Cambios De Actitud
En El Fin De Semana

No sé si es que como vengo bastante “atareada” (por no decir “medio estresada”) con el trabajo, que cuando llega el fin de semana, el mayor gusto que me pueda dar es quedarme en casa.

Como también me pasa que ahora que me despierto temprano, en vez de amargarme, me alegro y trato de aprovechar el tiempo ordenando algo, lavando ropa, haciendo algo doméstico y sabés qué?

NO ME IMPORTA!

😛

O sea, no me hace sentir mal, no siento que estoy perdiendo el tiempo porque no estoy saliendo, no me amargo porque soy ama de casa. Disfruto de estar anidando, como se dice ahora y, por este motivo, el fin de semana se me hace más largo porque hago algo útil. Así sea conectado con la casa.

Es que hace un tiempo, de solo pensar que durante el fin de semana tenía que hacer cosas de la casa, era para enojarme y tener el impulso de salir a algún lado porque día del finde que pasaba en casa, día del finde que sentía que lo desaprovechaba.

Me parece hasta positivo que me sienta cómoda en mi propia casa e, insisto, durante el fin de semana. No es que tampoco me mato haciendo quehaceres pero lo que hago, lo hago con responsabilidad y hasta, creo, me ayuda a sacudirme de los pensamientos laborales.

Porque me obligo a tener la mente en blanco en lo que respecta al trabajo, cuando estoy en casa.

Y creo que el resultado es que me siento tranquila y contenta, por lo menos cuando estoy en mi casa, por lo menos cuando es el fin de semana.

Por lo menos, en esta etapa de mi vida, me pasa esto.

A vos te pasa igual? Disfrutás de tus tiempos en tu casa? O te despejás mejor cuando salís? Contame!