Se Va El 2018

Se termina el año 2018 y yo estoy acá, viva, con salud y con Ale.

Entonces quiere decir que lo termino bien.

Este año hubo viajes, hubo esparcimiento, desistí de alemán, aprendí más crochet y laboralmente hablando fue muy duro.

Lo que me costó este año fue la parte laboral porque para mayo mi jefa renunció y tener jefe nuevo y, al mismo tiempo, políticas nuevas en el trabajo fue devastador y desgastante. No solo tenía que adaptarme a lo nuevo en todo sino casi guiar de la mano al jefe nuevo que estaba perdidísimo por no haber tenido un buen pase.

Me di cuenta de lo mucho que sé de mi trabajo pero eso a la vez significó que por estar tanto tiempo guiando y mostrando procesos, mi trabajo sufriera, se atrasara y, además, se me sumaron nuevas responsabilidades.

El ascenso que me habían dado lo amorticé a full este año!

Llegan estas fechas y generalmente tengo un vacío en mi memoria de todo lo sucedido, salvo estos detalles que te cuento.

Soy más  bien de esperar el año nuevo y este año tengo algunas cosas pensadas pero dejaré que fluyan. Mientras el 2019 sea como el 2018 e igualito a como te lo describo en el primer renglón, ya estaré satisfecha.

Ah, una cosa, eso sí: Este año me di cuenta de que el paso del tiempo se puede notar en el cuerpo, en forma de dolor. No fue nada grave pero la lesión que tuve en la pierna de forma estúpida, ese ruido “crack” como si me hubiese quebrado pero que fue un músculo, fue algo que jamás me había pasado. Jamás. Me dejó un poco acobardada y me hizo ver que hay que cuidarse y tener cuidado. El cuerpo empieza a no responderte, tal vez, como la mente le dicte.

Pero más allá de ese miedito, está todo bien.

Todo fue ebullición en mis redes sociales y aquí no fue la excepción. Las cosas están cambiando en el cyberespacio pero mis ganas de escribir, ya sea en el blog o en un cuaderno o donde sea, siguen intactas y me doy el gusto seguido.

Así que por estas horas en que todos están brindado y deseándose un feliz año, yo también lo hago. Te deseo un 2019 donde se cumplan tus sueños, donde tus planes se hagan realidad. Un 2019 con paz interior y energía suficiente para cuidarte y cuidar del otro.

Que sea con salud, con amor y con alegría. Mis mejores deseos, gracias por estar siempre!