Sergio

Feliz Año 2014!

Hola!

FELIZ AÑO NUEVO!

Ale, mi primo Sergio y yo lo pasamos en casa, cenando un poquito de aquello y lo otro, o sea, comida comprada (mini pies, mini empanadas chinas, mini tarteletas, etc) y de postre, cheesecake para Ale, lemon pie para Sergio y una manzana para mí!
Al dar las 12, salimos al balcón y a lo leeeeeejos se veían los fuegos artificiales, hacía mucho frío y llovía!
Que tengas un año fabuloso, que se te cumplan todos tus deseos y muchas gracias por estar ahí, leyendo, comentando, escribiendo!
Viste qué linda la foto del Big Ben que sacó Sergio?!?!?
Es que teníamos una ubicación privilegiada!!!!!
Felicidades!!
Cómo la pasaste vos? Brindaste? Comiste rico? Tomaste mucho? Poquito? Nada? Contame!

El Té De Los 44

El 27 fue mi cumpleaños pero no lo festejamos ese día. Era viernes, todos trabajaban así que no se podía ir a tomar el té a la tarde por lo que nos decidimos para el sábado 28 y estuvo bien lo mismo!
Hace menos de un mes que me dí cuenta de que no había hecho la reserva para Afternoon Tea y siempre elijo un lugar diferente para cada año. Eso sí, antes, consulto esta lista de lugares que cambia todos los años, obvio! 
Pero claro, fue difícil elegir porque al consultar, o bien los precios eran súper altos o ya estaba todo reservado para el 28. 
Por suerte el Sofitel London St James tenía lugar así que reservé para las 17.00.
Fuimos de la partida mi primos Florcita y Sergio. Ale, Cinthia y yo, los tres, fuimos juntos desde casa. Cinthia es una amiga argentina que ya estuvo en casa otras veces y esta es su tercera vez y su primera vez en probar el servicio de Afternoon Tea, así que estaba ansiosa por experimentarlo!
Nos acercaron a The Rose Lounge, el espacio donde se toma el té.
Elegimos el sillón de la izquierda.
Enseguida nos trajeron el menú de los tés y yo como siempre elijo el té negro, el básico. Siempre elijo ese porque a mi entender, es un sabor neutro que me permite degustar la comida mejor. El blend acá se llama St James Breakfast. Cinthia pidió Mediterranean Rose, con el cual quedó encantada por el sabor y el perfume, Sergio pidió Pondicherry Afternoon, Florcita pidió Bengal Chai y Ale, como todos los años, milkshake de vainilla! 
Hace unos cuatro años tuve el placer de tomar el té en el Sofitel de Buenos Aires. Fui con mi suegra y la pasamos súper bien mientras chusmeábamos de esto y aquello, por eso ver las teteritas de hierro fundido que nos trajeron a cada uno fue recordar esa tarde tan agradable que pasamos porque son tal cual las que se usan allí. Pero si mal no recuerdo, en el Sofitel Buenos Aires a esas teteritas las apoyaban sobre un bloquecito de madera. 
Acá, directamente sobre la mesa de vidrio!!
 
Y los finger sandwiches, mini scones con y sin frutas y mermelada, clotted cream y lemon curd.
Todo estuvo delicioso pero los scones fueron mis preferidos porque estaban híper bien horneados, suaves, casi que se deshacían y con la mermelada de frambuesas que tenía pedacitos de cáscara de naranjas (muy buena combinación!) más la crema… Creo que comí como tres!
 
A los scones los comí al estilo Devonshire!
Mientras comíamos y charlábamos y nos contábamos cosas, notamos que la vajilla no era muy… al estilo de todo lo demás.
Blanca e insulsa.
Tampoco entendía que la azucarera no tenía que ver con el resto de la vajilla. Supongo que quien diseñó o decidió que la mesa se decorara de este modo, sabía lo que hacía así que… bueno, estará bien pero a mí no me pareció que fuera para destacar.
También vimos que ahí nomás cerca de nosotros estaba este display de tortas varias.
Seguimos charlando y comiendo y a lo largo de la velada el mozo se acercaba para preguntarnos si estaba todo bien, si necesitábamos algo más, si queríamos más agua caliente para agregar a la tetera (porque cada tetera tenía las hebras adentro de un mini colador) y todos le pedimos que sí porque eso fue otra cosa que noté, el agua se enfriaba muy rápido! No entiendo cómo ni por qué si el ambiente estaba a temperatura agradable. Un misterio. Eso me tuvo bastante incómoda, al tercer sorbo el té ya estaba tibio casi frío y no hay cosa que odie más que tomar o comer algo a esa temperatura cuando debería estar caliente! 
Aunque ayudó al buen humor que hubiera una chica tocando el arpa.
Una vez que terminamos, el mozo sacó todo del lugar, Florcita estaba como remoloneando y se sorprendió que nos ofrecieran las tortas: “Cómo!?,” preguntó. “Hay más!?!?” 
Sííííííí!
Ay, la repostería, qué golosa soy, cómo me gusta, viviría a tarteletas, lemon pies, galletitas, budines, tortas…
Estaba todo TAN delicioso que me anoté  lo que nos trajeron:
– Tarteleta de chocolate semi amargo (Dark chocolate tart)
– Mini budín de zapallo con crema de castañas con una galletita de jengibre (Pumpkin cake with chestnut cream and gingerbread biscuit)
– Tarteleta de limón (Lemon meringue pie)
– Mini semifreddo de chocolate y jengibre (Ginger and chocolate mini bush)
– Tarteleta de crema de castañas y caramel salado (Chestnut cream and salted caramel tart)
– Charlotte de peras (Pear charlotte)
– Cheesecake de fruta de la pasión (Passion fruit cheesecake)
Mi favorito total y absoluto fue la crema de caramel con crema de castañas, qué cosa tan rica!! Pero probé de todo, menos el cheesecake y la tarteleta de chocolate. En realidad, todos probamos un poquito de cada cosa porque íbamos cortando pequeñas porciones y nos íbamos convidando.
Cuando faltaba poquito para terminar, decidí sacar unas fotos del lugar, estaba lleno de objetos y adornos singulares.
Muy lindo rincón.

Otros lindos rincones.

Y detalles.
Y le dijimos al mozo que no habíamos terminado todo y si por favor, nos podíamos llevar el resto a casa.
Qué cajas monas! Tienen el nombre del restaurant del Sofitel.
 
Al salir del lounge, vimos el premio a la excelencia 2013.
Meh. Ok, el servicio todo, repostería, atención, ambiente, todo eso estuvo fabuloso y el mozo fue un primor de chico que nos atendió en todo momento. Todavía no entiendo qué pasaba con la temperatura del té y la vajilla, como dije anteriormente, no me convenció.
Lo recomendaría sí, claro y si venís, fijate si podés reservar para las 17.00 o 17.30 que es el último servicio. Porque nosotros fuimos los últimos en llegar y noté que al resto de los comensales que estaban antes, el mozo los acercaba al display de tortas para que eligieran, supongo yo, una o dos, como hacen en otros lados poco generosos (como Fortnum & Mason! El servicio es súper caro y son súper tacaños con las tortas!).
Pero me pareció que por ser nosotros los únicos que quedábamos, o sea, los últimos en irse, directamente el chico eligió un ejemplo de cada torta y nos lo trajo! Es que en ningún otro lado que hemos sido han sido TAN generosos con la cantidad de pastelería!

Así que tené en cuenta mi consejo!

Y así sin más, pasamos por el lobby monono.
Salimos al frío aunque no hacía tanto y vimos al hotel por afuera, divino realmente.
La pasamos muy bien! Gracias Flor, Ser, Cinthia y por supuesto, Ale!

A Very British Biscuit

Digestives.

Después de Lilibet, no debe haber nada más británico que una digestive biscuit, literalmente galletita digestiva que todo el mundo come cuando toma el té con leche, ya sea a la mañana o a la media mañana o a la tardecita o… cuando sea!
Son ideales para aquellos que les gusta mojar la galletita pero cuidado porque hay que mojar y comer enseguida porque se desintegran muy rápido!
Se la llama digestive porque se creía que tenía propiedades digestivas ya que la receta original contenía bicarbonato de sodio.
Original… estamos hablando del año 1876 cuando empezaron a comercializarse!
No son muy dulces y son redondas, gruesitas y tienen textura, no son lisitas.
Estas son las más populares pero hay de muchas otras marcas.
El martes estábamos en casa con Sergio mirando Intrusos y se me antojó hornear algo. Hacía mucho que no lo hacía y no sé por qué se me ocurrió probar hacer estas galletitas, entonces decidí googlear la receta y para mi sorpresa, existía! (Qué no existe en internet, hoy en día?)
Esta receta es la desarrollada por Gary Rhodes y no te diría que salen idénticas a las compradas… pero que salen ricas, eso seguro! Al primer mordisco Sergio y yo nos miramos maravillados y enseguida nos servimos un vaso de leche cada uno y hasta que no quedaron miguitas sobre el plato, no paramos!

Son unas galletitas fáciles de hacer pero hay que tener cuidado al trabajar la masa porque es muy delicada aunque eso no significa que no sea imposible de realizar!

Les paso los ingredientes, que son pocos.

Ingredientes

100g harina integral
100g avena
50g azúcar negro o azúcar blanco (o una mezcla de ambos)
1 cucharadita de polvo para hornear
1 pizca de sal
100g manteca
1-2 cucharadas de leche

Procedimiento

– Precalentar el horno a 180°C.

Mezclar todos los ingredientes secos y agregar la manteca.

Con una espátula o la mano o dos cuchillos, mezclar hasta lograr una textura de arena.

– Agregar la leche hasta crear una masa húmeda pero con cuerpo.

Así.

– Colocar esta masa en la heladera por unos 15 minutos.

– Espolvorear con avena y un poquito de harina la superficie donde se va a amasar y hacerlo con mucho cuidado. No usar el palote con fuerza porque la masa se puede romper fácilmente y / o pegarse.

– La masa estirada tiene que tener 3mm de espesor.

– Cortar discos y con amor, levantarlos con una palita y ponerlos en una asadera enmantecada y enharinada o con algo que no se pegue.

Lindos.

– Hornear por unos 15-20 minutos. Se van fijando. Yo probé con tocar una con un dedo y como se marcó, entonces las dejé unos 5 minutos más.

– Sacarlas, esperar unos 5 minutos y luego transferirlas a una fuente para que se enfríen.

Se pueden guardar por dos o tres días pero te desafío a que eso pase!!

Prueben de hacerlas este fin de semana!

El Té De Los 43

Como es costumbre y tradición desde que vivimos acá, festejo mi cumpleaños yendo a tomar el té a algún lugar monono, con los afectos más cercanos y con quien ande de visita por nuestra casa.

Hace unos años estaba Deborita cuando fuimos a The Connaught, el año pasado estaba Miriam cuando fuimos al Chesterfield Hotel y este año está Laurita, mi sobrina, la más pequeña, la número 6 de la lista de hijos que tuvo mi hermana.

Laurita vive en México y es su primera vez en tierras europeas, así que estaba muy contenta de poder tener la oportunidad de tomar el té comme il faut.

Hay tantos sitios para ir a disfrutar de este ritual que todos los años vamos a uno diferente. Esta vez me decidí por el One Twenty One Two Restaurant que queda en el The Royal Houseguards Hotel.

Este hotel está ubicado muy cerca del London Eye, digamos que está en una callecita entre Whitehall y Victoria Embankment, una zona turística por excelencia pero donde también hay muchos edificios gubernamentales, muy serios y señoriales.

Esta es una foto que le saqué al hotel hace un tiempo, sin saber que luego iría allí!

El té lo tomamos en el Lounge, que estaba decorado Christmas style y estaba hermoso, con tanto colorado, verde y dorado.

Nos habían reservado una mesa para los 4 y estuvimos muy cómodos toda la velada.

El menú ya estaba sobre la mesa cuando llegamos.

Decidimos tomar el The Royal Houseguards Afternoon Tea, que vendría a ser el standard, porque los demás suelen venir con champagne y ninguno de nosotros tomamos alcohol.

Como siempre, yo elijo té negro o English Breakfast que me parece un sabor neutro para poder degustar la pastelería. Sergio, como siempre, pidió Early Grey y Laurita, White Tea. Ale no toma té así que pidió un milkshake de vainilla.

Mientras esperábamos, empezamos a sacarnos fotos con Sergio y Laurita. Estábamos de buen humor y teníamos ganas de pasarla bien.

Hermosa y muy delicada la taza.

Bromeando, levantando el dedo meñique!! (No hagan eso ni en sus casas!)

Yo me colgué el badge que me regalaron el año pasado para que se notara bien que era mi cumpleaños porque cuando eso sucede, en los restaurantes te traen siempre una torta con una velita, te cantan el feliz cumpleaños y, muy distinto a muchas personas que les puede dar timidez, a mí, todo lo contrario! Si me pueden tirar globos, flores, cantos, guitarreadas, yo… todavía más feliz!

Nos trajeron y nos sirvieron los tés, en mononas teteras de plata o alpaca, no las distingo.

Inmediatamente después, lo que comimos.

Finger sandwiches, scones con y sin frutas, clotted cream y mermelada de frambuesas y la pastelería dulce con mousse de vainilla.

Foto y luego, a degustar!!!

Todo estaba delicioso pero lo más rico para mí fue la mermelada de frambuesas, se notaba que era casera, que no tenía aditivos artificiales y tenía el equilibrio perfecto entre ácida y dulce, más dulce, diría yo.

Entre lo mucho que conversamos y lo que comimos, la tarde casi noche pasó muy amena.

La atención de los mozos estuvo bien, correcta pero nos pareció que faltaba un poquito más de… no sé, atención a los detalles: Cuando llegamos, no nos llevaron los abrigos y los dejamos sobre otros sillones.

A lo mejor te sonará muy excéntrico o antipático lo que digo pero no es que exijamos eso cada vez que vamos a comer afuera pero estamos acostumbrados a que a los lugares donde vas a tomar el té sí te llevan el abrigo y ellos se encargan de colgarlos.

Esta vez no fue así y por eso nos llamó la atención que en un lugar de esas características, no lo hayan ofrecido. Y no por eso íbamos a hacer escándalo, tampoco es para tanto.

Una vez que terminamos, decidimos recorrer un poco más el lugar para sacarnos unas fotos, porque estaba todo muy lindo.

 Con el árbol de Navidad.
 Al costado de la chimenea y fíjense qué lindos se ven los edificios desde el ventanal.
Había más chimeneas.
Laurita y Sergio están listos para Caras u Hola!

Y al irnos, nos sacamos fotos en el lobby.

Un sector.

Me encantaron los caballos tallados en el vidrio!

Cuando ya nos estábamos yendo, yo me quejé que no me habían traído algo con una velita (ves, ese es otro detalle) entonces Laurita agarró una velita prendida que estaba sobre la mesa y me la dio para que la soplara.

Qué amorosa mi sobrina! Gracias!

Gracias por este cumpleaños feliz!

La Realidad Navideña

Claro que me encantaría festejar la Navidad como en las revistas: con un vestido elegante, peinada, con tacos altos, maquillada y sonriente; con la mesa híper decorada y la comida hecha por mí, con mesa dulce incluída.

Pero no. Nunca tuve una Navidad así y por más que cada año aspire a que el sueño se me cumpla, la realidad es que tanto mis Navidades argentinas como las londinenses han sido por demás diferentes a las revistas.

Lo que rescato es que a mí la Navidad no me pone triste porque me trae los recuerdos de mis Navidades de la niñez. La pasaba bien porque yo me creía el cuento de Papá Noel. Para mí él existía y me traía los regalos. No recuerdo haber planteado cómo hacía para recorrer el mundo en una noche o mis padres habrán tenido buenas respuestas para zafar!

Yo estoy totalmente de acuerdo con que los niños crean en Papá Noel, los Reyes Magos, el Ratón Pérez… solitos se darán cuenta que no existen pero el mientrastanto es mágico. No hay nada que se compara con las caritas de los chicos cuando descubren los regalos y cuando los abren!

Si los padres no quieren “engañarlos”, ok, cada uno educa a su hijo como quiere pero tampoco es bueno que vean como algo negativo que un niño crea en  un poco de magia durante su infancia. Porque la infancia está altamente condimentada de fantasía.

Habrá niños que no crean en Papá Noel pero observalos cuando juegan… acaso no se creen que son eso que juegan? Así jueguen con la Play o a los Súper Héroes, los chicos ven todo con sus ojos llenos de fantasía.

Recuerdo una Navidad en particular. Tenía alrededor de 5 años, mi hermana menor 4 y nos reunimos en lo de mi tía Olga, abuela de mis primos Paula y Sergio, de nuestras mismas edades.

Cuando terminamos de cenar, Adriana, la hija menor de mi tía que para esa época tendría unos 20 años y era maestra jardinera (o sea, la tenía clara) se despidió de nosotros y nos dijo: “Chau! Me voy a bailar!”

Y a las 12 de la noche, por la ventana del living, entró… PAPÁ NOEL!!!

Papá Noel, con su traje rojo, su bolsa blanca llena de regalos! Para nosotros!

Creo verme a mí misma con 5 años, embelesada y feliz, mirando a Papá Noel darnos un regalo a mi hermana y a mí diciendo “Para las dos hermanitas” y repartiendo los otros, aunque a Sergio no había forma de consolarlo por cómo lloraba del susto! (Perdón Ser por ventilar esto!!!)

Sí notaba que a pesar de ver un robusto Papá Noel, su voz era bien finita pero jamás se me ocurrió desconfiar de nada ni de nadie.

Al rato, cuando estábamos jugando con nuestros regalos, apareció Adriana diciendo “Hola! Qué tal! Ya vine de bailar!” Y nosotros a los gritos contándole que había venido Papá Noel!

Años más tarde, cuando supe la verdad, cuando me enteré de que todo era fantasía, le pregunté a mamá “Pero quién fue ese Papá Noel que fue a lo de tía Olga?” “Adriana,” me dijo.

Y ahí recordé que ella se iba a bailar y, qué justo, cuando ella se iba, venía Papá Noel!

Así que ahora de adulta, con la realidad frente a mis narices, yo, de todas formas, espero una Navidad de las revistas, aunque bien sé que este año lo festejaremos como lo hacemos habitualmente.

Pero no importa. Ahora de grande, me empecino  a tener mi porción de fantasía. Si no es este año, será el próximo. O el siguiente. Porque los sueños que uno tiene de adulto se pueden hacer realidad, porque sólo depende de nosotros mismos emprender el camino para realizarlos.

Éxito Inesperado

A veces pasa, no?, que planeás algo con mucha anticipación e imaginás que todo saldrá perfecto, pero al momento de la presentación formal no causás el efecto esperado. O puede pasar que algo que preparaste poco o a lo que no le tenías mucha fe, cae buenísimo.

Bueno, me pasó esto último.

El sábado fue el cumpleaños de mi primo Sergio y ese mismo día me llegó el pedido del supermercado. Tenía tiempo de hacerle un tiramisú como me había pedido pero se cambiaron los planes y en vez de venir él a la tarde, se decidió venir al mediodía así que quise que el postre estuviera listo para después de comer.

Decidí entonces buscar una receta para el tiramisú y me dí cuenta de que no tenía crema de leche pero sí (menos mal!) queso mascarpone. Entonces busqué una receta de tiramisú sin crema y encuentro una donde dice que el tiramisú original NO LLEVA crema.

Ah, bárbaro!

Pero sí lleva una mezcla de yemas con azúcar. Eso, debo confesar, no lo sabía y nunca había probado esa mezcla… Encima, Sergio tiene paladar negro, es increíble cómo degusta la comida y te dice la crítica (positiva o negativa) justa, te sabe decir qué le falta o le sobra, así que yo quería hacer algo bien pero a la vez dejarlo contento.

Me puse manos a la obra igual…

Ingredientes

– Vainillas, cantidad necesaria.

– 300ml café disuelto o café espresso. Yo mezclé 200ml de café con 100ml de amaretto.

– 250g marscapone, temperatura ambiente.

– 2 yemas.

– 2 claras.

– 50 gr de azúcar fina.

– Cacao en polvo, cantidad necesaria.

Procedimiento

– Batir las claras a punto nieve firme.

– Batir las yemas con el azúcar a punto cinta o letra.

– Mezclarle a la crema de yemas el mascarpone y luego, suavemente y con amor, incorporarle las claras batidas a nieve.

– Mojar las vainillas en la mezcla de café y amaretto y armar el tiramisú: una capa de vainillas, otra de crema, alternando.

– A la heladera por 5 horas por lo menos o toda la noche.

Ahí estaba el problema! Cómo hacíamos si Sergio venía a almorzar a las 14hs! Me arriesgué y metí el postre en el freezer.

Sergio vino, almorzamos y cuando terminamos saqué el postre y lo dejé a temperatura ambiente mientras hacíamos sobremesa. Pensé que así se iba a descongelar un poco, pero mi sorpresa fue que no estaba congelado! La temperatura era la fría ideal!

Buenísimo!

Enseguida nos servimos nuestras porciones y lo cubrimos con el cacao en polvo!

Ñam!

El veredicto? A Sergio le encantó! Me dijo que nunca había probado un tiramisú (su postre preferido) tan suave, tan equilibrado en sabor y tan delicado que se deshacía en la boca.

Así que lo recomiendo totalmente!

Feliz cumple, Sergio!

Evento Y Chocolates

Inesperadamente, hace unas semanas llegó a mi casilla de email una invitación de la gente de ZChocolat.

Hace mucho tiempo que yo estaba en la lista de contactos de esta empresa porque, creo recordar, yo una vez hace miles de años, solicité un catálogo. Desde entonces, recibía periódicos emails contándome de sus novedades.

Claro que una invitación a un evento donde se degustarán chocolates es todo un acontecimiento! Y, además, tener la posibilidad de llevar cuatro invitados… no es para desaprovechar ciertamente!

La cita era en el Waldorf Hilton desde las 6pm hasta las 10pm. Invité a Pity, a unos amigos y a mi primo Sergio. Llegamos puntualísimos y se notó!

Fuimos primerísimos! Mejor!

En un principio, cuando leí que se trataba de una cata de chocolates, imaginé que seríamos un pequeño grupo o varios grupos, quienes nos sentaríamos a degustar chocolates y la empresa a contarnos de qué se trataban, el por qué de este evento, etc.

Pues nada de eso. Llegamos y muchas de las promotoras, que apenas hablaban inglés (francés era su otra lengua) nos dieron un pequeño libro con cada bombón catalogado con un número y una muy completa descripción del mismo.

Los catálogos.

Sobre cada mesa había dos variedades con la correspondiente explicación, muy completa por cierto.

Según lo que leyeras y si te apetecía, lo probabas, así, libremente, vos con tu manito agarrando un bombón. Las veces que quieras. El Paraíso.

Los bombones son numerados porque todos tienen la misma forma salvo las trufas, que son bien redonditas. Acá tienen el catálogo online.

El sabor? Sublime! Son buenos en serio! Uno de mis favoritos fue el relleno con lavanda. Había decidido empezar con los de chocolate semi amargo y seguir con alguno de chocolate con leche y terminar con el chocolate blanco… Pero no pude!

Constantemente los mozos traían y traían chocolates y jamás vi un plato vacío!

Por entre un biombo, saqué una foto de donde tenían los bombones todos prolijamente guardados.

Entre bombón y bombón yo tomaba un sorbo de agua sin gas para limpiar el paladar. Habré degustado unos cinco que decidí probar una de las trufas de chocolate semi amargo cubiertas con cacao en polvo.

Deliciosas, obvio pero… no pude probar más!

Y no es que me haya caído mal, no pude más! Se ve que mi límite son 6 bombones y ya!

Entonces me senté a charlar!

Mis invitados tuvieron mejor resistencia que yo, cada tanto se levantaban y probaban uno o dos y volvían. Fue bastante concurrido y nos habremos ido a las 2 horas y seguía habiendo gente.

La estrella del evento fue la presentación de un corazón de chocolate relleno de praline de avellanas con trocitos de avellanas.

Corazones. Eran enormes!

Yo pensaba que el corazón era hueco, pero no.

Y te lo daban a probar de a pedacitos que cortaban o te cortabas vos.

Todos coincidimos que fue uno de los chocolates más deliciosos que habíamos probado… en nuestras vidas! No les puedo explicar lo delicioso!

Lo que noté siempre es que los bombones de ZChocolat no vienen con las típicas cajas de cartón doradas… No… Estos chocolates se venden en monas cajas de madera, envueltos en su correspondiente bolsita de paño y empaquetadas con papel y selladas con lacre!

Ejemplo de cajas.

Otros ejemplos.

Los precios estaban allí pero en este evento no se vendía nada. Sólo se ofrecían los bombones para degustar.

Empaquetados.

La pasamos genial!

Amigos En Familia

three-cute-kittens
Dicen que los amigos es la familia que uno elige y me parece que es cierto. Como también es cierto que uno puede encontrar amigos en su propia familia, bien puede ser un hermano, un primo, tu propia madre o padre, por qué no?

En mi caso particular, Marcelo y Sergio serían mis amigos en la familia. Con los dos puedo charlar de todo, nos contamos muchas cosas, nos acompañamos, nos apoyamos y nos queremos.

Hoy que es el Día del Amigo y en una fecha tan importante, por lo menos para quienes viven en Argentina, yo festejo con ellos a la distancia: Marcelo en Argentina, Sergio paseando por Barcelona y yo en Londres.

La vida nos separa físicamente pero se empeña en juntarnos cada tanto.

Feliz día, mis primos/amigos.

Y feliz día para vos, que pasás, leés, comentás. Amigo a la distancia que gracias a internet, estás cerca.

Espero que festejes el día con alegría y que también me cuentes: quién es tu amigo en familia?

Un 25 De Mayo En Londres

El 25 de Mayo es una fecha muy importante para los argentinos, es lo que se dice una fiesta patria y se conmemora la Revolución de Mayo, cuando se formó el primer gobierno patrio.

Hubo, entonces, en la hermosa residencia del embajador, una reunión donde acudí con mis primos Sergio y Florcita.

A la residencia!

Nos tocó un día precioso, de calorcito y llegamos súper puntuales!

El auto! Qué buena patente!

La cita era a las 6 de la tarde y al entrar, nos dieron una escarapela a cada uno y subimos esas grandiosas escaleras de mármol para encontrarnos ante nuestra sorpresa-espanto-pavor al Sr Ministro Encargado de Negocios (no hay embajador) y su esposa, al lado el Cónsul General y su esposa y al lado un señor-importante-pido-disculpas-no-alcancé-a-escuchar-quién-era y su esposa.

Los seis parados, recibiendo a cada uno que entrábamos, nos daban la mano y había gente de prensa sacando fotos! Oh!

Después de reponernos (es que pensábamos que era algo semi-formal!) nos distendimos y charlamos, tomamos jugo (yo) y vino (ellos) y al ratito comenzaron a servir locro en unas mini fuentes:

Confieso: primera vez que comía locro! Y estaba delicioso!

Al poco rato, el Encargado de Negocios dio un discurso para nada aburrido por cierto, y lo dijo en inglés y en castellano: de a párrafos, iba diciendo todo en los dos idiomas.

El Ministro dando el discurso.

Luego se cantó el Himno. La verdad, tengo que admitir con cierta vergüenza que hacía AÑOS que no lo cantaba! Y sentía la piel de gallina! Y mucha, mucha emoción!

Y después, seguimos comiendo, charlando, bebiendo y disfrutando.

Hubo mini empanadas…

Fritas, de verdura y salsa blanca.

De carne, al horno.

(Pero yo en realidad quería mostrar la réplica del anillo de Kate Middleton que estrené ese día!)

Y alfajorcitos!

Comí como cuatro!

Esta vez pude asomarme al balcón y ver lo hermosa que es la zona donde está la residencia, que no es la única, al lado de la de Argentina se encuentra (para beneplácito de Alejandro Dolina) la Embajada de Bélgica. Y hay otras residencias más pero no recuerdo los colores de las banderas así que no puedo identificar a qué país pertenecen!

Grosvenor Place es la zona.

La pasamos muy bien, no?

Pero prevenida Florcita: se llevó unas chatitas que le aliviaron el dolor de pies luego de estar tanto tiempo parada! Muy bien!

Mujer prevenida…

Viva La Patria!

Te gustó mi blog? Podés compartirlo clickeando: