Gracias 2016

gracias-2016

Gracias!

Otro año termina dentro de poco, otro año más viejos y quién pudiera jactarse de ser otro año más sabio… A esta altura de la edad que tengo, lo único que me importa es llegar a fin de año con salud y amor.

Este año que pasó ha sido tranquilo y con eso me conformo y me alegro. No quiero más sorpresas o encandilaciones, no quiero nada raro, no quiero grandes cambios, quiero seguir en este trayecto y listo.

Quiero dejarme ser llevada por las decisiones que pueda llegar a tener que tomar o por lo que me depare el destino.

Tuvimos un año lindo. En mi caso, decidí cambiar de trabajo y conseguí el que quería: Envié la solicitud con datos y más datos, me llamaron a la entrevista y de 45 candidatos quedé yo. Todavía no lo puedo creer! Estuve un mes preguntándome “Pero… yo? Yo pude? A mí me fue bien?” y cruzando los dedos que no me dijeran “Ay, disculpanos, nos confundimos, no eras vos quien habíamos elegido, era otra persona…”

Hicimos unos cuantos viajes juntos, por Inglaterra y al exterior. Ale se compró un auto así que pudimos recorrer el interior inglés, tan hermoso y tan verde.

Al exterior fuimos a Suiza, a España (una con Ale, otra yo sola para celebrar a Pity), a la hermosísima Nueva Zelanda, a Italia, a Miami (Ale, con sus amigos), a México (yo con la Pity) y ahora estamos en Los Ángeles.

Agradezco cada cosa que me sucedió, cada momento vivido (menos los feos que hay siempre y no sirven – yo no sé qué se puede aprender de algo feo) y todo alrededor: a la naturaleza, a la ciudad donde vivimos, a los viajes compartidos, a las rutas transitadas, a las reuniones con amigos, a la familia que se encuentra cerca y a lo lejos, a las risas y sonrisas, a la comida rica, a la posibilidad de hacer ejercicio.

Y agradezco al blog y a los lectores, o sea a vos, que me estás leyendo y a quien agradezco siempre siempre, desde el comentario que me dejás, desde las veces que entrás y hacés que suba la cantidad de lectores (aunque no dejes comentarios!), desde tus palabras de aliento o de apoyo o con tips.

En fin, agradezco tu compañía desde el otro lado de la pantalla, tus ojos leyendo lo que me sale de esta cabecita a veces loca, a veces confundida, a veces desbordada de optimismo, a veces triste u otras varias, melancólica.

Gracias! Miles y millones de gracias, por estar y acompañar!

Que tengas un 2017 maravilloso, como el que siempre soñaste!