Argentina

Felices Pascuas

Felices Pascuas (!)

Desde el año 1987 este saludo, para mí, tiene un dejo entre sarcástico y poco serio. No me gusta decir “Felices Pascuas” y, si me lo dicen, les juro que me da la sensación de que me están cargando. Todo por culpa de Alfonsín que ese día se creyó un superhéroe.

En fin. Alfonsín ahora es un santo al lado de la monada que lo sucedió en el poder.

Me acuerdo que ese día de abril de 1987 había ido a bailar a Summum (RIP) en Quilmes y que en el camino de vuelta pregunté qué había pasado con los “carapintadas”. (Notarán ustedes mi interés por la política… pero bueno, yo tenía 17 años, no me iba a perder la oportunidad de ir a bailar!) Fue un alivio enterarme de que todo estaba bien a esa altura.

Después, con el correr de los meses, ese saludo de Raúl empezó a repetirse en los noticieros porque la verdad de lo que había pasado se empezaba a develar. Al año siguiente, recuerdo que todos nos saludábamos con el “Felices Pascuas”, nos contestábamos “La casa está en orden” y nos reíamos y lo repetíamos como un juego divertido.

Alfonsín se perdió la gran oportunidad de quedar en la historia como el estadista que aparentaba ser pero todo se fue a los caños: todo por esa pasión que tienen los políticos argentinos por la prosa, la gallerie, el lobby y la poca vocación para trabajar y gobernar.

Dales el bastón de mando y te lo transforman en un micrófono por donde, a los gritos o con la cadencia de una típica directora de escuela jubilada, te quieren hacer creer la realidad que ellos se pintan para justificar su ineficiencia.

“La casa está en orden.”
“Con la democracia se come, se educa y se cura.”
“A vos no te va tan mal, gordito.”
“Un médico a la derecha, por favor”

Para Deborita que me hizo sentir un dinosaurio viejo (no tiene la culpa de haber nacido cuando yo tenía 22 años, pobrecita!) y para otros que hayan nacido mucho después que yo, les recomiendo ver este video:

Son 10 interesantes minutos y es historia!



Rescato, eso sí, algo que había visto en la tele antes de este discurso, la gente enloquecida cantándole el himno a los “carapintadas”. Eso realmente me conmovió.

Jorge Guinzburg

Mi ídolo.

Estoy triste. No puedo creer que Jorge Guinzburg haya muerto. Él era uno de los pocos representantes de un humor ácido e inteligente.

Hace muchos años, cansada de que mis alumnos me preguntaran “Seño, de qué cuadro sos?” y de contestarles “De ninguno”, un buen día, por él, me hice de Vélez.

Lamento que alguien tan talentoso se fuera y de esa forma.

Sinceramente.

Argentinas en Londres

Gracias a la tecnología se crearon los blogs y gracias a los blogs pude conocer a estas chicas con las cuales cada tanto me reúno y la pasamos re-bien!

Ya conocía a Bea, Leticia y Carolina y también a Karla (que no está en la foto) y hace un par de semanas conocí al resto en un restaurant donde comimos pizza, hasta ahora la más rica de Londres.

Me sentí muy cómoda, algo que nunca me sucedió al estar reunida con muchas chicas a la vez (sí, sépanlo, soy rara hasta en éso).
Gracias chicas, la pasé genial!

Mis sobrinos

Hoy no es el día de la tía, (es en setiembre) ni creo que exista el día del sobrino pero no me importa, hoy tengo ganas de escribir sobre mis divinos sobrinos, a quienes adoro.

Cuando se enteran que tengo 6 sobrinos, muchos se sorprenden y me preguntan cómo son y yo digo siempre lo mismo: “Son unos seres extraordinarios, altos, hermosos, buenas personas, solidarios, creativos, desinteresados, y le caen bien a todo el mundo!”. No exagero!

Agradezco enormemente a mi hermana que tuvo la valentía de parir 6 hijos y criarlos con todo el amor que ella sabe dar y tiene la recompensa de unos hijos que la quieren y veneran de igual forma. Cada uno a su manera, pero intensamente.

Fernando es el mayor, es tan sensible y despistado como mi hermana y tampoco como ella, sabe decir que no. Te da lo que no tiene, te ayuda aunque esté muerto de cansancio. Odia los despertadores, igual que su madre y tiene un hijo precioso, mi sobrino nieto Gabriel. Tiene un sentido del humor socarrón, de ese que te hace reír pero taparte parcialmente la cara. Es un caricaturista genial, una pena que no hay seguido la carrera de dibujo.

Martita, alguna vez apodada “la morena” por los españoles que trabajaban en Telefónica cuando ella trabajaba allí, es digna hija de su padre, el carácter fuerte y la rapidez mental y verbal para contestarte lo que te tenga que contestar si se la trata mal o se la cargosea. Es muy limpia, muy trabajadora, a todo le pone garra. Ha pintado unos cuadros maravillosos, ella también tendría que haber seguido con sus estudios de Bellas Artes.

Cristian siempre fue y es metódico, disciplinado, estudioso, siempre tuvo objetivos y siempre los alcanzó, luchó mucho por la carrera que ahora está disfrutando. También dibuja como los dioses, es serio pero a la vez es alguien que donde pone el ojo pone un apodo que define a la persona tal cual es. Es muy bueno y se merece todo lo bueno que le sucede en su vida.

Mariano pasó su infancia y adolescencia devorando libros y enciclopedias, siempre tuvo una constante sed de saber todo, todo. Desde muy pequeño él también tuvo muy en claro lo que quería en la vida y estudió para eso y se esforzó mucho. Emprendedor, con una fuerza para salir adelante siempre. Tiene una hija, Camila, simpática como la madre y tranquila como él. Es el más alto de los seis. Él también dibuja muy bien.

Leandro, mi ahijado, un chico con un sentido del humor extraordinario. Siempre fue muy gracioso, desde muy chico supo serlo. Es cariñoso, abierto, siempre está contento, le gusta todo, te acepta tanto un plato agridulce como un guiso, cualquier cosa, todo lo disfruta. Una vez fui a comprarle un pantalón y me preguntaron cómo era: “Ay, hermoso, es como un modelo”. “Bueno,” me contestaron “te preguntaba por el talle.” “Ah, bueno, eh… no sé, dame un pantalón como para un modelo.” Y me lo dieron! Y le fue tal cual! Igual que Fernando, un caricaturista de aquellos.

A Laurita Ricky Sarkany le tiene que hacer un monumento, gracias a ella el tipo habrá podido expandir su patrimonio! Fuera de broma, Laurita es amable, suavecita, es como un gatito, muy discreta y callada pero ha sabido demostrarnos que tiene su carácter y valentía al decidir irse a vivir a México. Allí está ahora, añorando su familia que tanto quiere pero a la vez, permitiéndose crecer y madurar. Es una hermosa, la más chiquita de la familia, siempre lo será no importa la edad que tenga.

Te gustó mi blog? Podés compartirlo clickeando: