Dónde Están Cuando Los Necesito?

Carteras

Tendré que salir así?

No sé si tú sabes, caro lector, que muchos ejemplares del sexo femenino tenemos por costumbre preparar nuestro bolso o cartera como si nos fuéramos a la guerra o a explorar medio mundo. No nos puede faltar nada porque necesitamos siempre de todo. De todo! Eso que estás pensando? Sí, lo necesitamos! Eso otro que se te acaba de cruzar por la mente? También!

Porque no sea cosa que cuando estamos por salir nos demos cuenta de que nos falta eso o lo otro… Nos volvemos! Nos volvemos, vamos a buscarlo, lo metemos en la cartera y recién ahí nos vamos!

Pero claro, a veces pasa que, como sabemos que tenemos de todo, damos por sentado que realmente lo tenemos. Y la desesperación se apodera de nosotras cuando estamos lejos de casa, necesitamos eso que sabemos que tenemos en la cartera, metemos mano y… no lo tenemos!

EL HORROR!

Cada una de nosotras somos diferentes y tenemos diferentes inquietudes, intereses, TOC y necesidades pero todas nos enojamos con nosotras mismas cuando nos falta ESO QUE NECESITO AHORA Y NO ESTOY EN CASA Y SIEMPRE ME PASA LO MISMO!

En mi cartera hay de todo, lo sé, pero enloquezco de rabia cuando meto mato y no encuentro:

Paño para limpiar los anteojos

No uso anteojos ni lentes de contacto pero sí uso los de sol así que cuando empiezan los días lindos, toda monona salgo con mis anteojos a los cuales saco de su gigantesco estuche y pongo en alguna bolsita suave para que no se rayen. Sé que puse el pañito ahí, sé que estará para cuando me las vaya a poner cuando salga pero POR QUÉ no aparece cuando meto la mano en la cartera? Por qué tampoco aparece cuando saco todo de la cartera? POR QUÉ?!?!?

Curitas

Juro que tengo un stock de curitas monumental repartido entre el botiquín del baño y en carteras y mochilas varias pero cuando las quiero usar porque estoy estrenando zapatos y me está por salir una ampolla… brillan por su ausencia! “Ay qué ardor, esperá que saco una curita… Una curita? Dónde están las curitas que puse el otro día por las dudas?” DÓNDE?!?!?

Limas para las uñas

Tengo uñas sanas pero se las rebuscan para quebrarse, rajarse o engancharse cuando menos lo espero y en situaciones tontas o cuando sea, pero ponele la firma que cuando tenga una uña que se me engancha a todos lados y yo busque la lima que puse la cartera el otro día… Ah, no, m’hijita! Busque en otro lado porque en su cartera no está, entendió? NO ESTÁ!

Lapicera, lápiz, papel

Somos todas muy modernas y el celular nos salva pero para mí, no hay nada como el papel y lápiz o lapicera para anotar algo rápido. No me puedo acostumbrar a usar ningún App del teléfono para tomar notas. Si llegara a anotarme algo ahí, vos te pensás que me voy a acordar de releerlo? No! Es más fácil en papel porque ocupa un lugar físico y así esté hecho un bollito, lo encontrás fácil y lo leés y… claro, pero para eso hay que encontrar el lápiz, lapicera y anotador que pusiste la semana pasada en la cartera. Los encontraste? Pues no, CLARO QUE NO!

Aguja, hilo, alfiler de gancho

Una no nació costurerita pero algo básico sabe, o sea, pegar botones. No pidas más. Bueno, alguna puntada, claro, para salir de una emergencia y justamente, cuando tenés una emergencia textil, unas puntadas te pueden salvar el decoro. Bueno, no soy tan exigente, aunque sea un alfiler de gancho, como ese que puse en el bolsillito interior de la cartera para cuando me pasara algo… Pero claro, de qué sirve buscar y buscar si, como acabás de comprobar, DESAPARECIÓ!

Qué suplicio, no? Por más que yo esta noche ponga todo esto que acabo de mencionar en mi cartera, me juego la cabeza que en unos días o semanas cuando los necesite, no estarán!

Porque nunca están cuando los necesito! 👿

Te pasa igual? Con qué objetos? Contame!