Bambi Y Trapito

Bambi Y Trapito

Siempre me acuerdo de que mi papá evitaba ver películas dramáticas. Decía que no las podía tolerar y yo, de adolescente y de joven lo escuchaba y no lo entendía porque en esa época disfrutaba de las películas Araceli.

Con los años desarrollé cierta intolerancia a las películas dramáticas y ahora, como mi papá, las evito.

A las películas que me refiero son a esas dramáticas porque sí: cuando sabés que se trata de enfermedades, de pérdidas, de dolor, de torturas, de angustias, de dramáticos hechos verídicos recreados… No, no y no.

Claro que me pasa que por ahí elijo una peli y justo tiene escenas tristes y puedo llegar a emocionarme pero es distinto porque sé que esas escenas son parte de la historia y que la historia pasa por otro lado.

Lo que me preocupa es cuando ciertas películas para chicos o mismo los dibujos de Disney, tienen escenas tristes.

Si yo soy capaz de lagrimear cuando Jessie cantaba “When She Loved Me”, no me quiero imaginar un chico que tiene todas las emociones a flor de piel!

Bueno, pensándolo bien, tal vez ellos no se angustien por la letra (que es lo que me hizo llorar tanto!) sino por otras escenas que tienen que ver más con su mundo…

Pero que en Toy Story 2 o en cualquiera de Disney hay lágrimas para todo público, seguro!

Y me acuerdo de una vez que salí del cine con una sensación que nunca había tenido, la recuerdo tan bien! Creo que tenía 4 o 5 años y habíamos ido a ver Trapito. Cuando las luces se prendieron al terminar la película, yo sentí una piedra en el pecho, algo que me oprimía, una tristeza que no me hacía saltar lágrimas como sí una caída y un raspón mientras jugaba. Era otra cosa, algo feo, algo que me hacía sentir muy chiquita y triste.

Trapito se volvió a estrenar en los ’90 y fue con final feliz esta vez y ahí comprendí que la primera versión había terminado triste y que por eso, a pesar de no acordarme nada de la película, sí me acordaba cómo me había sentido cuando terminó.

Pero creo que quien seguro sufrió más con algo así fue mi papá. Mi papá contaba que a él de chico lo habían llevado a ver Bambi y que para él fue horrible y no se explayaba más.

El paso del tiempo y el atar cabos me hizo ver por qué: la mamá de mi papá, o sea mi abuela, falleció cuando él tenía 8 años y fue para esa época que a él lo llevarona ver Bambi. No sé, sus tías habrán pensado que así lo distraerían? Estoy segurísima que ellas no tenían idea de qué se trataba, solo de que eran dibujitos.

Pero la angustia que sintió mi papá habrá sido inconmensurable y, claro que no logro ni siquiera ahora de grande, imaginarme semejante experiencia.

Vos recordás alguna peli que hayas visto en la infancia y que te haya conmovido mucho?