Personajes

The Secret Life Of Walter Mitty

So long ago
Wasn’t a dream
Wasn’t just a dream
I know, yes, I know
It seems so very real
It seems so real to me
(#9 Dream – José González)

1991. Primer año del profesorado de inglés y la profesora de Language I, Silvia Biafore, nos da a leer, entre muchos cuentos, The Secret Life Of Walter Mitty, una short story que disfruté mucho.

Es esa clase de texto que por alguna frase en particular (“Coals to Newcastle!”) o por el tema que trata o por empatía o por identificación (“Acaso yo, a veces, no soy un poco como Mr Mitty…?”), no te la olvidás fácilmente.

Hace un par de meses me enteré por una colega que también estudió en el mismo profesorado y donde ahora es profesora, que se estrenaba la película The Secret Life Of Walter Mitty y al ver el trailer me dí cuenta de que tiene y no tiene que ver con el cuento original.
Tiene que ver en cuanto a la condición de Walter Mitty pero es eso lo único que conserva. Después, es todo nuevo, en cuanto a la forma de desarrollar la historia a partir de cómo es Walter. Me entenderás si ya leíste el cuento, me entenderás cuando veas la película, una película que se puede disfrutar desde muchos ángulos.
En general, me dio la impresión de ser una película muy para estos tiempos, donde todo lo miramos a través de Facebook e Instagram: la estética tiene un poco de collage, otro poco de scrapbook. En muchas ocasiones aparecen mensajes escritos en los lugares menos esperados para hacerte pensar o sentir, así que por momentos se pone un poco surrealista y dudás si lo que estás viendo es real o sólo pasa en la imaginación de Walter Mitty…
Me dio la sensación también que dependiendo de tu estado de ánimo, puede llegar a emocionarte mucho. En mi caso, fue una película que disfruté no solo por lo que veía y lo que escuchaba sino por lo que me hacía sentir. Me hacía sentir bien y hubo muchos pero muchos momentos en que realmente te reís pero no porque cuenten chistes o pisen una cáscara de banana y se caigan. No. Te reís con alegría, te reís porque te hace bien lo que ves, te reís porque es un placer total para los sentidos!

 Este es uno de los momentos que más me hizo reír!
Como comediante, Ben Stiller nunca me terminaba de cuadrar: Me pareció insoportable en la película Something About Mary pero me gustó mucho en Zoolander y muy pero muy poco en Meet The Fockers.
Si te pasaba lo mismo, te adelanto que en esta película, lo amás.

LO A-MÁS!

Si andás con ganas de enamorarte, vas a desear conocer alguien como él, te lo confundas o no con el personaje o por lo bien que le queda la ropa que se ponga o se peine como se peine. Y además, dirige la película. Bingo!

Si estás un poco triste, si estás un poco pesimista, si estás buscando tu camino, si te preguntás de qué sirve seguir vivo, si creés que tus sueños nunca se van a cumplir, te recomiendo ir a ver esta película. Estoy segura de que te estés sintiendo como te sientas, te vas a emocionar porque vas a saber reflejarte en algún detalle, en algún personaje, en algún acontecimiento, en alguna frase.


En resumen, si estás un poco afligida, salís esperanzada!

Y si estás de buen humor, salís feliz!

Entre los actores, te encontrás con, por ejemplo, Shirley McLane, que hace de la mamá de Walter y la co-protagonista es Kirsten Wiig. 

Me encanta el personaje que hace Sean Penn. Creo que cualquier personaje que haga, me gustará porque él me encanta, así que no puedo ser objetiva!!
 

Sean Penn componiendo un fotógrafo muy particular.

Algo muy importante que tiene esta película es la banda de sonido. Las canciones principales son cantadas por una voz que yo reconocía como familiar y luego me di cuenta: Se trata de José González, de quien compré un CD hace mil años cuando aquí se escuchaba mucho un tema de él llamado Heartbeats.

Saben qué? Es hijo de padres argentinos! Sus padres y hermana escaparon cuando sucedió el golpe de estado en 1976 y dos años después, José nació en Suecia. 
Las canciones que compone son muy tranquilas aunque a la vez muy inspiradoras, te hacen sentir muy bien y van genial con esta película; creo que el soundtrack en general ayuda mucho a intensificar el torbellino de emociones que esta película te provoca.

Tambien ayuda ver los hermosos y coloridos paisajes que se muestran!

Me hacía acordar mucho a la Patagonia.
En fin, es una película que te provoca optimismo y buen humor. (Será por eso que escribí este post tan largo con tanta alegría?)
Sin vacilar un solo instante más, te recomiendo que vayas a verla, con amigos o sin compañía, no importa. Llevate unos pañuelitos por las dudas y muchas ganas de querer experimentar una buena aventura espiritual, un camino a tus sentidos, a tu corazón, a tu historia, a tu ser.

Que la disfrutes!

Loca Por Breaking Bad

Aclaro que este post no tiene ningún dato revelador sobre la serie, no cuento nada que pueda arruinar la sorpresa!!!

– Tienes que verla! Tienes que verla! Es perfecta!

– En serio? Para tanto? Te parece?
– Y cómo vas? Por qué capítulo vas?
– Voy por ese en que…
– Pero no has visto cuando…
– No me cuentes, Pity!
– Pero seguro que ya has visto…
– Basta, Pity! No me cuentes NADAAAAAA!! No quiero saber NADAAAAAAAAA!
Y así vinimos con Pity, cada vez que nos encontrábamos desde que a instancia suya, comencé a ver Breaking Bad
“Es que es una serie perfecta!,” me lo repite una y otra vez mientras me muestra una nueva remera alusiva a la serie.
Estas son las que tiene POR AHORA;  es que cada vez que nos encontramos tiene una nueva!
Pues empezamos a ver Breaking Bad al poco tiempo de que haya terminado para siempre. Nos encontramos un mediodía para almorzar y Pity me contaba que estaba de luto, que no podía creer que ya no iba  a verla más y me urgía a verla.
Yo la veía tan fanática que dudaba… y una y otra vez pregunté para asegurarme: “Es de zombies?” “Es de ciencia-ficción?” “Es de bichos?” “Es de vampiros?” y a todo ella respondía que no, que era bien real.
Y por eso me decidí y nos enganchamos con Ale, a 2 o 3 capítulos por fin de semana y terminamos la temporada 4 justo antes de irnos para Kuala Lumpur.
A lo largo de esas primeras 4, de a poco, casi sin darte cuenta, te vas sumergiendo, diría, casi psicológicamente dentro del argumento: no podés ser indiferente, no hay personaje que no esté ahí por una razón y al principio creés que te gustan unos para después despreciarlos o vice versa. 
También te pasa que, como nunca antes con otra serie, cuando vos ves ciertas cosas que decís “Ah, ves, ahora como hizo/ dijo esto, entonces vas a ver que hace / le pasa tal cosa…” solo para inmediatamente quedarte con la boca abierta porque lo que sucede luego es totalmente inesperado e inimaginable… y así y todo, posible!
Me pasó que cuando terminamos de ver la temporada 4, sentí que para mí ya estaba. Sabía que faltaba la quinta todavía pero realmente creía que si terminaba así, ahí, estaba bien de todas formas. A pesar de uno o dos cabos sueltos (o sea, quedate tranquila /o que no es Lost!!!), estaba bien que ése hubiese sido el final.
A la vuelta del viaje con pocas ganas retomamos la temporada 5 y la veía… la veía… hasta que en la mitad todo volvió a sus rieles (en mí, no en la serie) y no pudimos parar más y estábamos a 2 capítulos por día en días de semana, algo inusual para nosotros.
Y así llegamos al día de ayer, en que vimos los últimos 3 y quedé… sí, creo que quedé como Pity: Con ganas de volver a verla, con cierto sentimiento de injusticia porque no tendría que haber terminado NUNCA, con esa sensación de “Y ahora cualquier serie que vea me va a parecer una estupidez!”
Es que te pasa eso: Es una serie tan redonda, tan genial, tan inteligente, tan cruda, que si sos fanática /o de las series tan realistas, esta es tu ideal. 
Además de que los actores son todos geniales. Hasta la bebé actúa bien! Miraba y miraba los capítulos y como nunca antes, con sólo mirarles cómo se iban transformando sus caras sin decir nada… sabías lo que estaban pensando! Me impresionó mucho eso.
El actor principal es Bryan Cranston y su personaje: Walter White.
El actor es muy conocido por haber hecho del papá en la serie Malcom In The Middle. A los demás no los conocía y son todos geniales actores.
Junior, pobrecito! Mi favorito, la verdadera víctima, el que más sufre!
Hank, el favorito de Pity y de Ale.
Mmmmm. La entiendo y no la entiendo. 
Me encanta!
Otra que en un principio me parecía de una forma y después cambié de parecer.

Yo, bitch!

… y así…

Agrego que no solamente esta serie se disfruta por lo actoral y por el argumento. La estética es buenísima y se permite jugar dentro de tanto realismo. Aunque te parezca increíble, por momentos tienen estética de video clip y queda perfecto! La música es bárbara, es original y la recomiendo totalmente. Se te amplía bastante el espectro!

Los capítulos no necesariamente comienzan de forma lineal, las temporadas tampoco. Te va atrapando el principio que puede ser el final, o la explicación de algo que te quedó colgado de antes o la razón de por qué la serie termina como termina!

Es totalmente impredecible y por eso también atrapa! Y encima tiene toques de humor! Y mucha simbología!

Si no la viste, obviamente que te recomiendo que lo hagas pero no se te ocurra preguntarle nada a nadie que creas que la haya visto. Es una serie que se disfruta doblemente cuando no sabés qué va a suceder porque no te lo imaginás.

Si la viste, entendés perfectamente por qué escribí el título que escribí… y seguro estás igual que yo!

Y para deleitarnos con lo que fue y no será más y en homenaje a tanto disfrute, te paso acá unos links muy recomendables para que la falta no se haga tan profunda!!!

(Pero no los leas si todavía no la viste!)

Breaking Bad Wiki: Todo, todo sobre la serie, capítulo por capítulo, etc. Todo.

Talking Bad: Programa que se hizo como complemento de cada capítulo de la temporada 5. O sea, por cada capítulo, hay un programa que lo analiza. 

De acá, acá, acá y acá podés comprar las remeras y demás artículos.

Es hora de verla. O volver a verla.

Breaking Bad. O “La Serie De Los Pelados” como la llamaba al principio!
Habré logrado convencerte? Si ya la viste, cuáles son tus impresiones?

Tener Todo Y No Tener Nada

Creo que la mayoría de nosotros, por más garra que le pongamos, por más dinero que ahorremos, por más ascensos laborales que tengamos, por más billetes de lotería que juguemos, nunca vamos a alcanzar la fortuna heredada que tenía Ricardo Fort.

El detalle es, justamente, éso: Ricardo Fort heredó una cuantiosa fortuna que supo iniciar su abuelo y él la abusó y la disfrutó y la gastó como mejor se le ocurrió o se le venía en gana. 

La diferencia con nosotros es, justamente, que el querer estar mejor, el querer más dinero, el querer ascender laboralmente, son el motor que les da energía y sentido a tu vida. Ambicionás, por lo tanto, existís.

Después hablemos de que está mal o bien ser materialista pero en lo que coincidimos es que ambicionar algo (querer conocer a alguien especial, formar una familia, estar enamorado /a, tener muchos amigos, dinero, autos, casas, vacaciones, viajes…) te hace sentir vivo y te dan ganas para pelear lo que el destino te presente; te fortalece; te hace ser optimista. En definitiva, te hace sentir bien. 
Porque si te falta algo y lo querés, lo buscás. Y te ponés en movimiento. Vivís.

Hay unos que fantasean con tener dinero y darse gustos materiales. Generalmente se dice que una vez que tenés el dinero suficiente para comprarte todo lo que se te antoje, ambicionás poder.

Ricardo Fort ambicionaba fama y querer ser reconocido como persona, como artista, como cantante, como celebrity y creyó que con y por su dinero, lo iba a lograr.

Pero queda claro que el dinero no te compra el talento, no te compra el carisma, no te compra amigos que te quieran de verdad, no te compra la salud…

Sinceramente, me apena que haya muerto tan joven, me apena por sus hijos pequeños y por su mamá. Él ya descansa en paz y no sufre más.Y el dinero, los autos, las casas y su ropa son nada. Adornos. Sólo lujo que no lo ayudó ni le alcanzó para vivir como él hubiese querido.

Cholula En El Extranjero

Oh, sí, soy cholula, lo reconozco, lo asumo sin culpas ni vergüenza, lo digo, lo apruebo, … y no me importa! Como le respondí a alguien una vez, “no me saca horas de lectura”, así que es un gusto que me doy.
Mi rutina de información comienza a la mañana, con noticias sobre el país. Escucho de 6am a 10am (hora argentina) El Exprimidor y leo Clarín, La Nación y a veces Página/12, para comparar.
Una vez que tengo una idea de cómo anda el país y el mundo en general, paso a chequear portales como Primicias Ya y un blog que tiene un poco de todo, mucho de farándula argentina y algunas curiosidades, llamado La Ventana Indiscreta de Julia
Después retomo los diarios y chequeo la sección espectáculos pero sólo la de La Nación, Personajes.tv. Qué cosa, che, cómo será el interés que hay hoy en día por lo que pasa en la tele que LANA-CIÓN sucumbió, borrando la sección “Entretenimiento”. 
La sección Espectáculos de Clarín no me merece atención ni interés, no me gusta su diseño y entro si veo algún título que me llame la atención pero los que redactan en esa sección son de terror. 
A las 13hs de Argentina sintonizo, a través de internet, el canal América para ver Intrusos. No me banco a Ventura, Rial será un mercenario pero yo ahí miro noticias de la farándula y me divierto o me indigno o nada pero lo miro. Prefiero ver eso a un programa light y edulcorado y que no es ni chicha ni limonada, como el de Mariana Fabbiani. Esos programas que empiezan con una temática cool, terminan de rodillas ante el rating porque no los ve nadie y manotean los escándalos mediáticos que comienzan en otros canales. Por lo menos Intrusos es coherente.
Si quisiera ver algún otro canal de Argentina puedo ir a Sin Televisor, donde no sólo ves los de aire sino los de cable.
A veces veo La Jaula de la Moda, a las 16hs de Argentina, a través de Magazine TV. Me encantan! Pero casi siempre a esa hora estoy preparando la cena.
A la noche, después de cenar, paso por DListed, mi portal favorito sobre farándula extranjera y sigo con el canal de Ángel De Brito que está en YouTube y ahí veo otros reportajes o algún que otro escándalo.
Los sábados, generalmente a la noche, busco en TN el programa Tiene La Palabra. Disfruto muchísimo de los programas con reportajes a un solo invitado y siempre son interesantes tanto los invitados que llevan como las preguntas que hacen los periodistas.
Este domingo que pasó puse América y vi Almorzando con Mirtha Legrand y estuvo buena la experiencia! Me entretuve como siempre y hasta me pareció que La Chiqui está más calmada y de mejor humor; se ve que el hecho de que el programa vaya una vez por semana está bien.
También, de vez en cuando, cuando me acuerdo, busco en YouTube, los reportajes que hace Jay Mammon.
Pareciera que estuviera pegada a la pantalla todo el día pero no, también hago otras cosas; lo que pasa es que a veces no miro los programas enteros o a veces no chequeo tal o cual portal porque no me da el tiempo o tengo sueño o lo que sea, pero en general, mi interés sobre el mundo del espectáculo se centra en esos sitios que te mencioné.
Tengo que agradecer vivir en el extranjero en esta época donde gracias a las comunicaciones y a internet uno no sólo puede estar al día con lo que pasa en su familia sino en el país y en el mundo de espectáculo! 
Y ya que estamos en el tema, me puso triste la muerte de Juan Carlos Calabró al que miraba en Calabromas cuando era chica y, digamos que no me causaba mucha gracia en esa época pero los viernes a la noche qué se podía ver? Sí me acuerdo de que a mi hermana le hacía mucha gracia El Contra. 
Ves, es como toda noticia de una muerte, uno empatiza porque te hace acordar a otras personas queridas que ya no están… Ayer mientras veía las declaraciones que hacían las hijas, me recordó al momento en que falleció mi viejo y se me llenaban los ojos de lágrimas porque decían de él las cosas que yo también diría de mi viejo: el mejor padre, el padre que quisieran tener todos, un tipo digno y muy trabajador, etc.
También rescato lo que dicen todos: que era un humorista que jamás necesitó de una mala palabra para hacer reír y él mismo era libretista de sus programas, divirtiendo a grandes y chicos. Un talento, verdaderamente.

Diana, La Película

En inglés hay un adjetivo por demás gráfico (como muchos adjetivos en este idioma) y que para ser traducido al español requiere de mucha explicación (como casi siempre pasa cuando traducís un adjetivo del inglés al español). La palabra en cuestión es toe-curling.
Toe es un sustantivo que significa “dedo del pie” y curl es un verbo que significa (entre otras cosas) “enroscarse”. Bueno, entonces vos ahora te imaginás esa acción, cuando uno, de alguna forma, enrosca los dedos del pie? Generalmente es cuando algo te incomoda o te da como vergüenza ajena. Lo hemos hecho sin darnos cuenta tal vez. 
De lo que se decanta que cuando vos decís que algo es toe-curling, es algo que te provoca esa incomodidad, esa vergüencita. Y no sé por qué pero cada vez que veía pasar un colectivo con el póster de que en poco tiempo se iba a estrenar la película de Princess Diana, yo sentía como si mis dedos del pie se enroscaran.
Es que me imaginaba que la peli iba a ser más para el público americano que el británico y que, por lo tanto, iba a ser poco objetiva.
La imagen de Diana es muy venerada en muchos países, incluso en Argentina, donde se la ve como una mártir, una-pobre-piba-que-fue-tirada-a-los-leones-de-la-realeza desde muy joven y se casó con ese tarado de Charles-que-tiene-esas-orejas-horribles y la reina-que-es-una-vieja-fea-y-bruja y la Camila-que-también-es-vieja-fea-y-bruja. Qué malos eran todos!
Y qué linda era Diana!
Ciertamente, es la imagen que se tiene de ella en toda Latinoamérica y en EEUU. Lo comprobé, por ejemplo, en enero de 1998 cuando estuve en México como un mes y todas las semanas casi todas las revistas tenían de portada a Lady Di y se vendían pósters por todos lados. (Diana había muerto en el accidente en agosto de 1997).
Lo comprobé en EEUU el año pasado y este y los otros que fui por las tapas de algunos tabloides sensacionalistas que tienen unos títulos tre-men-dos!

Sí, son totalmente toe-curling!
Es, en realidad, la imagen que ella proyectaba y que acá, después de tantos años que han pasado desde su muerte, se está empezando a diluir. Viviendo acá, en este contexto, comprendés muchas cosas, conocés otras y te das cuenta de que tal vez todo no era como te lo presentaban antes o te lo presentan allá. 
Acá salen otros artículos que en otros países no aparecen porque no son del interés general así que te enterás de otras historias. Y conocés el otro lado de muchas caras conocidas.
Pero es como todo, hasta dónde uno sabe qué es lo cierto y qué es pescado podrido? Supongo que lo mejor es encontrar un equilibrio y aceptar que de uno y otro lado hubo cosas buenas y malas, personajes buenos y malos o tal vez nadie era del todo bueno o del todo malo! Hay que saber leer entrelíneas y sacar tus conclusiones de acuerdo a tu forma de ver y pensar. 
De todas formas, fui a ver la película porque quería sacarme las ganas, quería saciar mi curiosidad y no sé cómo hice pero aguanté no leer ninguna crítica.
Y aquí te doy mi parecer.
La película fue dirigida por Oliver Hirschbiegel, dato con el que se viene machacando desde el primer día de filmación. Es que Hirschbiegel fue quien dirigió Downfall (La Caída), la película sobre los últimos días de Hitler y que estuvo bien hecha por cierto, aunque tuvo su cuota polémica.
No vi, sin embargo en Diana, algo que me llamara la atención, algún toque personal u original de parte del director porque hay muchos lugares comunes y desde la primera escena ya sabés cómo va a ser el final de la película.
Pero no me refiero a “Qué obvio, cómo no vas a saber cómo termina si sabés que Diana murió!” No, me refiero a la forma en que desde el mismo comienzo ya tenés idea de cómo se estructurará la película y entonces… bueno, la mirás.
El film abarca los dos últimos años de Diana por lo que si vos esperás una película Araceli, donde se te muestra cómo se crió y etc., pues no encontrarás nada de eso. Simplemente vas a escuchar diálogos banales donde los mismos personajes recitan de qué forma fueron sus vidas y qué carencias afectivas tuvieron para que el espectador se entere.
Todo el tiempo sentís que Naomi Watts la está imitando, no te creés que es Lady Di.
En la escena que tiene que ver con el famoso reportaje con Martin Bashir donde ella lanza la frase “Éramos tres en ese matrimonio” (refiriéndose a Camila), Naomi no logra la mirada cabizbaja que tenía Diana y qué tan bien le rindió para que todo el mundo le creyera.

No le sale!

Al final, a quien se termina pareciendo más es a Liz Hurley cuando se pone una peluca castaña para salir a la calle y pasar desapercibida!

Es igual!

Algunas escenas son, creo yo, meras especulaciones de cómo pudo haber sido algún acontecimiento y traté de tomarlo como que estaba viendo una película romántica más. 

Bueno, igual de romanticismo no tiene mucho!
No hay química en esta pareja cinematográfica! 
Tampoco se muestra nada de su relación con los príncipes.
Es todo “bla bla”, “los veo cada 5 semanas”, “quiero verlos más seguido”, etc.
Lo que es rescatable de la película, a mi entender es que te muestra el detrás de escena, entonces ves que una pose determinada en una foto es un mensaje muy poderoso.

Por ejemplo, esta foto.

Que fue recreada así.

Te transmite muchos mensajes esperanzadores pero lo que se te muestra es la cantidad de fotógrafos que había sacando esa foto y que de natural tenía muy poco.

Y ni hablar cuando te muestran que Diana llamaba a un fotógrafo en particular para darle exclusivas! O arreglaba con él qué foto se publicaba y cuál no!

Aunque en dos o tres escenas muestran que Diana genuinamente se acercaba a las personas con cierto interés y calidez.

Pero, oh, siempre había fotógrafos alrededor!

En fin, es una película que no sé si dejará conformes a quienes admiran a Diana y la tienen como un ejemplo humanitario. Los que creen que todo fue un complot y que todos son malos y ella buena, se van a quedar con ganas de ver algo que justifique su punto de vista. Los que queremos ver algo objetivo y con cierto rigor histórico, nos vamos re calientes porque es cualquier cosa menos eso!

En conclusión, creo que es una película que se queda a mitad de camino para el gusto e interés que pueda tener cualquiera; que no exploró bien ningún acontecimiento y realmente, me molestó y cansó que fuera un compendio tipo rompecabezas de pequeñas escenas de casi 2 minutos editadas y “pegadas” linealmente para contar una historia.
 

Sí, mejor corramos a verla en DVD, no vale la pena programar una salida al cine.

Y cuál es tu opinión acerca de Diana? La película o la persona, vos elegís, me gustaría saberlo!

4 Hombres Que No Se Banca Nadie Y Yo Sí

Hay personajes que a la mayoría le cae mal o pésimo y a mí a veces también pero en el fondo no me caen tan mal y hasta a veces no digo que me causen ternura, pero sí es como que les veo un costadito agradable. 
Como cuando escribí sobre los 4 hombres que no me banco, no incluyo los políticos, obvio.
No me lo vas a creer pero…

 Ay no séééé… Pero no me cae tan mal! O sea, no aguanto cómo habla, cómo se pelea, las estupideces que dice, las ínfulas que tiene y encima creerse que lo que hace es arte. En el fondo lo veo como un chico inocente que tiene que comprar y pagar por todo: para tener un programa, para tener amigos, para tener hijos, para verse lindo (?) en el espejo, para que lo aplaudan… Un pobre niño rico con tristeza, como se decía en los ’90.

Todavía le doy changüí a Rial porque todavía tengo los mejores recuerdos de cuando empezó Intrusos y era genial, graciosísimo y súper sarcástico, no le perdonaba la vida a nadie y hay que reconocerle que a partir de él, los programas de chimentos no se tomaron en serio a la farándula local nunca más!. En esa época no tenía el ego de ahora y el programa era más un programa de humor con información del espectáculo. Hay días que todavía se le escapa ese Rial del comienzo y me hace reír mucho!

La brutez con patas y una boca grande! Qué insoportable que es y por lo menos en la tele, es un calentón con poca paciencia y enfrentado es capaz de gritar las estupideces más increíbles. Rescato de su portfolio verbal: “Muera Ítler” (sí, lo pronuncia así) y “Mickey Mousse”.  Me hizo reír en varias oportunidades así que no me puede caer mal pero reconozco que cuando sale en la tele, cambio o apago porque es infumable!

Mirá, qué no se puede decir de Tinelli? No sé cómo es como persona y lo juzgo por lo que veo en la tele. Tiene ese magnetismo de que no te lo aguantás pero si lo enganchás en la tele, te quedás mirándolo y hasta te puede hacer reír a través de lo que se le ocurra a él o a los actores que contrata. Muchos, muchos lo odian pero él ha cambiado la forma de hacer tele (para peor según se puede comprobar) y no sé por qué, no me termina de caer mal.
Coincidís conmigo o hay algún otro hombre (no político) que  a muchos les cae mal y a vos no tanto?

Te gustó mi blog? Podés compartirlo clickeando: