Ale

8 Años De Casados, 9 Juntos

And I believe in love.
But what else can I do?
I’m so in love with you.
(Coming Around Again – Carly Simon)

(Me encanta esta foto! Habíamos ido a un casamiento y la fotógrafa nos retrató sin que nosotros lo supiéramos. Los chicos que se casaban ese día nos la regalaron al tiempo.)


Close your eyes, give me your hand, darling.
Do you feel my heart beating?
Do you understand?

Do you feel the same?
Am I only dreaming?

Is this burning an eternal flame?

I believe it’s meant to be, darling.
I watch when you are sleeping,
You belong with me.
Do you feel the same?
Am I only dreaming?

Or is this burning an eternal flame?

Say my name, sun shines through the rain.

A whole life so lonely, and then you come and ease the pain.
I don’t want to lose this feeling…

Close your eyes, give me your hand, darling.
Do you feel my heart beating?

Do you understand?

Do you feel the same?

Am I only dreaming?
Is this burning an eternal flame?..

(Eternal Flame – The Bangles)

Mr Hyde


Yo adoro a mi esposo, lo venero, lo admiro (demás está decir que lo amo) y para mí no hay otro como él. Siempre digo que es una persona maravillosa, le tengo confianza ciega, es mi amigo y mi compañero y todo es lindo.

PERO…

En mi casa la única futbolera es mi madre y mis hermanas y mi papá nos enganchábamos para el Mundial y gracias. No pasaba de ahí. Por otra parte, como en nuestra familia siempre alentaron el debate, las discusiones, el intercambio de ideas, etc., nadie nunca se callaba la boca para decir lo que fuera, sean ya pensamientos, puntos de vista, etc., etc.

Por consiguiente, yo estoy acostumbrada a hablar, a comentar y a debatir. Y lo siento como algo natural de hacer.

Claro que con los años una aprende a no abrir la boca cuando ve que la ocasión no da. Me ha costado. Creo que mis primeros 30 años fueron de total anti-auto-censura. Y si los otros se enojaban por lo que yo decía, era su problema, no el mío.

Bueno, ya estoy domesticada. Por lo menos con el fútbol. Gracias a mi marido, el que describí más arriba.

Yo soy de esas personas que se sientan a mirar un partido de fútbol y disfrutan de la jugada, de los movimientos de las piernas, de los gestos… Por eso me gustaba a veces ver esos video clips que hacían en TyC, con música clásica o de heavy metal y las imágenes en cámara lenta. Preciosos!

Si miro y algo me gusta y estoy acompañada, abro la boca: «Ay, qué jugada!» «Ay, qué pelos! Qué peinado!» «Qué jovencito!» «Cuántos años tiene éste?» «Qué golazo!»

Y eso lo pone loco a Alejandro! Es tan difícil que él se enoje pero con esas pocas frases logro ponerlo loco! Ale mira fútbol y se convierte en ese hombre machista que no es nunca! Odia escucharme hablar mientras mira fútbol! Odia! Y yo, como no sé separar el cavernícola que mira fútbol de mi marido amoroso, prefiero no estar cerca o hacer otra cosa cuando él mira los partidos.

Afortunadamente, el enojo que pueda tener con el resultado, con su equipo o conmigo (si abro la boca) le dura hasta que termina el partido. Después, es el mismo de siempre.

Ahora que empezó el Mundial, Ale es libre de hacer lo que quiera: Si quiere ir a reunirse con argentinos, pues que vaya pero a mí que no me lleve! Prefiero quedarme sola en casa y mirarlo a mi gusto y si quiero.

Es que, en realidad (ódienme), no concibo tanto fanatismo. Como dije antes, puedo disfrutar de una jugada, de un gol pero no de ver gente enloquecida por 22 tipos corriendo tras una pelota. Y encima que todo luego devenga en informes, análisis…

Vaaaaamossss….

(No estoy tan sola en ésta, no?)

Romanticismo


Lo ví en el balcón, solo y silencioso.

Lo observé por unos minutos y seguía allí, sin moverse…

Habrá sido el río que lo puso melancólico? Y por qué estaría melancólico?

A lo mejor estaba pensativo; a lo mejor tenía alguna duda existencial y pensó que saliendo al balcón y respirando aire fresco, sus ideas se aclararían…

Decidí retratarlo porque me despertó mucha ternura…

Tomé mi cámara y sigilosamente saqué una foto… Pero pensé que si me acercaba un poco más, podía hasta reflejar la rigidez de sus hombros, su cabeza levemente inclinada, en fin, su tensión en general… Y saqué otra más.

Pero no pude aguantar, quería rodearlo con mis brazos, hacerle unos mimos y decirle que todo estaría bien, que mientras estemos juntos y amándonos como hasta ahora, podremos enfrentar cualquier vicisitud porque nos tenemos a nosotros…

Dejé la cámara sobre la mesa y fui a su encuentro, los pocos pasos que nos separaban me parecieron eternos…

Llegué a su lado y qué me encuentro!?!?

El señorito buscando señal de GPS en su celular!

Seré muy romántica o muy poco realista?!?!

Fin De Semana Idílico

Ale tenía una sorpresa para este fin de semana de aniversario: En casa sólo me dijo que armáramos una pequeña valija pero que pensara lo que me iba a poner. Para que tenga una idea, él se iba a poner traje: Ah! señal de que no íbamos a cualquier lado! Pero… y qué me pongo!?!?

– No sé, fijate.

– Pero y dónde vamos?

– No te voy a decir, es una sorpresa.

– Pero y yo cómo sé qué me tengo que poner?!?! Un vestido?

– No, para tanto no…

– Pero entonces qué zapatos… Qué me pongo!?!?

– Ufa, dale.

Tomamos el subte acompañados de la pequeña valija y caminando por Regent’s Street donde se hace Langham Place, ahí lo ví y ahí caí… The Langham! Un hotel precioso y elegante donde Ale me tenía reservada la sorpresa: Pasar el fin de semana allí, tomando el afternoon tea en el Palm Court, luego cena en el restaurant, The Landau, y al otro día, el desayuno!

El restaurant del hotel.

Fue todo tan lindo y tan monono!

Empezando por la atención, por la decoración, los pequeños detalles…

Parte del lobby.


la habitación…



Siguiendo con el servicio de té, la vajilla,


las cakes…


y la ambientación…

La cena estuvo muy bien también aunque a todos les cuesta entender que no tomamos alcohol…

Al otro día, después del desayuno, Ale se metió en la pileta, yo también y salí a los dos minutos. Decían que estaba a 28 grados, no sé, yo me morí de frío, salí, me puse la bata, hojeé una revista mientras Ale nadaba un poco.

Volvimos a casa relajados, con energía para empezar la semana…

Lunes otra vez…

7 de casados, 8 juntos

Then what is my life
If I don’t wanna go through
Anything without you?
Couldn’t be a life at all.
(Someone Belonging To Someone – Bee Gees)

Agosto 2001, a los poquitos días de empezar.
I thought that dreams belonged to other men
‘Cause each time I got close, they’d fall apart again.
I thought my heart would beat in secrecy.
I faced the nights alone, oh how could I have known
That all my life I only needed you?

Almost paradise
We’re knocking on heaven’s door
Almost paradise
How could we ask for more?
I swear that I could see forever in your eyes,
Paradise…

It seems that perfect love’s so hard to find.
I’d almost given up, you must have read my mind.
And all these dreams I saved for a rainy day,
They’re finally coming true, I’ll share them all with you
‘Cause now we hold the future in our hands

Almost paradise
We’re knocking on heaven’s door
Almost paradise
How could we ask for more?
I swear that I could see forever in your eyes,
Paradise…

And in your arms salvation’s not so far away.
It’s getting closer, closer every day.

Almost paradise
We’re knocking on heaven’s door
Almost paradise
How could we ask for more?
I swear that I could see forever in your eyes,
Paradise…
(Almost Paradise – Mike Reno & Ann Wilson)

Gracias Ale. Por todo.

Momento De Película

Nobody else here, baby.
No one here to blame.
No one to point the finger.
It’s just you and me and the rain.
(If God Will Send His Angels – U2)


En alguna oportunidad todos hemos tenido un momento de película en nuestras vidas, esos momentos en que nos sentimos plenamente felices, cuando pareció que el mundo se detuvo alrededor nuestro.

En mi caso fue en mi primera cita con Ale después de haber empezado a salir.

Era un día de semana, quedamos en encontrarnos en el microcentro al mediodía. Tomé un colectivo al salir de la empresa donde daba clases y ví que llovía a cántaros.

Preocupada por no poder llegar a tiempo, lo llamé a Ale y me dijo que no había problemas si tardaba, que me esperaría en la esquina frente a The Kilkenny.

El viaje tomó su tiempo pero al fin llegué y allí lo divisé a Ale, paraguas en mano, parado en la diminuta esquina de ese microcentro que estallaba de gente yendo y viniendo a la hora del almuerzo.

Ahí lo ví, esperándome con una sonrisa y al estar frente a frente nos fundimos en un abrazo y en un beso eterno, la lluvia caía, la gente pasaba frenéticamente a nuestro alrededor, pero el mundo y el tiempo se habían detenido…

Me cuentan su momento de película?

Timeless

I can’t stop eating,
Your hairline’s receding
Soon there’ll be nothing at all.
So you’ll wear a wig
While I roast a pig
.
Hey! Pass that geritol!
(You’re Timeless To Me – Hairspray)



Hace unos cuantos años yo estaba de novia con alguien que no me hacía feliz (los 1300 novios que tuve estarán diciendo «ah, sí, sí, conmigo») y no sabía en qué lugar estaba parada. Me iba bien en todo menos en el tema pareja.

Y un día vi algo desde el colectivo, en Quilmes, que fue una revelación para mí. Vi una pareja de unos 50 años, de la mano, ambos viniendo de correr de la plaza. «Éso es lo que quiero! Una pareja! Un compañero! Un amigo!»

Los años pasaron y un día, aburrida, me logueé en ICQ (se acuerdan?) y busqué en perfiles a alguien de mi edad. Y en la lista de gente que había estaba el nombre Alejandro. Pensé «Ay, qué lindo nombre!» y escribí «hola» y clickeé SEND.

Y contestó.

Y noté que no escribía con faltas de ortografía, que leía, que cuando yo dije que mi escritor favorito es Charles Dickens, él retrucó con que David Copperfield era su novela favorita (y no me dijo que era un mago!) y así seguimos un ratito más.

Al otro día seguimos chateando. Y los demás días. Y me mandó una foto y vi un chico con barba candado y pelos revueltos y me encantó.

Y a los meses nos encontramos en Tower Records (se acuerdan?) en la calle Florida y hablamos mucho, me divertían sus comentarios y me cayó muy bien.

Nos seguíamos hablando por teléfono y yo lo escuchaba hablar y escuchaba sus conclusiones, sus reflexiones y siempre pensaba «Ay, si yo alguna vez saliera con este chico viviría enamorada de él!».

Después por unos meses no nos vimos más pero, eventualmente, retomamos la comunicación. Fuimos un par de veces a ver unas películas y comenzamos a salir y nos dimos cuenta de que nos llevábamos muy bien, que nos habíamos conquistado mutuamente con mostrarnos tal cual somos y a los 6 meses nos fuimos a vivir juntos y al año exacto de empezar a salir nos casamos!

Y aquí estamos.

Es muy cliché decir como el primer día?

6 años

And the deeper the love
The stronger the emotion,
And the stronger the love
The deeper the devotion.
(The Deeper The Love – Whitesnake)

From this moment life has begun

From this moment you are the one
Right beside you is where I belong
From this moment on

From this moment I have been blessed
I live only for your happiness
And for your love I’d give my last breath
From this moment on

I give my hand to you with all my heart
I can’t wait to live my life with you, I can’t wait to start
You and I will never be apart
My dreams came true because of you

From this moment as long as I live
I will love you, I promise you this
There is nothing I wouldn’t give
From this moment on

You’re the reason I believe in love
And you’re the answer to my prayers from up above
All we need is just the two of us
My dreams came true because of you

From this moment as long as I live
I will love you, I promise you this
There is nothing I wouldn’t give
From this moment
I will love you as long as I live
From this moment on

(From This Moment On – Shania Twain)

Gracias, mi amor.

Pachucho

El viernes pasado, a las 9 de la mañana, Ale empezó a quejarse de un dolor en el costado derecho de su abdomen. A los 15 minutos ya no sabía cómo sentarse, pararse, moverse, nada.

Llamamos a NHS Direct que es una especie de hotline donde te «atiende» una enfermera, te hace preguntas en particular y te dice qué hacer, algo bueno para un hipocondríaco pero no para mi Ale que se estaba retorciendo de dolor.

Decidimos ir a la clínica más cercana y en la sala de espera, Ale que es tan discreto y callado, estaba quejándose del dolor casi a los gritos.

Fuimos a un consultorio y la doctora pensaba en una apendicitis así que decidió mandarnos al St Thomas’s Hospital de urgencia. Ella, mientras tanto, enviaría un fax con la información sobre Ale.

(Nos recomendó que tomáramos un taxi, si pedíamos una ambulancia podría tardar más).

En el taxi Ale seguía quejándose y cuando llegamos al hospital, en la guardia («A&E«: Accidents and Emergencies) fui a la recepción y dije que deberían tener un fax con nuestros datos, fueron a buscarlo y sí, ahí estaba e inmediatamente lo llevaron a un pequeño consultorio donde le extrajeron sangre y le tomaron la presión.

Para ésto, Ale parecía que estaba a punto de parir. Nunca lo había visto así! Nos llevaron a otro lugar y ahí le pusieron suero y morfina. Y lo monitoreaban a cada rato. Y venían médicos y lo miraban y lo examinaban y decían que lo más probable era apendicitis y que había que esperar a los cirujanos.

Se le pasó un poco el dolor y decidieron internarlo. Lo llevaron a otra ala del hospital para esperar cirugía.

Vista que tenía Ale desde su cama en el St Thomas’s Hospital.

A eso de las 5.30 de la tarde, llegó un cirujano, leyó la información que había en la carpeta que estaba al pie de la cama y lo tocó un poco y dijo que apendicitis no era, sino una piedra en el riñón.

Ordenó unas radiografías y ver cómo evolucionaba. Ale, para este entonces, se sentía un poquitín mejor.

Al rato apareció la enfermera con un menú para que eligiese qué quería comer. A mí me ofrecieron un té. Y a cada rato venían a ver si teníamos una jarra con agua fresca.

Luego de que Ale cenara, me enteré que no me podía quedar porque las visitas son hasta las ocho. Así que tuve que dejar a mi maridito solo pero bien cuidado, las enfermeras me inspiraron confianza porque ellas trabajaban a la salida de las habitaciones, ahí tenían sus escritorios. O sea, estaban cerca.

Al otro día Ale fue remitido al hospital de al lado, el Guy’s Hospital y ya estaba mucho mucho mejor, no tenía ningún tipo de dolor. Estaba en el ala de urología. Y decidieron dejarlo para ver de qué tamaño era la piedra y para controlarlo mejor.

Esta es la cama que estaba enfrente de la de Ale, igual que la de él.

Al otro día le dieron el alta, unas cajitas con remedios y un amable apretón de manos de parte del enfermero.

Esta es la cama de al lado. Esa tele también era un monitor de PC y tenía internet (había que pagar £2.90 por día). E incluía teléfono (el de la izquierda) y el de la derecha de la pantalla es el control remoto y en la parte de atrás, teclado. Noten también que hay un frasco. Ese frasco contiene alcohol en gel y está en cada cama, a la entrada de cada ala y en los pasillos. Es una nueva medida, es para que la gente se limpie las manos antes de estar en contacto con los internados.

La parte de atrás del control remoto.

Cuando estábamos guardando las cosas, le dije a Ale que me gustaría hacer una donación al hospital, nos habían tratado tan bien, le hicieron un montón de estudios, nos dieron los remedios, etc., todo gratis… Pero recordé que todo esto fue gracias a los altos impuestos que todos, incluso nosotros, pagamos y entonces pensé «No, está bien, es como tiene que ser, uno paga los impuestos y luego es retribuido de esta manera, o sea, cuando uno necesita de un servicio como la salud, pues aquí está». Entonces no me dió tanta culpa…

Y una grata sorpresa saliendo del Guy’s Hospital…

Te gustó mi blog? Podés compartirlo clickeando: