Marketing. O no.

Conmigo, glamour en el gym.

Te voy a contar qué me pasó ayer.

Estaba por salir del gimnasio, casi que llego a la puerta cuando me ataja para hablar un entrenador de los que hay ahí.

Me saluda y me dice que me ha estado observando y que ve que estoy haciendo un buen progreso desde el tiempo que estoy.

Yo me alegré por lo que me dijo y lo miré y le pregunté si él había sido quien me entrenó una vez para darme una rutina de ejercicios. La verdad, no me acordaba cómo era y, bueno, supuse que era él.

No me contestó directamente que sí pero siguió diciéndome que me felicitaba por el buen trabajo que estaba haciendo y me saludó con el High Five (O sea, el “chocá los cinco”) y yo se lo respondí y me decía que siguiera así y yo le agradecí una vez más y le dije que yo me veía diferente pero que está bueno que te lo digan porque es un buen incentivo para seguir.

Y me fui.

Lo primero que hice fue relatar esto por My Stories en IG, como relato lo que sea todas las mañanas y al estar contándolo, empecé a desconfiar y me pregunté si realmente no sería una estrategia de marketing…

Porque, de dónde viene a hablarme?

Acá la gente no es confianzuda de por sí y menos un hombre con una mujer y que no conocés y que la ves en el gym. Y al tratarse de un entrenador, pues esa fue mi conclusión.

Acá, el momento en que me di cuenta.

Sin embargo, se me ocurrió contarle a mi jefa. Ella, como toda mujer que tiene hermanos varones, la tiene clara en muchos aspectos y suele ser bastante escéptica.

Cuando le conté, se reía y me decía: “Eso no es marketing! Si hubiese sido marketing, te hubiera llevado la conversación a ofrecerte algunas sesiones con un personal trainer o algunas clases especiales pero si solo fue eso, me parece que sus intenciones son otras…”

“Te parece?”, seguía incrédula, yo.

“Claro! Quién se acerca a alguien en el gimnasio al menos que quiera hablar con intención de que se conozcan o que lo notes.”

“Pero yo en el gimnasio no miro a nadie!”

“Justamente!”

La verdad, yo que pensaba que era desconfiada y solo pensé en que era una estrategia de marketing, con lo que me dijo mi jefa, me di cuenta que fui muy naïve!

Hoy fui al gimnasio y, como siempre, no miré a nadie, ni se me ocurre siquiera! Hice mi rutina, me bañé y al trabajo!

Vieron? Las nacionalidades no tienen nada que ver!

SON TODOS IGUALES! 😀