Ale

Amor Es…

Estando juntos mi mundo se llena de luz.
Lo mejor de mi vida eres tú.
(Lo Mejor De Mi Vida Eres Tú – Ricky Martin)

… Que yo sea impaciente y él, no.

… Que a él le guste la ciencia ficción y a mí, no.

… Que yo hable en voz alta y él, no.

… Que él sea impuntual y yo, no.

… Que yo sea desordenada y él, no.

… Que él coma agridulce y yo, no.

… Que yo sea dormilona y él, no.

… Que él sea racional y yo, no.

… Que a mí me gusten los documentales históricos y a él, no.

… Que a él le guste el estilo minimalista y a mí, no.

… Que yo adore a Jim Carrey y él, no.

… Que a él le guste Star Trek y a mí, no.

… Que él sea él y yo sea yo.

… Y que el 12 de agosto cumplamos 10 años de casados!

El Cumple De Ale Y Su Mesa Dulce

 Los anfitriones.

 El lunes Ale cumplió años y lo festejamos en casa con amigos y familia. Como era feriado preferimos festejarlo en casa y con gente querida y charlamos, comimos y nos divertimos muchísimo!

Desde el viernes que yo andaba ansiosa pensando qué cocinar, cómo organizarme, qué adelantar… Porque como el domingo teníamos el evento del Pageant, no sabía a qué hora volvíamos.

Por suerte volvimos a eso de las 6 de la tarde así que me puse manos a la obra aunque el sábado ya había adelantado algo.

El sábado hice un tiramisú con el que se me fue la mano con el cognac para mojar las vainillas. Como no tomo alcohol, no sé medir bien aunque lo mezclé con café. Todos se sorprendieron de la cantidad de alcohol pero ninguno lo dijo en tono de queja! (Me doy cuenta ahora que no le saqué fotos pero es la misma receta del tiramisú que le hice a Sergio para su cumpleaños)

Por las caras, se ve que hizo efecto!

Tuve un problema con una torta que de gusto salió bien pero de aspecto, no. Qué hacer? La corté en pedacitos, la procesé y a las miguitas finas las uní con dulce de leche. Luego con la palita de hacer bochas de helado tomaba porciones a las que las pasaba por chocolate blanco derretido y de ahí a pegarles coco rallado de tres colores, alegóricos al Jubilee: blanco, rojo y azul.

Resultado:

Y tuvieron un éxito bárbaro! A todos les gustó muchísimo!

También hice cupcakes. Estoy medio aburrida de ver cupcakes por todos lados pero no me pude resistir a un set para decorar 24 cupcakes con dos diseños de pirotines e íconos de Inglaterra: un soldado, un colectivo de dos pisos, un taxi y el Big Ben.

Eso sí, con dulce de leche!

Las cupcakes son la receta original y base del Hummingbird Bakery y debo reconocer que es la mejor! Fíjense que los cupcakes salieron bien rasos, como tiene que ser, no tienen que tener un pico para después cortarlos y decorarlos.

Hice otro postre, un blancmange de rosas. Sí! Con un suave y delicado sabor a rosas y decorado con berries para la ocasión:

Estaba muy rico también!

También hice un frangipane de frutillas, el cual no llegamos a comer porque ya estábamos que no dábamos más de comida. Los invitados habían traído salado o sea que ya veníamos cargaditos para cuando puse la mesa dulce.

Se ve bien aunque un “poco” doradito!!!

Y la torta!

Ah siiii!

Un Victoria Sponge relleno de dulce de leche y decorado con otro set muy divertido!

Feliz cumpleaños Ale!

Ceremonia de Ciudadanía Británica

Luego de haber vivido legalmente cinco años seguidos y uno más, Ale tuvo la oportunidad de ser ciudadano británico. Tenía la posibilidad de elegir ser italiano también al estar casado conmigo.

Se decidió por el británico porque el trámite tardaba menos aunque tardó su tiempo, tampoco fue que lo obtuvo de un día para el otro, pero en total creo que entre que envió los papeles hasta el día de la ceremonia, pasaron algo así como 5 meses.

Tuvo que pasar un test de cómo es la vida en el Reino Unido y así pudo enviar todos los papeles.

Cuando todo estuvo aprobado, llegó una carta invitando a Ale a la ceremonia. Él tenía que llamar y pedir cuándo, si quería decir una Afirmación o un Juramento (hacerlo por Dios) y si quería que le estrecharan la mano o no. Llamó el viernes pasado y había lugar para el lunes, antes de ayer. Sí! Allí fuimos!

La ceremonia fue en el Registro Civil que nos corresponde por el área que vivimos.

Al llegar, tuvimos que esperar en el hall y luego abrieron una puerta de un cuarto y llamaron a todos quienes estábamos para la ceremonia.

Entramos, había una chica con una mesita y una lista e iba chequeando cada nombre de su lista con los pasaportes de cada uno. Yo no necesité llevar nada, yo era la invitada.

Luego nos dijeron que esperáramos un ratito ahí mientras ellos terminaban de ultimar detalles en un cuarto contiguo y nos invitaron a servirnos de té, galletitas, café, jugos, etc.

Acá siempre se estila ofrecer “tea and biscuits.”

Al cabo de un rato, llamaron uno por uno a los futuros ciudadanos para que se fueran sentando en el otro cuarto. Tenían sobre su silla una banderita y unos papeles con lo que tenían que decir en voz alta en la ceremonia.

Ale allá leeeeejossss…

Después nos llamaron a los invitados a que nos ubicáramos al costado. Cada uno teníamos en nuestra silla una banderita también y un papel con la letra del Himno.

Mi silla.

La encargada de todo era la chica del principio, quien se presentó y dijo que era algo así como la número dos del Registro Civil y nos contó que era un día especial porque usualmente es ella quien lleva adelante esta ceremonia pero esta vez era distinto porque estaba presente la Mayor de nuestro municipio así que ella se iba a encargar.

Mayor es una especie de intendente en lo que se refiere a presidir ceremonias representando a la reina y tiene ciertas atribuciones y autoridad al representar el municipio pero es una figura apolítica.

Nos hicieron poner de pie y primero entró un señor, el Macebearer, cargando una especie de cetro llamado Mace, un símbolo de autoridad.

Saqué la foto como pude!

 Puso el mace sobre la mesa.

Atrás llegaba la Mayor, fue a su lugar y nos pudimos sentar.

La Mayor dio un discurso diciendo que era su última ceremonia, hablando del paso importante que estaban por tomar, de la importancia de la ceremonia, etc. Mucho no le entendí porque tenía un resfriado tal y estaba disfónica. Ella nos lo previno y que no podía hablar en voz muy alta.

El discurso.

La representante del Registro Civil.

Fue entonces el turno de la del Registro Civil que hizo poner de pie a los candidatos, y les hizo repetir por partes, después de ella (como si estuvieran orando) una Afirmación. Decía:

“Yo (nombre) solemne, sincera y verdaderamente declaro y afirmo que al ser Ciudadano Británico seré leal y fiel a Su Majestad Reina Elizabeth Segunda, sus herederos y sucesores de acuerdo a la ley”.

E inmediatamente después, tenían que dar un juramento de compromiso:

“Seré leal al Reino Unido y respetaré sus derechos y libertades. Defenderé sus valores democráticos. Cumpliré fielmente sus leyes y mis responsabilidades y obligaciones como ciudadano británico.”

Todos aplaudimos y cantamos el God Save The Queen.

Y ya! La Vice del Registro Civil comenzó a llamar uno a uno y a decir de qué país era cada uno (había de Uganda, India, Somalia, Sierra Leone, una chica de Colombia, Australia, Sudáfrica, Vietnam) aplaudíamos y la Mayor entregaba uno a uno su certificado más un sobre con otros papeles (y un porta pasaporte!) para terminar el proceso y posaba para las fotos.

 Ale y Mayor Loder.

Los invitados también podíamos estar en la foto!!

Llegamos a casa y me puse a hacer lo que le había prometido a Ale: una torta para llevar al trabajo al día siguiente para compartir con sus compañeros.

Por afuera es muy británica pero tiene corazón de dulce de leche!

Los Zombies Duermen En Gran Bretaña

Esto no es lo que parece…

Cuando fui adolescente, nunca me gustaron las películas de terror. No porque me dieran miedo sino porque no llegaban a entretenerme del todo.

Vi algunas durante mi infancia; los sábados a la noche por Canal 13 a las 22hs solían dar esa clase de pelis y me quedaba sola mirando y después me daba miedo apagar la luz.

(Cómo olvidar el final de Carrie!)

Pero de adolescente, esas de Freddy, de Jason, de zombies, de no sé qué más, no vi ninguna aunque mi hermana las veía todas!

Ale también las vio y cada tanto él se puede llegar a enganchar a ver alguna y yo me quedo dormida o hago otra cosa.

Por eso a veces me parece que habla en serio (no, no hablás en serio, no?) cuando dice que a él no le gustaría vivir cerca de los cementerios porque un día los zombies se pueden despertar y comerte el cerebro.

Lo qué?!?!?

Tampoco le gusta pasear por los cementerios.

What?!?!

Sí, acá es común pasar y pasear por los cementerios. Los antiguos cementerios han sido aprovechados como parques y plazas y es súper común que las lápidas de siglos anteriores se pongan prolijamente contra la pared y se aproveche el espacio dejado para poner bancos y la gente pasea sola o con el perro, se sienta a leer, charla con amigos, con sus niños, etc.

A nadie le da miedo… creo!

Muchas veces tenés que cruzar de una calle a otra por el medio de un antiguo cementerio, entre lápidas de piedra o mármol, de día o de noche! A mí me parece… bueh, no me parece nada, no me da miedo y sí lo tomo como una muestra de respeto hacia quienes yacen bajo tierra en ese lugar porque sus lápidas no han sido destruidas (hay del mil cuatroscientos, setescientos, los siglos que se te ocurran, con los nombres todavía tallados, podés creer!) ni han sido tiradas.

Más tumbas!

Pero el caso que hemos visto como ejemplo emblemático de este constante convivir con la muerte, es esta plaza que está cerca de casa, enfrente de un pub que visitamos algunas veces.

Usted, madre/padre de familia, llevaría a sus niños a jugar aquí!?

Vuelos Analíticos

Ven! Ven a volar, vamos a volar.
Cuando vuelas cualquier cosa
puede ocurrir a tu alrededor.
A volar, vamos a volar…
La aventura ha comenzado,
No se sabe qué va a pasar!
(A Volar – Menudo)


A mí siempre me gustó escribir y toda mi vida he escrito mientras he viajado: cuando viajé a Córdoba a los 12 años, cuando fui a Bariloche cuando terminé el secundario, cuando empecé a viajar sola o con el novio del momento, siempre escribí durante o después del viaje.

Lo que yo hago ahora en el blog es lo mismo, pero público y con el agregado de fotos y con el muy grato agregado de que hay gente que los lee y comenta.

Por eso me sorprendió que en el post de Costa Del Sol hubo alguien que me comentó que lo mío era un alarde y que me “guardara” estos posts.

Lejos de mí que ésto es un alarde, es simplemente hacer público algo que siempre hice.

Y no soy la única ahora.

Ale ha abierto un blog sobre los vuelos, ese backstage un tanto técnico ya que él es un apasionado del detrás de escena de los viajes: saca fotos de los aviones, de los aeropuertos, busca datos técnicos, filma el despegue y el aterrizaje, y además muestra detalles de los asientos, las comidas, etc.

También cuenta con invitados famosos que escriben sobre sus vuelos: Hay varios escritos por Rod.

Véanlo ustedes por sí mismos, los invito a clickear A Volar Por El Mundo!

A Ver Si Alguien Me Entiende

No tengo nada contra vos.

Cuando recién vinimos a vivir a Londres, encontré que tenía tiempo libre después de trabajar y que si querés tener un hobby, hay para todos los gustos y hay materiales de sobra.

En ese tiempo no tenía blog y traté de reincidir con el tejido. A mí siempre me encantó tejer y en mi adolescencia, sweater que usaba, sweater que había sido tejido por mí.

Traté de comenzar a tejer pero no me sentía cómoda. Yo quería tejer sentada en el sillón mirando la tele o escuchando música pero las agujas pegaban constantemente contra el respaldo. Y no me hacía bien la columna.

Un día descubrí que se vendían unos kits completos para bordar: el pedacito de tela que necesitaras, hilos, agujas, dedal y el diseño.

Aaaaaah!! Qué placer! Me copé con el bordado! Era cosa de volver del trabajo a sentarme y bordar y bordar. Para mí era una terapia, una labor-terapia como escuché decir en ese momento.

El caso es que yo estaba muy contenta y a medida que avanzaba notaba que iba a necesitar ciertos accesorios: Me compré una lupa especial con luz, me compré un aro de madera para estirar mejor la tela cuando bordaba…

Pero lo que yo realmente quería era una estructura de madera parecida a una mesa (como esa que se usa para los telares) para estirar mejor la tela, bordar sentada sin tener que mirar tanto para abajo y sin tener que sostener el bordado con una mano y que al cabo de un tiempo se empiece a dormir.

Añoraba ese catre como yo lo llamaba y le comentaba a Ale que iba a ahorrar, que me quería comprar uno… Hasta un día se lo mostré cuando pasamos por un negocio a comprar hilos.

Llegó diciembre, el mes de las fiestas y de mi cumpleaños. Ale me comentó un día que ya tenía mi regalo, que lo había comprado y que llegaría en unos días y que lo recibiera PERO QUE NO LO ABRIERA hasta el día de mi cumple.

Fue una tortura china ver semejante cajota de cartón sin ningún tipo de inscripción, quieta ahí en el living. Yo la miraba y trataba de adivinar hasta que me dije: “El catre! Es el catre!”

Me imaginaba todas las tardes del invierno, relajada escuchando música y bordando y bordando y bordando.

El día de mi cumpleaños llegó y me lancé a despedazar esa cajota para descubrir contra mi espanto que lo que había ahí adentro era otra caja y otra y adentro… una Mac!

Una Mac, entendés?

No, no entendés. UNA MAC!

“Ya tengo una laptop!”

“Pero estas son las nuevas, las que acaban de salir,” me dijo Ale.

“Y yo para qué la quiero!?!”

“Cómo para qué!?”

“Ya tengo una laptop! No quiero esta! No la quiero!”

O sea, me entendés? A mí no me importaba ese aparatejo y lo que dejó en evidencia es esa queja que a veces tenemos las mujeres con respecto a nuestra pareja, el pero no te das cuenta?

Cuánto tiempo estuve yo soñando en voz alta con el otro aparato?! Todas las noches me ponía a bordar, con la espalda doblada (pero relajada) y era tan evidente lo que yo necesitaba!

“Bueno, entonces no la querés?”

“NO!”

Y bueno, la devolví.

Y yo sigo sin el famoso catre porque nunca más bordé.

Vos No Entendés

Que los necesito!

Yo: Amore, voy a llegar un poquito tarde, me voy a ver algunas vidrieras. Necesito un par de zapatos.

Ale: Y qué vas a hacer con todos los que tenés? Los vas a tirar?

Yo: No, Ale, vos no entendés:

– Tengo un par de zapatos negros para el trabajo y necesito otro. Es invierno casi y zapatos negros de cuero no va mucho ahora, estaría bueno otro par del mismo color pero de gamuza.

-Por otra parte, tengo que ver zapatos de otro color porque no sea cosa que un día me ponga un cinto de un color o una cartera que no sea negra y con qué la combino? Eso sí, tengo que ir y ver por qué color me decido.

– Suponete que es rojo. Zapatos rojos, quedan muy bien y elegantes y tienen que ser con taco alto. Pero cuando los use, no voy a viajar con esos zapatos, mis pies no aguantarían. Necesito unas chatitas.

– No, dos pares de chatitas. Unas negras, por supuesto, porque van con todo y otras de otro color pero eso depende del color de la cartera que use. O que me compre.

– Así y todo, volviendo al tema de zapatos negros, yo estaba hablando de zapatos para ir a trabajar, o sea que serían de un taco medio. Pero en algún momento voy a ir a algún ágape, fiesta o reunión y voy a necesitar unos de taco alto. Sí, ya sé que tengo unos pero son de charol y un poco cerrados, necesito un par que estilice más la pierna por si el día en que los use me veo hinchada.

– Estaría bueno también comprar algunas sandalias que veo en oferta, unas blancas que son atemporales y otras de color arena. Unas abiertas y otras cerradas para los días en que no me pinté las uñas. Ah, pero entonces tendría que tener las cerradas de un color que vaya con todo, no estaría mejor entonces dos colores de cada modelo?

– Uh, aparte este año se usan las botitas cortas, de esas no tengo, eh… Eh, sí, tengo pero un par y qué hago con un par?!?! Ya sé que son negras pero queda lindo tener de otro color, para alegrar esos días de invierno…

– Invierno! Claro! Necesito botas para la lluvia! De qué color serían? Lo voy a pensar. Pero necesitaría unas con tacos no muy altos para ir al trabajo y otras para cuando salga a pasear, sin taco.

… Puedo dar las mil explicaciones y Ale sigue sin entender!!!

Qué es los que les cuesta entender TANTO a los hombres sobre nuestra necesidad de zapatos?!?!

Confianza Ciega

A veces un recuerdo lleva a otro y te empezás a acordar de cosas que te ocurrieron en el pasado y vistas con los ojos del presente, te pueden llegar a parecer graciosas cuando no lo fueron o… todo lo contrario!

Ayer Ale se acordaba de una vez que, cuando era chico, se alojó con su familia en un hotel de Mar del Plata. Una noche, sus padres salieron y los dejaron solos a él y a su hermano seis años menor, en la habitación, en la cama, listos para dormir.

Se durmieron. Pero en algún momento de la noche, Ale se despertó porque escuchó que su hermano estaba llorando y cuando se dio vuelta, vio al que sería el manager del hotel consolándolo, tratando de calmarlo!

Nos moríamos de risa pero a la vez decíamos: “Hoy en día, si pasa eso, ese tipo va en cana!”. Después pensamos que, bueno, a lo mejor porque todo ahora lo vemos acostumbrados a cómo se vive aquí, capaz que en Argentina por ahí, todavía, eso no se vería tan mal…

Acá de por sí, tenés que tener cuidado porque no se ve con buenos ojos que uno ande alzando o haciendo un cariño a un niño que no conoce. Todo depende del contexto, claro, pero si es el hijo de una persona que recién conocemos, a lo mejor a esta persona no le puede llegar a caer bien y entonces, por las dudas, conservás tu distancia. Son costumbres.

En Argentina estamos acostumbrados a demostrar cariño y más si es un bebé o niño simpático pero igual, hay algunas mamás a las que no les gusta que le anden besuqueando el hijo.

Por eso, todo depende. Y yo también me acordé que cuando tenía unos 4 años, fuimos (también) a Mar del Plata a veranear y nos alojamos en el hotel del Sindicato de Luz Y Fuerza. Creo que era en la cena o el almuerzo en que los chicos comíamos primero y nos llevaban a una guardería a jugar y los grandes comían después, sin niños a la vista..

Había una moza que se había encariñado conmigo y le pidió a mamá si me podía llevar a pasear esa tarde y traerme de vuelta a la noche. “Sí, claro!” Y yo que a esa edad no le tenía miedo a nada ni a nadie, me fui con ella lo más feliz y me acuerdo que me llevó a la calesita.

Qué confianzudos eran nuestros padres! O era otra época?

9 Años De Casados, 10 Juntos

I said I love you and that’s forever
And this I promise from the heart.
I could not love you any better
I love you just the way you are.
(Just The Way You Are – Billy Joel)

Qué lindo es que te tiren arroz, no es cierto, Ale?

When no one else can understand me,
When everything I do is wrong,
You give me hope and consolation,
You give me strength to carry on.

And you’re always there
To lend a hand in everything I do.
That’s the wonder, the wonder of you.

And when you smile the world is brighter.
You touch my hand and I’m a queen.
Your kiss to me is worth a fortune.
Your love for me is everything.

I guess I’ll never know
The reason why you love me as you do.
That’s the wonder, the wonder of you.

I guess I’ll never know
The reason why you love me as you do.
That’s the wonder, the wonder of you.

(The Wonder Of You – Elvis Presley)

Carnívora En Londres


Soy argentina y soy carnívora. Soy de la generación que se crió comiendo churrasco con ensalada todos los días y tomando Vascolet con pan con manteca y dulce de leche a la tarde mirando Carozo y Narizota.

Toda mi vida comí carne y muy poco pescado pero no porque no me gustara, al contrario, sino porque no teníamos la costumbre de comprarlo. Pollo a lo mejor se comía los domingos cuando no se hacían pastas.

Y qué hace una carnívora como yo en Londres? Mucha gente argentina me lo pregunta. “Y conseguís carne buena?” “Y… no”

Tuve que adaptarme: Aquí la carne de vaca es comprable, no cuesta cara pero si comparamos su precio con el precio del pescado y uno quisiera no gastar mucho, pues compra pescado. O pollo. O cerdo.

La carne acá viene en bandejas, de Nueva Zelandia sobre todo, o Sudáfrica y cuando recién vine a vivir, me acuerdo de haber encontrado de Argentina pero salía el doble.

Por supuesto que hay carnicerías, pero yo voy al supermercado. Hay algunos súpers que tienen una carnicería interior y te atiende el carnicero con su delantal a rayas y sombrerito de paja (típico uniforme).

También hay muchas carnicerías halal, esto es, carne de animales que han sido preparados para ir al matadero según la religión musulmana. Pero no me parecen muy limpias.

Un chico argentino que conozco, cada tanto compra bastante carne en Smithfield Market y hasta hace poco conseguía de Argentina a muy buen precio y ahora ya no, entonces compra de Australia que me aseguró es muy buena también.

Pero cuando yo compro carne, compro mucho cerdo porque los churrascos de vaca como se venden acá son gruesos gruesos y la idea es que son para hacer a la parrilla y comer entre 200: Un pedazo de carne al horno que en Argentina lo come uno, acá se lo corta en lonjitas finitas (como al pavo en Navidad) y se lo complementa con muchas verduras hervidas y papas. Una tristeza.

Así las cosas, hay restaurantes donde se puede comer buena carne pero acá se tiene la idea de que tiene que estar rosa, casi cruda por dentro y cocinada alrededor. Puaj. Yo siempre la pido cocinada pero jugosa, o sea, medium well-done.

El sábado pasado tuvimos la oportunidad de ir a un restaurant que sin saberlo nosotros, se especializaba en carnes. Es una cadena de restaurants americanos llamado The Palm.

El restaurant es muy elegante aunque tiene ese dejo informal que tanto caracteriza a la elegancia impecable de los americanos: sus paredes tienen pintadas las caras de muchos celebrities y los que han concurrido, han dejado su autógrafo debajo de su retrato.

Ale se quiso sacar cerca de Patrick Stewart.

El mozo se acercó y nos comentó la calidad de la carne que ellos ofrecen y nos mostró una bandeja con la carne cruda:

De izquierda a derecha: bife de costilla (T-bone steak), lomo (fillet mignon), ojo de bife ancho (rib eye steak) y bife de chorizo (sirloin strip).

Nos contó que salvo el bife de costilla, los demás cortes son carne de vaca americana alimentada con maíz y eso se nota porque hay muchas pequeñas líneas de grasa en la carne y eso hace que la carne sea más jugosa y muy sabrosa.

El bife de costilla es carne de vaca de Escocia alimentada a pasto, por lo tanto, es más sabrosa.

Yo me decidí por:

El bife de costilla.

Y Ale eligió:

El ojo de bife ancho.

Se podían pedir con tres tipos de salsa a un costadito y elegimos hollandaise con chimichurri pero Ale dice que no tenía gusto a chimichurri y yo ni la probé.

Para acompañar, Ale pidió half & half:

Mitad papas fritas, mitad cebollas rebozadas y fritas.

Yo pedí:

Tomates Capri: con mozzarella y albahaca.

Ale pudo terminar toda la carne pero no el acompañamiento. Yo no pude terminar nada y me llevé el paquete (sí, y qué? Acá nadie te mira mal!) en una muy monona bolsa del restaurant.

Así y todo, a Ale le quedó lugar para el postre y yo justamente, no terminé el plato principal porque también quería algo dulce.

Ale pidió un cheesecake New York Style:

No sé si se nota pero era una bestialidad de grande! Pero cremosísimo!

Yo pedí una torta de chocolate flourless (sin harina). No de-jé na-da!

Qué manera más argentina (?) de festejar el cumple de Ale!

Te gustó mi blog? Podés compartirlo clickeando: