Aprendiendo Crochet

Poniéndole garra!

No soy alguien que se distinga por su habilidad para hacer manualidades o “crafts” como se dice ahora. No me sale nada ni hago nada porque sé que mi paciencia tiene un límite y mi ansiedad me condena. Lo que sucede (creo que ya otra vez lo expliqué) es que pienso más en la cosa hecha en vez de disfrutar el proceso.

Además de que mi imaginación es mínima.

Dos Agujas

Pero hete aquí que si se trata de tejer a dos agujas, la tengo re clara! Empecé a tejer a los 8 años, me enseñó mi mamá. Obvio que lo primero que tejí fue una bufanda toda chueca. Pero con dignidad, la terminé.

Después hubo un hiato y retomé en la adolescencia y más que nada me entretenía practicando puntos y siempre con mami al lado que me ayudaba a “leer” y entender las explicaciones.

Para los 19 años y en adelante, sweater que visitiera era sweater que me había tejido yo!

Así que con el tejido tengo total confianza y tal vez no te invente algo pero me decís qué querés que te teja de una revista que viene con explicaciones y te lo tejo de mil amores!

Yo, que no tengo paciencia para nada, para el tejido soy zen!

Crochet

Hace poco vi que se daban clases de tejido de crochet y dos agujas, alternándose por semanas y me anoté. La profesora nos dijo que es un curso muy libre así que si solo nos queremos concentrar en crochet o en dos agujas, está bien, ella nos asesora igual; y si queremos hacer los dos, bien; y si tenemos un proyecto en mente y queremos lograr eso, también está bien.

Entonces por ahora, que van dos clases, decidí concentrarme en el crochet.

Yo algo sabía de crochet porque también me había enseñado mi mamá pero siempre preferí las dos agujas. El crochet me fascina por  lo rápido que se teje y que enseguida tenés a la vista lo que estás haciendo.

Le agarré la mano bastante rápido y también empecé a leer un poco los gráficos que por suerte son universales. No así las abreviaturas porque una cosa es en español, otra en inglés americano y otra en inglés británico. Tenés que fijarte bien!

Y aunque parezca raro, a partir de la segunda clase se me complicó un poco porque si bien entiendo el idioma, es como que mi cerebro no terminaba de hacer click… Encima tenía que hacer un granny square básico y a pesar de tener los gráficos, no terminaba de lograr hacerla!

Me volví a casa algo frustrada y estuve como 4 días seguidos como Penélope, tejiendo y destejiendo.

Todo hacía suponer que empezaba bien.

Pero por más que practicara y siguiera las instrucciones, no había caso!

En un momento pensé que algo debo tener en el cerebro!

Pero lo que a mí me faltaba era “entender” el gráfico y hacerlo de forma lógica… No sé cómo explicarte. Necesitaba “entender” el tejido, “entender” la lógica del tejido…

Y de a poco…

Lo logré!

Algo chueco, eh, pero estoy contenta!

Así que, con la mente alta, la semana que viene retomo las clases de crochet (esta semana hay vacaciones) y veremos qué otras cosas aprendo! Por lo pronto, este fin de semana pienso seguir practicando y practicando!

Vos qué tal? Sabés tejer a dos agujas o a crochet? Contame!