La Hermandad Del Esmalte

Dos capas de esmalte, laca transparente y el esmalte que seca de Sally Hansen. Me explican esto?!?!

A photo posted by Alicia’s Own (@aliciasown) on

Siempre se habla de la rivalidad y / o competencia que suele haber entre mujeres… como si entre hombres eso no existiera y son todos amorosos y amigotes!

Vamos!!! Sabemos muy bien que los hombres compiten mucho entre sí.

Entonces concluyamos que entre los seres humanos suele haber rivalidad y / o competencia y listo! Todos contentos!

A mí lo que me gusta mucho ver es cuando hay hermandad y compañerismo entre personas del mismo sexo. Noto que, por ejemplo, los varones son de apoyarse y acompañarse sin que medien muchas palabras y con mirarse un poco se entienden.

Las chicas, somos sí, más de demostrar con abrazos y palabras de afecto y ternura.

Bueno, ok, sé que no todo es tan blanco y negro y que hay excepciones y que somos todos iguales pero lejos está de mis intenciones de que esto se entienda como sexista.

Muy bien, toda esta introducción cuasi filosófica para contar algo lindo que me pasó esta semana y que me llenó de ternura.

No sé, me pareció muy tierno como por un tema tan trivial hubo tanto aporte y ganas de compartir lo que una sabe.

El tema, si uno lo mira objetivamente no es para andar enmarcándolo y hacerle moños pero como me gustó y acá cuento lo que me pasa (o lo que sea!), lo escribo!

El lunes se me antojó pintarme las uñas. Hacía meses que no me las pintaba y ya venía medio harta de limarme solamente los enganches; las uñas las tenía cortas pero deformadas, eran cualquier cosa!

Así que me tomé mi tiempo, me las limé prolijitas y busqué un esmalte. Sabiendo que soy una inquieta insoportable que a los pocos días ya me estoy sacando el esmalte yo misma y porque sí, me pinté con dos capas, luego usé una especie de laca o barniz transparente y encima una especie de esmalte que te seca lo pintado en segundos.

Eso es indispensable porque el destino siempre me hace trampa a los minutos de pintarme las uñas. SIEMPRE. Siempre pasa algo o me llevo por delante algo o toco algo o no sé, pero el esmalte se me termina arruinando.

Entonces toda contenta me pinto y a los dos días… se me empezó a saltar! No lo podía creer! De la bronca y para tratar de entender por qué, subí la foto a Instagram…

Y me reconfortó tanto la respuesta que tuvo!!!

Muchas chicas me contaron que a ellas también les pasa, que están hartas y que no hay esmalte que sirva!

Otras me comentaron que la marca que usé (Sally Hansen) es un verso, cara y no es lo que promete!

Otras sabias me dieron unos consejos buenísimos para que eso no pase!

Otras sugirieron marcas alternativas.

La verdad, me sorprendió que un tema chiquito así nos haya hermanado! Porque ahí estábamos, tipo foro, protestando o ayudándonos o contándonos estos pequeños temas pero que, al ser compartidos, se nos hace más llevadera la bronca!!

Aunque también debe ser que, por lo menos yo, amo los tips cortitos y efectivos del tema que sea como cocina, pasatiempos, limpieza o, como en este caso, belleza.

Me gustó el ida y vuelta que se dio!

Y para terminar, solo agrego que recuerdo con mucha nostalgia los esmaltes de la marca Via Valrossa que eran espectaculares! Te pintabas las uñas y quedaban por días y días, eran increíbles y para nada caros. Sus rivales, los de Avon, eran malísimos, se saltaban de nada y eran más caros.

Así que ahora te toca a vos darme algún tip con respecto a este tema y ser parte de la Hermandad Del Esmalte.

😀

Dejame tu tip, dale! Y gracias! 😉