Qué Me Pareció
La Casa De Papel

Una mattina mi sono alzato
o bella ciao bella ciao
bella ciao ciao ciao
Una mattina mi sono alzato
ed ho trovato l’invasor.
(Bella Ciao)

Me predispongo bien cada  vez que elijo ver algo de producción española. Las películas, las series, las historias, los libros españoles tienen una impronta tan genuina, tan de ellos, tan cultural, que sé que voy a ver algo de calidad y con actores de la hostia.

Hace rato que vengo escuchando sobre La Casa De Papel, esta serie que en Argentina parece que tiene mucho éxito. Como escucho la radio de mi país y también leo los diarios, sabía de la existencia de esta serie pero no tenía idea de qué se trataba y, sinceramente, si aparecía alguna noticia que tuviera que ver con ella, ni la leía.

Por suerte Netflix acá la tiene bajo el título de Money Heist y la semana pasada, Ale me propuso verla. Él había leído varios tweets mencionándola y también le despertó curiosidad. Lo más gracioso es que los dos sabíamos de la serie pero ninguno nos la habíamos comentado.

Empezamos a verla.

No paramos más.

No quisiera contarte nada que tuviera tufillo a spoiler, solo me voy a concentrar en lo mucho que la disfruté y por qué.

Se cuenta la historia de un atraco a la casa de Papel Moneda de España por parte de un grupo de personas que se encierran allí con muchos rehenes.

La historia se desarrolla durante 15 episodios largos donde pasa de todo y donde la tensión jamás merma; donde en cada capítulo sucede algo o muchas cosas pero que todas tienen que ver con la trama central. Hay muchas pero muchas tramas secundarias que se van desarrollando y entrelazando. Incuso a veces, hay eventos inesperados que terminan encauzándose hacia el argumento estructural.

Todo, todo lo que sucede te tiene al borde de tu asiento. Todo es tensión y no podés dejar de mirar la pantalla. Son 15 episodios. Imaginate.

Es una historia tan completa que tiene drama, romanticismo y acción conjugándose con un policial actual.

Claro que tiene algunas cosillas que a veces te cuesta creer cómo sucedieron o cómo no sucedió algo que se espera que suceda. En un momento hasta sentís pena por cómo dejan parados al cuerpo especial de choque español! Qué mala puntería, hombre!

Pero más allá de estos detalles que, vamos, también podemos encontrar en cualquier película americana que se precie de exitosa, y que a mí personalmenteme me puede distraer (y hasta indignar!), me entretuve tanto y la disfruté tanto hasta el último minuto, que puedo hacer la vista gorda; a esos detalles y hacia una parte de la trama que no voy a decir cuál para que no te suene a spoiler.

Pasando a lo que me iba despertando mientras la veía, claro que me emocioné hasta las lágrimas en algunas escenas que son una clase de actuación y me reí en varias porque  también hay lugar para el humor; también me indigné en otras, en las románticas sobre todo. Aunque hay que entender en el microclima que se vivía allí, el cual terminó sacudiéndoles el mundo interior no solo a los rehenes sino también a los atracadores mismos.

No sé cómo les habrá tocado o llegado a otros pero en mi caso, no pude compadecerme o, por un momento, ponerme del lado de los atracadores. Será la edad o el ver las cosas de otra manera, que la faceta del mártir rebelde o del Robin Hood no me va ni me llega ni la comparto.

De todas maneras, no importa del lado que estés o con el que simpatices, te garantizo que vas a entretenerte como pocas veces, deleitándote no solo en la historia sino en la estética, en la actuación y en la música.

Si no la viste, que la disfrutes.

Y si ya la viste, te gustaría contarme qué tal te pareció? Eso sí, sin spoilers por favor! 😛