Trilogía Mendocina – Parte 1

Fueron 3 días y 2 noches de puro disfrute en Club Tapiz.

No paramos de experimentar sabores y aventuras!

Nos alojamos en este hermoso club, un pequeño hotel boutique con todas las comodidades.

Y con algunos importantes beneficios para quienes se alojan allí, ya te mostraré.

Te paso a contar y mostrar este hermoso lugar que es un verdadero hallazgo!

Club Bodega Tapiz cuenta con 14 hectáreas de viñedos y olivos y con una residencia construida en 1890 y este predio ha sido declarado patrimonio histórico, arquitectónico y turístico por las autoridades provinciales en 2006.

Vení, pasá!

Cada mañana nos despertábamos con un sol intenso, ese sol otoñal que te ilumina y te pone de buen humor.

Mirábamos a los loros que viven allí, en los árboles.

Sinceramente, a pesar del escándalo que te imaginarás que puedan hacer tantos loros juntos (como bien lo padecía Don Inodoro Pereyra!) no molestaban. Ni siquiera nos despertaban. Esos chillidos pasaban a ser un ruido blanco y añadían esa cuota de naturaleza campestre que hacía bastante que no experimentábamos.

Desayunábamos tan lindo y tan rico y qué emoción encontrar que también te podías cebar tus propios mates!

Durante el día explorábamos la zona pero también visitamos la Bodega Tapiz, que se encuentra a unos 20km y es un placer visitarla.

Un dato MUY importante:

Si te alojás en Club Tapiz, la visita es gratuita.

Como sabrás, no somos muy duchos con esta cuestión de los vinos. Nosotros vamos por el lado gastronómico pero hemos sido bien atendidos por la Bodega.

Probamos, catamos, disfrutamos de los aromas…

Claro, un poquito por aquí…

Otro poco por allá…

En un momento tuvimos que parar: Ale tenía que manejar de regreso! Como te habrás dado cuenta por las fotos, el efecto de unas pocas gotas en nosotros se notaba!

No soy quién para decir que se tratan de buenos vinos…

Pero hay premios que así lo confirman…

Para “airearnos” un poco luego de la visita a la bodega, caminamos por el predio, qué lugar más bonito.

Los viñedos estaban cubiertos con esas redes para protegerlos del granizo.

No pudimos divisar las llamas que andan libres por ahí pero sí otros animalitos:

Caballos y una lechuza muy fotogénica.

Qué hacer a la noche?

Y vos qué creés?

😛

Otro dato MUY importante:

Si te alojás en Club Tapiz, todas las noches tenés cata gratuita de vinos.

Sí, mis queridos, como leen…

Ver para creer!

Algo que me contó una persona ajena a esta bodega y que sabe mucho de vinos: El 80% del espumante en Mendoza se fabrica en un solo lugar con uvas que proveen las diferentes bodegas y después se envasa en distintas botellas de distintas marcas.

Peeero Bodega Tapiz tiene su propia fábrica de espumante.

Aquí es donde se conservan y todos los días un enólogo rota cada botella unos 90º.

Rex aprueba!

Como si todo no fuera suficiente, también tenés posibilidad de catar los aceites de oliva que producen.

En estos momentos se producen dos.

Acá Emanuel nos pone la tapa…

No, mentira! 😀 Nos muestra cómo catar aceite! Ponés un poquitito, lo tapás con la mano un ratito, lo olés y lo tomás. Nos gustaron los dos: El Arauco es un poquitín picante y el Blend es más denso y más suave.

La cata la hicimos en el Espacio Sparkling, un lugar que había sido pulpería y ahora es como un museo / galería especial para eventos también.

Aquí se ve un gigante tapiz hecho por el artista Sergio Roggerone.

Y diferentes esculturas que representan a la mujer.

También encontrás estas antiguas bodegas, ahora vacías.

Maquinarias donde antiguamente se refinaba el aceite.

Y cómodos lugares para sentarte.

Luego le echamos un  vistazo a la huerta, donde crecen los vegetales y especias que se usan para la cocina del restaurant.

El restaurant! Ese es otro tema! Ya me explayaré al respecto en otro post, solo agregar que gracias a mi amigo Martín, me enteré de que la chef Soledad Nardelli es quien está a cargo de la cocina.

Aquí, cholulos, con ella!

De mil amores te recomiendo este hermosísimo lugar, ya sea para unas vacaciones o para un finde largo.

Llegar es facilísimo: Del aeropuerto de Mendoza te podés tomar un taxi que en unos 45 minutos y por alrededor de unos 300 pesos, te deja en la puerta. Queda en Pedro Molina s/n – Ruta 60 Km 2.5 – Russell, Maipú.

Muchísimas gracias a la gente linda de Club Tapiz por invitarnos! La pasamos genial, fue una estadía inolvidable!