Momentos Felices

Me acuerdo que, cuando era adolescente, un pensamiento (y hasta diría, una preocupación) recurrente era preguntarme si alguna vez iba a ser feliz.

Me lo planteaba con cierto temor; creía que ser adulto era sinónimo de no ser feliz, de tener obligaciones que no te gustaban, de tener problemas. Creo que, más que nada, mi temor era a crecer, ahora que me veo con ojos de adulta.

Lo que yo no sabía es que a medida que uno crece, va teniendo responsabilidades y problemas y preocupaciones acordes a la edad y eso hace que, a pesar de que nunca sean bienvenidos, uno pueda hacerles frente utilizando estrategias que, o bien las aprendés a la fuerza o te las enseñan.

Y uno entonces va surfeando la vida adulta entendiendo que la felicidad plena no es eterna ni se te aparece de repente. Entendés que no serás del todo feliz porque siempre habrá algo o alguien que te falte y esta conclusión no significa que tengamos que resignarnos y amargarnos por eso.

Qué tiene de malo ser feliz de a ratitos si, cuando nos sucede, lo disfrutamos?

Yo sé que me encantaría compartir momentos lindos, plenos, felices con mis padres, que ya no están. O con mi familia, que está lejos.

Pero cuando siento que estoy pasando un momento pleno, sobre todo de tranquilidad, cuando parece que todo tiene sentido en tu vida, es ahí cuando me pregunto si ese momento no se parece tanto a un momento feliz.

Anoche llegué de trabajar, la casa estaba en silencio, cené (yo ceno a las 6pm) y luego me puse a tejer al crochet. Ale llegó, le di un besito, cenó y comenzó a mirar una serie y yo mientras seguía con el crochet y me sentí tan cómoda! Y tan a gusto, a pesar de estar cansada después de trabajar!

Me fui a dormir contenta cuando llegó la hora de ir a la cama. Sentí que había tenido un momento feliz y eso, por supuesto, me puso feliz.

Seguro que a vos también te pasa! Contame, cuáles son esos momentos felices?