Familia

La No-Reacción

Así como hay gente que lo que diga te cae horrible,  hay gente que te puede decir cualquier cosa y una no reacciona mal… O directamente no reacciona!

No sé si me sedaron sin que me haya enterado o que la persona que me hizo los comentarios me es indiferente… Cuando digo que me es indiferente no es que la estoy despreciando, simplemente que no tengo ningún tipo de relación con ella más allá de lo estrictamente correcto.

Hasta puedo llegar a decir que me causó gracia porque, sinceramente, no lo tomé como maldad de su parte, sino simplemente fue sincera a su manera. Todo se dio de forma muy natural a su personalidad.

Será que ahora ando tranquila que no me lo tomé a mal? Será que no me importó?

A casa viene cada tanto una señora ecuatoriana que me ayuda  a limpiar. Como en estos momentos no estoy trabajando, me preguntó si me quedaba en casa para tener hijos.

– No! La verdad que no, le respondí.

– Pero por qué?

– Mmmmm… Porque no, ni lo pensé.

– Pero cómo? No puede?

– Lo que sucede es que ya tengo 42 años…

(La verdad, no sabía cómo zafar y con cada respuesta de compromiso que daba -no tengo confianza para contarle mi vida!- pensé que se terminaba el diálogo… pero no!)

– Pero…

– Ya hace 10 años que me casé, estamos acostumbrados a estar solos y una ya está grande.

– Pero no le gustan los chicos? No tiene sentimientos? (Juro que este último comentario casi me hace largar una carcajada!)

– No, no es éso.. ya estoy grande…

Increíblemente no me enojé. Lo dejé pasar y no me ofendí. Lo cual me dio que pensar cuándo uno se ofende o no, cuándo uno reacciona mal o bien o no reacciona. En este caso, se dieron las siguientes condiciones:

  • Estaba tranquila.
  • Me agarró de sorpresa.
  • No me pareció que fueran comentarios con malicia.
  • Tenía ella una genuina curiosidad.
  • No tenía ganas de andar explicando mi vida.

Creo que si me hicieran un comentario con malicia puedo llegar a no reaccionar tampoco (soy de tránsito lento para algunas cosas!!!) aunque sí me llenaría de mucho enojo luego, cuando se me pase la sorpresa. Es que creo que cuando no me espero mala onda y sucede, me quedo atónita y me amargo después.

Pero en este caso no fue así… no?

Vos cómo hubieras reaccionado?

El Cumple De Ale Y Su Mesa Dulce

 Los anfitriones.

 El lunes Ale cumplió años y lo festejamos en casa con amigos y familia. Como era feriado preferimos festejarlo en casa y con gente querida y charlamos, comimos y nos divertimos muchísimo!

Desde el viernes que yo andaba ansiosa pensando qué cocinar, cómo organizarme, qué adelantar… Porque como el domingo teníamos el evento del Pageant, no sabía a qué hora volvíamos.

Por suerte volvimos a eso de las 6 de la tarde así que me puse manos a la obra aunque el sábado ya había adelantado algo.

El sábado hice un tiramisú con el que se me fue la mano con el cognac para mojar las vainillas. Como no tomo alcohol, no sé medir bien aunque lo mezclé con café. Todos se sorprendieron de la cantidad de alcohol pero ninguno lo dijo en tono de queja! (Me doy cuenta ahora que no le saqué fotos pero es la misma receta del tiramisú que le hice a Sergio para su cumpleaños)

Por las caras, se ve que hizo efecto!

Tuve un problema con una torta que de gusto salió bien pero de aspecto, no. Qué hacer? La corté en pedacitos, la procesé y a las miguitas finas las uní con dulce de leche. Luego con la palita de hacer bochas de helado tomaba porciones a las que las pasaba por chocolate blanco derretido y de ahí a pegarles coco rallado de tres colores, alegóricos al Jubilee: blanco, rojo y azul.

Resultado:

Y tuvieron un éxito bárbaro! A todos les gustó muchísimo!

También hice cupcakes. Estoy medio aburrida de ver cupcakes por todos lados pero no me pude resistir a un set para decorar 24 cupcakes con dos diseños de pirotines e íconos de Inglaterra: un soldado, un colectivo de dos pisos, un taxi y el Big Ben.

Eso sí, con dulce de leche!

Las cupcakes son la receta original y base del Hummingbird Bakery y debo reconocer que es la mejor! Fíjense que los cupcakes salieron bien rasos, como tiene que ser, no tienen que tener un pico para después cortarlos y decorarlos.

Hice otro postre, un blancmange de rosas. Sí! Con un suave y delicado sabor a rosas y decorado con berries para la ocasión:

Estaba muy rico también!

También hice un frangipane de frutillas, el cual no llegamos a comer porque ya estábamos que no dábamos más de comida. Los invitados habían traído salado o sea que ya veníamos cargaditos para cuando puse la mesa dulce.

Se ve bien aunque un «poco» doradito!!!

Y la torta!

Ah siiii!

Un Victoria Sponge relleno de dulce de leche y decorado con otro set muy divertido!

Feliz cumpleaños Ale!

Familia Muy Normal

A la mayoría de los novios que tuve, les conocí sus familias: padres, hermanos, tíos, primos, amigos de la familia, novias de hermanos… Nunca tuve una mala experiencia con ninguno ni menos con las posibles suegras. Con muchos integrantes me encariñaba tanto que si decidía cortar con el novio, me entristecía pensar que nunca más iba a ver a la familia.

Y después de los llantos de rigor, ya una vez sola me venía la melancolía de extrañarlos. Y como con todos me llevé bien, tengo buenos recuerdos de cada integrante. Es que para mí eran como mi propia familia, así como el novio era parte de mi familia también y conocía a mis primos, tíos, amigos, etc.

Muchas veces recuerdo a alguna familia o a otra. Tal vez vea algo que sea como un disparador de recuerdos.

Justamente, el otro día vi algo que me trajo a la memoria la familia muy particular de un novio muy particular. Cuando los conocí, el primer día que los fui a visitar, no me dejaron irme! Me hicieron quedar! El papá se puso a tocar el violín y el hermano a tocar la guitarra! Con lo que a mí me gusta la gente musical! Quedé encantada!

Más adelante, cuando yo iba, todo seguía funcionando normalmente. Lo que signifique normalmente en esa familia.

Empecé a ver cosas que para mí muy normales no eran pero que me causaban gracia y me hacía quererlos más!

El papá era un personaje! Cocinaba él porque la mamá, desde que se casó, jamás cocinó. Cuando digo jamás, digo j-a-m-á-s. Entonces él se encargaba de todas las comidas, incluso cuando yo me quedaba a dormir, al otro día nos tenía listo el desayuno! Pero así como te cocinaba las tres comidas, capaz que a la nochecita se le antojaba algo y tipo 3 de la mañana empezabas a sentir un aroma a comida rica…

Y lo podías encontrar en la cocina, cocinando… en calzoncillos!

Una vez me lo crucé al hermano en paños menores y se lo comenté al novio. Él se rió y me dijo «Tuviste suerte que no te lo cruzaste cuando salía de ducharse porque éste sale en bolas directamente!»

Les juro, yo no me horrorizaba porque nada era con mala intención y veía que para ellos era lo más normal. No podía juzgarlos; me sorprendían, sí, pero no me caían mal sus costumbres.

De lo que sí me horroricé pero después me calmé porque vi que a ellos no se les movía un pelo, es que una mañana me levanto y encuentro al novio hablando animadamente de política y economía con su madre, mientras hojeaban el diario, ella sentada y él de pie junto a ella en camiseta… y sin calzones!

Cada casa es un mundo, como siempre ha dicho mi mamá.

Ah, qué fue lo que me hizo recordar esta familia?

Este video! 

Divertidísimo!

Volver Al Pasado

Hoy volví de Argentina, tras haber pasado allí 14 días exactos. Poco tiempo para acortar tanta distancia pero por lo pronto pude estos días.

Vengo contenta de ver a mi mamá, a mis sobrinos, a mi hermana, a los vecinos, a los amigos, en fin, por suerte esta vez fue una estadía sin sobresaltos.

Pero también fue una estadía distinta con respecto a otras veces porque más que nunca esta vez yo sentí que volví al pasado.

En otras oportunidades lo que me pasaba era que imaginaba cómo hubiera sido mi vida de haberme quedado a vivir allí, según el contexto de ese momento, según cómo estaban las amigas de mi edad, según lo que veía en la tele (sí, podés creer! Porque la tele, sobre todo las propagandas, te muestran la vida cotidiana aunque muchas veces una ideal vida cotidiana, eso sí)

Esta vez mi mente no volaba imaginando lo que hubiera sido sino recordando lo que ha sido. Los disparadores podían ser un ruido en mi casa (el ruido de las patas de la silla, el ruido de la cama cuando me levantaba, el ruido de las puertas que se cierran, etc) y lo que veía (cierto rincón, cierto objeto, cierta persona, cierta calle).

Hay una calle en particular que tiene una cantidad de negocios y de casas de barrio que caminé y cada metro me remitía a cierto episodio en mi vida pasada:

– Acá vivían esos chicos que estudiaban inglés conmigo, con esos dientes tan Kennedy;

– Acá vivía Gustavo, mi compañero de primaria que un día de febrero, mientras hablaba con otros chicos, salió de su casa con un balde lleno de agua y me empapó (De la bronca me metí en el baño de su casa y a los gritos le dije que si no me daba una remera para taparte todo lo que se me «notaba» no salía más. Me alcanzó una y jamás se la devolví!)

– Acá venía a comprar el pan con mami y mi hermana y la panadera, en una época muy mala que pasamos, nos regalaba facturas del día anterior que recalentábamos para nuestra merienda.

– Acá estaba el almacén de los padres de Miriam, donde comprábamos todo, en la época donde no existían tantos supermercados. (Ahora es un kiosco, qué tristeza!)

Y así todo el tiempo. Donde fuera o con quien me encontrara. Fue todo nostalgia.

Pero también hubo mucho descubrimiento. Además de encontrarme con dos de mis compañeras de la secundaria (sorry chicas, me olvidé de sacarnos fotos!) me encontré con dos compañeras de la primaria! Qué flash! Desde 1982 que no las veía! Nos divertimos como si nos hubiésemos visto seguido todos estos años!

Con Marisa, mi compañera de banco de 5to. grado y Laura.

Mirando fotos de la primaria!

Al otro día apareció Claudia, que no pudo llegar a la cita pero buscó mi casa y nos dimos el gusto de sacarnos una foto también!

Con Claudia!

Y como siempre, me encontré con el divino de Gonzalo. Qué sabor a poco, nos hubiese gustado tener más tiempo para charlar pero sólo pude ir al centro ese día.

Gonzalo amoroso.

Sólo salí la segunda semana. Es que la primera fue terrible para mi cuerpecito lleno de invierno. El primer sábado lo pasé en cama, creo que tuve un golpe de calor por la descompostura que tenía y lo débil que me sentía. Menos mal que la semana siguiente el tiempo refrescó.

Así que aquí estoy de vuelta en Londres, en mi ciudad, en mi hogar, con mi marido, con mis cosas, en mi contexto, con mi presente.

Dejé mi pasado y mis queridos seres en Argentina. Me traje el corazón lleno de cariño y amor…

Y es bueno volver.

Parezco Mi Viejo

«Cada día canta mejor.«

Niños, si ustedes creen que mamá y papá les hacen pasar vergüenza delante de vuestros amigos con sus comentarios y puntos de vista sobre cualquier cosa o les parece que lo que ellos piensan u opinan son ridiculeces, no se amarguen en balde: ustedes dirán lo mismo cuando tengan la edad de ellos.

El otro día, viendo el recitar de Elvis, mi favorito, el 1968 Comeback Special, yo extasiada y feliz me escuchaba decir: «Escuchá, fijate, cómo canta!» «No, no puede ser… O sea, como él, un cantante así, es único…» «Mirá, hasta para hoy en día el tipo es actual…»

Y blah blah blah…

Me dí cuenta que estaba repitiendo casi con las mismas palabras lo que mi viejo decía cada vez que escuchaba a Carlos Gardel.

«Ufaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaa!» Pensaba cada vez que él se deshacía en elogios para con su ídolo. No entendía a lo que él se refería, no quería intender ni me interesaba pero pasé toda mi vida con mi padre escuchándolo hablar de Carlitos y encima en tiempo presente!

Como hago yo cada vez que hablo de Elvis!

Lo que me lleva a declarar lo más objetivamente posible, que es inevitable parecerte a tus viejos cuando llegás a la adultez. No solamente en lo que se refiera a hablar de tu ídolo.

Yo me quejo de las mismas cosas que se quejaba mi viejo, comprendo el por qué de su malestar con ciertos temas porque son esos mismos temas los que genuinamente me molestan también.

Ahora sí comprendo por qué le parecían ridículas ciertas cosas, actitudes y / o personas o personajes porque a mí me generan la misma reacción.

Me está pasando mucho últimamente. Porque sucede algo y pienso o digo mi opinión al respecto y es como si tuviera a mi viejo al lado diciéndolo y yo lo estuviera escuchando…

Te pasa a vos también?

Los Genes

Cuando era chica, recuerdo que mi papá se sorprendía cada tanto con alguna actitud mía o pose o manera de mirar o contestar o quedarme pensando o yo que sé porque le hacía acordar a su hermana mayor, mi tía.

Se sorprendía porque yo nunca conviví con ella como para «copiarle» todo eso , hubiera sido más lógico parecerme en actitudes a él o a mi mamá, sin embargo parece ser que yo era una mini versión de mi tía Chola.

Pues se está repitiendo la historia. Hablando por teléfono con mi hermana ayer, me contaba que su nieta, o sea mi sobrina-nieta es una mini versión mía. La otra vez que estuve en Argentina comprobé que esa niña es muy pero muy parecida a mí físicamente cuando yo tenía esa edad pero ahora parece que tiene muchas actitudes mías.

Mucha gente que la ha visto y conoce alos hijos de mi hermana le preguntan: «Pero… es tan distinta a tus chicos, a la madre, con esas actitudes… A quién se parece?» «A mi hermana!» exclama ella que al llevarme 15 años se acuerda perfectamente de cómo era yo de pequeñita.

Me contaba que se mete entre los adultos a hacer las cosas que ellos hacen como si fuera uno más; se sube a todos lados o enfrenta a quien sea sin miedos y (esto me volteó, no lo podía creer!) a todas las personas les aprieta las mejillas. Yo-ha-cía-é-so!

Si tuviera una hija no sería tan parecida!

En vivo y en directo el parecido se nota más!

Aunque mi caso no debe ser el único. En el tuyo cómo es? Te parecés a algún familiar con el cual no hayas convivido o algún niño que no sea tu hijo se parece a vos?

Tres Reyes

«Three Wise Men», Tres Hombres Sabios, como se los conoce aquí.

Recuerdo vívidamente el momento en que me enteré que Papá Noel, Los Reyes Magos y el Ratón Pérez (chicos, no lean) no eran «de verdad»: Mamá estaba cocinando y yo al lado, preguntándole despacito con un poco de desilusión «Y el Ratón Pérez también son los padres?» «Sí, también.»

Años más tarde mi hermana menor siempre relataba que ese mismo día yo se le conté todo y que cuando ella me preguntó «Y los Reyes Magos?» yo le contesté muy segura «No, los Reyes no.» Pero yo estoy segura de que ese día yo supe TODA la verdad. A lo mejor no quise desilusionarla del todo por eso dije lo que dije sobre los Reyes.

No me enteré porque alguien me lo hizo sospechar, creo que fue una conversación que estábamos teniendo que mamá vio el momento justo para decírmelo con mucho tacto.

Antes de enterarme, me hacía mucha ilusión esperar a los Reyes Magos. Es que la ansiedad aumentaba con los preparativos: cortar el pasto, poner agua en un plato, poner los zapatos e irse a dormir.

Una vez planeamos con mi hermana escondernos y esperarlos a la noche para verlos pero mamá nos dijo que si los Reyes Magos se daban cuenta de que los niños de la casa se despertaban para espiarlos, ellos desaparecían y se llevaban los regalos.

Y una noche de reyes sucedió que me desperté por un ruido y al rato me dí cuenta de que era el ruido de papel de regalo! Horror! Estaban los Reyes al lado de mi habitación y yo estaba despierta! Se iban a dar cuenta y se iban a ir! Entonces, mientras escuchaba el crujir del papel, yo cerraba muy muy fuerte mis párpados, quería dormirme a toda costa!

Fue un alivio despertarme al otro día y ver los regalos al lado de nuestros zapatos. Digo los regalos porque dejaban uno para cada una y nunca nos planteamos el hecho de que no fueran más.

Me acuerdo de algunos: Una caja de lápices de colores Staedtler o una caja de 30 fibras (a mí me encantaba recibir útiles escolares!); otra vez fue un par de frágiles patines para las dos (frágiles porque se rompieron de nada!)

Al año siguiente fue otro par de patines de la afamada marca Leccesse, de color naranja refulgente, que venían en una caja de cartón que tenía escrito: «Para las dos hermanitas».

Yo ya sabía leer y noté que la letra de los Reyes se parecía mucho a la de mi mamá.

Tal vez haya sido yo, entonces, la que empezó la conversación con ella aquel día…

Y en este día tan especial, vos cómo recordás tu espera de los Reyes Magos?

Todo Es Empezar


En estas latitudes la navidad se está terminando y acá Ale, mis primos Sergio y Florencia y yo, panza arriba sobre el sofá.

Es la primera vez que pasamos navidad con gente, aquí en Londres, siempre estuvimos Ale y yo nada más. La pasamos muy bien, como ninguno trabajábamos estuvimos relajados, charlando, leyendo revistas pero sobre todo, comiendo.

Ya veníamos desde hacía varios días preguntándonos qué íbamos a comer, qué traía cada uno, etc. Y les prometí a mis primos hacerles un postre a cada uno. Sergio es goloso como yo así que aceptó de buen grado. Flor es más de comer salado pero eligió un postre también.

El 24 fuimos los tres primos al supermercado y trajimos varias cosas, para que duren tanto para el 24 a la noche y para el 25. «Ok, compremos todo para hoy a la noche y para mañana; ahora al mediodía no comamos nada.» «OK»

Cuando llegamos a casa, estábamos con hambre de haber estado tanto tiempo dando vueltas por el super. Nos miramos y dijimos «Bueno, comamos algo para picar»…

Y empezamos a sacar cosas y la mesa se llenó sin querer!

Cuatro clases de dips, aceitunas, quesos varios, algo de salamín, apio, pan pita y grisines.

Como siempre pasa con las picadas, uno cree que come poco y termina consumiendo bastante más. Pensábamos que sólo íbamos a engañar el estómago pero al final sentíamos que habíamos comido un buen almuerzo!

Más a la tarde, empecé a preparar las milanesas que cenamos y el postre de Sergio.

El postre consistió en disco de merengue que hice con azúcar blanca y negra. Sobre esta base le unté una crema típica de esta época.

Crema con brandy.

Luego, encima, le coloqué un anillo de merengue y en el hueco puse frutos rojos y encima del anillo una crema nueva que encontré: mascarpone y chocolate.

Y encima le agregué unas almendras fileteadas.

Hoy al mediodía regresaron los chicos y comimos:

Unos quesos, los dips que habían quedado, una empanada que trajo Flor de una cena de argentinos que fue anoche (ella festejó con otros chicos), mariscos, aceitunas y pimientos picantes rellenos de queso.

O sea, un poco de cada cosa, un rejunte, un revuelto!

A la tarde seguimos con el postre que habíamos comido ayer porque había sobrado la mitad y tomamos café.

Vimos el discurso de la reina por la tele y luego la película Final Destination 5.

Cuando terminó, comencé a preparar el postre de Flor,.

Hice dos bases grandes de pionono a las cuales corté por la mitad y usé tres para armar el postre.

Primero mojé la base con un almíbar que hice al que le agregué amaretto y encima le agregué una crema que resultó muy sabrosa.

Crema de chocolate blanco y frambuesas.

Arriba coloqué las frutillas.

Luego otra porción de pionono que también humedecí y encima unté queso blanco y puse moras y arándanos.

Importados de Argentina!

Y arriba otra porción de pionono, la unté con un poco de la crema de chocolate blanco y frambuesas más un poco más de chocolate blanco derretido y encima más frutos rojos y como se me terminaron rellené los huecos con chocolate blanco en pedacitos.

Voilà!

Y el plato principal fue carne al horno con cuatro tipo de ensaladas: de dos clases de lechuga, de pepino y de cebolla y morrones, verduras para ayudar un poco a la digestión… y para no sentirse tan pesado!

Tuvimos la suerte de que no hizo mucho frío ni ayer ni hoy, alrededor de 12 grados, lo cual para esta época resultó muy agradable. Hasta tuvimos que abrir un poco los ventanales del balcón porque tanto horno prendido nos estaba dando mucho calor!

Y ahora, así con mucho sueño cuando casi se está por terminar el 25 te pregunto: Qué tal la pasaste vos? Cómo estuvo tu día?

Felicidades!

Amigos En Familia

three-cute-kittens
Dicen que los amigos es la familia que uno elige y me parece que es cierto. Como también es cierto que uno puede encontrar amigos en su propia familia, bien puede ser un hermano, un primo, tu propia madre o padre, por qué no?

En mi caso particular, Marcelo y Sergio serían mis amigos en la familia. Con los dos puedo charlar de todo, nos contamos muchas cosas, nos acompañamos, nos apoyamos y nos queremos.

Hoy que es el Día del Amigo y en una fecha tan importante, por lo menos para quienes viven en Argentina, yo festejo con ellos a la distancia: Marcelo en Argentina, Sergio paseando por Barcelona y yo en Londres.

La vida nos separa físicamente pero se empeña en juntarnos cada tanto.

Feliz día, mis primos/amigos.

Y feliz día para vos, que pasás, leés, comentás. Amigo a la distancia que gracias a internet, estás cerca.

Espero que festejes el día con alegría y que también me cuentes: quién es tu amigo en familia?

Un 25 De Mayo En Londres

El 25 de Mayo es una fecha muy importante para los argentinos, es lo que se dice una fiesta patria y se conmemora la Revolución de Mayo, cuando se formó el primer gobierno patrio.

Hubo, entonces, en la hermosa residencia del embajador, una reunión donde acudí con mis primos Sergio y Florcita.

A la residencia!

Nos tocó un día precioso, de calorcito y llegamos súper puntuales!

El auto! Qué buena patente!

La cita era a las 6 de la tarde y al entrar, nos dieron una escarapela a cada uno y subimos esas grandiosas escaleras de mármol para encontrarnos ante nuestra sorpresa-espanto-pavor al Sr Ministro Encargado de Negocios (no hay embajador) y su esposa, al lado el Cónsul General y su esposa y al lado un señor-importante-pido-disculpas-no-alcancé-a-escuchar-quién-era y su esposa.

Los seis parados, recibiendo a cada uno que entrábamos, nos daban la mano y había gente de prensa sacando fotos! Oh!

Después de reponernos (es que pensábamos que era algo semi-formal!) nos distendimos y charlamos, tomamos jugo (yo) y vino (ellos) y al ratito comenzaron a servir locro en unas mini fuentes:

Confieso: primera vez que comía locro! Y estaba delicioso!

Al poco rato, el Encargado de Negocios dio un discurso para nada aburrido por cierto, y lo dijo en inglés y en castellano: de a párrafos, iba diciendo todo en los dos idiomas.

El Ministro dando el discurso.

Luego se cantó el Himno. La verdad, tengo que admitir con cierta vergüenza que hacía AÑOS que no lo cantaba! Y sentía la piel de gallina! Y mucha, mucha emoción!

Y después, seguimos comiendo, charlando, bebiendo y disfrutando.

Hubo mini empanadas…

Fritas, de verdura y salsa blanca.

De carne, al horno.

(Pero yo en realidad quería mostrar la réplica del anillo de Kate Middleton que estrené ese día!)

Y alfajorcitos!

Comí como cuatro!

Esta vez pude asomarme al balcón y ver lo hermosa que es la zona donde está la residencia, que no es la única, al lado de la de Argentina se encuentra (para beneplácito de Alejandro Dolina) la Embajada de Bélgica. Y hay otras residencias más pero no recuerdo los colores de las banderas así que no puedo identificar a qué país pertenecen!

Grosvenor Place es la zona.

La pasamos muy bien, no?

Pero prevenida Florcita: se llevó unas chatitas que le aliviaron el dolor de pies luego de estar tanto tiempo parada! Muy bien!

Mujer prevenida…

Viva La Patria!
error

Te gustó mi blog? Podés compartirlo clickeando: