Esas Pequeñas Cosas

portadacosas2

Será por lo que nos pasa, lo que sufrimos o lo que no sabemos o podemos enfrentar; será porque a veces no tenemos tiempo para relajarnos o para ponernos a reflexionar un poco, pero es muy fácil caer en la tentación del malhumor.

Es difícil encarar la vida cotidiana, no digo ya con alegría, pero sí con una cuota de cierto optimismo, con esperanza de que esto que te oprime en el presente, en el futuro no lo vas a sentir más y vas a estar mejor.

Y es mas difícil vislumbrar un futuro lindo y resplandeciente cuando el presente se ve tan oscuro.

A veces nos ilusionamos tanto con el futuro que puede llegar a ser, que descuidamos lo que se tiene que vivir ahora y ni le prestamos atención. Y si eso pasa, ese futuro que imaginás difícilmente llegue.

Soy de la idea de que el presente duro que nos puede llegar a tocar vivir es un poco más llevadero si te alegrás y te sentís satisfecha con las pequeñas cosas. Que si no te concentrás tanto en lo negativo que por el momento no podés cambiar y disfrutás de lo que tenés el privilegio de disfrutar, entonces tu actitud hacia el mismo presente cambia. Y se hace más llevadero.

Las pequeñas cosas a las que hago referencia hay que encontrarlas en lo que a uno le toca vivir porque todos tenemos, en algún momento del día, la oportunidad de disfrutar de algo chiquito que te reconforta un poco el alma.

A veces nos castigamos tanto que no nos permitimos ni disfrutar de algo que sabemos que podemos disfrutar, tal vez intrascendente a los ojos de los demás:

– un rayo de sol que te calienta los pies.

– poder sentarte aunque sea por unos cinco minutos (y tomarte un té!)

– mirarte al espejo y practicar un nuevo peinado.

– tirarte sobre la cama y quedarte mirando el techo.

– quedarte en silencio con los ojos cerrados.

– ponerte a escuchar canciones que hacía mucho que no escuchabas.

– sentarte a dibujar o a pintar un rato.

– tener la oportunidad de darle un beso o un abrazo a algún viejito o niñito de la familia.

– cocinar algo rico para vos solamente.

Se me ocurren muchos pequeños actos pero estos solos se me ocurren a mí. Por ahí a vos se te ocurren otros y nos compartís más posibilidades de disfrutar de algún momento pequeño.

Dale, contanos!