Sorpresa En El Bus

Nunca están seguros de cómo se escribe mi nombre!

Generalmente tomo colectivo y subte para ir a trabajar. Me gusta bajarme en la estación y caminar unos 15 minutos mientras miro todo alrededor, me despejo y saco fotos.

Pero últimamente voy en colectivo solamente. Tomo uno solo a medio metro de mi casa que me deja a medio metro de donde trabajo. No puede haber mayor placer salvo, claro, que el viaje es más largo.

De todas formas, se me hace llevadero porque siempre voy leyendo algo.

Y así estaba yo esta mañana, leyendo, sentada y concentrada y en eso siento que me tocan el hombro. Me doy vuelta y ante mis ojos tengo un trozo de papel que me saludaba con mi nombre y…

… Y no sé, yo leí dos renglones pero estaba confundida, quién sabe mi nombre y cómo… Y miro hacia atrás y dos asientos más allá hay una persona que me saluda y…

Viste ese segundo que te parece eterno, que no entendés qué está pasando, que ves una persona y no la reconocés y que la situación es por demás… rara?

Fue así, todo en un segundo, te lo puedo asegurar pero fue uno de los segundos más eternos que viví en mi vida!

Hasta que lo reconocí! Claro, se trataba de un compañero que tuve en el curso que hice este año de Creative Writing! Cuando lo reconocí, le dije “Hi!” y él rapidito me dijo que a ver si me gustaba la idea, que estaba invitada.

La nota me dice que el grupo que habíamos ido a ese curso quiere seguir reuniéndose para escribir y que, si quería, la semana que viene sería la reunión y me dejaba su número para que me uniera al grupo en WhatsApp.

La verdad, me sorprendió gratamente el gesto!

El curso al que fui duró unos tres meses y la profesora nos comentó, al final de la clase, que estaba muy conforme y contenta con el grupo porque a todos nos gustaba escribir, todos nos leíamos y nos dábamos feedback y que sentía que no muchas veces se da esto de que todos se lleven bien y que haya un nivel más o menos parejo.

Recuerdo que el último día habían ido a tomar algo al final de la clase pero yo decidí irme a casa. No sé, yo era la única extranjera y me parecía que la cosa iba a quedar ahí, que bueno, no sé… y nunca más supe de ellos.

Por eso mi sorpresa y mi alegría de que me inviten! Me encantó! Escribir es una de las actividades que más disfruto y qué mejor cuando te reunís con gente con quienes compartís el mismo interés?

Así que espero que se dé la reunión la semana que viene y veremos qué tal este “mini club” de escritores!