Gastro

El Cumple De Ale Y Su Mesa Dulce

 Los anfitriones.

 El lunes Ale cumplió años y lo festejamos en casa con amigos y familia. Como era feriado preferimos festejarlo en casa y con gente querida y charlamos, comimos y nos divertimos muchísimo!

Desde el viernes que yo andaba ansiosa pensando qué cocinar, cómo organizarme, qué adelantar… Porque como el domingo teníamos el evento del Pageant, no sabía a qué hora volvíamos.

Por suerte volvimos a eso de las 6 de la tarde así que me puse manos a la obra aunque el sábado ya había adelantado algo.

El sábado hice un tiramisú con el que se me fue la mano con el cognac para mojar las vainillas. Como no tomo alcohol, no sé medir bien aunque lo mezclé con café. Todos se sorprendieron de la cantidad de alcohol pero ninguno lo dijo en tono de queja! (Me doy cuenta ahora que no le saqué fotos pero es la misma receta del tiramisú que le hice a Sergio para su cumpleaños)

Por las caras, se ve que hizo efecto!

Tuve un problema con una torta que de gusto salió bien pero de aspecto, no. Qué hacer? La corté en pedacitos, la procesé y a las miguitas finas las uní con dulce de leche. Luego con la palita de hacer bochas de helado tomaba porciones a las que las pasaba por chocolate blanco derretido y de ahí a pegarles coco rallado de tres colores, alegóricos al Jubilee: blanco, rojo y azul.

Resultado:

Y tuvieron un éxito bárbaro! A todos les gustó muchísimo!

También hice cupcakes. Estoy medio aburrida de ver cupcakes por todos lados pero no me pude resistir a un set para decorar 24 cupcakes con dos diseños de pirotines e íconos de Inglaterra: un soldado, un colectivo de dos pisos, un taxi y el Big Ben.

Eso sí, con dulce de leche!

Las cupcakes son la receta original y base del Hummingbird Bakery y debo reconocer que es la mejor! Fíjense que los cupcakes salieron bien rasos, como tiene que ser, no tienen que tener un pico para después cortarlos y decorarlos.

Hice otro postre, un blancmange de rosas. Sí! Con un suave y delicado sabor a rosas y decorado con berries para la ocasión:

Estaba muy rico también!

También hice un frangipane de frutillas, el cual no llegamos a comer porque ya estábamos que no dábamos más de comida. Los invitados habían traído salado o sea que ya veníamos cargaditos para cuando puse la mesa dulce.

Se ve bien aunque un «poco» doradito!!!

Y la torta!

Ah siiii!

Un Victoria Sponge relleno de dulce de leche y decorado con otro set muy divertido!

Feliz cumpleaños Ale!

Té En Harrods

Tuvimos la dicha de que vinieran  a visitarnos unos familiares y fueron unos días donde revisité Londres y sigo sin quejarme, eh, me encanta tanto vivir aquí como pasearla cual turista!

Mis familiares la pasaron muy bien y querían coronar su paseo como corresponde: yendo a tomar el té el último día. También ese día iban a conocer Harrods entonces se me ocurrió por qué no tomarlo allí. Me fijé en el sitio web y me pareció que el The Georgian Restaurant era una buena opción porque ofrecía tomar el té en una especie de terraza y dije «Genial! Mientras tomamos el té, observamos Londres. Qué lindo!».

Hice la reserva por internet, me llegó un mensaje de texto con la confirmación y un código y al día siguiente, después de pasear por Knightsbridge y sacar muchas fotos, fuimos para Harrods.

Mis parientes estaban un poco preocupados con la vestimenta: Zapatos? Maquillaje? Está bien este pantalón?

Es que para entrar nomás a Harrods hay que seguir cierta regla y está escrito a la entrada: No se puede entrar con ojotas, con pantalones rotos o raídos y las mochilas no se pueden usar sobre la espalda ni se puede entrar con bolsos grandes.

Si estás prolijo y tenés bolsos o bolsas pesadas no hay problemas porque hay unos lockers donde dejar todo y pasear tranquila.

Por lo demás, encontrás gente vestida como en todos lados: normal. Podés entrar con zapatillas o zapatos cómodos, jeans, nor-mal, no necesitás estar producida mientras estés prolija.

Pues allí fuimos y al llegar al cuarto piso donde está el restaurant, no tenían registrado mi nombre… Oh. Les mostré mi mensaje de texto en el celular y la maitre d’ dijo: «Ah, nosotros mucho no nos fijamos en eso…» como diciendo que muchas veces no les llegan la información de quienes hacen las reservas por internet. De todas formas, vimos que mucha gente no había.

 Es hermoso! Esta es una sección donde no había gente.

Nos querían sentar allí pero yo aclaré que había reservado para tomar el té en la terraza. Ok, no hubo problemas, nos prepararon tres mesas juntas, éramos mis dos familiares, Sergio, Florencia y yo.

Cuando llegamos…

… Y… No sé… Esta es otra sección de la terraza donde no había gente.

La verdad, hubiese preferido adentro! Tener esas ventanas tapiadas finamente de blanco no es una linda vista pero todos estaban contentos con estar en Harrods así que yo me sumé a la alegría.

Nos dieron el menú de los tés y una vez que todos elegimos el que íbamos a tomar, llamé al mozo para decirle.

Azúcar blanco y moreno. Dónde están las pincitas para agarrar los cubos?!

Eh… falta pulir el colador!

Pensé que la vajilla no iba a ser taaan promedio…

Lo que importa: la pastelería, ñam!

Acá ya habíamos comido algo.

La pastelería fue generosa, teníamos dos scones, cinco pequeñas tortas dulces y cinco clases de sandwiches, todo eso para cada uno!

Los sandwiches.

Los scones con o sin frutas, muy bien hechos.

Lo dulce, lo más rico a mi entender!

La calidad de la repostería era muy buena pero un té se empieza por los sandwiches.

Yo, haciéndome la canchera, les señalo: «Estos son los típicos cucumber sandwiches, son de pepinos» y todos tomamos uno y mordimos… Y yo puse cara rara: «De pepino? Estás segura?»

Flor y yo nos miramos y seguíamos probando y lo que menos gusto tenía era a pepino, parecía pera o ananá. Lo abrí y vi que tenía un poco de rúcula y algo que parecía pepino pero era dulce!

Bueh, de todas formas como la conversación y la compañía eran amenas y lo demás estaba rico, me olvidé del sandwich de pepino dulce.

Pero me quedé con la espina y antes de irnos llamé a otro mozo para preguntarle qué habíamos comido. Cuando dijo «cucumber sandwich» le pregunté si le habían puesto algo dulce y no me supo explicar como tampoco me supo explicar los ingredientes de los demás sandwiches, su inglés era muy limitado, sinceramente no le entendía así que igual le agradecí pero me quedé con más dudas que antes!

(Ojo que acá no se considera malos modales preguntar qué ingredientes tienen las comidas, no lo toman a mal.)

Es más, me pareció que por ser Harrods uno espera un servicio wow, a la altura de otros sitios donde hemos tomado el té y donde ves más o menos las mismas cosas y donde todos se comportan de la misma forma: Tenés una vajilla que se destaca, el servicio limpísimo, los mozos que al traerte lo que vas a comer te explican al detalle qué es cada cosa…

Pero bueno, diría que el servicio de Harrods es standard, muy standard y estuvo bueno ir para saber cómo es y volver… eh… no sé…

Lo mejor fue la compañía! Aquí con Florcita y las pancitas llenas.

Amigos Del Horno

Horneo todo el tiempo, ahora no tanto por la dieta (me estoy estabilizando en el peso y sigo sin comer harinas!) pero cuando lo hago, tengo unos amigos que me hacen más fácil la tarea.

Se los muestro?

Qué sería de mí sin la balanza! Es vital para la repostería, todo se tiene que pesar porque las proporciones son muy importantes. Esta balanza hace como 3 años que la tengo y sólo tengo que cambiarle la batería, anda perfecta!

Mi balanza pequeña.

Qué pasa cuando sigo una receta americana? Todo está en onzas y/o cucharadas y/o tazas. Qué tipo de cuchara o cucharadita? Qué tan grande? Qué taza? Qué tamaño? Entonces hay que comprarse las cucharas y «tazas», recipientes que tienen la medida americana.

Te evitás hacer cuentas a cuántos gramos equivale una taza de harina o una taza de azúcar.

Hay vida después de descubrir este producto: Pity me lo regaló para un cumpleaños (oh sí, Pity y yo nos regalamos cosas de cocina!) y es espectacular! No más enmantecar ni enharinar! Rociás este aerosol de algo así que parece manteca derretida y no hay nada, pero NADA que se pegue al recipiente!

Marca Wilton tenía que ser!

Cuando hago galletitas no necesito usar el aerosol para que no se peguen. Utilizo una membrana que no es de silicona, es como un plástico muy finito (y los compro en los Poundland!), la pongo sobre la placa y no se pega nada. También la utilizo para cuando horneo empanadas y si se chorrea un poquito del relleno o queso o huevo, tampoco se pega.

Y se lava y queda como nueva!

Aquí hay otra membrana finita pero de silicona. A veces la utilizo como la anterior. Si no, la pongo en la base del horno para cuando horneo algo y creo que se puede chorrear algo.

 Roja y práctica!

Si seguimos con las siliconas, fíjense lo que es este guante! Es lo más! Sacás todo tranquila, sin tener que usar repasadores o mitones de tela que casi siempre se manchan!

 Cómodo.

Oh, el Silpat! Yo me babeaba cuando lo veía en las vidrieras de repostería en Argentina, qué caro que era, nunca me lo había podido comprar! Lo uso SIEMPRE cada vez que tengo que amasar, no enharino nada la superficie, sobre el Silpat nada se pega!  Es lo más!

 Acá no es caro para nada!

Soy adicta al papel aluminio. Me encanta, me saca de apuros, cubro moldes de tortas cuando son grandes y se cocinan primero arriba y después falta cocinarse adentro. Lo uso también para cubrir bandejas con carne para que no salpique el horno… Vienen gruesos y resistentes o finitos.

 Infinidad de usos.

Las tartas! Muchas veces tenemos que poner la base para que se cocine un poco antes de ponerle el relleno y hay masas que tienden a hincharse. Para evitar eso, mamá ponía papel manteca sobre la tarta y sacaba de un tupper algunos porotos para hacer peso. Yo no compro porotos nunca y me pareció piola comprar estas bolitas de cerámicas para tal fin. Pongo sobre la base papel aluminio y arriba las bolitas.

Eso sí, ojo cuando las sacás del horno que queman!!!

Adoro los diferentes moldes (modelos y tamaños que te imagines!) de aluminio descartables!

 Me evito de lavar!

Mis palitos de bambú! No hago nunca kebbabs ni brochettes, solamente los uso para asegurarme que una torta está cocinada por dentro.

Si el palito sale limpio, señal de que la torta está lista!

Para terminar, algo que no tiene que ver con las tortas pero es un amigo del horno. Una bandeja con agujeritos, una red de siliconas ideal para las papas al horno!
Papas parejitas y doradas!

Cuáles son tus amigos del horno?

Ayudantes De Cocina

A mí me encanta comprar accesorios para la cocina, pavaditas que te ayudan bastante y te hacen el trabajo más fácil.

Cuando descubro alguna nueva o que yo no conocía es para mí como si descubriese un tesoro aunque algunas las use una vez por darme cuenta que no eran tanto como te la vendían.

Pero hay otras que sí las uso constantemente!

Por ejemplo:

Este mono cepillito es para lavar hongos, sobre todo los protobello, que son grandes.

Es genial, las cerdas son de siliconas y se lava perfectamente.

Adoro esta palita.

La deslizás sobre la palta cortada por la mitad y la va cortando por abajo y en tajadas al mismo tiempo. Decoración sin esfuerzo.

La palita para hacer bochas de helado. Yo le doy otro uso.

Para hacer albóndigas parejitas.

No rallo más la cáscara de una naranja.

Deslizo este aparatito por la cáscara de la naranja y por entre esos circulitos filosos salen las hebras más tiernas y más perfumadas. La cáscara no se achicharra como cuando la rallás con rallador.

Desde que volví de Argentina hago hamburguesas caseras.

Gracias a este molde que compré allí. Se hacen grandes y gorditas.

Ale es de esas personas que no comen manzanas porque les da fiaca cortarlas y sacarles las semillas. Ahora no tiene excusas con esto que compré en IKEA. Ponés la manzana sobre la base y por arriba con fuerza y de una vez la cortás en rodajas y el círculo del medio corta todo el centro de la manzana.

Te quedan los gajos listos para comer y/o pelar.

Este es mi gran aliado:

Cepillo con cerdas de silicona. Para pintar con huevo, aceite o leche lo que sea.

Qué prácticas resultaron estas pinzas!

Cuando hay que agarrar pancitos calientes, por ejemplo.

Este cuchillo es muy particular, es así de torcido. Es para cortar pomelo. Cortás el pomelo por la mitad y luego este cuchillo lo hundís desde el borde, seguís el contorno y te queda la pulpa separada de la cáscara.

Luego lo cortás en rodajas, lo rociás con azúcar si querés y con un tenedor comés muy distinguidamente.

Sigo con los cítricos. Para agregarle jugo de limón al pescado o al té, metés una rodajita adentro de este pescadito.

Apretás la palanca y el jugo sin semillas y sin salpicar sale por la boca del pescadito.

Si de tomar té en saquitos se trata, ojo acá que los de algunas marcas vienen sin hilo para sacarlos del agua.

Estas pequeñas pinzas están para esos. Mononas.

Cómo evitar ensuciar de más cuando uno está haciendo alguna salsa y tiene que revolver cada tanto?

Adoro este posa cuchara.

Se me había roto el prensa ajo que tenía y encontré este de Jamie Oliver que salió un poco más caro de lo normal pero lo compré porque además de prensar el ajo tiene otro compartimiento que lo corta en rodajitas finas.

Original y práctico.

La estresha adorada es esta mini espátula. Esta sí me salió cara pero bien valió la pena, la utilizo muchísimo para emparejar chocolate, decoraciones de crema, etc.

No te me pierdas.

Te gustaron? Y vos tenés algunos ayudantes de cocina preferidos?

French Toast

Probé French Toast por primera vez en nuestro último día en San Francisco, cuando fuimos a desayunar a Mama’s.

Mi French Toast se llamaba Chocolate French Toast y vi por qué: la tostada era en realidad dos rebanadas gruesas de una torta de chocolate horneada en esos moldes largos donde se hornea pan que se corta en rodajas.

Es una delicia que te noquea y te deja satisfecha hasta la tarde: sobre dos rodajas había banana, frutos rojos, manteca un poco derretida, un poco de salsa de chocolate y para que sigas endulzando, syrup aparte. Menos mal!

Era una montaña de comida!

Y este domingo pasado, nos levantamos ya sabiendo que íbamos a visitar la otra cara de Notting Hill así que decidimos desayunar bien pero no tenía ganas de hacer un desayuno con bacon y huevos. Vi que Ale había comprado una horma de pan de leche cortada en rodajas gruesas así que se me ocurrió preparar un French Toast para cada uno.

Es de fácil!

Ingredientes

– 1 huevo por cada rodaja.

– Rodajas de pan del día anterior, mejor. Las rodajas acá son grandes y gruesas, eh.

– Ralladura de naranja o limón. (Les recomiendo naranja)

– Manteca para «mojar» la sartén.

– Canela, unas gotas de escencia de vainilla, nuez moscada si quieren, o cualquier otro condimento. Está bueno un toquecito de sal para realzar el sabor de las demás especias.

Procedimiento

– Batir los huevos con las especias, un poco de ralladura de naranja y escencia y sal.

– Remojar una rodaja de pan, de un lado y del otro. Buscar que la rodaja quede bien húmeda pero que tampoco se desmigue.

– Trabajar con una palita, no con tenedor.

– Poner un poquito de manteca sobre una sartén y cuando esté derretida y caliente, deslizar el pan mojado en huevo para que se cocine de un lado y luego del otro. Dependiendo del grosor, se hará más rápido así que no se sienten a leer o se distraigan con nada.

– Sacar, y en mi caso, las puse sobre papel absorbente.

– Y se decora con lo que te guste!

Ale quiso su tostada con rodajas de bananas y frambuesas. Le tiré unos hilos de syrup por arriba y espolvoreé un poquito de azúcar impalpable que siempre queda lindo.

La tostada de Ale.

Yo me copé con bananas, frambuesas, pulpa de un maracuyá (o fruta de la pasión), un poquito de ralladura de naranja (que me encantó cómo le dio frescura a la tostada), azúcar impalpable y syrup.

Mi tostada.

Es, dentro de todo, liviano si es que sólo comés una tostada. Si te hacés dos, te bajás de la silla rodando. Pero va en gustos o en qué ajetreado sea tu día por venir.

Te animarías a hacerla este invierno?

Comer En Los Pubs

Cuando yo era adolescente, ir a un pub en Argentina era ir a tomar algo (un café o un jugo) e ir a mostrarse. Por supuesto, tenías que ir con mil amigas o con el chico que estuvieras saliendo.

En ese entonces, si estábamos en la clase de inglés y contábamos qué habíamos hecho el fin de semana y decíamos «I went to a pub», las profesoras solían aceptarlo pero nos aclaraban siempre «Un pub en Gran Bretaña es otra cosa muy diferente.»

Vaya si lo es! Por empezar, un pub es parte de la identidad británica. La costumbre es ir todos los días, después de trabajar a tomar una cerveza o las chicas o chicos sofisticados, una copa de vino blanco o tinto, que suele costar caro, y ahí los ves, charlando sentados adentro o parados adentro o afuera.

Posando con las bebidas de otros!

Hay para elegir, eh.

En el pub se charla. Mucho. Se habla con conocidos y extraños. Vos podés ir sola tranquilamente a un pub que se te acercan a charlar amigablemente y muy raramente para «levantarte». Si vas con un par de amigos, mejor, claro, pero ahí adentro las inhibiciones no existen y todo el mundo se relaja y la pasa bien.

La decoración de los pubs suele ser muy original. Los hay de cadena, los hay de barrios, los hay muy modernos pero para mí los más encantadores son aquellos que se encuentran en los pueblitos. Hay mucha historia en cada uno de ellos.

Este es un pub, en nuestro barrio. Allá desparramada en el sofá estoy yo.

Este es otro pub, muy antiguo y hermoso.

Pero claro, ninguno de nosotros dos tomamos alcohol, entonces qué nos queda? Ir a comer! Generalmente vamos a un pub los domingos, cuando uno remolonea más o no tiene ganas de entrar a la cocina… o tiene ganas de ir a un pub!

La modalidad de pedir la comida es muy libre. Te sentás, mirás el menú…

…o mirás las pizarras para ver qué hay de especial…

… y cuando te decidís, vas al mostrador y les decís qué comés y tomás, te cobran, te dan las bebidas y también te dan un cosito con un número, el cual tenés que poner sobre tu mesa. Así te ubican con el menú que pediste y te lo traen a la mesa.

El mostrador.

El «cosito». (Alguien me puede dar una palabra para describir esto!?!?)

Un plato típico es, por supuesto, el fish and chips.

El pescado se cubre con una mezcla hecha de huevos, harina y hasta a veces cerveza y luego se fríe por lo que queda encapsulado adentro de una capa crocante de masa. Se lo suele acompañar con una ensalada que a veces es más para darle color al plato!

Otro típico es el scampi and chips.

El scampi es el langostino pasado por huevo y luego por pan rallado y también se fríe. Siempre se acompaña con crema tártara.

No pueden faltar las hamburguesas, claro!

Y el domingo qué comemos?

El domingo se puede comer lo que ya se mencionó pero también se sirve el famoso «Sunday Roast». La primera vez que yo escuché sobre esta comida, pensé que se trataba de carne asada.

No. Se trata de servirte unas lonjas finitas de carne de vaca o pollo o cerdo o cordero cocinadas al horno acompañadas de verduras hervidas, papas al horno y (esto no puede faltar) un Yorkshire pudding y gravy.

Sunday Roast.

El Yorkshire pudding es una galleta o algo así, con un cuenco donde se vierte el gravy. El Yorkshire pudding se hace con una mezcla de harina, huevos, leche y se hornea y enseguida adquiere gran dimensión y cierta forma irregular pero lo importante es que tenga el hueco.

El gravy es una salsa que se hace de procesar los jugos de la carne junto con los vegetales con que se los cocinó.

Hoy en día se compra gravy ya hecho, ya sea en sachets como si fueran una salsa o en gránulos secos para diluír.

Así que ya saben, es toda una experiencia ir al pub, no solamente para ir a tomar alcohol sino también para comer!

También hay entretenimiento, quiz night, karaoke y hasta pizza!

A propósito, qué te servirías?

Evento Y Chocolates

Inesperadamente, hace unas semanas llegó a mi casilla de email una invitación de la gente de ZChocolat.

Hace mucho tiempo que yo estaba en la lista de contactos de esta empresa porque, creo recordar, yo una vez hace miles de años, solicité un catálogo. Desde entonces, recibía periódicos emails contándome de sus novedades.

Claro que una invitación a un evento donde se degustarán chocolates es todo un acontecimiento! Y, además, tener la posibilidad de llevar cuatro invitados… no es para desaprovechar ciertamente!

La cita era en el Waldorf Hilton desde las 6pm hasta las 10pm. Invité a Pity, a unos amigos y a mi primo Sergio. Llegamos puntualísimos y se notó!

Fuimos primerísimos! Mejor!

En un principio, cuando leí que se trataba de una cata de chocolates, imaginé que seríamos un pequeño grupo o varios grupos, quienes nos sentaríamos a degustar chocolates y la empresa a contarnos de qué se trataban, el por qué de este evento, etc.

Pues nada de eso. Llegamos y muchas de las promotoras, que apenas hablaban inglés (francés era su otra lengua) nos dieron un pequeño libro con cada bombón catalogado con un número y una muy completa descripción del mismo.

Los catálogos.

Sobre cada mesa había dos variedades con la correspondiente explicación, muy completa por cierto.

Según lo que leyeras y si te apetecía, lo probabas, así, libremente, vos con tu manito agarrando un bombón. Las veces que quieras. El Paraíso.

Los bombones son numerados porque todos tienen la misma forma salvo las trufas, que son bien redonditas. Acá tienen el catálogo online.

El sabor? Sublime! Son buenos en serio! Uno de mis favoritos fue el relleno con lavanda. Había decidido empezar con los de chocolate semi amargo y seguir con alguno de chocolate con leche y terminar con el chocolate blanco… Pero no pude!

Constantemente los mozos traían y traían chocolates y jamás vi un plato vacío!

Por entre un biombo, saqué una foto de donde tenían los bombones todos prolijamente guardados.

Entre bombón y bombón yo tomaba un sorbo de agua sin gas para limpiar el paladar. Habré degustado unos cinco que decidí probar una de las trufas de chocolate semi amargo cubiertas con cacao en polvo.

Deliciosas, obvio pero… no pude probar más!

Y no es que me haya caído mal, no pude más! Se ve que mi límite son 6 bombones y ya!

Entonces me senté a charlar!

Mis invitados tuvieron mejor resistencia que yo, cada tanto se levantaban y probaban uno o dos y volvían. Fue bastante concurrido y nos habremos ido a las 2 horas y seguía habiendo gente.

La estrella del evento fue la presentación de un corazón de chocolate relleno de praline de avellanas con trocitos de avellanas.

Corazones. Eran enormes!

Yo pensaba que el corazón era hueco, pero no.

Y te lo daban a probar de a pedacitos que cortaban o te cortabas vos.

Todos coincidimos que fue uno de los chocolates más deliciosos que habíamos probado… en nuestras vidas! No les puedo explicar lo delicioso!

Lo que noté siempre es que los bombones de ZChocolat no vienen con las típicas cajas de cartón doradas… No… Estos chocolates se venden en monas cajas de madera, envueltos en su correspondiente bolsita de paño y empaquetadas con papel y selladas con lacre!

Ejemplo de cajas.

Otros ejemplos.

Los precios estaban allí pero en este evento no se vendía nada. Sólo se ofrecían los bombones para degustar.

Empaquetados.

La pasamos genial!

Petersham Nurseries


Cómo describir este lugar?

Es lindo, sí. Petersham Nurseries es un gran vivero, donde se plantan y venden flores, árboles frutales, hierbas, vegetales, lo que sea y además cuenta con una cafetería que es, en realidad, un restaurant y también hay un salón de té.

Es un lugar muy visitado. Este vivero fue comprado por unos hermanos de apellido Boglione para que no fuera loteado y vendido. Lo reabrieron en 2004 y, para algunos, se ha convertido en un lindo lugar para pasear y comer algo rico.

Entrada al restaurant.

El restaurant ha ganado una estrella Michellin y el menú está diseñado por una chef muy famosa llamada Skye Gyngell. El menú varía porque se realiza, según se dice, con lo que se produce en ese lugar.

Todo es orgánico, moderno, de apariencia pobre pero con precios de millonario: el famoso estilo shabby chic.

Shabby en inglés significa gastado, raído y está muy de moda, parece, estilar lugares, vestimenta y ambientes con ese dejo campestre, entre descuidado y un poco desprolijo, todo decorado con objetos viejos, usados, que han sido reciclados (o sea, rescatados de la calle o de un tacho de basura) y que de querer comprarlos, te los cobran como si hubieran sido recién producidos por un diseñador afamado.

Por ejemplo, esta taza con la que seguro te sacás un reprobado en una clase de cerámica.

Pregunta: Cuánto creés que cuesta?

Respuesta: 6o libras!

No es mi estilo, pero en realidad, nada es mi estilo porque soy cero decoración, cero ambientación pero también cero tonta. No pago una fortuna por una silla torcida, despintada y oxidada.

Una silla frágil y vieja a alrededor de £50…

(Tal vez el número 50 no parece mucha plata pero sí lo es, cuando una silla nueva se consigue por muchísimo menos!)

Todo, pero absolutamente todo lo que ves en Petersham Nurseries está a la venta. Todo objeto tiene un sticker con el precio.

Una sección del restaurant que se dedica a vender objetos.

Fuimos con Pity, aquella vez que paseamos por Richmond. Entramos y miramos, sacamos fotos, curioseamos pero no me convencía comer allí.

Con respecto a los platos, está bien que tiene buena fama y los precios son un poco caros (£7 libras una sopa!) pero yo pagaría un precio alto por un menú bueno pero en un lugar donde el piso no sea de tierra!

Sea en el restaurant o el salón de té, el piso es de tierra y los mozos andan con botas de lluvia. No me parece muy higiénico que digamos.

La cafetería o restaurant.

Si ves las fotos, todo parece bonito porque comés rodeado de vegetación pero lo que no se aprecia en las fotos es el aroma. No me gusta comer con aromas, olores. No son desagradables pero a mí los olores, intensos o suaves pero que se sientan, atentan contra mi disfrute de la comida.

Aparte a mí me gusta hacer sobremesa, charlar tranquilos después de comer, sin prisa un domingo… Es difícil sentirse cómodo sobre esas sillas de chapa tan débiles!

No, Pity, yo tampoco lo puedo creer!

Así que en nuestro caso, la experiencia de ir a Petersham Nurseries fue algo para contar, no para probar. Preferimos salir de allí y almorzar en un pub cercano, donde el piso era de madera y todo alrededor estaba limpio y prolijo.

No Hagan Esto En Sus Casas

Este año que pasó fuimos dos veces a Estados Unidos y como en todo lugar que vamos, morfamos.

Pero en EEUU tenía que tener bastante cuidado con elegir dónde comer y sobre todo, con lo que elegía para comer. En general, si querés comer bien tenés que ir a un lugar bueno. Si te da lo mismo McDonalds, pues andá a McDonalds o comete un hotdog o un pretzel que lleve horas colgado en cualquier chiringo.

Lo que notaba es que a veces se ofrecen platos con las más espantosas combinaciones pero que hasta yo, que no te como nada agridulce, me daba cuenta de que los sabores no tenían nada que ver ni eran apetecibles para alguien que sí le gusta.

Ya ni me acuerdo cuáles, debería haber tomado nota. Pero si querés tener un ejemplo, podés pasarte por un Whole Foods y fijarte qué ensaladas ofrecen.

En general, (enfatizo, en general) el paladar americano no está tan educado como el español, el italiano, el turco, el argentino o aquél que tiene una fuerte tradición de sentarse a la mesa a comer en familia y de no considerar a los alimentos como un medio para no morirse o para calmarse los nervios.

Y algunas mañanas, mientras hacía fiaquita en el dormitorio del hotel, ponía la tele y veía un canal de cocina y la encontré a ella: Paula Deen.

Paula Deen es una cocinera muy famosa en EEUU.

Es como si fuera la Julia Child o la Doña Petrona pero al revés: cocina HO-RREN-DO. Pareciera que lo hace a propósito y sobre cocinar basura, esta mujer ha fundado un imperio económico.

Verla cocinar de por sí a mí me crispa. Está bien que hace un show televisivo pero hay que pregonar con el ejemplo: Esha te cocina con el pelo endemoniadamente batido, las manos llenas de anillos, maquillada hasta las orejas… y encima lo hace mal!

Se ve que de otra manera no tendría rating, no sé a qué atribuirle su éxito y fama.

Será a que en realidad, lo que ella presenta es un programa de terror?

Para ejemplos:

Un desayuno para empezar bien el día: Breakfast Doughnut Sandwich

Toma una doughnut bien azucarada (ni siquiera la corta por la mitad!), le pone encima una hamburguesa de carne, arriba un huevo frito y bacon y termina con otra doughnut.

Esta mujer debe ser racista!

Un postre: Cheesecake frito

Sí, frito. Te corta un cheesecake casero o comprado en porciones chicas, les esparce pedacitos de chocolate por arriba, los cubre con masa como si fuera una empanada china, los fríe en aceite hirviendo, los cubre bestialmente con azúcar impalpable y los decora con salsa de chocolate y frutilla y corona toda esta animalada con crema, que seguro es esa porquería que viene en aerosol. Para decorar, un «vegetal»: unas hojitas de menta! Eso se llama MENTA, Paula Deen!

«Just when you thought you couldn’t make cheesecake any better»

Almuerzo: Sandwich de lasagna

Me perdí cómo hizo la lasagna, que se ve un aceitoso mejunje de queso, carne, masa y salsa. En un arrojo de creatividad, Paula propone hacer un sandwich con el pan de pizza que sacó del horno en vez de comerlo acompañando la lasagna.

Encima se lo presenta como las mejores recetas de Paula!

Como los mismos americanos suelen decir de ciertos hechos inexplicables: «Only in America!»

Cocinar Con Los Ojos

Es increíble la cantidad de información que hay hoy en día sobre los alimentos y cómo cocinarlos: constantemente se crean programas donde se muestran recetas a toda hora, constantemente se publican libros. Está de moda cocinar, ser chef y famoso; está de moda hablar de comida y está de moda comer bien.

Está bueno que así sea, que uno sea consciente de cómo comer sano aunque al mismo tiempo haya una increíble oferta de alimentos procesados y que para muchas personas cocinar significa colocar una bandejita con comida en el horno para descongelar y comer.

Creo que a veces es como cuando uno mira programas de artesanías y ve qué lindas cosas se producen pero de ahí a que te queden igual o que te vengan las ganas de hacerlas cuando estás cansada, hay una gran diferencia!

Siempre caigo en la misma comparación, que para algunas personas cocinar es lo que a mí, por ejemplo, son las artesanías: me encanta ver a las personas crear y admirar su imaginación pero soy una inútil desprolija si quisiera hacer lo mismo!

A muchas personas les pasa eso con los programas de cocina: te inspiran pero no quiere decir que a partir de ese momento vos, por ósmosis, aprendas a cocinar o a hacer un plato con la materia prima que encontrás en la heladera o en el supermercado.

Para evitar frustraciones, creo que lo mejor es ver estos programas como un entretenimiento más y como una forma de aprender algo.

Hay un par de programas nuevos en Channel 4 que son entretenidos y de original tienen poco pero a veces, antes que nada, son una buena opción, sobre todo para sacar ideas.

Uno es con Heston Blumenthal, famoso aquí por ser el exponente de la cocina molecular.

Heston ha hecho varios programas pero con este último me enganché porque no tiene propuestas disparatadas y no propone cocina molecular. (No me copa mucho la idea de alterar la textura de los alimentos).

Este programa se llama How To Cook Like Heston (Cómo cocinar como Heston) y por programa toma un tema (el de la semana pasada fue chocolate) y hace recetas sensatas aunque después, por ahí, les da un toquecito Heston: hace algún pase mágico para que quede una presentación original. Está bien.

El que le sigue inmediatamente después, también de media hora de duración, es The Fabulous Baker Brothers (Los Fabulosos Hermanos Baker), un juego de palabras con la peli Los Fabulosos Baker Boys, sólo que estos hermanos no se apellidan Baker.

Son dos chicos modernos que cocinan bien y que tienen este programa donde la compaginación consta de escenas muy cortas que te dan la sensación de que todo se puede hacer en 5 minutos. Me encanta ver que cocinan en un horno de ladrillos, o de barro, no sé, pero es original y me hace añorar uno (un horno, no uno de los hermanos!)

De alguna forma se los presenta como una alternativa a tanta tortita, cupcake y muffin que están hartando ya.

Pero el programa que no me gusta para nada mirar se llama The Hairy Bikers (Los Motociclistas Peludos), por la BBC 2. Justamente, son dos tipos peludos, de pelo largo y barba, que cocinan con anillos, mangas largas, sin delantal y sin ponerse una cofia o gorro.

No te digo que las recetas no sean interesantes, lo de ellos es la comida picante o de mucha cocción. También podés sacar ideas, pero me da un poquito de asquito verlos cocinar.

Lo que he descripto hasta ahora son una pequeña parte de la cantidad de programas de cocina que hay pero lo bueno es que de estos que te mencioné hay websites y podés encontrar muchas recetas y tal vez algunas (o tal vez todas!) sean de tu interés.

Happy cooking!

Te gustó mi blog? Podés compartirlo clickeando: