Cómo Un Trapo…

La tilde está bien puesta!

Cómo un trapo de piso puede despertar pasiones de quienes somos argentinos y vivimos en otro país que no es el nuestro?

Cómo este humilde objeto puede ser considerado una pieza, no digo de lujo pero sí de practicidad?

Así es, amigos, el trapo de piso pareciera ser que existe en Argentina nomás!

Cuando recién vine a vivir aquí y compraba los artículos de limpieza, buscaba a este humilde servidor y no lo encontraba. Pensaba que el supermercado o negocio que visitaba se había quedado sin stock pero con el tiempo me confirmé a mí misma que, efectivamente, el trapo de piso no se consigue.

Por lo menos en Londres, pensé.

No, no me conformaba el famoso trapo amarillo porque siempre me dejaba pelusitas de ese color cuando lo usaba para limpiar el piso o para secarlo.

Qué frustración!

Cada vez que estaba por venir alguien a casa y me preguntaban qué quería, yo pedía un trapo de piso y como los tenía al otro lado de la línea no podía ver sus caras de sorpresa, tan es así que me preguntaban si estaba segura de querer eso! (Por no preguntarme si estaba en mis cabales!) 😀

Pero no soy la única, señores!

Por favor, hacé click donde dice “comentarios” y vas a ver lo que opinan otros argentinos

que viven en el exterior!

Souvenir de Argentina. Es que acá no existen los trapos de piso! ✌

A post shared by Alicia’s Own (@aliciasown) on


Se confirma, pues, mi teoría de que en Europa no se consigue. Y en EEUU tampoco!

Claro que aquí se usa el lampazo o si sos lo suficientemente sofisticada, otros aparatos que al vapor te dejan todo divino.

Pero un lampazo no es lo mismo. Lo otro no sé, no lo compré.

Pues Ale me trajo de Argentina el paquetito que está ahí de portada. Me contó que estaba en un lugar y pasó una persona vendiendo este kit a 200 pesos y se acordó de mí (gracias mi amor!) y me lo compró.

Hacía rato que ya no pedía trapos de piso porque tengo la suerte de que viene una señora a limpiar y ella usa lampazo.

Así que este objeto preciado ES MÍO!

Para cuando me toque limpiar a mí.  😆

Cómo tan poco puede resultar ser mucho, no?