Despedimos A Kate

With tearful eyes we watched you, and saw you pass away

And although we loved you dearly, we could not make you stay.

(God Saw You Getting Tired – Poem)

Ayer despedimos a Kate. Ayer fue su funeral.

Si bien Kate falleció el 5 de enero, recién se pudo organizar su funeral para el 15 de febrero.

Cuando alguien fallece, aquí se toman como unos 10 o 15 días para organizar el funeral, es la costumbre y tiene que ver con el tema de que algunos familiares o amigos que viven en otros países pueden entonces sacar sus pasajes con tiempo.

Así fue cuando falleció la mamá de Jonathan y llegaron sus medio-hermanos desde Australia y Sudáfrica. Pero en el caso de Kate, no había que esperar a nadie que llegara de otro país.

Lo que sucedió es que al haber sido en los primeros días de enero, muchas actividades como la de organizar una ceremonia en el cementerio y demás trámites estaban en suspenso por ser una época de vacaciones, se podría decir.

La cuestión es que Kate estuvo todo este tiempo en la empresa funeraria y quien quisiera ir a despedirla de una forma un poco más privada podía hacerlo. Tenía que preguntar cuándo poder ir y listo.

Yo no fui, sinceramente me iba a entristecer todavía más así que preferí quedarme con el recuerdo de su sonrisa, su piel suavecita, su cabello blanco.

Cuando entonces se pudo organizar todo, preparar el lugar donde la iban a enterrar y cómo sería la ceremonia, la fecha se puso para ayer.

Ayer nos encontramos todos en la casa de Kate y esperamos a que llegara el auto fúnebre trayendo sus restos en un ataúd cerrado y cubierto con unos ramos de flores. También vino otro auto atrás para que fueran los familiares cercanos y luego, demás familiares siguieron el cortejo hasta el cementerio.

Cuando llegamos al cementerio, esperamos en una salita y el padre vino y nos comentó que ya iban a ingresar en el salón contiguo, así que primero teníamos que dejar que pasaran los hombres llevando el ataúd sobre sus hombros, atrás pasaban los familiares y después seguiríamos el resto.

Fue así y a la vez muy estremecedor porque mientras se escuchaba la marcha fúnebre.

Nos repartieron, mientras ingresábamos, el programa de cómo sería la celebración.

El reverendo nos dio la bienvenida y cantamos un salmo o himno. Después el padre volvió a hablar y leyó un pasaje de la Biblia.

Luego, Jonathan leyó un hermoso tributo que escribió él mismo: Nos contó cómo fue su vida, que Kate era la mayor de cuatro hermanas; que no bien nació fue bautizada porque estaba muy débil y se creía que no iba a sobrevivir. Que fue a una escuela especial donde iban niños con salud frágil; que cuando estalló la Segunda Guerra Mundial era una adolescente que comenzó a trabajar para ayudar en su casa y vio partir a sus hermanas menores como “evacuees”.

Que probó su primer cigarrillo a los 15 años y que nunca más dejó de fumar; que fue por años secretaria del directorio de una tradicional compañía británica. Y que al jubilarse, encontró el tiempo suficiente para empezar a jugar golf y aprender a manejar.

Sinceramente, una vida plena, una vida de una mujer que siempre estaba haciendo cosas, aprendiendo, curioseando, visitando y cuidando de su familia siempre.

Después escuchamos el nocturno más famoso de Chopin, que ella solía tocar en el piano y luego la prima de Jon leyó un precioso poema que me hizo lagrimear bastante porque era tal cual para ella:

God saw you getting tired, and a cure was not to be

So he put his arms around you, and whispered, Come to me.

With tearful eyes we watched you, and saw you pass away

And although we loved you dearly, we could not make you stay.

A Golden heart stopped beating, hard working hands at rest

God broke our hearts to prove us, he only takes the best.

Y para terminar, se rezó el Padrenuestro y mientras sonaba una cantata de Bach, Jon y otros hombres de la funeraria, llevaron el ataúd hacia el auto.

Había un hombre vistiendo una gran galera negra munido de un bastón, caminaba adelante. Tanto él como los demás estaban vestidos con un saco tipo smoking, con cola, pantalones rayados, muy formales.

Se largó a llover con todo justo cuando llegamos al sector donde la iban a enterrar. El padre volvió a decir unas palabras y nos ofrecieron un poco de tierra para tirar una vez que se bajó el ataúd.

De allí volvimos a la casa de Kate y pasamos la tarde comiendo rico, otros tomando (bah, todos los otros menos yo) y lo primero que hicimos fue un brindis por ella.

Todos hablamos con todos, todos recordábamos a Kate y miramos sus álbumes de fotos de sus viajes y de su vida pero el que más me gustó fue de su época de adolescente y joven: Eran fotos que la mostraban alegre, siempre con amigos, sonriendo, haciendo caminatas, era como estar viendo fotos de una película de época!

Te llenaba el corazón de alegría ver que tuvo una vida tan linda y saber y ver que se divirtió tanto, que fue libre, que fue tan aventurera!

Me volví de la reunión contenta de haberla conocido, de haber sido parte de un cachito de su larga vida pero más me dejó contenta haber conocido su pasado, aunque más no sea por las fotos.

Más allá de la tristeza, a partir de ahora voy a recordar a Kate con una sonrisa siempre.

 

24 comments

  1. Marchu says:

    Un gran beso a vos y a Jon. Es muy triste despedir a la gente que queremos!! Pero es muy hermoso recordarlos en buenos momentos de sus vida, muy tierna la sonrisa de Kate!! Una vida muy interesante. Me gustó mucho el tributo a ella que escribiste, otro beso y un abrazo!!!

  2. Anónimo says:

    HOLA!
    Tuvo una vida, como ella quiso tener, sosegada , tranquila, y dices tu que fumaba, lo cual es perjudicial para la salud, pero ella se placia fumando y fue tan linda persona que para su ùltimo adios el cielo se nublo y cayo la lluvia.
    Q.e.p.d.
    Saludos

    • Alicia's Own says:

      Sí, fumaba. Hay que tener en cuenta que ella era de una generación en que fumar era super común y se fumaba en cualquier parte! 🙂 Pero más allá de eso, fue una maravillosa mujer, entera y que tuvo una vida maravillosa que ella misma se buscó tener. Eso es lo que más admiro! Besos y muchas gracias!

  3. Cecilia says:

    Qué cálida despedida que le escribiste a Kate!! Hiciste que le tomáramos cariño gracias a los comentarios sobre tus visitas y las anécdotas que nos contabas. Tuvo una linda vida y la compañía de sus seres queridos hasta sus últimos días. Y vos podés recordarla en paz porque fuiste muy cariñosa y atenta siempre con ella. Un abrazo

    • Alicia's Own says:

      Gracias querida Cecilia! Sabés que a ella yo le contaba si había saludos desde el blog e Instagram!! 😀 Con Jonathan le tratábamos de explicar que desde “internet” mucha gente le mandaba besos!! 🙂

  4. Estela says:

    En estos años de seguirte varias veces te has referido a ella y a lo buena persona que era.
    Una lastima que se haya ido, se ve que era muy especial. Le has dado una bonita despedida.. y que lindo recordarla con esa sonrisa.
    Que curioso como son allá los funerales.. lo que son las diferentes costumbres!
    un beso.

    • Alicia's Own says:

      Viste Estela? La verdad es que para mí fue como sufrir el doble porque primero estás triste por la pérdida y luego, después de un tiempo, volvés a sufrir con igual o más intensidad. Pero bueno, aquí las costumbres son así. Gracias por tus lindas palabras, sí que Kate era especial!

  5. Anónimo says:

    HOLA!
    Soy yo Norma, ignoro porque no salio mi nombre, yo no escribo nunca anonimo, y las tildes, los acentos no me salen, disculpa .
    Norma.

  6. Pia says:

    Alicia, me sorprendió mucho tu entrada…
    Nunca imaginé que hasta ahora hubieran dado sepultura a Kate, debe ser por todo lo que explicas… pero tantoooo tiempo 🙁
    Otra cosa que me llamó la atención es lo que dices de la comida en su casa luego de la ceremonia… Es algo que he visto mucho, aquí en Chile me extraña aun que en el velorio y después de enterrarar a la persona hay una bulliciosa… Creo que la antigua soy yo definitivamente, jajaja, Con decirte que no puedo con un velorio sin oraciones por el descanso del fallecido… y me pongo a rezar e invito a los presentes a lo mismo. Jajajaja el año pasado falleció un vecino que ni conocía y que me enteré que murió en completa soledad. Pues yo fui a su velorio y de ver que todos callados o hablando “bobadas” me puse a rezar el rosario y les invité a acompañarme, algunos lo hicieron verbalmente, otros calladitos, pero con respeto… luego me enteré que eran evangélicos y yo plop jajajaja. Pero me quedó la “conciencia” tranquila al haber orado por su descanso y el de sus deudos…
    Linda la ceremonia de despedida, no merecía otra cosa, más después de todo lo que nos cuentas que fue su vida. En sus fotos se ve tan feliz, y se ve una mujer que gozó la vida, a pesar de las dificultades.
    Gracias por participarnos del último día de Kate antes de ser dejada en su última morada y gracias por acompañarla!!!

    • Alicia's Own says:

      Muchas gracias a vos por tus palabras, Pía, me emocionaste y sabés que también me emocionó tu gesto hacia ese vecino, que hayas rezado, qué importa la fe de los demás, lo importante fue tu intención y eso es lo que vale.

  7. liliana says:

    Hola Alicia te leo con frecuencia aunque no soy muy participativa. Me gustan tus comentarios, no se quien es Kate ahora voy a mirar un poquito mas. Lo único que quería compartir es que me gusta pensar que cuando alguien fallece solo cambia su estado pero sigue a nuestro lado y puede ser muy grata la compañia. Lindo lindo el poema. Me encanta conocer como se celebra en otros lugares. Gracias Alicia, seguimos en contacto.

  8. Ayelen says:

    Qué movilizador Alice! Me emocioné con tu relato! Qué bueno que pese a la tristeza por la ausencia física, tengas presentes los buenos momentos y un recuerdo alegre. Abrazo grande!

  9. Mirta says:

    Recuerdo tu post de cuando partió. También me llama la atención el tiempo que pasó hasta el funeral, creo que varios países europeos acostumbran así. Precioso el poema que le escribieron. En tu corazón y en el de Jonathan quedarán hermosos recuerdos de Kate!

  10. pflorenze says:

    Hola Alicia cuando empecé a leer lo primero que pensé fue qué triste, no me gustan los funerales y si puedo evito a ir. Pero mientras iba leyendo tu relato era como si estuviera presente allí y me cambió el pensamiento. Fue una despedida muy cálida a una persona que tuvo una gran vida. Era hermosa!

  11. Vesper says:

    Que lindo todo lo que contas !! me hizo llorar, bueno en general desde que murio mi mama quede asi , no quiero que muera nadie mas !! re boba .
    Me gusto mucho lo de la ceremonia y el tiempo que se toman para celebrar lo que fue la vida de esa persona , aca es distinto , ya no nos tomamos el tiempo porque las ceremonias son muy tristes, los velorios la verdad son malos momentos … deberiamos cambiarlo , la otra es que ya casi no se vela a nadie y cremamos a todos … que raro no?
    Lo que contas de la tarde todos juntos comiendo y recordando es una ternura , es un momento para recordar cosas lindas y entender que la vida del otro estuvo ahi y quedarse con ese recuerdo …. me gusto.
    Es que es muy raro como en Inglaterra la gente incorpora a sus muertos o los cementerios a su vida diaria , eso me llamo mucho la atencion cuando estuve , plazas que son cementerios y de tetrico no tienen nada, todo lo contrario….
    un abrazo fuerte y gracias por compartir

    • Alicia's Own says:

      Vesper, muy cierto lo que decís. La muerte nos duele a todos, el ser querido que se va lo extrañaremos siempre pero acá se busca celebrar su vida como en el caso de Kate y también siempre nos llamó la atención como la gente “naturaliza” el hecho de vivir con cementerios tan cerca; en muchos casos hasta se reciclan en parques y tenés las lápidas por todos lados!

Aquí podés comentar, tengas blog o no y no es obligatorio dejar tu dirección de email :)