Araceli

Recapitulando

Y aquí me ando, he vuelto, más precisamente ayer llegué a Londres después de haberme despedido de mi esposo en Miami (hace miiiiiil), él con rumbo a Londres, yo con rumbo a Buenos Aires.
Pasé unos veinte días en familia, con mucho cariño, el que dí y el que recibí y tuve la dicha de dar muchas charlas tanto en institutos de inglés como en escuelas, sobre la vida en Londres, mostrándoles a todos cómo es, cómo es todo y tratando de transmitir mi entusiasmo.
También dí un par de charlas en el profesorado donde estudié pero en vez de la vida en Londres, se trató del idioma inglés en sí, nuevas expresiones, frases, etc., todo desde el punto de vista de una teacher que vive en esta ciudad.
Me encontré con amigas y amigos cuando pude, o sea, dos días porque todo mi tiempo estuvo dedicado a mi mamá, a mimarla, a atenderla, a darle muchos besos y abrazos.

Por ejemplo, conocí a Beluuuuu, como la llamo yo, del blog Magia Escondida.

Y, número puesto, Araceli-la-eterna y Ayita del blog Regalame Algo Bonito 

Qué manera de hablar!
Finalmente aquí estoy, contenta de haber vuelto pero muy cansada, muy. 
De sólo pensar que el lunes OTRA VEZ tengo que hacer las valijas para partir para una nueva ciudad… me canso otra vez!
Pero vos me vas a  acompañar, no?
Gracias!

Películas Araceli

El otro día (para ser más precisa, el 31 de diciembre, 6pm, noche cerrada, sola en casa) estaba haciendo zapping y veo que está por empezar una película hueca con Reese Witherspoon.” Meh,” pensé, “vamos a entretenernos un poco”. El título desde el vamos me gustó porque es el nombre de una canción de The Cure que me encanta.

Just Like Heaven.

Viste cómo son esas pelis americanas… Ves el póster y ya podés contar de qué se trata y hasta a veces cómo termina, sin siquiera verla. Pero a veces, cuando estás sola, es un entretenimiento…

El caso es que, en esta película de Reese, los primeros cinco minutos contienen esa clase de gags que son exageradamente graciosos, uno detrás de otro, donde ocurren un montón de cositas forzosamente divertidas, donde la mamá habla por teléfono mientras saca algo del horno y al mismo tiempo ataja una pelotita lanzada por su hija con la cuchara de madera…

El caso es que esos cinco primeros minutos se me hicieron eternos hasta que me dije “Esta es la típica película Araceli“.

Lejos está de mí criticar estas películas desde un pedestal porque a cada cual su gusto. A mí simplemente no me gustan, me aburren y ya vi mi buena cuota de esta clase hace unos cuantos años, cuando era más joven o más jovial o más naïve.

Simplemente que la fantasía extrema no es de mi agrado. Me aburro y me duermo. Porque así como no me gustan las películas Araceli, tampoco me gustan las de Harry Potter, Star Trek, Star Wars, y demás ficción científica.

Por qué películas Araceli? Porque esha te las mira todas y se emociona mientras estruja un carilina, te las recomienda, se entusiasma contándote detallecitos, te habla de la protagonista como si fuera su amiga entrañable y las mira muchas veces.

En las películas Araceli, siempre pero siempre la protagonista es una mujer; hay mucho romance, algún muerto o muerta que reaparece y cuenta chistecitos o hace travesuras…

Los niños son ruidosos y muy caprichosos y las chicas, flacas; los hombres están buenos, por ahí tienen algún tipo de locura pero después se componen… Las casas son grandes y los jardines muy verdes.

En las películas Araceli, si la historia es alegre, la vida es bella y rubia.

O si la historia es triste, hay demasiado llanto, una muerte joven y muy fashion, golpe bajo tras golpe bajo.

Quieren ejemplos? Les paso a mostrar algunas:

Winona, la debilucha. La vi.

Esta no la vi.

La cara de Meg Ryan ya no es lo de antes… No me animo a verla!!

Y algunas vintage:

La vería porque está Christopher Reeve.
Del año de (como se decía antes) María Castaña!

Alguien que pertenezca al equipo películas Araceli…?

Kensington Palace & Kensington Gardens


Todo es lindo en Londres, todo me gusta, todo es divino por eso quedé muy sorprendida y desilusionada con algo que no me gustó aquí… por primera vez.

En Kensington Palace vivieron, entre otras princesas y royals, Princess Margaret (la hermana de la reina) y fue la última residencia de Lady Di.

Como se imaginarán, el gran atractivo que tiene este hermoso palacio no es sólo la edificación en sí sino, justamente, que allí vivió Diana hasta su trágica muerte. Los americanos, particularmente, adoran a Diana y estoy segura de que aquél día los que fueron ahí (como los otros visitantes y Ara y yo) fue para ver algo sobre ella, algún cuadro, alguna pertenencia.

Al llegar, nos llamó la atención el precio de la entrada (£12.50 – caro a mi entender) y que en el cuarto donde sacamos las entradas había una especie de árbol seco con ramas que llegaban hasta el techo. No entendía por qué cuando yo pregunté si tenían un mapa para recorrerlo, me dieron un papel que decía “Enchanted Palace”. Los miré y me explicaron que ésa era una exhibición. “Ok,” le dije a la chica, “pero se puede visitar el palacio igual?” “Aquí le damos la guía” “Pero no veo un mapa…” “No, es que es una exhibición de princesas”

Creí que se podía visitar una exhibición además de ver el palacio. Pero bueno, además de ese papelito, nos dieron un lapicito a cada una y entramos por un pasillo corto y tuvimos que subir una escalera.

Las paredes estaban pintadas de blanco con dibujos un tanto infantiles (tipo monigotes). Adelante mío iba Araceli quien hizo una libre interpretación de la decoración y tomó su lapicito y empezó a dibujar la pared!!!! La agarré justo cuando terminó de dibujar un cuernito sobre la cabeza de un monigote!!!

“PARAAAAAA!!!” le dije en pánico “Qué estás haciendo!??!” “Pero no ves?” me dijo “la gente puede dibujar sobre las paredes!” “No, Ara! Nada que ver, es así! Y por favor, sigamos que acá hay cámaras por todos lados a ver si todavía tenemos que pagar una multa!”

A la distancia, esto fue lo único divertido de esa visita! Grrrrrrrrr! La famosa exhibición sobre las princesas fue una idea demasiado pretenciosa y con lo que nos encontramos fue que todos los cuartos del palacio (que poseen tapices o cuadros añosos bellísimos y objetos de arte) estaban con luz bajísima, con esos condenados árboles secos en el medio, con exhibiciones de artistas modernos, con nada pero nada explicado y lo peor, no se veía nada!

Un horror! Yo pensaba en cada cuarto que entraba “Bueno, ahora acá seguro que voy a poder ver algún cuadro” Pues no! Nada!

Cuando nos fuimos (porque encima la exhibición es cortita) me despaché a gusto en el libro de visitas y lo que me sorprendió (bah, qué me va a sorprender) es que casi todos los comentarios decían lo mismo “Qué pérdida de dinero y tiempo!”

Así que si vienen a Londres, no entren a Kensington Palace si está esa exhibición. No van a ver nada! Mejor paseen por los jardines que son gratis y en verano están bellísimos.

Me acompañan mientras se me va el malhumor?

En realidad, lo llamado Kensington Gardens es un parque grande que rodea el Palacio. Contiene una laguna (Round Pond) y un lago más larguito (The Serpentine) y un puente que pasa sobre el mismo y lo conecta con Hyde Park.

Esta es una puerta al Sunken Garden o Jardín Hundido, pegadito al Palacio.

Estilo Alice in Wonderland, no?

El Sunken Garden más de cerca.

A lo lejos se ve The Orangery, un restaurant muy monono para comer algo light o tomar el té.

Caminando en dirección a Hyde Park, podemos ver esta estatua de la Reina Victoria hecha por una de sus hijas, Princess Louise. Queen Victoria nació en Kensington Palace.

Queen Victoria.

También hay una estatua a Peter Pan.

Es de bronce y tiene alrededor todos los personajes de la historia.

También se encuentra esta interesante estatua llamada Physical Energy.

Hecha por Watts, un pintor y escultor victoriano.

La foto que sigue es de la famosa Princess Diana Memorial Fountain, una fuente de granito dedicada a Lady Di. Uno puede ir, sentarse, mojarse los pies, las manos y no se permite la entrada a los perros.

Fue inaugurada por la reina el 6 de julio de 2004.

Este pájaro gigante está a la entrada de la fuente.

Más al norte se encuentran otros jardines llamados Italian Gardens.

Me parece que les falta un poco de manutención.

Algo precioso que se encuentra en este parque, ya casi sobre Kensington Road es este magnífico monumento al Príncipe Alberto, marido de la Reina Victoria.

Albert Memorial.

Y justo enfrente se encuentra lo que vendría a ser el equivalente al Teatro Colón (por la importancia), sólo que aquí se toca cualquier clase de música.

Royal Albert Hall.

Unos visionarios, eh.

“The Hand Of God”

Lo que también me gustó ver fue muchos animalitos y todos sueltos.

Esta pata con sus patitos.

Este parece un Mandarina Duck. Es precioso.

Los hermosos cisnes, no podían faltar, por supuesto.

Hay ardillas por todos lados!

Estos dos animalitos también andaban sueltos ese día! 😉

Billy Elliot The Musical

And then I feel a change like a fire deep inside,
Something bursting me wide open, impossible to hide.
And suddenly I’m flying, flying like a bird, like electricity,
Electricity sparks inside of me.
And I’m free, I’m free.
(Electricity – Billy Elliot)

Se me ve feliz en la foto pero no les puedo explicar…

Qué manera de SHORAAAARRRRR!!!

Aunque de mí no es muy raro ya que cuando voy a ver comedias musicales (enfatizo “comedia”) lloro desde el principio hasta el final.

Puedo reírme por los chistes o cosas graciosas, puedo sonreír pero siempre con lágrimas en los ojos, con la cara mojada de tanto llorar!

A mí me sucede que me conmueve profundamente la gente que puede bailar y cantar tan bien, que puede expresarse artísticamente con su cuerpo, que puede transmitir alegrías o cualquier otro tipo de emociones…

Fuimos ayer con Araceli que está visitándonos. Fue total casualidad, fue algo del momento cuando decidimos ir.

Habíamos hablado de ir, por supuesto, pero ayer justo estábamos por la zona de Leicester Square y vi el TKTS que está allí y le dije “Vemos si hay entradas para Billy Elliot?”

TKTS es la misma empresa que está en New York, famosa porque vos ahí podés comprar entradas para los teatros a casi la mitad de precio. La condición es que son entradas para ese mismo día y te puede tocar que a una persona que va con vos le toca en un asiento y a vos en otro.

Pero en nuestro caso, tuvimos la suerte de conseguir una al lado de la otra, fila J (en platea) asientos 3 y 4. El precio real de la entrada era £60 pero en TKTS salió £38.

El teatro ahí nomás de Victoria Station.

El teatro Victoria Palace es hermoso pero chico así que desde donde te sientes vas a ver lo más bien. La función empezó a las 7.30 y terminó a las 10.40 con un intervalo en el medio.

La vista de los balcones desde nuestros asientos.

Cuando ingresamos, Araceli se sorprendió (como yo la primera vez que fui a un teatro acá) de la cantidad de barras de bebidas que hay por todo el teatro y de lo mucho que toman las personas antes de la función!!!

Este bar está ubicado camino al baño, en el nivel de las plateas.

Y más le sorprendió los carteles que hay pegados en las puertas de los baños (en todos lados, bah) recordándote que podés reservar tus drinks para que durante el intervalo, los pases a buscar sin tener que esperar ni hacer colas.

Cuando fue el intervalo, todo el mundo corrió a tomar, pero las colas más largas eran la de los baños de mujeres, obviamente! Vi una repisa pequeña con unas cuantas botellas destapadas que parecían vacías pero una de Coca Cola estaba llena. Bromeando le dije a Ara “Mirá, si tenés sed, tomate esa coquita…” pensando que alguien la abrió, se arrepintió, no quiso tomarla y la dejó ahí… Pero luego nos dimos cuenta de que esas eran las bebidas que habían sido reservadas!

Todos los días me entero de algo nuevo!

O sea, la repisas tienen números, vos antes de que empiece la función pedís qué vas a tomar, lo pagás, te dan un número de reserva y cuando salís del teatro durante el intervalo, vas y retirás tu bebida. Nadie se lleva lo que no le corresponde!

Posando en el hall.

Volviendo a la obra, Billy Elliot está adaptada de la película del mismo nombre. La película es muy conmovedora en sí y la comedia musical es muy mágica pero también muy alegre y muy politizada. Y qué vocabulario! La verdad, me sorprendí porque hasta los chicos dicen palabrotas!

El musical tiene momentos muy poéticos pero hay un par de golpes bajos… Eso no se hace! Todo el público moqueando al unísono, parecía un velorio! En esos dos momentos (que no pienso decir cuáles son) hombres, mujeres, niños, todos llorando, no hay Carilina que aguante, che! Yo casi me bajo un paquete!

Las canciones fueron escritas por Lee Hall y la música compuesta por Elton John. Billy es interpretado por 4 diferentes chicos que se van turnando, el que vimos anoche era Rhys Yeomans.

A la salida me compré un box set que contiene el CD de las canciones (que estoy escuchando en estos momentos), otro CD con tres temas interpretados por Elton John y cuatro fotos y un librito con las letras de las canciones.

Y con bolsa haciendo juego!

El final, antes del encore es ultra conmovedor, un canto a la amistad y es imposible que no te sientas identificado con el pequeño Billy.

Bueno, a quién acompaño para verlo otra vez?

Les dejo un videíto con lo mejor del musical.

She

1987
(Versión Bariloche)
1998
(Versión Solteras y Profesionales)

2008
(Versión Morochas Arrepentidas)

Eeeeessssshaaaa es muy especial, muy excéntrica, con mucho carácter. A la vez es como un gatito, se mueve suavecito pero sabe cómo controlarte. Si está de mal humor hace trompa, frunce el ceño y protesta con voz finita. A pesar de éso, se ríe bajito -pero con ganas- de cada pavada que digo. Me gusta hacerle chistes porque me gusta verla contenta.

Vamos y venimos, ahora estamos en la etapa del reencuentro a pesar de la distancia.

Y hoy celebro que hace tantytantos años se asomó a este mundo.

Rescato su inteligencia (es muuuuuuy inteligente) y su creatividad. Nos potenciábamos en la escuela, las dos inventando poemas graciosos y canciones (y algunos tan zarpados que nadie hubiera adivinado que fueron creados por dos señoritas-adolescentes-alumnas-de-colegio-católico).

Esperá que me inspiro…

Odia el frío, ama la playa,
es flaca y larga,
fashion y clásica.

Es realista y creyente.
Valiente y miedosa,
jodida y jodona.

Araceli, ladies and gentlemen!

Moda Que Me Incomoda

Cuando éramos chicos, con mis primos Paula y Sergio solíamos visitarnos. Paula y yo tenemos la misma edad y Sergio y mi hermana tenían ambos un año menos que nosotras.

Nos divertíamos barato a comparación de la sofisticación de ahora (la “compu”, la “plei”, la “güi”, los “jueguitos” y todas esas cosas no existían) y éramos felices jugando y/o peleando y/o discutiendo entre nosotros. Jugábamos al picnic, a los cantantes, a Los Ángeles de Charlie y a lo que viéramos en la tele.

Pero una cosa con la que nos divertíamos de verdad era mirando fotos viejas. Mirábamos los peinados de antaño, los vestidos, el maquillaje, las caras de nuestros parientes de jóvenes y era más divertido que mirar a Carlitos Balá.

No podíamos creer que se pusieran éso y nos parecía que lo que nosotros teníamos puesto era cómo había que vestirse, sobre todo Paula y Sergio que siempre fueron muy fashion.

Pues bien, las modas y los años también pasaron para nosotros y ya, a mis casi 40 años, veo fotos mías de hace más de 20 y empiezo a horrorizarme… y no me río nada!

Ahora ríanse ustedes.

Ara y yo en los 80. Adivinen cuál soy.

Ara y yo en los 90. Le depilaría las cejas a la foto! Es tu culpa, Raquel Mancini!