Una Reliquia

Qué tiene que ser valioso para vos?

Algo que vale mucho dinero o algo que agrada mucho a tu corazón?

Puede pasar que algo muy valioso en dinero te traiga mucha alegría pero el otro día miré ese objeto, el de la foto, y me puse a pensar…

Se trata de un espejo que lo abrís como si fuera un monedero.

Lo tengo desde los 12 años, podés creer?

Cuando me detuve a mirarlo, me dí cuenta de la cantidad de años que hace que lo tengo y no lo podía creer!

No recuerdo quién me lo regaló. Creo que el hecho de que a una nena le regalen un espejo a esa edad hace que se te haga indispensable tenerlo como confirmación de que “ya soy grande”. Y desde entonces, se ve que por lo que me habrá transmitido en el momento de recibirlo, lo he llevado en cuanta cartera haya tenido.

Es la única razón que se me ocurre por la que nunca lo perdí ni se me rompió ni lo descarté y sin darme cuenta, lo vine cuidando desde hace más de 30 años…

La primera vez que me dí cuenta de que hacía mucho que lo tenía fue hace un tiempo cuando mi sobrina que ya tiene más de 30, me vio que lo sacaba de la cartera y me preguntó incrédula:

“Tía, todavía tenés ese espejo?”

Yo me sorprendí de que se sorprendiera!

No sé, nunca me había planteado el hecho de tenerlo todavía ! Y eso que he tenido infinidad de otros espejitos!

Y hace poco estuvo Deborita en casa y miraba este espejo como fascinada. Ella lo veía como algo antiguo, casi como una pieza de colección y para mí tiene toda la modernidad de los ’80! 😀

También me sorprendió que ella lo considerara algo inusual. Le pregunté qué era lo que le llamaba la atención. Me dijo que la forma, el color, el diseño…

Para mí sigue siendo el espejo de siempre y no lo veo nada raro ni mucho menos antiguo!

Así pasa con algunos objetos que nos acompañan por la vida y los años sin que a veces reparemos en la cantidad de tiempo que los venimos conservando.

Vos también tenés alguna reliquia así? O conocés a alguien que tiene un objeto de hace mucho tiempo? Qué es? Contame!