Nosotras Y Las Bolsas

A riesgo de sonar (anti? pro? feminista? machista?) políticamente incorrecta, pregunto: Chicas, qué nos pasa con las bolsas?

Qué nos pasa que no podemos tirar ni una? Qué pasa por nuestra mente, historia personal o genética que hace que guardemos bolsas, no importa del material que sean, si es del supermercado o de un negocio de ropa: “No, guardame la bolsa, no la tires!” “No, esperá, dame la bolsa, yo la guardo.” “Dámela que me viene bien para guardar esto que tengo acá…”

Y así estamos:

– La bolsa de tela artesanal, regalo de mi hermana, colgada detrás de la puerta de la cocina, donde se guardan todas las bolsas de plástico que te daban antes los supermercados (tesoros invaluables que ya no se regalan!).

– Una bolsa grande de cartón que te dan cuando te comprás botas y ahí fueron a parar todas las otras bolsas de cartón o papel madera monas que te dan cuando te comprás zapatos o ropa.

– Una bolsa de cartón un poco más chica donde se guardan las bolsas de papel que se compran cuando comprás un regalo (porque acá nadie te los envuelve!)

– Una bolsa de arpillera donde se guardan las bolsas de tela, esas finitas y con manijas largas que te dan en los eventos y / o exposiciones. (Enloquezco ahí, me vengo con miles de catálogos solo para que me den la bolsa que los contiene!)

– Una bolsa de plástico de las reciclables que se compran en el supermercado y donde guardo las otras bolsas reciclables que siempre olvido llevar!

…Habrá más?

Creo que este inventario ha sido más que gráfico para mostrar que vivo bajo el lema “las bolsas no se tiran, no sabés cuándo las podés necesitar.”

Lo habré heredado de mi mamá? Ella guardaba todas las bolsas que se encontrara, prolijamente dobladas, en un cajón del mueble de la cocina.

Así que ahí las tengo, esperando el momento de usarlas y al final, siempre salgo con la misma mochila y bolsa de tela que puedo hacer un bollito cuando está vacía…

Coincidís conmigo que es algo que nos pasa a “nosotras” o les pasa a ellos también? Contame!