Boston
Día 2

Nuestro segundo día en Boston y a explorar!

Pero qué frío! Un rato que tenía las manos afuera para sacar fotos o filmar y sentía que se me congelaban!

Hoy visitamos una zona de Boston tan residencial como hermosa! Unas casas que no se podían creer! Y otra cosa que no pudimos creer es la estatua a Sarmiento en pleno Boston! Todo gracias a una seguida de IG que me pasó el dato!

Comenzamos la recorrida bajando la estación Back Bay. A la vuelta está la gigante biblioteca y enfrente la Copley Square.

Volvimos sobre nuestros pasos y encontramos sobre Boylston Street, la línea de llegada de la famosa Maratón de Boston.

De allí pasamos por la Berklee School of Music, un sitio que Ale quería conocer.

Luego tomamos la Avenida Hutington y pasamos por unos edificios gigantísimos pertenecientes a la Cientología. Uno era una especie de hermoso museo que tenía un maparium pero no entramos a verlo.

El maparium era una especie de vitreau redondo y que era gratuito entrar pero yo tenía mucho hambre y frío pero se podía entrar a la antesala y la recomiendo porque hay wi fi y unos baños espectaculares! Qué hermosos y limpios! Vayan aunque sea a eso.

La iglesia de al lado era imponente y yo no soy de ningún credo pero mirá lo que me pasó:

Venía quejándome de que tenía hambre y de que no había tenido oportunidad de comer en un Cheesecake Factory y saliendo del predio de la iglesia, dije “Quiero comer en un Cheesecake Factory!” como un último aliento.

Y sabés qué pasó?

Ante mis ojos… Un Cheesecake Factory!

Lo que nos reímos con Ale! Entré casi corriendo!

Así que después de comer, toda contenta seguimos caminando pero eso no evitó el frío tremendo!

Nos dirigimos al boulevard Commonwealth Avenue donde vimos un montón de masiones, una al lado de la otra, a cuál más señorial!

Y lo divertido, las decoraciones super producidas de Halloween!

En ese mismo boulevard se encuentra la estatua a Sarmiento, un regalo que le hizo nuestro país a esta ciudad en el año 1973.

Terminamos la tarde y el recorrido en el Boston Public Garden, verde con tantos tonos rojos y naranjas.

Pero qué frío! Qué cansancio!

Es que viajar es como trabajar: Hay que levantarse a cierta hora, hay que chequear horarios, hay que ir para acá, hay que ir para allá… Hay que estar atentos, hay que mirar antes de cruzar…

Viajar (y no vacaciones) consume tus energías, a veces tu buen humor, muchas veces las ganas de ver y conocer y aprender.

Viajar no es del todo placentero y el cuerpo te pide parar un poco, quedarte más en la cama pero no se puede.

Viajar. Pero quién me mandó a hacer este viaje? Y sí. Y ya estoy planeando el próximo!

Viajar te da amnesia!

(Escrito el 21 de octubre de 2018)