Lille

Qué sorpresa, Lille.

Sincera y gratamente sorprendida por esta ciudad que imaginaba casi un pueblito de cuentos y me encuentro con una Señora Ciudad: edificios de todos los estilos, mucha historia, mucho empedrado, mucho chic y muchos lugares donde pasarla bien.

Para cambiar de aire, para ver otras cosas, para conocer otro sector de Francia, agradezco vivir en estos tiempos tecnológicos que te posibilitan llegar en tren de una cultura a la otra en una hora y media de viaje.

Estamos alojados en un departamento que alquilamos por Airbnb y la ubicación no puede ser mejor: cerca de una de las muchas plazas que hay en Lille, cerca de los hermosos y variados negocios, estamos encantados!

La Cámara de Comercio.

La antigua Bolsa de Comercio.

Recorrimos y conocimos Lille gracias a un tour que encontramos por internet. Nos encontramos con Nicolas, de Lille Free Tours,  en la puerta del hostel y salimos a andar por la ciudad por un par de horas.

Nicolás nos paseó contándonos la rica historia cultural de Lille:

…las muchas nacionalidades que han venido a vivir en este lugar de Francia…

… que es la cuarta ciudad de Francia en importancia.

… y que la parte urbana llega hasta Bélgica.

Un dato no menos importante es que aquí nació Charles De Gaulle.

Es lindo recorrerla con o sin mapa porque de todas maneras te asegurás de encontrar rincones encantadores.

Es la suerte de tener un guía, que te puede llevar a ciertos lugares que no son tan conocidos o contar cosas curiosas.

Por ejemplo contarte que la estación de trenes locales es la antigua Gare du Nord.

Sí, la que estaba en París y fue reemplazada por la que está ahora, a donde llega el Eurostar. La estación original se desarmó piedra por piedra y se trasladó por las vías del ferrocarril hasta Lille. Cero costo para trasladar y reconstruir un edificio flamante!

O llevarte a la Rue de Weppes. Este lugar al que se accede por una especie de calle angosta, es un sector con hermosos edificios que antiguamente estaban a ambos lados de un canal. Este canal fue cubierto e hicieron una calle!

Otro hermoso lugar escondido, unas casitas donde antiguamente vivían muchas familias juntas.

Lille en su momento fue importante por su actividad textil y era tanta la gente que vivía allí que tenían que arreglárselas con vivir apiñados. Claro que hoy en día estas casitas son muy valuadas y, por lo tanto, ya no viven ahí la gente humilde!

En Lille existen tres puertas importantes.

Una que se llama Porte de Gand y que no sé por qué, no le sacamos foto desde afuera!

Otra es la bellísima Porte de París y esta hermosa que encontramos de casualidad!

La Porte de Roubaix.

La Porte de Paris la pasamos por debajo pero también la admiramos desde arriba. Fuimos a la municipalidad donde hay una torre y desde donde se tiene una vista de 360º de todo Lille!

Lille está en Francia, por lo tanto es un templo del placer total para quienes amamos comer!

Empezando por la pastelería.

Siguiendo por sus platos típicos:

Le Poulet au Maroilles, pollo con una crema de queso Maroilles, tan delicioso como se ve!

Ale pidió Welsh complet, que es una rebanada de pan bañada en cerveza, jamón, queso cheddar y un huevo.

Seguramente vas a ver muchos restaurantes que digan “estaminet”.

Cuando veas un restaurant con esa denominación, significa que son restaurantes que sirven comidas típicas.

Y todo se sirve con papas fritas!

Lille fue nuestra base desde donde ir a otras ciudades en esta Semana Santa que pasó. Estuvimos dos días y claro que la disfrutamos. Y también disfrutamos de Boulogne-sur-Mer y de Brujas, las cuales te mostraré en los próximos días.

Te gustó el post? Las fotos?

Te cuento que si querés ver más, acá hice un video corto para que puedas conocer Lille “en acción”. 😀

Espero que lo disfrutes!