Dormir Distinto

Dormir mucho, poquito… O distinto!

Yo soy muy dormilona. Me gusta dormir, duermo bien… Bueno, según.

Lo que vengo notando es que no solamente el stress o nervios pueden atentar contra tu buen dormir: La edad también.

Ok, lo que yo entiendo por “buen dormir” es dormir mucho y profundamente, como dormí toda mi vida.

Pero hace años que estoy notando ciertos cambios:

– En el último día de mi semana laboral, el viernes, toda emocionada llego a casa pensando en alguna película que voy a ver, algo que pienso leer… y termino acostándome mucho más temprano que durante la semana!

Ceno, me siento a mirar algo y los ojos me pesan y no puedo seguir despierta, me tengo que ir a dormir. Y me voy!

– Los fines de semana me despierto temprano. Es entendible que me despierte temprano un sábado si, como te conté, me voy a dormir temprano un viernes. Pero los sábados soy de quedarme levantada hasta tarde y el domingo para las 9 am ya me despierto sola, no necesito despertador!

Y “lo peor”? Lejos de enojarme por dormir poco, disfruto de las mañanas! En mi adolescencia no había peor cosa que levantarse temprano un fin de semana o durante las vacaciones! Imperdonable!

Ahora me gusta la mañana: disfruto un desayuno en silencio o con música y me hace sentir que aprovecho mejor el día, que puedo hacer un montón de cosas o si me autorizo a no hacer nada, siento que el día es eterno.

El problema viene el domingo a la noche porque me cuesta tener sueño por lo tanto, me quedo despierta hasta tarde y al otro día hay que madrugar…

Pero qué cosa, no? Los fines de semana me despierto temprano naturalmente y los días laborales… cómo cuesta!

Así es la vida!

Vos qué tal? Sos de buen dormir, te despertás temprano, tarde… Con los años, notaste algunos cambios en tu rutina de sueño? Contame!