Me Enojo O No Me Enojo?

“Pensalo desde su perspectiva”

No sé cómo verlo objetivamente porque, claro, me pasó a mí. Caés también en la cuenta de que muchas veces uno escucha al otro y el otro te lo cuenta desde su punto de vista afectado pero vos, al verlo desde afuera, ves otras cosas.

Y tamibén te das cuenta cómo algo que le puede pasar a personas diferentes les puede significar cosas diferentes!

Te cuento?

Vengo con una semana un poco pesada en lo emocional. Había cierto viaje que me tenía un poco ansiosa,el trabajo que venía cargado, el tema cíclico en general que nos pasa a todas las chicas y se ve que todo junto hace mella en cualquier cabecita loca.

Por ejemplo, la mía.

Cuando algo me afecta o me sorprende de una forma negativa, por decirlo de alguna manera, trato de razonarlo aunque el primer impulso es enojarme. Me enoja enojarme, no me gusta, no me siento cómoda, entonces trato de ver cómo desactivar esa bomba de tiempo interior.

El tema es fue el cumple de una amiga el viernes y una amiga en común me pidió si por favor podía hacer una torta y que ella iba a hacer scones y otra conocida traía algo salado. Quería hacerle una mini reunión casi sorpresa, digamos, y como esta amiga es vegana, entonces no es que uno va al Tesco y se trae una torta.

Como sabe que cocino vegano, me lo pidió y yo, A PESAR DE QUE ME HUBIESE ENCANTADO DECIR: “Ay, justo ese día!”, consentí.

Qué significa “Justo ese día?” Que los jueves voy a crochet y salgo tarde, llego tarde a mi casa con el tiempo justo para comer e irme a dormir fundida pero esto que me pide es una vez… Cómo decir que no…

Bueh, ok, ya estaba, ya había dicho que sí. El martes me encuentro con la chica que organizaba todo con la conocida que llevaría algo salado  y entre saludo, calor y café, la escucho decir: “Justo el jueves antes del cumple, tengo un día fatal de reuniones y encima después salgo … así que no, no voy a poder hacer los scones…”

Como soy un poco de tránsito cerebral lento, seguí la conversación pero… al rato me di cuenta! O sea, vos sí, yo no!

Y ves, ahí fue donde me frené! Empecé a preguntarme: Qué hago? Me enojo o no me enojo? Por qué me tengo que enojar? Lo puedo hacer, di mi palabra. Si lo voy a hacer, es inútil que me enoje!

Tengo que juzgarla y pensar “ah, claro, mirá vos, como sabés que yo voy a traer algo, entonces vos no?” Realmente será esa su actitud? Porque es fácil pensar eso pero a lo mejor lo dijo sin darse cuenta o sin mala intención…

Qué me aporta enojarme si al fin y al cabo lo iba a hacer de todos modos?

Da para pensar que se aprovecha de eso? Y si es o se quiso hacer la viva, qué? La que vive con esa actitud es ella.

Sinceramente, no me sale el decir: “Pero me estás tomando por tarada?” porque realmente no siento que sea así. Hace unos años que la conozco, creo que ya tendría que tener varios ejemplos en su comportamiento de que fuera así.

Y bueno, no me enojé.