Me Parezco A Mi Mamá

mother

-Hola?

-Hola, Coca?

-No, Alicia…

-Ay, Alicia! Cómo estás? Te confundí con tu mamá! Tenés la misma voz!

Grrrr: Lo único que llegaba a pensar! Me empezó a suceder cuando fui dejando la adolescencia.

No podía creer que SHO tuviera el mismo timbre de voz que mi mamá!

No porque me pareciera horrible sino que, cómo yo, que como todo ser humano, soy única e irrepetible, me pudiera parecer a mi mamá!

Porque cuando estás en plena etapa de afianzamiento de tu adultez, lo que menos querés es parecerte a alguien!

Pero bueno, sí, parece que al teléfono tengo el mismo timbre de voz que mi mamá.

Y con los años, me he dado cuenta de que me parezco más. Bueno, no sé si es que me parezco o que la entiendo más.

Me pasa lo que le escuchaba decir a muchos adultos: “Cómo los entiendo ahora a mis viejos!”

Y eso que no tengo hijos! Porque según dicen todos y todas, a tus hijos terminás diciéndoles lo mismo que te decían tus viejos a vos y que vos perjurabas que JAMÁS repetirías!

(Porque claro, vos ibas a ser distinto…) 😛

En mi caso en particular, también me encuentro repitiendo cosas que decía mami, sobre todo cuando entro a la cocina y esperaba que algo que se movió de lugar, esté donde corresponde.

Me quejo “Pero, Ale, si ves que está acá, qué te cuesta ponerlo donde va?”

Les suena familiar? A vos también te pasa que te confunden con tu mamá o que te encontrás parecida (o parecido)?

Contame!

Y feliz día! Que disfrutes de tu familia!