Listo El Pollo

En Argentina hay una frase que la dicen muchas personas cuando quieren describir a alguien atractivo, sea hombre o mujer:

“Está más buena/o que comer pollo con la mano”

Me causa mucha gracia porque para mí no hay nada menos atractivo que una mano sosteniendo un pedazo de pollo. Hasta que se trate de mi mano, claro! 😛

Pollos En Argentina

Me gusta comer pollo y es la carne que más consumo. Todavía vivía en Argentina cuando empezó el auge de las pollerías, lugares donde se vende exclusivamente pollo y mi “corte” favorito eran unos churrascos de pata que eran de lo más delicioso! El señor pollero (perdón amigos españoles!) me explicó que se trataba de la carne de la pata cortada de tal forma que quedaba de una pieza y la podías cocinar a la plancha.

Qué rico y carnoso es el pollo en Argentina! Y qué grandes son!

Con esto que te voy a contar voy a sonar del siglo pasado (bueno, lo soy!): Recuerdo cuando era chica que cada tanto íbamos con mi mamá al negocio de una familia italiana que vendían pollos. Vos ibas, seleccionabas del gallinero al pollo que te pareciera apetecible, la señora lo agarraba y vagamente recuerdo las quejas del pollo, las plumas que volaban y una máquina grande que hacía un ruido infernal y a mi mamá sacándonos afuera a mi hermana y a mí, saliendo ella luego con la bolsa de los mandados llena y mostrándonos en casa al pollo listo para cocinar. No podíamos creer que ese animal vivo fuera eso.

Se ve que mi hermana y yo no éramos muy impresionables. Qué va, teniendo una madre que se había críado en el campo, que anduvo a caballo toda su vida y que cada vez que íbamos a Olavarría mataba una gallina del gallinero de mi tía para hacer un estofado espectacular!

Pollos En Londres

Te puedo asegurar, los pollos de supermercado acá dan lástima! Son muy pequeños, un poco más grandes que una paloma. Hay más grandes pero esos ya se consiguen en algún lugar orgánico o andá a saber. De sabor, bien gracias, zafan. Yo noto la diferencia cuando como pollo argentino.

Como noto la diferencia con cualquier carne!

De todas formas, lo podés conseguir entero o cortado en partes. Tenés bandejas de interminables alitas, o de patas o de patas con muslo o de muslos con o sin hueso y pechugas.

Vamos Por Partes

Odio la pechuga, me gusta más la pata y la alita y acá entendí que cuando pedís wings, que significa alas, en un chicken shop (que hay millones y te lo venden frito con papas fritas!) te dan la parte más carnosa, la que tiene forma de pata, no la otra que es puro hueso.

Hablando de chicken shops, no creas que el KFC acá es el único. Como te decía, hay millones y es costumbre de los chicos que salen de la escuela a eso de las 3pm pasar por uno de ellos y salir comiéndolos de una cajita, con la mano, claro, subirse al colectivo y perfumarnos a todos con semejante aroma a fritanga.

El único momento en que no me gusta el pollo!

Listo El Pollo

Mi amigo Gerardo me pasó la mejor receta para cocinar un pollo al horno: Se llama Pollo Al Limón. Tomás un limón, lo pinchás todo con un tenedor y lo metés adentro del pollo y al horno hasta que se cocine! El pollo queda, además de delicioso, jugoso y la carne que se desprende del hueso!

Qué rico, me dio hambre!

A vos, te gusta el pollo? Tenés alguna presa preferida? Tenés alguna receta o secretito veloz para cocinarlo rápido y comerlo con gusto?

Contame!