Motivación y Hábito

Hace como un año y medio que estoy yendo al gimnasio 4 veces por semana, de lunes a jueves.

El viernes dejame en paz!  😛

Voy, como expliqué otras veces, porque me queda a cinco minutos de mi trabajo y prefiero levantarme más temprano e ir antes de trabajar que ir después, porque estaría cansada y con menos energía. O con frío, con calor, o con cero ganas… Cualquier excusa vendría bien!

Como máximo, yo he ido regularmente a un gimnasio por un mes. Al mes ya encontraba algún motivo para no ir y después me daba fiaca retomar.

Sí, voy seguido (y tan seguido que ni yo lo puedo creer!) y por supuesto que hay días que me gustaría quedarme en la cama pero me parece algo tan inútil! Igual me voy a tener que levantar temprano para ir al trabajo, qué gano con quedarme una hora más!

Entonces a regañadientes o medio dormida o con un poco de frío, me voy al gimnasio igual.

Cuando empiezo la rutina trato de no pensar en nada y leo. Ya no escucho más música, me molestan los auriculares y soy tan torpe que más de una vez enganché el cable y el teléfono voló al diablo!

Ahora apoyo mi Kindle sobre la elíptica y leo bárbaro. Después, me voy a hacer algunas pesas si llego a tiempo.

Cuando empiezo la rutina, siento que no tengo fuerzas por eso no quiero mirar el reloj, si no me bajaría de inmediato! Pero después, de repente, llegando a la mitad, empiezo a sentir un subidón de energía y más fuerza, entonces aprovecho y entreno con más intensidad.

Para el final ya estoy re transpirada, re cansada pero, paradójicamente, cargada de energía.

Porque veo resultados: Me veo mejor en el espejo, no me quedo sin aire si subo los 4 pisos por escaleras en el trabajo (te los subo de a saltitos si me apurás…) y, a la larga, parece que también te trae beneficios a la cabecita. No sé, pareciera que uno se vuelve más optimista, ve las cosas de otra forma, aprecia más las cosas cotidianas…

Por eso cuando hoy leí la frase de la portada en el gimnasio, la sentí tan cierta! Es raro, me siento bien haciendo algo que desde el vamos por ahí no me dan ganas de hacer… pero lo hago! Y es todo gracias a que encontré un espacio de tiempo y un espacio físico para hacer gym y, por consiguiente, desarrollé un hábito. Como si fuese a trabajar: Un hábito que no se negocia.

Y está buenísimo! Vos qué hábitos desarrollaste? Gimnasio? Alguna actividad deportiva? Un hobby? Contame!