Realeza

De Tradiciones, Halloween… Y Ese “Vestido”…

De Tradiciones
Recuerdo que en la escuela primaria se conmemoraba el Día de la Tradición, celebrando el nacimiento de José Hernández, autor del Martín Fierro. No era feriado y se hacía algún pequeño acto escolar pero para los alumnos solamente y algún que otro padre que venía pero no era ese gran despliegue actoral que se hacía para el 25 de Mayo o 9 de Julio. En 5to grado leímos el Martín Fierro por primera vez y cada uno tenía que llevar su libro y nos tocaba leer a cada uno una estrofa o dos. Siempre fui ávida lectora pero el Martín Fierro para mí era chino básico: lleno de palabras que no entendía y si querías saber qué significaba, le preguntábamos a mami, que se crió en el campo y la tenía re clara!
De Halloween
Esta “celebración” extranjera comenzó a verse en Argentina en los ’90, me parece. Tal vez en otros ambientes de colegios bilingües ya se celebraba, pero al barrio llegó cuando ya era grande. Creo que nunca vi alumnos tan felices como cuando tenían que celebrar Halloween. Primer día de clases y me preguntaban: “Miss, vamos a festejar Halloween este año también?”. Yo solía alquilar un pequeño salón de fiestas que había cerca y organizaba juegos y los chicos venían disfrazados y con algo para comer o tomar. También durante la semana previa preparábamos decoraciones para el salón: monstruos, caretas, esqueletos… La pasábamos genial, me acuerdo de sus caritas y de lo contentos que se iban!
Ese “Vestido”
Para cualquier celebración de un evento importante en una familia (bautismo, bris, bar / bat mitzvah, confirmación, casamiento y otras muchas) he notado siempre que no importa la clase social o el poder económico, la gente se junta a pasarla bien y a festejar con alegría dicho acontecimiento. Todos colaboran con algo (comida, bebida, dinero, buena onda) y una forma de demostrarle a los protagonistas es asistiendo y vistiendo lo mejor que tenés o que pudiste comprar. Me imagino si sos el padre o madre de tu bebé que vas a bautizar o a hacerlo protagonista de un ritual, no vas a asistir con un pantalón sucio o una camisa manchada: por tu hijo, porque lo amás y porque te importa, vas a tratar de vestirte lo mejor posible y lo mismo harás con tu hijo. Tal vez no tengas plata para comprarte ropa pero a tu hijo seguro le harás estrenar algo o te valdrás de los medios para tenerlo lo más lindo posible, aunque sea con ropa prestada.
Todos tenemos tradiciones y costumbres y a veces un vestido es usado por más de un integrante de una familia por lo mucho que significa y estoy segura de que muchas chicas usaron el vestido de novia de la abuela o de la madre o el vestido de comunión de una nena lo usaron varias primas.
El diseño de dicho vestido o traje representa la historia familiar de la que sus integrantes seguramente estarán orgullosos y para ojos de los de afuera puede parecer una ridiculez o algo sumamente excéntrico.
El que mira de afuera tiene todo el derecho de dar su opinión. Pero cómo reaccionarían si otro de afuera también criticara sus tradiciones y costumbres?
Está mal que se le dé cabida a la música extranjerizante del imperio. Pero qué orgullo que se baile tango en Japón, USA e Inglaterra.
Está mal que se festeje Halloween, disfracemos a los niños de gauchitos y chinitas. Pero los chicos a lo mejor se quieren disfrazar de los personajes de Toy Story.
Los hombres escoceses usan falda con los colores y tramados típicos de su clan y así asisten a casamientos, funerales y alguna otra festividad. Yo no he visto nunca a nadie vestirse de gaucho para un casamiento y no digo que no suceda. Estoy segura de que muchos se han casado con trajes típicos. Y con qué orgullo los habrán portado!
No busquemos roces donde no los debe de haber. Hay que relajarse. Te gusta Halloween? No te gusta Halloween? Te parecen ridículas algunas vestimentas? Calma. Cada pueblo tiene su tradición pero eso no quiere decir que si no te gusta, que sea una ridiculez. 
Lo importante es incluir, no excluir. Y en un mundo tan globalizado ya es medio ilógico mofarse de las diferentes costumbres. Cada vez estamos más cerca unos con otros y aceptarnos es un buen puntapié inicial para lograr el entendimiento entre pueblos. No es tan utópico ni imposible.
En todas partes del mundo y en todas las culturas, qué padres no quieren celebrar a su hijo?

Diana, La Película

En inglés hay un adjetivo por demás gráfico (como muchos adjetivos en este idioma) y que para ser traducido al español requiere de mucha explicación (como casi siempre pasa cuando traducís un adjetivo del inglés al español). La palabra en cuestión es toe-curling.
Toe es un sustantivo que significa “dedo del pie” y curl es un verbo que significa (entre otras cosas) “enroscarse”. Bueno, entonces vos ahora te imaginás esa acción, cuando uno, de alguna forma, enrosca los dedos del pie? Generalmente es cuando algo te incomoda o te da como vergüenza ajena. Lo hemos hecho sin darnos cuenta tal vez. 
De lo que se decanta que cuando vos decís que algo es toe-curling, es algo que te provoca esa incomodidad, esa vergüencita. Y no sé por qué pero cada vez que veía pasar un colectivo con el póster de que en poco tiempo se iba a estrenar la película de Princess Diana, yo sentía como si mis dedos del pie se enroscaran.
Es que me imaginaba que la peli iba a ser más para el público americano que el británico y que, por lo tanto, iba a ser poco objetiva.
La imagen de Diana es muy venerada en muchos países, incluso en Argentina, donde se la ve como una mártir, una-pobre-piba-que-fue-tirada-a-los-leones-de-la-realeza desde muy joven y se casó con ese tarado de Charles-que-tiene-esas-orejas-horribles y la reina-que-es-una-vieja-fea-y-bruja y la Camila-que-también-es-vieja-fea-y-bruja. Qué malos eran todos!
Y qué linda era Diana!
Ciertamente, es la imagen que se tiene de ella en toda Latinoamérica y en EEUU. Lo comprobé, por ejemplo, en enero de 1998 cuando estuve en México como un mes y todas las semanas casi todas las revistas tenían de portada a Lady Di y se vendían pósters por todos lados. (Diana había muerto en el accidente en agosto de 1997).
Lo comprobé en EEUU el año pasado y este y los otros que fui por las tapas de algunos tabloides sensacionalistas que tienen unos títulos tre-men-dos!

Sí, son totalmente toe-curling!
Es, en realidad, la imagen que ella proyectaba y que acá, después de tantos años que han pasado desde su muerte, se está empezando a diluir. Viviendo acá, en este contexto, comprendés muchas cosas, conocés otras y te das cuenta de que tal vez todo no era como te lo presentaban antes o te lo presentan allá. 
Acá salen otros artículos que en otros países no aparecen porque no son del interés general así que te enterás de otras historias. Y conocés el otro lado de muchas caras conocidas.
Pero es como todo, hasta dónde uno sabe qué es lo cierto y qué es pescado podrido? Supongo que lo mejor es encontrar un equilibrio y aceptar que de uno y otro lado hubo cosas buenas y malas, personajes buenos y malos o tal vez nadie era del todo bueno o del todo malo! Hay que saber leer entrelíneas y sacar tus conclusiones de acuerdo a tu forma de ver y pensar. 
De todas formas, fui a ver la película porque quería sacarme las ganas, quería saciar mi curiosidad y no sé cómo hice pero aguanté no leer ninguna crítica.
Y aquí te doy mi parecer.
La película fue dirigida por Oliver Hirschbiegel, dato con el que se viene machacando desde el primer día de filmación. Es que Hirschbiegel fue quien dirigió Downfall (La Caída), la película sobre los últimos días de Hitler y que estuvo bien hecha por cierto, aunque tuvo su cuota polémica.
No vi, sin embargo en Diana, algo que me llamara la atención, algún toque personal u original de parte del director porque hay muchos lugares comunes y desde la primera escena ya sabés cómo va a ser el final de la película.
Pero no me refiero a “Qué obvio, cómo no vas a saber cómo termina si sabés que Diana murió!” No, me refiero a la forma en que desde el mismo comienzo ya tenés idea de cómo se estructurará la película y entonces… bueno, la mirás.
El film abarca los dos últimos años de Diana por lo que si vos esperás una película Araceli, donde se te muestra cómo se crió y etc., pues no encontrarás nada de eso. Simplemente vas a escuchar diálogos banales donde los mismos personajes recitan de qué forma fueron sus vidas y qué carencias afectivas tuvieron para que el espectador se entere.
Todo el tiempo sentís que Naomi Watts la está imitando, no te creés que es Lady Di.
En la escena que tiene que ver con el famoso reportaje con Martin Bashir donde ella lanza la frase “Éramos tres en ese matrimonio” (refiriéndose a Camila), Naomi no logra la mirada cabizbaja que tenía Diana y qué tan bien le rindió para que todo el mundo le creyera.

No le sale!

Al final, a quien se termina pareciendo más es a Liz Hurley cuando se pone una peluca castaña para salir a la calle y pasar desapercibida!

Es igual!

Algunas escenas son, creo yo, meras especulaciones de cómo pudo haber sido algún acontecimiento y traté de tomarlo como que estaba viendo una película romántica más. 

Bueno, igual de romanticismo no tiene mucho!
No hay química en esta pareja cinematográfica! 
Tampoco se muestra nada de su relación con los príncipes.
Es todo “bla bla”, “los veo cada 5 semanas”, “quiero verlos más seguido”, etc.
Lo que es rescatable de la película, a mi entender es que te muestra el detrás de escena, entonces ves que una pose determinada en una foto es un mensaje muy poderoso.

Por ejemplo, esta foto.

Que fue recreada así.

Te transmite muchos mensajes esperanzadores pero lo que se te muestra es la cantidad de fotógrafos que había sacando esa foto y que de natural tenía muy poco.

Y ni hablar cuando te muestran que Diana llamaba a un fotógrafo en particular para darle exclusivas! O arreglaba con él qué foto se publicaba y cuál no!

Aunque en dos o tres escenas muestran que Diana genuinamente se acercaba a las personas con cierto interés y calidez.

Pero, oh, siempre había fotógrafos alrededor!

En fin, es una película que no sé si dejará conformes a quienes admiran a Diana y la tienen como un ejemplo humanitario. Los que creen que todo fue un complot y que todos son malos y ella buena, se van a quedar con ganas de ver algo que justifique su punto de vista. Los que queremos ver algo objetivo y con cierto rigor histórico, nos vamos re calientes porque es cualquier cosa menos eso!

En conclusión, creo que es una película que se queda a mitad de camino para el gusto e interés que pueda tener cualquiera; que no exploró bien ningún acontecimiento y realmente, me molestó y cansó que fuera un compendio tipo rompecabezas de pequeñas escenas de casi 2 minutos editadas y “pegadas” linealmente para contar una historia.
 

Sí, mejor corramos a verla en DVD, no vale la pena programar una salida al cine.

Y cuál es tu opinión acerca de Diana? La película o la persona, vos elegís, me gustaría saberlo!

It’s A Boy!

Es un varón! Nena o varón, qué importa pero cuántos de nosotros estábamos SEGUROS de que iba a ser una nena!!! 
Nació en el día más caluroso del año hasta ahora y acá estoy, con los pies hinchados y doloridos de haber caminado tanto de aquí para allá pero contenta de haber podido experimentar un poquito de historia, ese placer que te da saber que estabas AHÍ. 
Bueno, qué se yo, a mí me gustó y quise aprovechar estar paseando para hacerme una escapada.
Les cuento?
Hoy tuve el cumpleaños de un amigo y fuimos a almorzar a un pub y como le preparé una torta de cumpleaños, decidimos luego ir con su tía a la casa de ella y cantarle ahí el Happy Birthday mientras tomábamos té y comíamos la torta.
Cuando se hicieron las 6pm, pusimos la BBC Radio para escuchar las noticias y escuchamos que todavía Kate no había tenido su bebé y la radio ponía las grabaciones de las noticias de cuando nació Charles y cuando nació William. Estuvo muy interesante porque contaban también las noticias más importantes de ese día.
Ya hora de volver a casa y mi amigo también se tenía que ir y se me ocurrió por qué no darme una vuelta por Paddington para acercarme al hospital y pispear algo.
Le pedí a mi amigo si me podía acercar a la estación de subte más próxima, me bajé y me tomé el tren y el subte y salí de la estación.
Obviamente, miré el mapa local, miré el mapa de la zona en Google Maps y vos te creés que yo me podía ubicar? Obvio que no. 
Maldiciéndome a mí misma por mi incapacidad total de leer mapas, comencé a andar y me crucé con dos policías y les pregunté para qué lado estaba el Lindo Wing del hospital, me dijeron para dónde ir y que enseguida me daría cuenta por los papparazzi.
Sin embargo, lo primero que vi fueron la CANTIDAD de motos de los papparazzi, claro.
Me iba acercando y veía los cables de las cámaras.
Seguí caminando y ahí nomás empecé a ver la gente.
Los periodistas.
De muchos lados del mundo. La de azul era española.
La gente fanática.
Este señor no sé las veces que apareció en la tele en la semana!
Hace rato que está acampando, acá.
Esta señora estaba segura de que era una nena!
La calle no se había cortado y había la cantidad correcta de policías y muy corteses controlaban todo aunque no tenían que hacer mucho: la gente estaba tranquila, había mucha gente sacando fotos y paseando y mirando pero nadie gritaba.
Algunos policías.
El frente. Lindo Wing.
El tráfico no se cortó.
Estuve entonces viendo esto y aquello y vi la hora y eran las 8.25pm. Decidí volver a casa porque con el olfato periodístico que me caracteriza pensé:
“No creo que haya nacido todavía porque si no, lo hubiesen anunciado enseguida y no creo que hayan especulado con dar la buena nueva para las noticias de las 8.30. No, no, no. Mejor me voy.”
Comencé mi vuelta y se hicieron las 8.30 cuando estaba por entrar a la estación y veo tres periodistas corriendo como locos en dirección al hospital. Lo llamé a Ale y le pedí que pusiera la BBC y, sí, amigos, ahí estaba la noticia de que había nacido un bebé varón a las 4.24pm.
Ah, no! Volví al lugar y se podía escuchar a la gente contenta, celebrando, los periodistas filmando, estuvo buenísimo!
Me quedé unos 5 minutos más y sí, ya con la primicia del nacimiento cortesía de mi marido, me volví a casa y acá me tenés, contándote y mostrándote qué lindo terminó el día de hoy!
La llegada de un bebé es siempre una buena noticia, sea un bebé futuro monarca o el bebé de tu vecina o mejor amiga o tu hermana, no es verdad?
Tal vez para el resto del mundo esta sea una noticia que tenga que ver con lo celebrity  y la fama y no sea muy importante pero para un país monárquico y parlamentario, es la confirmación de su identidad y tradición como pueblo y como tal, son conceptos dignos de ser respetados, como respetamos nuestra propia identidad y tradición como pueblo y como nos gusta que sean respetados.
 
Aquí una filmación del festejo de este grupito.

El Restaurant Más Antiguo De Londres

“Here’s an idea. Let’s er, let’s have lunch tomorrow at Rules.”
(Downton Abbey, Episode 7, Season 3)

La semana pasada fue el cumpleaños de Ale y se me ocurrió que fuéramos a cenar a un restaurant por la zona de Covent Garden llamado Rules. Rules es considerado el restaurant más antiguo de Londres, fundado en 1798.
Fue fundado por Thomas Rules y ofrece típicos platos británicos y en julio y agosto suele cambiar el menú para ofrecer aves de caza o jabalí u otros animales salvajes como conejo, liebre, perdiz, patos, etc., que cazan en Lartington Estate, una hacienda que pertenece a la firma.
El restaurant es bellísimo por donde mires, muy clásico, no hay cómo negarlo. Es prolijo, es limpio, es regal, es muy British! 
Tuve la oportunidad de pasearlo bien y visitarlo dos veces para sacarle muchas fotos.
Sucedió que después de la cena, lo recorrimos con Ale y saqué fotos pero me enteré de que había unos espacios privados que se alquilan para algunas cenas o eventos especiales y uno puede pedir verlos. Esa noche justo estaban ocupados pero me dijeron que podía volver al otro día a la mañana y eso hice, volví con Pity y sacamos más fotos, por eso verán algunas que son de noche y otras de día.
Teníamos reserva para las 8pm y llegamos puntuales!
En la puerta está el doorman que te abre la puerta del restaurant o la del taxi. 

La recepción. Está el atril donde te recibe el maître d’ . Miles de detalles: almohadones, relojes, cuadros…

Nos dieron un lugar muy cómodo, de donde teníamos una muy buena vista del restaurant por dentro.

Nuestra mesa, la de la esquina. La foto la saqué al otro día cuando volví.

Nuestra mesa cuando nos sentamos. Me encantó el salero!!

Esta foto la saqué desde mi asiento.

Tomamos el menú y pedimos.

Una entrada para compartir: Guinea Fowl Caesar Salad.

Caesar Salad con gallina de Guinea. Estaba bien.

De plato principal, Ale pidió sirloin steak que venía acompañado con papas fritas y salsa Béarnaise y yo quise algo bien británico, así que pedí steak and kidney pie. Me dejaron una jarrita con gravy pero ni loca humedezco con salsa ese pastel!

Una “especie” de bife de chorizo para Ale y para mí, un pastel de carne y riñones. Riquísimo.

En general, me pareció bastante standard la comida, nada que haga que Rules sea considerado un gran restaurant por el sabor de lo que sirve. Creo que el atractivo mayor es el restaurant en sí y tal vez en julio y en agosto sí sea original. Pero no da como para volver por los platos.
Eso sí, las porciones me parecieron bien porque no quedamos así como inconscientes de llenos. Porque hoy en día las porciones suelen ser bastante generosas y aquí fueron la medida justa. Es que usualmente, si yo pido una entrada, después no me queda casi lugar para el plato principal y ni hablar del postre!
Por suerte nos quedó lugar para lo dulce y menos mal, porque fue lo más rico!
Yo pedí merengue con una crema de mascarpone y lemongrass y frambuesas.

Pavlova with raspberries with mascarpone & lemongrass.

Ale pidió una tarteleta de masa filo con relleno de mousse de chocolate blanco y decorada con arándanos.

White chocolate & blueberry filo tart with blueberry coulis.

Cuando terminamos de cenar, comencé entonces a recorrer el restaurant y saqué fotos de algunos rincones.

Se ven algunos comensales todavía.

Estas eran las mesas a nuestro lado y ya se habían vaciado.

Estos tragaluz sobrevivieron los bombardeos alemanes de la Segunda Guerra.
Adoré este espejo giganteeee!

 
Adoré esta caramelera!

Este otro sector es precioso, lástima que la foto me salió tan movida!
 Otro sector…
Al otro día cuando volví con Pity, a eso de las 11.30 am, nos atendió un señor amabilísimo, educado, divino, que, claro, creyó que estábamos ahí para visitar los Private Rooms para alquilarlos para un evento… Yo hice de cuenta que sí y así nos hizo un tour personalizado por el lugar, nos dejó sacar fotos, nos contó historias…
Pasen conmigo…
El private room más grande se llama The Graham Greene, en honor al escritor que, a pesar de vivir en Francia, volvía a Londres a festejar su cumpleaños en Rules.
 Capacidad para hasta 16 personas.

El otro private room es más pequeño y se llama The John Betjeman, en honor al poeta que tanto abogó por la conservación de edificios históricos en Londres. Él lideró una campaña para salvar Rules cuando se lo quiso demoler para extender unas calles, allá por el año 1971.

Es para hasta 10 personas.

Estos sectores están en el segundo piso.

Y en el primero se encuentra The Cocktail Bar.

Está buenísmo!

La chimenea.

Imágenes de Lartington Estate.

Y ahí en un costadito, casi escondido, se encuentra una mesita que solía ocupar Edward VII, el hijo de Queen Victoria cuando todavía era príncipe y un gran playboy

Ahí se ve el retrato de su amante.

Al lado está esta otra mesa.

Parece ser que se encontraba con su amante aquí y entraba y salía por una puerta que hoy en día no está pero está pintada.

 
Para dar una idea.
La puerta exterior por donde entraba el príncipe está pegada a la principal y actualmente por ahí entran los proveedores del restaurant.

Arriba se puede ver decoración que se encontraba en el Savoy antiguamente y cuando se  cerró, se colocó en Rules.

Bajamos a la planta baja, que es donde está el restaurant y nuestro guía nos mostró la mesa donde se filmó esa escena en Downton Abbey, donde Edith se encuentra con su editor.

Aquí fue.

Nos contó que filmaron la escena desde las 5 am hasta las 11 am y que todo el equipo fue muy profesional y dejaron todo tal cual lo encontraron.

 
Sacamos algunas otras fotos…

 
Esta no me gustó nada! 

Es una obra pintada por John Springs y muestra a una Thatcher triunfante después de la Guerra de Malvinas. Pero bueh, le saqué una foto igual. No está ahí para ofenderme a mí así que tampoco me lo voy a tomar tan personal!
Nuestro paseo había llegado a su fin y agradecimos mucho al señor su tiempo y deferencia para con nosotras y muy gentil nos dio una monona carpeta con información del lugar, menúes, precios y demás.

La carpeta.

Lo que me maravilló de este lugar fue, obviamente, cómo es, su historia y cómo una persona quien representa este negocio se tomó todo el tiempo del mundo para pasearnos, esperarnos a que sacáramos fotos… Jamás nos apuró con esto o aquello y me ha dejado una muy buena impresión del restaurant.
Les recomiendo que se acerquen a eso de las 11am si quisieran visitarlo, está muy cerca de Covent Garden. Afuera hay un cartel que dicen que ellos muestran el lugar a interesados en conocerlo, así que no se lo pierdan si se van a dar una vuelta por la zona!

Te gustó mi blog? Podés compartirlo clickeando: