Gran Bretaña

El Cumple De Ale Y Su Mesa Dulce

 Los anfitriones.

 El lunes Ale cumplió años y lo festejamos en casa con amigos y familia. Como era feriado preferimos festejarlo en casa y con gente querida y charlamos, comimos y nos divertimos muchísimo!

Desde el viernes que yo andaba ansiosa pensando qué cocinar, cómo organizarme, qué adelantar… Porque como el domingo teníamos el evento del Pageant, no sabía a qué hora volvíamos.

Por suerte volvimos a eso de las 6 de la tarde así que me puse manos a la obra aunque el sábado ya había adelantado algo.

El sábado hice un tiramisú con el que se me fue la mano con el cognac para mojar las vainillas. Como no tomo alcohol, no sé medir bien aunque lo mezclé con café. Todos se sorprendieron de la cantidad de alcohol pero ninguno lo dijo en tono de queja! (Me doy cuenta ahora que no le saqué fotos pero es la misma receta del tiramisú que le hice a Sergio para su cumpleaños)

Por las caras, se ve que hizo efecto!

Tuve un problema con una torta que de gusto salió bien pero de aspecto, no. Qué hacer? La corté en pedacitos, la procesé y a las miguitas finas las uní con dulce de leche. Luego con la palita de hacer bochas de helado tomaba porciones a las que las pasaba por chocolate blanco derretido y de ahí a pegarles coco rallado de tres colores, alegóricos al Jubilee: blanco, rojo y azul.

Resultado:

Y tuvieron un éxito bárbaro! A todos les gustó muchísimo!

También hice cupcakes. Estoy medio aburrida de ver cupcakes por todos lados pero no me pude resistir a un set para decorar 24 cupcakes con dos diseños de pirotines e íconos de Inglaterra: un soldado, un colectivo de dos pisos, un taxi y el Big Ben.

Eso sí, con dulce de leche!

Las cupcakes son la receta original y base del Hummingbird Bakery y debo reconocer que es la mejor! Fíjense que los cupcakes salieron bien rasos, como tiene que ser, no tienen que tener un pico para después cortarlos y decorarlos.

Hice otro postre, un blancmange de rosas. Sí! Con un suave y delicado sabor a rosas y decorado con berries para la ocasión:

Estaba muy rico también!

También hice un frangipane de frutillas, el cual no llegamos a comer porque ya estábamos que no dábamos más de comida. Los invitados habían traído salado o sea que ya veníamos cargaditos para cuando puse la mesa dulce.

Se ve bien aunque un “poco” doradito!!!

Y la torta!

Ah siiii!

Un Victoria Sponge relleno de dulce de leche y decorado con otro set muy divertido!

Feliz cumpleaños Ale!

Un Festejo Muy Especial

Ayer fue un día de festejo muy especial, se cumplían 60 años del reinado de Elizabeth II y tenemos fin de semana largo por estos lares, es feriado hasta el martes.

Una de las tantas celebraciones fue este desfile de diferentes barcos llamado Diamond Jubilee Pageant.

La empresa donde trabaja Ale organizó una reunión en la terraza del edificio para aquellos afortunados que ganaron un lugar en un sorteo. Son muchas las personas que trabajan allí y Ale por suerte ganó su lugar y el mío!

No se imaginan la semana pasada los días gloriosos de calor y sol a pleno que tuvimos. Desde el jueves todo empezó a desmejorar pero acá se le pone el pecho a las circunstancias, nada se suspende por lluvia y se sale igual! Menos mal que no me compré un vestido de verano como tenía pensado! Tuve que recurrir a las botas, a las medibachas abrigadas, al piloto… Pero con alegría!

Viajar se viajó como un día normal aunque era raro ver tanta gente en el distrito financiero, un día domingo, sobre todo, ver niños por la zona resultaba extraño!

 
En el subte encontramos caras familiares… 😀
Cuánta gente por todos lados!

Entramos al edificio, nos preguntaron el nombre, nos dieron una pulserita a cada uno y una bandera y fuimos para la terraza.

Lo primero que vimos fue una parrilla.

 
Bien.

 La decoración muy linda pero no invitaba a sentarse a chupar frío.

 Había muy buena vista.

Y mucha seguridad pero para nada intrusa.

Fuimos para adentro, había una especie de quincho y ahí había juegos y animadores para niños además del menú que te podías servir vos mismo.

 Una animadora y más allá una que le pintaba las caritas a los niños.

Tenía hambre y dije que hoy me iba a comer un permitido. Y fui muy permisiva…

 Mini fish and chips y mini pollo rebozado que no se ve.

Y ya era hora de que nos amucháramos para ver pasar los barcos.

Sacamos tantas fotos! Y también filmamos! Les muestro algunas de esta experiencia maravillosa, para mí es algo difícil de explicar ver tantos barcos y botes en el río, verlo tan lleno de vida… Y eso que es un río muy transitado pero creo que lo hermoso fue la alegría que se vivía, los colores y escuchar cómo vivaba la gente cuando pasaban los barcos.

Gente mirando desde los balcones!

Primero pasó este barco que tocaban campanadas.

 Campanas hechas especialmente.

 Detalle.

 Me quedé sin aliento cuando vi todo lo que seguía detrás!

 Más cerca!

 Este barco es el Gloriana.

 Detalle.

 Acá iba una banda tocando en vivo.

 Más barcos lindos.

 Acá se acercaban los barcos que representaban cada país del Commonwealth.

 Se ven las banderas de cada país.

Y ahí se acercaba el Royal Barge, el barco que traía a toda la familia real.

Bien escoltado, por cierto.

Ahí viene…

Todo entero.

Detalle. Proa? Popa? Nunca sé…

Menos mal que mi cámara tiene buen zoom. Si clickean la foto de abajo, van a ver al detalle.

La reina, Philip, Charles y Camila.

Después de este barco pasaron muchos más, con bandas de música, los catamaranes y barcos cruceros que pasean turistas, etc., pero esto que yo pongo aquí resumido es sólo una pequeñísima parte de lo que se vio.

 Otro barco bonito.

Para nuestra sorpresa, cuando terminaron de pasar los barcos más importantes, empezó a llover con todo así que nos fuimos todos para adentro, menos mal que ya habíamos sacado las fotos!

 Adentro.

 Afuera.

Algunos prefirieron quedarse afuera igual pero con Ale vimos que ya la cosa no daba para más, la gente se quedaba para tomar, más que nada, así que decidimos volver a casa y terminar este día único descansando de frío y la lluvia.

A la vuelta le saqué fotos a la gente.

Si quieren ver más fotos súper profesionales y gigantes, pueden hacer click acá.

Les gustó?Acá les dejo un videíto que filmé, son unos pocos segundos pero se ven muy bien algunos barcos.

Contexto

Cuando vivía en Argentina mientras fui chica e incluso cuando ya era grande y profesora de inglés, tenía una visión muy republicana de la monarquía británica: unos individuos muy poco agraciados físicamente (salvo Diana, por supuesto) y una reina malvada que usaba sombreros ridículos.

Una de las cosas que aprendés con el tiempo y la experiencia es que no podés juzgar a las personas de acuerdo a tu historia personal y de acuerdo a tus principios. Imaginate querer juzgar a un pueblo entero.

Eso es lo que aprendés viviendo en otro país o simplemente viajando. Aprendés a respetar al otro, tratás de entenderlo y de entender su contexto. Entonces ves cosas cotidianas que no llegan a los noticieros de tu país.

Y vos acá ves otras cosas: Ves y leés sobre la monarquía desde muchas perspectivas y hay gente que no se lo pasa hablando de la reina y hay gente que es súper fanática y hay gente que se acuerda de la reina cuando hay algún acontecimiento y hay gente que no le va ni le viene.

La reina tendrá mala fama en muchos países (y es entendible que así lo sea) porque representa un pueblo que a lo largo de la historia de la humanidad se ha hecho odiar.

Pero si nos detenemos a meditar sobre lo que significa la reina, ves que es una mujer que representa al pueblo todo pero no al gobierno de turno: no puede dar opiniones personales ni políticas ni sobre ningún tema: hacerlo sería ponerse del lado de una porción de la población y ella representa a todo el país.

La reina es muy respetada, a pesar del 22% de la población que no está de acuerdo con la monarquía y ha sido una mujer que se dedicó por completo a hacer su trabajo que no es sólo firmar papeles y recibir flores: Por ejemplo, todas las semanas se reúne con el Primer Ministro quien la tiene al tanto de lo que sucede en el gobierno y ha vivido recluída desde que su papá fue coronado rey.

No ha tenido una educación formal pero fue preparada para el reinado. Por más que esté rodeada de lujos no puede darse otros que nosotros damos por descontado: de qué vale tener tantas joyas (que no le pertenecen en su totalidad) si no puede ir de shopping o caminar libremente por la calle.

Pero más allá de lo que cada uno pueda pensar sobre la monarquía o de esta reina en particular, por experiencia personal, habiendo vivido gran parte de mi vida en una república democrática como lo es Argentina y en una monarquía parlamentaria como la británica, no digo que un modelo es mejor que el otro: Cada uno es una genuina forma de expresión de la autodeterminación de un pueblo. 

Ceremonia de Ciudadanía Británica

Luego de haber vivido legalmente cinco años seguidos y uno más, Ale tuvo la oportunidad de ser ciudadano británico. Tenía la posibilidad de elegir ser italiano también al estar casado conmigo.

Se decidió por el británico porque el trámite tardaba menos aunque tardó su tiempo, tampoco fue que lo obtuvo de un día para el otro, pero en total creo que entre que envió los papeles hasta el día de la ceremonia, pasaron algo así como 5 meses.

Tuvo que pasar un test de cómo es la vida en el Reino Unido y así pudo enviar todos los papeles.

Cuando todo estuvo aprobado, llegó una carta invitando a Ale a la ceremonia. Él tenía que llamar y pedir cuándo, si quería decir una Afirmación o un Juramento (hacerlo por Dios) y si quería que le estrecharan la mano o no. Llamó el viernes pasado y había lugar para el lunes, antes de ayer. Sí! Allí fuimos!

La ceremonia fue en el Registro Civil que nos corresponde por el área que vivimos.

Al llegar, tuvimos que esperar en el hall y luego abrieron una puerta de un cuarto y llamaron a todos quienes estábamos para la ceremonia.

Entramos, había una chica con una mesita y una lista e iba chequeando cada nombre de su lista con los pasaportes de cada uno. Yo no necesité llevar nada, yo era la invitada.

Luego nos dijeron que esperáramos un ratito ahí mientras ellos terminaban de ultimar detalles en un cuarto contiguo y nos invitaron a servirnos de té, galletitas, café, jugos, etc.

Acá siempre se estila ofrecer “tea and biscuits.”

Al cabo de un rato, llamaron uno por uno a los futuros ciudadanos para que se fueran sentando en el otro cuarto. Tenían sobre su silla una banderita y unos papeles con lo que tenían que decir en voz alta en la ceremonia.

Ale allá leeeeejossss…

Después nos llamaron a los invitados a que nos ubicáramos al costado. Cada uno teníamos en nuestra silla una banderita también y un papel con la letra del Himno.

Mi silla.

La encargada de todo era la chica del principio, quien se presentó y dijo que era algo así como la número dos del Registro Civil y nos contó que era un día especial porque usualmente es ella quien lleva adelante esta ceremonia pero esta vez era distinto porque estaba presente la Mayor de nuestro municipio así que ella se iba a encargar.

Mayor es una especie de intendente en lo que se refiere a presidir ceremonias representando a la reina y tiene ciertas atribuciones y autoridad al representar el municipio pero es una figura apolítica.

Nos hicieron poner de pie y primero entró un señor, el Macebearer, cargando una especie de cetro llamado Mace, un símbolo de autoridad.

Saqué la foto como pude!

 Puso el mace sobre la mesa.

Atrás llegaba la Mayor, fue a su lugar y nos pudimos sentar.

La Mayor dio un discurso diciendo que era su última ceremonia, hablando del paso importante que estaban por tomar, de la importancia de la ceremonia, etc. Mucho no le entendí porque tenía un resfriado tal y estaba disfónica. Ella nos lo previno y que no podía hablar en voz muy alta.

El discurso.

La representante del Registro Civil.

Fue entonces el turno de la del Registro Civil que hizo poner de pie a los candidatos, y les hizo repetir por partes, después de ella (como si estuvieran orando) una Afirmación. Decía:

“Yo (nombre) solemne, sincera y verdaderamente declaro y afirmo que al ser Ciudadano Británico seré leal y fiel a Su Majestad Reina Elizabeth Segunda, sus herederos y sucesores de acuerdo a la ley”.

E inmediatamente después, tenían que dar un juramento de compromiso:

“Seré leal al Reino Unido y respetaré sus derechos y libertades. Defenderé sus valores democráticos. Cumpliré fielmente sus leyes y mis responsabilidades y obligaciones como ciudadano británico.”

Todos aplaudimos y cantamos el God Save The Queen.

Y ya! La Vice del Registro Civil comenzó a llamar uno a uno y a decir de qué país era cada uno (había de Uganda, India, Somalia, Sierra Leone, una chica de Colombia, Australia, Sudáfrica, Vietnam) aplaudíamos y la Mayor entregaba uno a uno su certificado más un sobre con otros papeles (y un porta pasaporte!) para terminar el proceso y posaba para las fotos.

 Ale y Mayor Loder.

Los invitados también podíamos estar en la foto!!

Llegamos a casa y me puse a hacer lo que le había prometido a Ale: una torta para llevar al trabajo al día siguiente para compartir con sus compañeros.

Por afuera es muy británica pero tiene corazón de dulce de leche!

Perlitas de Edinburgh

  • Me gustó Edinburgh, es una ciudad linda y tranquila. Al principio te da la impresión de que es muy sucia porque la piedra de muchos edificios está ennegrecida pero no es por la polución. Supongo que es la característica de la piedra que si no la pulís, se pone negra.

  • Nos llamó la atención que haya muchos edificios estilo griego clásico que tienen la apariencia de ser gubernamentales pero, en realidad, son negocios. El Hard Rock Café es un ejemplo. De afuera parece, no sé, la municipalidad pero te acercás y ves el cartel de que es el famoso restaurant.

  • Me cuesta entender escocés! Tampoco me maté en comprender porque si interactuaba con alguien era para comprar algo o preguntar una cosa específica. Los escoceses tienen una forma distinta de pronunciar, la r la pronuncian como nosotros y las sílabas son bastante diferentes que en inglés. 

  • Cuántos españoles por todos lados, trabajando o paseando! Y se nota que son de ir seguido porque es la primera vez que en una ciudad europea veo que hay guías impresas en el idioma local y en español. Muchas guías.  

Les paso un resumen con fotos explicadas:
 Hermosa foto sacada por Ale desde el avión. Allí, esa rayita azul, es el yate Britannia.
Es muy común en Gran Bretaña que haya muchos bancos, sobre todo en iglesias y parques, que tengan dedicatoria a alguna persona fallecida. Estimo que son los familiares quienen prefieren donar un banco y ponerle una chapita con el nombre de quien quieren recordar.
Caminando por Princes Gardens, paso por al lado de uno que parecía uno del montón…
 Sin embargo, me acerqué a mirar… Menos mal!

 Qué sorpresa!

En el parlamento encontramos dos esculturas de la cabeza del poeta Robert Burns, de tamaño natural, en dos colores.

 Hecha con fósforos sin usar.

Hecha con fósforos quemados.

Así como en Londres está el Albert Memorial (blanco, dorado) aquí tienen este edificio precioso, un monumento a Sir Walter Scott.

 Lástima que el detalle no se puede apreciar porque la piedra está negra… Y mi cámara sucia!

La parte de atrás de St. John’s Church.

No entiendo estos balcones.

Siempre se tiene la impresión de que no se vio todo por eso estoy segura de que en algún momento vamos a volver a Edinburgh donde nos sentimos muy a gusto.

Edinburgh Día 3

Qué manera de caminar hoy! Por suerte llovió un poquititito por lo que el resto del día fue a puro sol, a cielo celeste, a cielo cubierto y a puro disfrute!

Comenzamos por ir a la vuelta del hotel a ver un edificio que nos había encantado cuando lo divisamos desde el micro que nos traía del aeropuerto.

Un antiguo colegio que está en venta! 115 habitaciones! Alguien me lo compra, por favor?

Después fuimos a conocer el Parlamento Escocés. Oh sí, Escocia tiene parlamento desde 1999 y lo pudimos recorrer un poco por dentro pero en estos días no había tours guiados. Así que nos quedamos con las ganas de saber un poco más de lo que pudimos ver y leer por ahí.

 La entrada del Parlamento. Demasiado modernoso para mi gusto.

La cámara donde se sesiona.
Detalle del escritorio.

Aquí se sienta la gente que puede ir a ver las sesiones. Piden que sea en silencio, sin cámaras, sin celulares y sin banderas políticas.

Nos gustó mucho ver alrededor y nos pareció que habíamos llegado al final de Edimburgo. Después del Parlamento, enfrente está la Queen’s Gallery y Hollyrood Palace y ahí nomás las colinas que vimos ayer desde Calton Hill.

 Se puede leer al costado: “Palace Closed”. Buuuuuuu!

 The Queen’s Gallery.

 A mí me gustó el leoncito guerrero.

Hermoso verde escocés!

No pudimos entrar a Hollyrood Palace, la residencia oficial de la reina cuando va a Escocia porque no sé qué duques se estaban alojando allí justo pero, de todas formas, tuvimos la oportunidad de ver a Camilla, la esposa de Charles!

 Ahí va Camilla, bien peinada.

Para este entonces, nos comunicamos con Mechi, del blog Mujer, Madre, Esposa Y Muchas Cosas Más. Quedamos en encontrarnos a la media hora así que mientras íbamos a su encuentro, paseamos un ratito más por Edinburgh, recorriendo sitios tan bonitos y únicos.

Diferentes museos y casas antiguas.

Y aquí estoy con Mechi!

Mechi es linda y qué simpática! Charlamos un montón y se nos hizo poco el tiempo! Como Madre que es, se tuvo que ir a buscar a sus chicos a la escuela pero por suerte tuvimos un rato para tomarnos un rico café.


Ella me comentaba qué raro es conocer en persona a una persona de la que uno ya conoce mucho de su vida. Es cierto, yo nunca lo había pensado de esa forma, creo que por eso cuando uno conoce a un blogger siente mucha conexión a pesar de  antes no haberse tratado personalmente.

Después de despedirnos, Ale y yo por consejo de Mechi, decidimos ir un poco más allá del centro y siguiendo un mapa hicimos algo de trekking por unas zonas donde había mucha naturaleza.

Bordeamos bosques…

 …anduvimos por caminos…

Encontramos lugares de ensueño!

Y finalmente, después de tanto caminar, por fin nos sentamos! En el colectivo que nos trajo de vuelta al hotel donde estoy escribiendo mi última crónica desde Edinburgh!

Nos vemos a la vuelta!!!

Edinburgh Día 2

Hoy la mañana estaba soleada pero a la vez parecía que iba a llover. Qué nos vamos a achicar habiendo traído paraguas así que después de desayunar bastante tarde, enfilamos para Calton Hill, apodada por mí “La Loma”.

Calton Hill es una colina de piedra volcánica, en lo alto de Edimburgo. En realidad es un volcán extinguido y sobre el cual hay diversos monumentos de estilo griego que fueron construidos durante un período en el siglo XVIII llamado Scottish Enlightment.

Ayer, cuando observaba Calton Hill desde el castillo, me intrigaba ver los monumentos y a cada rato le decía a Ale que quería ir aparte porque nos enteramos que tal como sucede en Greenwich, hay un observatorio y hay una bola que cae a la 1 de la tarde, exactamente al mismo tiempo en que en el castillo se dispara una bala de cañón.

Así que hoy nos tomamos el bus y después de subir unos cuantos escalones, llegamos.

Viajamos con estilo escocés.

Con el caer de la bola, todos sincronizaban sus relojes antiguamente.

 
Tanto espamento para eso!

Les muestro los diferentes monumentos:

Dugald Stewart Monument.

The National Monument, que originalmente iba a ser una copia del Parthenon pero se quedaron sin fondos y lo dejaron así nomás!

 
Nelson Monument, donde está la bola.

El observatorio.

Esa colina más alta se llama Arthur’s Seat.

Luego bajamos y ahí nomás enfrente fuimos al Calton Hill Burial Ground, un cementerio, bah.

Ale pasó mucho tiempo fotografiando tumbas, la verdad, no encuentro mucha belleza en un sitio así pero a cada cual su gusto!

Como se estaba nublando bastante, decidimos visitar el yate HMY Britannia, el yate de la familia real que fue bautizado por la reina en 1953 y formalmente terminó de navegar en 1997.

Vista parcial.

 En este barco la familia real solía pasar sus vacaciones y viajar alrededor del mundo.

Cómo habrán hecho para anclar en Bolivia! Qué genios!

Fue aquí donde Charles y Diana pasaron su luna de miel (con quichicientas mil personas alrededor, toda la tripulación, pobres, qué luna de miel habrán pasado!).

Sinceramente, el paseo no fue para nada aburrido, la entrada incluía una audio-guía muy amena con la información justa. No se detenía mucho en partes técnicas y como verán en las fotos siguientes, fue como visitar un palacio!

 Ale jugando.

 Vista desde donde estaba sentado Ale. Proa? Popa?

 
Yo también jugué un poco!
 Sala de estar. El barcito ahí nomás.

 La habitación de la reina.

 La habitación de Phillip.

 La habitación de la luna de miel de Charles y Diana.

 La ante sala al comedor donde tomaban algo antes.

El comedor diario.
 Aquí es donde se hacían los banquetes formales. Todo alrededor son regalos de los distintos países a los que iba el yate.
 La oficina de la reina.
Adoré esta escalera!

 La ante sala al living.

 Los sillones de esa ante sala.

 El living! Con esos sillones con florcitas horrrribles pero que me encantan!

 Donde dormía la tripulación.

 Había hasta un quirófano!

 La lavandería.

Me quedaron un montón de fotos de otros lugares! Pero no se puede todo!

Después de ver el barco que tan importante fue para la familia real (la ceremonia en la que se lo daba de baja fue tan emotiva que a la reina se le escapó una lágrima por primera y única vez en público!), decidimos ir a cenar y antes sacamos algunas que otras fotos, esta vez por George Street.

Monumento a Pitt.

The Royal Scottish Academy.

Edinburgh Día 1

 

En realidad, nuestro día 1 en Edinburgh, Escocia, fue ayer cuando llegamos a la tarde. Pero estábamos cansados después del vuelo, salimos a caminar un ratito y fuimos a cenar así que el día 1 con respecto a paseo propiamente dicho ha sido hoy.

No sé qué nos pasa últimamente, que nos cansamos enseguida o nos tomamos todo con más calma. Hoy le costó arrancar el día a Ale. Después de desayunar se hizo una mini mini siesta en el sofá de la habitación hasta que casi al mediodía, se despertó y salimos a la ciudad.

Lo primero que hicimos fue ir a visitar y recorrer el Edinburgh Castle, un castillo maravilloso, tan bien conservado, que está bien arriba en la ciudad, que domina la vista, que parece esculpido de las rocas que lo sustentan.

Vista desde Princes Street.

Se calcula que el castillo está desde el año 1093 aunque ya en tiempos romanos había en este lugar un tipo de dominio de la gran roca volcánica, llamada Castle Rock.

Lo recorrimos ayudados de una audio guía con la información justa y para nada aburrida.

La vista que se tenía de la ciudad era preciosa!

No es cierto?

Bueno, es que los edificios son preciosos!

El castillo por dentro tiene secciones muy interesantes:

Este edificio fue hospital.

Esto alberga monumentos y listas de escoceses caídos en guerra.

 
 Esta es la parte de atrás.

 Un museo de este regimiento.

Y también este lugar alberga las joyas de la Corona Escocesa, que no son tantas como las que hay en The Tower of London pero son igual de majestuosas: se trata de una corona, un par de sables y tienen una historia muy interesante ya que más de una vez fueron escondidas para que no fueran encontradas, notablemente durante la Segunda Guerra Mundial.

Aquí se guardan las joyas.
Este es un cementerio de perros de soldados.
 No me iba a perder la oportunidad de sacarme una foto con ellos! Me preguntaron si me quería tomar de sus brazos y les dije que sí!

Al salir, pasamos por la tienda de regalos y mirando unos libros para niños, escucho a mi lado a dos señoras hablando y una de ellas le leía  a la otra en voz alta una historia del libro y por la pronunciación me dí cuenta que eran de Argentina y por el entusiasmo, que eran teachers… como yo!

Con toda alegría les dije: “Ay, teachers de Argentina!”

Ellas me preguntaron: “Vos también sos teacher?”

“Sí!,” les dije, “pero vivo acá… Bah, en Londres.”

Fue decir eso y como si yo hubiese desaparecido. Las dos volvieron a mirar el libro y yo… bueno, decidí ir a mirar otras cosas. De todas formas, antes de irnos, le dije a Ale: “Esperá que voy a saludar a las chicas.”

Pasé por detrás de ellas que seguían con el libro (qué hincha que soy!) y les dije (y juro que no fue bajito, yo hablo fuerte) “Chau, chicas, suerte…” Y me sentí la mina más tonta del mundo! Ninguna de las dos se dio vuelta!

Le pregunté a Ale “Pero por qué?” Y él me dijo que no bien mencioné que vivía en Londres, cambiaron la cara. Y yo sorprendida le pregunté si había sonado antipática cuando dije eso. “No, para nada,” me dijo él.

Sinceramente, me dejó un poco triste toda la tarde.

Aunque él tuvo más suerte: Vio dos chicos súper fanáticos de AC/DC y les preguntó si se podía sacar una foto con ellos y les dijeron que sí! Sin dramas!

 
Fanáticos ellos? ;D

Luego seguimos paseando por la ciudad.

North Bridge.

East Princes Street Gardens.

Otra sección de los jardines.

Y al final se encuentra la National Gallery of Scotland.

Caminamos también una parte de la Royal Mile, una calle donde hay muchos negocios de souvenirs, restaurantes, edificios y monumentos.

Royal Mile.

Y aquí estoy en el hotel, relatando la crónica de este día y espero les haya gustado y no haber sonado muy petulante!!! 

4 Días En La Isla de Jersey

Estuvimos 4 días en la isla de Jersey que forma parte del archipiélago de las Channel Islands junto con Guernsey y otras islitas más que apenas están habitadas.

A pesar de estar muy cerquita de Normandía, Francia, Jersey se considera independiente aunque reconoce relaciones especiales con la corona británica. Tienen una moneda que también se llama pound y los billetes tienen la imagen de la reina y te aceptan el dinero que llevás desde el Reino Unido.

Se habla un dialecto (el jèrriais) pero los carteles están en inglés aunque los nombres de las calles están en francés.

Jersey se caracteriza por tener un clima benévolo y por las vacas de raza Jersey, unas marroncitas muy lindas y  la leche y subproductos tienen mucho sabor. También hay una variedad de papas llamadas Jersey y son cremosas y deliciosas.

Es una isla que invita al trekking y de eso hicimos bastante el segundo día que por suerte estuvo soleado. El primer día estuvo bastante nublado y a pesar de la media hora de viaje en avión, yo estaba un poquito cansada, demasiado relajada como para salir a caminar con viento. Así que anduvimos dando vueltas por ahí y organizándonos con lo que haríamos al día siguiente.

Lo que nos maravilló desde que llegamos fue observar casas tan grandes en terrenos tan grandes.

Jersey es una isla casi tax-free, no hay impuestos a las ganancias y apenas un 5% de IVA y muchos jubilados con plata deciden irse a vivir allí. Es un muy importante centro off-shore.

Comenzamos, pues, al segundo día, sacando una foto en la Liberation Square, a un monumento que se erigió en 1995 para conmemorar el fin de la ocupación nazi durante la Segunda Guerra Mundial.

 Liberation Square.

Se veía que el día iba a estar muy lindo así que fuimos al Centro de Información Turística, compramos un pase de 3 días para andar en colectivo y decidimos visitar un castillo y luego hacer trekking, guiados por un mapa.

El castillo que visitamos es Mont Orgueil, un castillo construido en el siglo XIII y que está allí allí arriba desde donde se tiene una vista magnífica del mar, de las casas, de las colinas y de los barcos.

En la punta de aquel cerro…

Sabíamos que la marea suele oscilar bastante en Jersey. Sube y baja tal vez dos veces en el día (o más, no lo sé bien) pero en todos lados hay guías con las horas en que la marea sube porque baja tanto que uno puede caminar sobre la playa sin problemas. Pero una vez que empieza  a subir… hay que salir corriendo!

Cuando nos bajamos del colectivo, vimos que la marea estaba bastante retirada.

 Marea baja.

Y subimos al castillo y lo recorrimos muchísimo porque es muy grande y didáctico y tiene muchos recovecos y hasta una capilla medieval. 

 Un sector de la capilla.

También jugamos un poco!

 

 

 Socorroooo!!! 😀

 Pero no parábamos de sacar fotos desde arriba!

La vista desde el castillo.

 
Parte del castillo y de los jardines. Y de la playa y las casas.
Cuando nos cansamos de recorrer el castillo y ya estábamos hartos de tanto viento, decidimos comenzar el trekking. El trekking fue bordeando la costa, caminando por las piedras, e incluso por las rutas tan angostas que hay. Pero los conductores nos dejaban el paso o ellos frenaban, la verdad es que no temíamos.
Bordeando la costa.
 

Y las rutas angostas.
Cómo temerle a conductores que frenan cuando un ganso se queda parado sobre la ruta… Y cuando digo ganso, quiero decir ganso!

 
No tocaba bocina! Esperó hasta que el animalejo se vaya!

 
Es que están prevenidos…

Como escribí más arriba, nos sorprendió ver tantas cottages, tantas casas grandes en terrenos amplios donde se sembraba y/ criaban animales.

 Hermosas casas!
 Fíjense en esta foto, no me digan que no es de cuento!
 
Animalitos sueltos.
 El trekking nos llevó toda la tarde y fue un recorrido en círculo, por lo que terminamos en el mismo lugar que empezamos. Cuando bajaba la tarde, pudimos sacar una foto del castillo desde otra perspectiva.

 
Fíjense que ya la marea estaba alta.

Al otro día todo fue llovizna y cielo nublado. Salimos a caminar igual, esta vez decidimos visitar otro castillo, el St. Helier.
A este castillo se accede caminando si la marea está baja, como la mañana en que lo visitamos. Si no, a bordo de un pequeño bote.

 Marea baja, no?
Seguimos este camino hasta el castillo.

El castillo más bien estaba como abandonado, daba esa impresión. No se pudo visitar por dentro y creo que se usa para otro tipo de actividades.
Vimos un bunker nazi, de los tantos muchos que hay por toda la isla.

Un día nublado, con llovizna… Habíamos desayunado bien y pasamos todo el mediodía y parte de la tarde caminando y chupando frío… Qué se puede hacer?

 A tomar el té!
Lo mejor es que la crema para los scones estaba hecha con leche de vaca Jersey así que estuvo todo más que delicioso!
Al otro día, nuestro último en la isla, fuimos a ver el faro Corbière, construido en 1874, el primer faro construido de concreto y no de piedra.

Sacamos muchas fotos pero antes…

 
Paré a tomarme un helado hecho con leche jersey. Ñam!

 Se podía acceder por este camino pero claro… mientras hubiera marea baja…

Nosotros preferimos sacarlo a la distancia, no teníamos tanto tiempo!

Y otro bunker!

Al rato nos tomamos el colectivo para volver al hotel, buscar nuestras valijas y volver a casa.

Nos gustó mucho, descansamos bastante y nos hubiese encantado hacer más trekking con sol. Rescatamos que por lo menos un día fue hermoso y lo aprovechamos bien!

Medicina Express

La verdad es que me sorprendió…

Ayer pasé todo el día con dolor feo, ese dolor que conocemos muchas mujeres cuando vamos al baño y nos duele hacer número 1. Nos duele, nos arde, nos quema, nos punza. Generalmente dura 3 días y te pone hasta las lágrimas.

Pues así estaba yo ayer y por más agua que tomara, no se me iba. Al médico no podía ir porque no podía salir: la necesidad de ir al baño a cada segundo y encima hacer gotitas, era demasiada.

Así que llamé a la clínica más cercana, donde estoy registrada y, como ya era más de las 5 de la tarde, me atendió una grabación que decía que si tenía una emergencia, que me comunicara a un número tal.

Tomé nota de ese número y llamé. Era, creo yo, una especie de central y me preguntaron lo siguiente:

– Mi nombre y fecha de nacimiento.

– En qué clínica estaba registrada.

– Mi código postal (acá te ubican la dirección así)

– De qué raza era (sí, si, como leíste)

– Un teléfono de contacto.

– Qué me pasaba y qué síntomas tenía.

(Si te estás muriendo, mejor llamar al 999, para cuándo terminás todo este cuestionario, fuiste!)

La señora/señorita que me atendió iba tecleando todo y me dijo que dentro de la hora me llamaría un médico.

A la media hora me llamó una doctora, me volvió a preguntar todo, le dije que estaba segura que era cistitis porque conocía los síntomas, ya lo había tenido y quiso saber si yo era alérgica a tal o cual cosa porque me iba a recetar unos antibióticos que debería tomar dos veces por día.

Acá, las farmacias no te venden ningún remedio que sea bajo receta, sin receta. No way. Así que me sorprendió su propuesta y le pregunté cómo obtendría yo los medicamentos.

Me preguntó cuál era la farmacia más cercana a mi domicilio, la buscó por internet y me dijo que ya mismo enviaba la receta por fax para que fuera a buscar los antibióticos. Pregunté si podía ir Ale, me dijo que sí y que tenía que él dar mi nombre y fecha de nacimiento para retirarlos.

Y me advirtió que la farmacia cerraba en media hora, así que Ale salió enseguida y al cabo de 45 minutos estaba tomando el antibiótico.

Y ya me siento mejor!

Te gustó mi blog? Podés compartirlo clickeando: