Gerardo

Empecé. Seguiré?

Lo venía pensando desde hace rato. No sé por qué, pero cuando quiero cambiar algo, primero lo cambio virtualmente en mi cabeza. Como si me tuviera que mentalizar para convencerme, para darme ánimo para hacerlo. Verme haciendo algo me sirve para darme cuenta de que puedo hacerlo.

El 24 de diciembre, siendo como las 3 de la tarde, haciéndose de noche y yo sentada en el sofá, sentí que había llegado el momento de salir a correr. Me puse unas calzas de invierno, una camiseta, un buzo y las zapatillas que hacia como dos años que no las usaba.

Y me fui a correr.

Y voy todos los días.

Comencé con la rutina de 1′ de corrida, 3′ de caminata vigorosa por 16′.

Esta segunda semana sigo con 1′ de corrida, 2′ de caminata por 18′.

Y todas las semanas se van agregando minutos y también se cambian la cantidad de minutos para correr. Según el libro que sigo, a las 10 semanas ya tenés la resistencia necesaria como para empezar a entrenar para una maratón (que no me interesa) porque de los 16′ iniciales, al final del programa corrés 40′.

No me anoté  en ningún gimnasio, salgo a correr bordeando el río, que por suerte lo tengo no bien bajo del departamento.

Espero seguir. Soy consciente de que es invierno pero por suerte no están haciendo días muy fríos y cuando haga más, me pondré guantes, gorro y bufanda porque enseguida entrás en calor. Y también soy consciente de que mis rutinas de gimnasia no duran más de dos meses. Siempre pasa algo que hace que las interrumpa, me distraiga y me vuelva a achanchar.

Por ahora estoy concentrada en hacerlo, en que esta rutina se me haga carne y que me sea una sana distracción. Porque cuando corro, me olvido de todo y mi mente viaja: imagino cosas, se me ocurren proyectos o me acuerdo de cosas lindas. Me ayuda que escucho música, que por el momento es un Greatest Hits de Erasure y los dos discos de Celebration, de Madonna.

A lo que no me acostumbro por ahora es a tomar agua mientras corro. Me había comprado una botellita que tiene un agujero en el medio para poder agarrarla bien mientras corrés y no la puedo encontrar, para mí que la tiré porque en un momento pensé que no iba a salir a correr. (Me creés ahora cuando te digo que me tomo mi tiempo para decidirme a hacer algo?)

Me parece a mí o hay como un cierto fenómeno mundial de salir a correr para luego participar en maratones? (Insisto: ni loca!) Veo a Gerar en España, a Richard, a Mauris en Uruguay, a mis primos que también están en Argentina…

Ok, tres países pero vos entendés a qué me refiero, no? Quién de ustedes también sale a correr o siente que debería?

Hemos Recorrido Un Largo Camino, Tota

Gera y yo nos comunicamos bastante, últimamente no tanto como quisiéramos pero siempre hay un mimito: que un mensaje de texto, que un poquito de chat cuando coincidimos online, una llamada, una tarjetita… o una visita!

Por fin nos encontramos en Londres! La última vez que nos habíamos visto fue en París y desde ese entonces, nunca más!

Y desde aquella vez que nos encontramos en Madrid, que soñábamos con una cita en Londres para darnos el gusto de tomar el té como corresponde.

Pues tantos años después, se dio. Gerar estuvo hace unos días por trabajo así que nos pudimos encontrar y tomar el té, comer y charlar.

Siempre que nos comunicamos nos contamos cosas de nuestras familias, lo que nos pasa, planes y también nos damos mucho ánimo porque nos entendemos: además de coincidir en muchos aspectos, reflexionamos sobre nuestras vidas lejos de nuestras queridas familias, cómo nuestra visión de todo fue cambiando, cómo seguramente la visión que tenían de nosotros ha cambiado también, cómo se vive con una pata en Argentina y otra en el país donde hemos optado vivir…

Y siempre terminamos con la misma reflexión: Quién iba a imaginar hace veinticinco años que nosotros viviendo en Quilmes, con familia tan clase media y tan trabajadora, íbamos a volver a vernos y a encontrarnos cada tanto, en alguna ciudad europea? Que íbamos a madurar en esta linda amistad, que aunque no nos veamos seguido, la seguimos cultivando?

Tota y Porota en Londres. Finally!

Amoroso, hoy no es el día del amigo pero… qué importa!

La Del Medio

Este dibujo es más que gráfico!

En tu infancia…

… eras muy independiente y muy rebelde?

… creías que eras adoptado/a y que nadie te quería?

Entonces como yo, sos el/la del medio.

Ok, tampoco es para generalizar pero realmente, los hijos del medio nos caracterizamos por lo descripto arriba. Mi amigo Gerar, hijo del medio; mi amiga Pity, hija del medio; mi primo Sergio, hijo del medio y otros casos que conozco, todos hemos tomado un rumbo diferente al de nuestros hermanos; hemos sido, me parece, más arriesgados, más de buscarnos nuestras propias aventuras y nuestro lugar…

Por lo menos cada vez que me junto con uno u otro, terminamos concluyendo lo mismo y a la vez nos contamos ejemplos que conocemos de casos parecidos.

Es que los hijos del medio somos los grises para nuestros padres: No llegamos al mundo con la estridencia y expectativa con la que llegó el primero ni somos el benjamín mimado como lo es el tercero.

Y creo que todo lo que hacemos está enfocado a darnos un lugar, primero en la familia y luego en la vida.

Sí que la tenemos que remar nosotros! Para darnos nuestro propio lugar en la familia tenemos que trabajar el doble: No serán nuestros padres tan rigurosos como lo son con el primogénito pero tampoco serán tan flexibles como lo son con el más chico.

Una vez lo comenté al pasar cuando iba a la psicóloga y ella dijo: “Ay, cómo puede ser que todos los hijos del medio se quejen de lo mismo! Hasta mi hermana, que es hija del medio, dice lo mismo que vos!”

Cómo es tu caso? Sos del medio también? O tenés un hijo del medio?

Maja Madrid


Cuando volví de la primera vez que fui a Madrid, lo hice con un sabor amargo. Fue una desilusión encontrarme cara a cara con cierta parquedad pero se ve que esta vez fui sabiendo lo que me iba a encontrar así que no me amargué. Es más, habrá sido el calor, el verano, que, a pesar de que tuve alguna parca contestación de algunas personas que lidian con el público, las dejé pasar?

Esta vez, Madrid me pareció más bella. Y eso que me quedaron millones de cosas para ver.

Tuve tiempo para recorrerla más, como lo habrán visto en este post y en éste.

La Plaza de Colón

De Colón hasta Cibeles
de Cibeles a Colón

están plantando mil flores

jardineros bajo el sol.

Estatua de Colón.

Monumento al Descubrimiento de América.

Por las diversas calles que transité, me encontré con los hermosos balcones de Madrid.

Que me gusta el cielo azul
que me gustan las fachadas
de las casas de Madrid
sus balcones y ventanas.


Paseando por Madrid
siempre hallas maravillas
unas dentro de museos
otras en plazas sencillas.

Plaza de la Villa de París.

Puerta de Alcalá.

Plaza de La Cibeles.

Casa América.

Palacio de Correos (nueva sede del ayuntamiento madrileño)

Banco de España.

Instituto Cervantes.

La eñe, el símbolo del idioma español.

Edificio Metrópolis a la izquierda, en el centro el edificio Grassy y a la derecha Iglesia de San José.

Detalle del Metrópolis.

Antiguo edificio del Banco Español de Credito.

Edificio del BBVA famoso por sus cuadrigas.

Edificio Meneses.

Hotel ME y plaza de Santa Ana.

Fachada de un hostel.

Casa de Cataluña.

El Prado


En el Prado puedo estar

una jornada completa
contemplando sin hablar
de los cuadros su riqueza.

El “Tres de Mayo” de Goya,
de Velázquez sus “Meninas”,
las “Tres Gracias” de Rubens
y de Rembrandt su “Artemisa”.



El comer

Siempre vamos a Malaspina.

Los ventiladores que despiden agua en forma de bruma.

Cachitos de Argentina


Qué ricas las tostadas con manteca, dulce de leche y mate!

Esas empanadas con ese perfecto repulgo son obra de Gerar! Deliciosas!

Marcha Del Orgullo Gay Madrid 2009

Everybody spread the word, we’re gonna have a celebration
All across the world in every nation.
It’s time for the good times, forget about the bad times.
One day to come together to release the pressure.
(Holiday – Madonna)

A brillar!

El sábado, en Madrid, se realizó la Marcha del Orgullo Gay o MADO.

Según los medios, concurrieron más de 1 millón de personas!

Ya en el subte se podía sentir otra atmósfera. Había un chico cubierto de purpurina plateada, vistiendo un minúsculo short de lycra y portando unas enormes alas blancas. Así de producido viajaba en el subte.

Todos lo mirábamos de reojito pero nadie decía nada, lo cual está bien. Gera me sacó una foto justo cuando el chico se puso de pie para bajar.


Empezó a las 18 hs y este año la consigna fue “Por una escuela sin armarios”, haciendo referencia a la frase “salir del armario” (o closet) cuando un chico o chica decide confesarse gay públicamente.

La marcha se desarrolló a lo largo de la Gran Vía, desde Puerta de Alcalá, pasando por Cibeles hasta terminar en Plaza España.

Primero desfilaron grupos de apoyo o que tienen que ver con la causa gay. Me sorprendió la cantidad que hay, todos con una razón diferente y la verdad, no tenía idea de que la marcha era tan politizada en el buen sentido. No sabía que se mandaban mensajes tan importantes.

Ahí se puede leer en catalán, creo, “escuela sin armarios”.


Estas personas son parejas gays que han tenido y/o adoptado niños.

Estuvo todo bien organizado, me llamó la atención la poca policía de uniforme que se divisaba; a lo largo de la calle, nada; quienes se encargaban de hacer a un lado (muy amablemente) a la gente para que pudieran pasar los diferentes grupos, eran personas que pertecían a dichos grupos.

Después de este desfile comenzaron a circular las “carrozas”. En realidad eran o bien camiones o colectivos de dos pisos.

Se lee “Con precariedad no hay igualdad. Trans, mari, bolleras, también somos clase obrera”.

Cada carroza tenía un tema y una de las más lindas fue una con el tema de María Antonieta. Todos sus integrantes estaban muy bien producidos y todos los atuendos eran distintos entre sí.

La carroza de María Antonieta.

La carroza de los osos.

Frente a cada carroza también desfilaban chicos y chicas disfrazados y/o producidos, cada uno con su onda.

Nunca fui pero por momentos me hacía acordar al Carnaval de Gualeguaychú.

Al principio no me atrevía a fotografiarlos pensando que los podía ofender pero noté que les encantaban que lo hicieras y posaban si te veían con la cámara. Mucha gente se les acercaban para las fotos y tenían muchísima paciencia.

Azúcar!

You’re a superstar, yes, that’s what you are.

Strike a pose!

Cuánta gente se sacó fotos con este chico!

Evita! Estaba diciendo que no se podía detener mucho tiempo para las fotos.

Un argentino declarado.

Conocí algunos amigos de Gerar, me saludaron y trataron con tanto cariño que al final de la jornada los sentía como amigos de toda la vida!

Con Alberto.

Alberto, Gera y Nacho tomaban sangría pero parece que me afectaba a mí!

Había comprado en Londres dos sombreros de cotillón, para mí y para Gerar. Ambos eran sombreros de policía de mujer londinense, uno negro y otro rosa.

Tota y Porota con sus sombreritos.

Estuvo bien porque así Gerar me distinguía, yo me adentraba un poco más a la calle para sacar fotos mientras que Gerar, que es alto, se quedaba sobre la vereda y veía lo más bien.

Fue una tarde divertidísima. Cuánta alegría que hubo en esta marcha!

Creo que la foto que sigue muestra el espíritu alegre y relajado de la marcha y la heterogeneidad reinante. Yo quise sacarle una foto al angelito y al diablito y en primer plano salen estos chicos que infiero que son novios. Y el chico le tapa los ojos a la chica para que no mire, pero su gesto es de alguien que lo hace por diversión y con cariño.


Habrá sido por lo que había en el balcón?!?!?!


Los hoteles que daban a la avenida estaban llenos y había mucha gente mirando la marcha desde los balcones. También muchos tiraban agua hacia la gente, pero todo se tomaba con alegría, nadie se enojaba. (También con el calor que hacía quién se iba a quejar!)

Lo mucho más destacable es con la tranquilidad y organización en que se desarrolló.

Y al final, a eso de la 12 de la noche, inmediatamente detrás de la última carroza, pasaban los camiones de limpieza y los barrenderos.


Al cabo de un par de horas cuando salimos de cenar, La Gran Vía de Madrid lucía tan limpia como si allí no hubiese ocurrido nada.

Los dejo con dos videos donde se puede comprobar el clima de aquel día.


Cantando YMCA


Cantando Qué Viva España!

Y aquí más fotos:

No doy más, che! Yo me fumo un pucho…

Una Cita Con El Arte

Well, we’re all in the mood for a melody.
And you’ve got us feelin’ alright.
(Piano Man – Billy Joel)

Felizmente coincidió que en estos días de visita en Madrid, Diego Fernández Magdaleno tocaba en El Escorial.

El Escorial es un barrio crecido alrededor del Monasterio de San Lorenzo del Escorial.

Así se ve el Monasterio.

Es muy bonito, se respira mucha cultura y como se encuentra más alto que Madrid, corre un poco el viento entonces en verano la temperatura es ideal.


Caminamos por algunas callecitas, hay muchos bares y restaurantes y es todo muy tranquilo.

No puede faltar la parrilla argentina!


Tota y Porota allá fuimos y asistimos, por primera vez en nuestras vidas, a un recital de piano.

Nos gustó mucho y hubo piezas que nos gustaron más, por ejemplo Marcha Solemne del Santo Grial de Richard Wagner. (Y ésto lo sé gracias al programa!)

Al terminar el recital, nos acercamos al escenario y preguntamos si podíamos saludar al maestro, nos dijeron que sí y ahí tuvimos oportunidad de intercambiar unas palabras con él y Diego nos invitó a tomar algo y fuimos con su hermano y un amigo.

Pasamos un momento muy ameno charlando de su técnica de trabajo, de libros; Diego es muy cálido y se nota que el piano es parte de su vida. Y es tan excelente pianista como excelente escritor. El libro que estoy leyendo es genial y emociona mucho.

Gracias Diego por hacernos disfrutar de tu arte!

Madrid, España

Ay te dejo Madrid
Madrid
A tu boca de anís

Espero estar un poco más inspirada que Shakira para poder describir la hermosa ciudad de Madrid.

Madrid es 10 veces más linda que Buenos Aires porque tiene 10 veces más edificios tan bellos como los de Buenos Aires, no me mal interpreten. Lo que quiero decir es que Madrid es tan bella como Buenos Aires, creo que podría definirla como la hermana mayor y más pulcra.

Volví enamorada de esta ciudad maravillosa, limpia, ordenada, cosmopolita, vibrante, que si no fuera por los modales de los madrileños, viviría allí. (Ok, no se puede generalizar, pero un poco de “gracias” o “permiso” o una sonrisa no estarían de más – sobre todo cuando atendés al público, joder!)

El sábado

Llegamos a Madrid el sábado a la mañana y desde el aeropuerto de Barajas tomamos el subte.

El aeropuerto es enoooooorme, limpísimo y muy moderno. Tomamos el subte que es divino, limpísimo, moderno y puntual.


Compramos el boleto que era un pase por tres días y lo gracioso fue que había que escribir nuestro número de DNI sobre él!

Cuando bajamos en la estación que está sobre la Gran Vía fue como haber llegado a la Calle Corrientes en Buenos Aires. Caminamos unos metros hacia el hotel, dejamos los bolsos y esperamos a Gerardo que venía a nuestro encuentro.

El hotel era temático, muy original por cierto: el tema era el burdel.

Detrás del escritorio del check-in había fotos de (como diría mi padre) bataclanas de los años 20, más o menos.


Las escaleras y los pisos eran de mármol y las puertas de los ascensores, de vidrio. La decoración de las habitaciones tenían muebles blancos con fundas negras, lámparas plateadas, piso de cerámica negro. Ok, suena horrible, pero no lo era!


Por fin nos encontramos con Gerar! Con él recorrimos la ciudad, almorzamos en un restaurante pequeño, lleno de humo de cigarrillo pero la comida exquisita!

Tota y Porota en Madrid.

Caminamos por aquí y por allá, hablamos de todo, nos reímos mucho y terminamos nuestro día en una heladería argentina. Luego Gerardo se fue a su casa, Ale se recostó porque le dolía la rodilla y yo me fui a algunos negocios a ver ropa y, como siempre me pasa, vi tanto, me probé de todo y al final no compré nada!

El domingo

Fuimos por la mañana a un mercado llamado El Rastro, muy parecido a las ferias de conurbano y cuando ya se hizo la tarde, después de almorzar (o sea, tipo 3 de la tarde) fuimos al Museo Reina Sofía a ver, entre otras cosas, el Guernica de Picasso. También vimos otras obras de Picasso y Dalí pero el Guernica fue brutal!

De allí al Museo del Prado… Yo he visitado muchos museos pero ninguno me impactó tanto como el del Prado, debe ser, supongo, que como a mí siempre me gustaron las pinturas renacentistas es que sentía que me sentía parte de dicho museo.

Fue increíble y sólo tuvimos tiempo para ver Las Meninas, La Maja Vestida y La Maja Desnuda.

Me juré volver a este museo maravilloso.

El lunes

Fuimos a desayunar a una pastelería muy famosa llamada Torreblanca porque me la había recomendado una madrileña que trabajaba conmigo en la bombonería.

Luego, a hacer algo de shopping y siempre termino comprándome lo mismo: libros y souvenirs!

Perlitas

– Fuimos a El Museo del Jamón todas las veces que pudimos: a cenar, a merendar, cuando nos cruzábamos con uno y nos convencíamos de que teníamos hambre, pues entrábamos. Creo que ya desarrollé anticuerpos, por unos meses no voy a comer más jamón crudo!

Merendando en El Museo del Jamón, antes de ir a El Prado.

No se me nota cansada, no? Después de El Prado, volvimos a El Museo a cenar!

– Los españoles en general tienen la costumbre de comer al pasar y parados! Se acostumbra a comer en la barra y, por consiguiente, el piso siempre está lleno de servilletas, escarbandientes, colillas de cigarrillo… un asco, bah. Y toda la gente atiborrada comiendo, tomando, charlando y fumando!!!! Socorro!

– Como mencioné más arriba, los modales dejan mucho que desear. Yo vi un restaurantito que me pareció curioso, abrí la puerta y miré cómo era por dentro y el divino del mozo que estaba cerca me espetó: ” A ver si cierras la puerta que entra corriente de aire!”. La cerré y me fui! Qué carácter!

– Ay, las vendedoras de El Corte Inglés son todas iguales donde vayas! Tanto en Vigo o Barcelona o Valencia, siempre están cuchicheando entre ellas, todo el tiempo! Si ves alguna caja vacía, andá a otra y seguro vas a encontrar dos o tres dándole a la charla!

Y también…

La catedral donde se casaron Don Felipe y Doña Letizia.

El Palacio Real.

Ale subió un álbum muy interesante porque a medida que uno ve la foto, al costado aparece marcado en un mapa dónde se encuentra lo que se ve. Y además tiene explicaciones y ustedes pueden dejar un comentario… No! Mejor déjenmelo acá!

La Tota y La Porota

Conocí a Gerardo cuando ya era una mujer adulta, madura e intelectual de 14 años (así me sentía entonces!) y él era un niño de 11. Nos conocimos a través de su hermana Fabiola, compañera del colegio y supongo que habrá sido en el Instituto Argentino de Cultura Británica de Quilmes.

Siempre nos encontrábamos los cuatro (Fabiola, Gerardo, Sebastián – el otro hermano de Fabiola- Fabiola y yo) antes de entrar a clase y quién sabe las cosas que hablábamos entonces, pero Gerardo y Sebas no se iban nunca a clase sin que antes yo les pellizcara los cachetes a ambos. Pobres, eran unos santos, no querían pero me aguantaban igual!

Los años fueron pasando, Fabiola y yo seguíamos igual de maduras, intelectuales y superadas, pero sin embargo, cada vez que iba a lo de Fabi, que no era muy seguido, saludaba a su hermanitos. Obvio, para mí eran “re-chiquitos”!

Después del secundario no supe nada de ellos, a Fabi la vi cada vez menos hasta que un día pasó algo increíble:

Era el año 1997 y yo estaba en Philadelphia, EEUU. Estaba alojada en el hostel y había unos chicos argentinos y nos pusimos a jugar al pool y a charlar. Uno de ellos me preguntó dónde vivía y le dije “Quilmes”, “Ah, yo conozco un chico de Quilmes…” y enseguida (porque me imaginé la que se venía) aclaré: “Pero mirá que Quilmes no es un pueblo, eh? No es que vos tirás un apellido y ya lo conozco…” “Es un chico compañero de la facultad, se llama Gerardo Fontenla” “Ay, sí, LO CONOZCO!!!!”.

Me había preguntado por Gerardo, el hermano de Fabiola!!!

Harán unos 3 años Fabiola me encontró en el cyberespacio y fui a visitarla a su casa y conocí a su familia. Y seguimos chateando este año y me pasó el email de Gerar. Empezamos a encontrarnos en el chat, él desde Madrid y yo desde Londres y comenzamos a denominarnos “La Tota y La Porota” porque no paramos de chusmear!!!

Chusmeamos de todo y nos dimos cuenta de que somos i-gua-li-tos en cuanto a gustos y preferencias (de películas, de música, de comedias musicales, de lo que sea). Diría que Gerar es mi alma gemela!

Por ejemplo, nos dimos cuenta de que para la época de Navidad, ambos ponemos, a la tarde, CDs de villancicos! Ambos crecimos viendo y divirtiéndonos con las películas de Jerry Lewis! Ambos adoramos las comedias musicales!

Así que Tota querida, este sábado nos reencontraremos después de tantos años de no vernos y te voy a pellizcar los cachetes lo mismo, no te vas a salvar!

Este sábado salgamos a baldear la vereda que tenemos que ponernos al día con los chismes sobre la Doña Elena y el Marichalar!

Te gustó mi blog? Podés compartirlo clickeando: