New England Road Trip
Día 4

Qué amplio es este país! Qué cómodo es, experimentes lo que experimentes!

Te hace sentir gordita: el apetito se despierta, todo se consume doble, te tentás con lo que jamás imaginaste porque, o bien no lo ves donde vivís o lo viste en una peli y lo querés probar!

Hoy hicimos el check out y salimos a conocer Windsor y sacamos fotos y filmamos. Todo es fascinación porque este road trip que estamos haciendo es por lugares no tan visitados por el turismo internacional. Todo nos parece más auténtico y eso se aprecia.

Windsor, USA

A Windsor fuimos especialmente para ver de cerca y experimentar, el puente cubierto más largo de USA.

Ale quería ir a verlo porque recordaba un episodio de La Pantera Rosa y leyendo un poco, supimos que hay mucha gente en EEUU que tiene por costumbre visitarlos todos, ya que hay alrededor de 100 en Vermont solamente.

El día de hoy fue lo opuesto a ayer: el sol fuerte y los celestes, verdes y ocres más nítidos que nunca.

Después de cruzar el puente Cornish-Windsor sobre el río Connecticut, nos quedamos dando unas vueltas por el pueblo, caminando y retratando tanto las casas con sus decoraciones como un cementerio que no tiene ni rejas ni paredes ni entrada principal: Si no fuera por las tumbas, creerías que es un parque normal.

Sacamos fotos allí y no sé si habrá sido el día tan agradable o el ver que se podía acceder tan fácilmente, que, a pesar de que se trataba de un cementerio, no se sentía un lugar triste. Más bien, no sé si está bien decirlo, se apreciaba como un lugar donde realmente se tenía bien presentes a quienes antes vivieron allí.

Mucha gente (sino toda) que visita Londres y Gran Bretaña en general, quedan fascinados con cómo son tratados en los negocios, los shoppings, etc.

Valoran ser tratados tan amablemente y se sienten que esa imagen de antipáticos que (para algunos) pueda tener el británico, tal vez se trate de un mito.

Pero en EEUU donde el servicio al cliente es igual de profesional como puede ser en el Reino Unido, se siente más relajado.

Creo que tiene que ver con el tono de voz, en lo musical que es cada “You’re welcome!” “Have a good day!”.

Ese cantito hace que el intercambio se sienta más informal y ayuda a que más que con alguien que te está vendiendo algo, sientas que estás hablando con alguien de tu confianza. Aunque sea por unos segundos.

(Escrito el 16 de octubre de 2018)