Los 7 Pecados Digitales

Como dijo mi amigo Ariel: “Nos vamos todos al infierno!”

No vengo acá a quejarme de las redes sociales. Soy parte de muchas y, honestamente, me entretienen. No he dejado de leer libros u otras cosas en favor de la pantalla pero sí reconozco que tengo que “inventarme” o buscarme el tiempo para leer, claro.

Porque acepté que me entretiene tener Facebook, Twitter, Instagram, Pinterest. Me divierto o no pero no me son indiferentes y puedo a llegar a entender a las personas que se quejen de las mismas, sobre todo cuando ven a los chicos tan conectados y tan en su mundo.

Pero es otra generación que crecerá diferente a la nuestra y a aguantárselas, como se aguantaron nuestros viejos la rebeldía, los pelos parados, la música a todo volumen y los jeans nevados de nuestra parte.

Si nos vamos a dar corte de que en nuestra época éramos más sanos e ingenuos, este… Bueno, si creciste en los ’60, ’70, ’80, hablá por vos, no en general!!!

😛

Ok, entonces vengo aquí a contarte que sí, estoy conectada siempre y no me creo ni gran ni peor cosa por ello. Aceptemos que son parte del vivir cotidiano aunque con cada una de ellas tenemos una actitud diferente.

Porque un comentario en Twitter no necesariamente cae bien en Instagram. Así como en la vida real, uno aprende a comportarse en la vida virtual.

Veamos…

Netflix

Ya conté por qué Netflix en mi vida pero en cuanto a estar ligado a la pereza, coincido si es que me engancho con alguna serie pero como ya no me engancho con ninguna (como conté acá), entonces digamos que soy una perezoza total si es que estoy viendo una peli o un documental. Realmente, aunque pueda poner pausa para ir al baño o ir a buscar algo a la heladera, no me dan ganas, no quiero interrumpir lo que estoy viendo. Entonces por ahí me escuchás decir: “Ale, me traés agua?” “Ale, ya que vas a la cocina, me traés…” y así.

Instagram

Es cierto, estuve chequeando mi IG y la mayoría de las fotos que subo son de comidas! 😀 De todas formas, hay casi igual cantidad de fotos de flores, paisajes, Londres… Pero que mayormente uno sube fotos de comidas, es totalmente cierto! Y da hambre!

Facebook

Así pareciera, que a muchos se les salta la térmica cuando miran las fotos de Facebook. Pero eso todo depende, primero, de vos misma y de cuán contenta y satisfecha estés con tu vida y segundo, de las personas que seguís. Si son personas que no conocés bien, y bueh, qué se yo, no podés consolarte con un “Mirá qué flaca que está pero es tan mala persona…”. Mejor trabajar en nuestra autoestima que nos servirá más que envidiar el cuerpo de una que come como un chancho y sigue igual que a los 15. A mí, en el primer mes de haberme abierto una cuenta, me agarró mucha tristeza viendo tantas fotos de caras felices porque pensaba que yo no sonrío taaaanto todo el tiempo y qué bien se veían todos… Hasta que me dí cuenta que, claro, uno qué fotos va a subir? Las fotos en las que salgas bien! Aunque si nos guíamos por lo que se está posteando mucho últimamente, pareciera que Facebook está más lleno de gente que cree ser envidiada que envidiosa!

Twitter

Acá somos todos cancheros y sarcásticos, pesimistas, hilarantes y hasta a veces ofensivos. Si sos demasiado naïf, pasás por ingenuo o tonto. Pareciera una plataforma ideal para la agresión porque hay un delgado límite entre ser mordaz y ser hiriente.

Amazon

Me encanta Amazon, encuentro de todo y para no tentarme con comprar con un click, meto todo en una Wish List y con eso me calmo. Suena tonto pero es un buen truco. Capaz que al otro día ya se te pasa y al siguiente ya te olvidaste y evitaste gastar plata en algo que realmente no necesitabas. Avaricia por qué? Al contrario, no hay forma de que se fomente el no gastar!

Tinder

No, no, estoy fuera de juego de todo eso, por suerte porque no me imagino tener que conocer alguien de esa forma… Te lo digo yo, que conocí a Ale a través de ICQ!!! 😛  Pero lo que quiero decir es que no me interesa por obvias razones!

LinkedIn

Ya escribí sobre esta red que, por lo menos a mí, no me sirve para nada y me parece de lo más incómoda y complicada! Reconozco que para ciertos puestos de trabajo puede servir pero odio que me lleguen emails a cada rato de esta red, así sea de alguien que quiere conectarse conmigo o para informarte que Fulanito cambió de rol en no sé dónde y a mí qué me importa!

Así estamos, así vivimos. Vos por cuál de estos “pecados” te vas al infierno?   👿 Y por cuáles no?  😀

Contame!

Te gustó mi blog? Podés compartirlo clickeando: