Qué Me Pareció
Bohemian Rhapsody

El corazón late fuerte cuando te das cuenta de que el día llegó y tenés la entrada en tu mano.

Llegás al cine primerísima, entrás y sos la única en el cine; te sentás en el medio, en la mejor ubicación que creés elegiste.

Las luces se apagan y se ve el logo de la 20th Century Fox y escuchás… qué escuchás? La música de apertura tan característica pero interpretada a lo Queen!

A partir de ahí, la película es tuya, te transporta, te emociona.

Porque sí que emociona.

Nosotros y Queen. Y Freddie

Y como cada uno de nosotros es distinto al otro, estoy segura que te va a emocionar de diferente manera que a mí o al que está sentado al lado tuyo.

En mi caso, la película deja muy evidente la sensibilidad y fragilidad de Freddie, que siendo como fue, dios absoluto en el escenario y ante las cámaras, es difícil de asociar con ese costado más vulnerable.

Pero quienes somos fans, quienes tenemos ese fanatismo absolutamente justificado, sabemos que Freddie era así. Alguien capaz de escribir esas letras no es alguien al que no le importe nada.

Claro que las escenas de la peli están actuadas; claro que se trata de actores. Pero es nuestra historia también, los que crecimos y apreciamos Queen desde siempre.

La película misma

La película es un cuento, es una historia lineal y que no defrauda a quienes vamos a ver esa historia. Porque vamos a ver la dramatización de los comienzos de la banda, pasando por la transformación de Freddie (en más de un sentido) hasta llegar a ese hito histórico musical que fue el show de Queen en Live Aid.

Cinematográficamente hablando, si nos vamos a poner a analizar la película por película misma, no está para eso. No creo que quienes la hayan hecho, se sientan en todo el derecho de reclamar alguna premiación.

Solo puedo referirme a lo creíble que es para los fans, desde el mismo instante en que ves a los actores tan bien caracterizados!

Los cuatro miembros, de la banda están “igualitos”: Gwilym Lee como Brian May, es un calco! Como así también Joseph Mazzello como John Deacon y Ben Hardy, tan parecido a Roger Taylor como a Darío, el rubio de Tremendo. 😛

(Hasta Dermot Murphy como Bob Geldof, por favor, por un minuto me había olvidado de que estaba mirando una película y creía que estaba viéndolo en el backstage de Live Aid!)

Remi Malek es totalmente creíble como Freddie y lo sería aún más si algunos de los diálogos no me sonaran tan forzados o poco naturales.

Por momentos parecen diálogos creados para la ocasión, lo cual es lógico que pase cuando escribís una obra pero (claro) cuanto menos se nota, más natural suenta en los actores que los dicen y más natural o creíble es la escena.

Pero con esto no quiero decir que todo sea inventado. Estoy segura de que muchas de esas frases un tanto contundentes fueron realmente dichas y demuestran el ingenio de Freddie y por ende había que incluírlas.

También hay diálogos creados entre los miembros de la familia de Freddie explicando cosas que hacen el contexto histórico y familiar y que te dan la impresión de que se tenían que incluir y no sé hasta qué punto eran necesarias.

Tambíén hay escenas clichés que vas a encontrar en toda biopic de bandas de rock. Te vas a dar cuenta cuando vayas a ver la peli.

Los fans

Pero a qué vamos los fans? Con este rollercoaster emocional que es ver la peli, en lo que menos nos detenemos es en analizar esos “pequeños” detalles técnicos.

A mí me hizo emocionar en muchas partes. Sobre todo en las que tienen que ver con Freddie en sus comienzos, esa transformación que logra y la cual querés copiar, por favor, el vestuario!

Eso sí: hubiese visto esta película en algún día en que estuviera un poco nostálgica y  hubiese llorado del principio al final, sin parar, incluso durante las partes divertidas, que las hay.

En resumen, andá. Si tenés más de cuarenta y algo, te va a parecer un tierno cuento al cual vas a disfrutar y te va a reconectar con tu historia personal y con la de la banda y obviamente para ver a Freddie.

Si tenés veintipico, te la recomiendo si sos curioso musicalmente más allá del reggeaton, bachata, trap o lo que escuches en estos momentos.

Para los menos de veintialgo, totalmente recomendable! Es una historia hermosa e inspiradora!

No hay que dejar de ver Bohemian Rhapsody. Que la disfrutes!