamos solos porque Sergio se había ido a trabajar y Horacio estaba en su negocio.

Así que solitos los dos nos dirigimos a la playa, y buscando donde comer algo y ver qué hacíamos.

Fuimos a un bar sobre la playa y como no estábamos antojados de un almuerzo (todavía), nos decidimos por algo “light”, como por ejemplo, patatas bravas y choricillos.

Se me antojó un simple tecito con leche y a Ale una coca light, por supuesto.

Llamamos al mozo y no bien abrí la boca para pedir, me dijo en inglés que él no hablaba español!!! Ok, pedimos en inglés y cuando se fue empecé a sentir cierta disconformidad y mucha incomodidad.

Tendría que haberme ido! Cómo puede ser que me atienda en inglés alguien que trabaja en España! Y que me exija lo mismo! Es como si yo trabajara de camarera en Londres y le pidiera a los locales “Ah, no, mire, yo soy argentina, me habla en español”. No duro dos minutos!

Más tarde contándoselo a los chicos, me dijeron que sí, da mucha bronca y Horacio es de los que pide (con unos modos muy educados pero muy firmes) que alguien que hable español lo atienda o si no, se va.

Bueno, el caso es que el mozo nos trajo lo que pedimos y tan de arriba no se la iba a llevar, le pedimos que nos saque una foto.

Las patatas bravas estaban como su nombre lo indica, Ale casi se pela la lengua de lo caliente que estaban! Son papas cortadas en cuadraditos, fritas y servidos con una salsa de tomate y tabasco, para nada picantes y los choricillos estaban bien.

Cuando nos fuimos, caminar por la arena fue un suplicio! No es finita, es como si uno pisara confites, pero raspaba!

Habíamos visto que muchas lanchas o ferrys salían de la playa a dar paseos.

Elegimos uno que nos llevaba hasta otra playa y por lo que vimos en la foto, nos gustó el pueblito donde estaba ubicado.

Fue así que llegamos a Tossa de Mar.

Tossa de Mar

El viaje en el barco fue muy bonito por la vista que se tenía de la Costa Brava.

La playa de Tossa es muy familiar, y el pueblo tiene una torre en lo alto, cañones, y las casas y las calles de piedra color piel son preciosas! Me hizo acordar al Cerro de Montevideo en Uruguay pero con la edificación de Colonia.

Ese lugar se llama Muralla de la Villa Vella y data del siglo XIII.

Fue un encanto caminar por allí. No contábamos con mucho tiempo porque habíamos almorzado antes (en un restaurante de argentinos y/ o uruguayos – no lo sabíamos), yo unos calamares a la plancha (riquísimooooooo!) y Ale arroz negro (por la tinta del calamar) con mariscos, una paella, bah.

Al volver, fuimos a ver a Horacio a su negocio y luego nos dirigimos al depto a empacar y luego nos vino a buscar Horacio. Con Sergio nos encontramos camino al aeropuerto y los 4 llegamos hasta allí, nos despedimos y aquí estamos.

Conclusiones

La pasamos muy bien, nos sentimos muy mimados por Sergio y Horacio, nos trataron de maravillas los dos, nos cuidaron, nos hicieron sentir muy cómodos!

Me quedaron muchas ganas de volver, Barcelona me encantó porque me pareció una ciudad muy alegre, muy moderna y muy relajada. La gente se mueve de otra forma, me encantó.
Se ve que extraño cierta “latinidad”!

Todas las fotos aquí.

Barcelona

El viernes pasado fuimos a pasar un fin de semana en Catalunya. No de snobs sino por dos razones: Alejandro se enteró de que su amiga Carina Alfie tocaba en Barcelona y quería ir a verla y yo porque a 90 km, en Lloret de Mar, vive mi primo Sergio que hace mucho que no veo y al cual extraño.

Como sólo disponíamos de dos días, no me quise matar paseando ya que la prioridad era pasarla bien y tranquila y que esperemos que en algún otro momento volvamos con más tiempo, para conocer mejor la ciudad.
La llegada
Sergio y Horacio (a quien conocí cuando estuvieron en Londres) nos estaban esperando en el aeropuerto. Después de un largo abrazo con mi primo, me recibió Horacio con otro y con un ramo de flores! Me sentí una celebrity!
Luego nos llevaron en auto hasta Lloret de Mar, a media hora del aeropuerto. Cenamos y fuimos al depto de Sergio mientras que Horacio se fue al suyo.
Sergio vive en SU depto, muy lindo, muy cómodo y lo vi muy contento con su lugar.
Al otro día fuimos a Barcelona.
Barcelona
Nos pasó a buscar Horacio, y por la autopista, llegamos a Barcelona. Yo lo único que tenía en claro que quería ver era algo de Gaudí y que fluya lo demás.
Entonces fuimos a ver la catedral Sagrada Familia, la cual me dio la impresión de que se estuviera derritiendo. Todavía está en construcción, no se terminó y eso que Gaudí la empezó hace… qué se yo cuánto, pero Gaudí hace rato que está muerto!
La Sagrada Familia
Es ENORME, alta, y digamos que no me voló la cabeza pero estuvo bien. No fuimos adentro, había mucha gente por todos lados y queríamos aprovechar que el día estaba lindo y pasear por la ciudad en vez de estar mucho tiempo en una iglesia.
Detalle
Por suerte contábamos con Sergio y Horacio que conocen muy bien la ciudad. Y además, Horacio alguna vez se desempeñó como guía turístico, así que luego de ver la Sagrada Familia, fuimos a pasear por La Rambla. Me la imaginaba como la de Mar del Plata, pero no, en realidad es un boulevard muy bonito y ostenta, creo yo, la “colección” de estatuas vivientes más original!
No se puede creer la creatividad que tienen, casi están una tras de otra y ahora me arrepiento de no haberles sacado más fotos. Hay que agudizar el ingenio con tanta competencia, así que hay muchos que montan como un pequeño espectáculo: había un tacho de basura gigante y si uno ponía una moneda, se abría la puerta y salía una especie de monstruito, todo negro, con harapos, a correr gente.
Cómo puede ser que hayas elegido esa estatua, Ale!
Después visitamos el Mercat, o mercado de abastos y de allí a tapear!

Frutas en el mercat. Miren por favor el tamaño de esos higos!

La comida

Mi blog no es blog si no escribo sobre comida. En un momento Sergio me dijo “Ay, pero la verdad, yo no te conocía así! Estás hablando o pensando en comida a cada rato!!!” “Sergio querido,” le contesté ” yo vivo en Londres, no accedo a esta calidad todo el tiempo!”.
Nunca había comido tapas y Horacio nos llevó a lo que él considera el mejor lugar en Barcelona, porque se come como es típico: Uno se acerca a una barra donde hay muchas tapas sobre platos, te dan uno vacío mientras pedís qué tomás, y luego tú te sirves la tapa que te apetece y dejas los palillos sobre el plato. Luego cuando te marchas, pues el mozo cuenta cuántos palillos has dejao y te cobra ese dinero! Joder, así de simple!

De tapas con Horacio.
Es costumbre que la gente coma un par de tapas al mediodía antes de almorzar (tipo 2 o 3 de la tarde) como para engañar el estómago, pero Ale y yo principalmente, le mentimos muy bien porque probamos un montón. Y todo estaba riquísimo!

De ahí seguimos paseando, fuimos al barrio Gótico, visitamos la plaza donde está el ayuntamiento y la casa de gobierno, luego a la plaza Reial, muy, muy linda por cierto y luego a almorzar!

En el Barrio Gótico con mi querido Sergio.

Bueno, suena como que pasó sólo media hora, pero no, almorzamos cerca de las 4 de la tarde! Fuimos a un monono restaurant y saben qué probé esta vez? Buey! Delicioso! Y de postre un carpaccio de ananá con caramelo y crema que ni les cuento!
Después de almorzar

Horacio fue a comprar algo y Sergio, Ale y yo fuimos al museo del chocolate. Estuvo bueno, muy didáctico y tenía muchas esculturas hechas con chocolate. A mí lo que más me gustó fue ver las máquinas antiguas usadas para el procesamiento del chocolate. Lástima que toda explicación estaba en catalá. Grrrrrrrrrrrrr.

El Arc de Trionf, camino al Museo del Chocolate.

Pluma Gay
Ale se tenía que encontrar con un amigo para ir juntos al recital y al ratito de encontrarlo nos dimos cuenta de que algo estaba sucediendo y vimos qué era: La Marcha del Orgullo Gay!

Así que allí fuimos, había mucha gente, los que desfilaban muy producidos y después de la bandera gay se divisaron banderas de Argentina (mayormente travestis), Brasil, Venezuela, Colombia.

Ale y su amigo y la bandera de Argentina detrás.

Bailaban música disco o murga, la verdad, muy entretenido.
Y para terminar…
Ya el día se había hecho largo. Ale partió con su amigo a buscar a Carina y Sergio, Horacio y yo nos volvimos a Lloret de Mar en tren.

Qué hermoso viaje! Además de venir charlando hasta por los codos con Horacio (Sergio estaba muy cansado, al otro día tenía que trabajar y prefirió sentarse y descansar), la vista que se tenía desde la ventana era preciosa: el tren corre paralelo al mar. En muchas paradas las puertas se abren literalmente al mar, hay una veredita angosta, y luego arena y mar. Fue muy placentero el viaje de vuelta a pesar del cansancio.

Para Sergio


Mi primo Sergio y yo ADORAMOS Simply Red. Y creo que incluso es un vínculo que nos une más y nos pone nostalgiosos.

No te pasa, Sergio, que cuando escuchás sus canciones, vos te acordás de mí? Porque yo cada vez que pongo “Simply Red Live in Cuba” me acuerdo de vos y de esos días de invierno en Londres, cuando sentados en la alfombra, tomábamos nuestros tecitos frutales y nos pasábamos leyendo revistas en piyamas.

El jueves, después de trabajar (ah, si! conseguí trabajo nuevo, en otro post lo comento) fui al teatro Royal Albert Hall a ver Simply Red.

Fui sola porque comprar entrada para dos en e-Bay era carísimo pero Ale encontró una sola a precio normal y me la compró. Chocho, una excusa para no ir y volver a escuchar esas canciones que lo tienen “re podrido”.

El recital estuvo bárbaro, por supuesto. Mick Hucknall podría haberse puesto una linda camisa en vez de salir con esa chomba descolorida, pero su voz sigue intacta. El tipo es grande en el escenario. Lo tenía tan cerquita! Estaba en la platea fila 11 al medio!

Cuando empezó el recital, llamé a Sergio a su celular pero atendió el contestador. Como mensaje le dejé parte de la canción que Hucknall estaba cantando en ese momento.

Por suerte Sergio me llamó pero justo cuando estaba terminando el recital, así que le hice escuchar buena parte del último tema y cuando la banda se despedía.

Estaba fascinado! Y lamentando encontrarse en España!

Sergio, de alguna manera logré que estuvieras ahí. Este post te lo dedico a vos.

Te gustó mi blog? Podés compartirlo clickeando: